Entrega de la repotenciación ue ciudad riobamba e inauguración del año lectivo región costa



Descargar 36.89 Kb.
Fecha de conversión01.07.2017
Tamaño36.89 Kb.


descripción: descripción: logopresidencia

ENTREGA DE LA REPOTENCIACIÓN UE CIUDAD RIOBAMBA E INAUGURACIÓN DEL AÑO LECTIVO REGIÓN COSTA

Guayaquil, abril 24 de 2017



https://c1.staticflickr.com/5/4171/33435262483_832cd97d55.jpg

En el nuevo Ecuador no hay lugar para la desesperanza, no hay lugar para el pesimismo. En el nuevo Ecuador ya no hay imposibles. Esta es la Patria donde los sueños se hacen realidad.

Gracias por su inmerecida gratitud. Como siempre digo, los pueblos no cambian por un iluminado, ni siquiera por el gran Simón Bolívar o Eloy Alfaro, los países cambian por la voluntad de todo un pueblo.

A algunos nos ha tocado estar en espacios más visibles. Bienaventurados aquellos que brillan sin brillar. Muchas veces me cuestiono si brillo demasiado iluminando poco. Esto lo hemos hecho juntos, la Patria nueva la hemos construido juntos. Esto es gracias a todo un pueblo que hace diez años dijo “Basta”, dijo “presente” y decidió tomar el destino en sus manos.

Un abrazo a todos los rincones de la Patria, no solo a la costa que hoy inicia un nuevo ciclo lectivo, esta aventura del saber, del aprender. Queridos jóvenes, sáquenle el máximo provecho.

Toda mi vida he sido maestro, me encanta enseñar, pero lo único que amo más en la vida que enseñar es aprender. Los envidio. Disfruten la aventura del saber. Felicitaciones por este nuevo camino que inician, un nuevo año lectivo.



INICIO DE CLASES

Nelson Mandela decía que la educación es el arma más poderosa para cambiar el mundo y tenía toda la razón. A construir esa invencible arma hemos dirigido nuestros máximos esfuerzos, a asegurar una educación pública de acceso masivo, de excelente calidad y absolutamente gratuita. La base de una verdadera República, la base de una verdadera democracia, la base de una verdadera revolución. Sin educación no hay revolución, queridos compatriotas.

Damos la bienvenida a 2´669.197 estudiantes del régimen Costa que hoy inician sus clases, el 77,26% de ellos en el sistema público. Ojalá pronto sea el 100%, que la educación pública sea de tal calidad que ya no haya necesidad de gastar dinero en escuelas privadas, a no ser que sea por temas confesionales o por motivos culturales.

Dentro de dos semanas aproximadamente 11 instituciones educativas de Manabí con 4.140 estudiantes iniciarán este ciclo lectivo. El retraso se debe a los efectos del invierno inusualmente fuerte que nos ha afectado y que por desgracia ha cobrado 34 víctimas fatales y más de 35.000 familias afectadas en todo el país.

A partir de este año lectivo con el nuevo currículo (abierto, flexible, intercultural e inclusivo) nuestros estudiantes accederán al uso de nuevas tecnologías y al aprendizaje del idioma inglés a partir del segundo grado de Educación General Básica.

Desde el 2014 la matriculación por internet ha evitado las aglomeraciones del pasado. En el régimen Costa más del 70% de inscripciones nuevas se realizaron por esta vía.

Tenemos además un incremento de matrícula del 4% en el sistema público ciclo Costa, lo cual significa 79.158 matriculados más.

Hoy tenemos más de 3.5 millones de estudiantes en el sistema público, lo que representa un incremento de cerca del 60% con respecto al número de estudiantes que teníamos hace 10 años.

ENTREGA DE OBRAS

Estamos inaugurando el año lectivo 2017-2018 del ciclo Costa, en la parroquia Ximena, en la repotenciada Unidad Educativa Ciudad de Riobamba, con capacidad para 570 estudiantes por jornada, en la que hemos invertido cerca de 2,4 millones de dólares.

La ejecución de esta obra estuvo a cargo del Ministerio de Educación y fue construida por la empresa CONSTRUGUAYAS EP.

Un saludo de Patria a Loja y Manabí. Estamos interconectados con la UEM “Celica” en Loja y la UE Siglo XXI Mayor “Tarqui” en Manta.

En la UEM Celica, con capacidad para 1.140 estudiantes por jornada, hemos invertido cerca de 4,2 millones de dólares. En esta UEM se integran 12 establecimientos educativos, algunos de ellos tenían menos de 10 estudiantes.

Lo ideal es tener menos pero mejores unidades educativas, de tamaño adecuado y racionalmente distribuidas en el territorio.

Cuando llegamos al Gobierno teníamos más de 21 mil instituciones educativas en el sistema fiscal, con un promedio bajísimo de 114 chicos por escuela, con lo cual no se puede garantizar planta docente completa, ni todos los servicios que requiere una educación moderna. Hoy tenemos alrededor de 12 mil, pero calculamos que sólo se necesitan 5.564.

La ejecución de la UEM Celica estuvo a cargo del SECOB y su construcción la realizó el Consorcio Colegio Celica.

La UE Siglo XXI Mayor “Tarqui” en Manta es para 1.140 estudiantes por jornada con una inversión de más de 1,4 millones de dólares y fue construida por la empresa CHINA RAILWAY.

Las Unidades Siglo XXI tienen los mismos estándares de las UEM pero con un proceso constructivo mucho más rápido, modular, que permite cubrir con mayor rapidez las necesidades del país. Estas Unidades Siglo XXI servirán hasta que podamos tener todas las UEM definitivas que necesitamos.

Además de estas tres obras, entregamos hoy otras 9 UE Siglo XXI con capacidad para 1.140 estudiantes por jornada: 1 en Rocafuerte (UE José Aquiles Valencia); 2 en Chone (UE Raymundo Aveiga y UE Colón Arteaga García); 2 en El Carmen (UE José Ramón Zambrano y UE Dr. Luis Aveiga Barberán). Estas 5 UE pertenecen a la provincia de Manabí. Y entregamos además 4 UE Siglo XXI en Santo Domingo de los Tsáchilas (UE Alessandro Volta, UE Jaime Roldós, UE Eladio Roldós Barreiro y UE San Jacinto del Búa). En estas 9 UE hemos invertido más de 12,7 millones de dólares y también fueron construidas por la empresa CHINA RAILWAY.

Un abrazo y nuestra gratitud en nombre de la Patria a todos los profesionales y obreros que participaron en la construcción de estas obras.



PROCESO ELECTORAL

Queridos compatriotas:

Acabamos de pasar un proceso electoral verdaderamente duro, en que incluso por no querer aceptar la derrota se ha mentido y atentado contra las instituciones y la propia democracia, haciéndole un gran daño al país.

Aunque ya las cosas están bastante claras y la historia sabrá juzgar a aquellos para los cuales la democracia es válida tan solo si sirve a sus mezquinos intereses, no debe dejar de preocuparnos el 49% que sacó la opción derrotada.

Nos dejamos llevar muchas veces por el discurso del cambio por el cambio, pensando que cualquier cambio es bueno, y que todo lo ganado es irreversible. No es así.

Basta recordar la propuesta educativa de la opción derrotada en las urnas: reasignar los recursos de la educación pública para financiar cheques con los cuales los padres de familia puedan supuestamente pagar la escuela que escojan. Esto hubiera sido un subsidio directo del Estado a la educación privada y un debilitamiento probablemente mortal para la educación pública.

Se trata nada más y nada menos que el sistema implementado en 1981 en Chile por la dictadura de Pinochet, sistema del cual prácticamente toda la sociedad chilena quiere salir.

Pero esta barbaridad tuvo el apoyo del 48,84% del electorado. Es realmente para reflexionar y preocuparse.

En la Costa, como ya mencionamos, más del 77% de los estudiantes van al sistema público, y en barrios como el Guasmo, probablemente ese índice se acerca al 100%.

De ser cierto esto, significa que cerca de un 50% de las familias del Guasmo votó contra sus propios intereses, es decir, por la privatización de la educación.

Esto puede obedecer a mala información, o a la decisión no muy sensata de arriesgar la certeza de lo logrado por la ilusión de ciertas ofertas demagógicas.

Pero también obedece a que no hemos podido vencer ese instinto natural del ser humano que el neoliberalismo explota tan bien: el egoísmo.

Una clase media que progresa y se pregunta por qué con mis impuestos tengo que ayudar a los pobres, y creen que van a estar mejor si todo se privatiza y regresa el sálvese quien pueda.

Se da un fenómeno de bienestar objetivo, pero pobreza subjetiva.

Objetivamente se ha duplicado el tamaño de la economía. De acuerdo a la clasificación del Banco Mundial pasamos de ser un país de renta baja a uno de renta media; de acuerdo a la clasificación de Naciones Unidas pasamos de ser un país de desarrollo humano medio a uno de desarrollo humano alto. La calidad de los servicios, desde el Registro Civil hasta el sistema de justicia, ha mejorado drásticamente. Incluso, pese a las terribles dificultades de los dos últimos años, la tasa de desempleo y subempleo son menores que hace diez años, y los salarios mucho más altos.

Este es el bienestar objetivo. Pero con el bombardeo de la televisión, los cantos de sirena de la oposición, el consumismo, las imágenes de Nueva York, ahora aspiro a mucho más, y lo que gano no me alcanza para esas aspiraciones. Es la llamada pobreza subjetiva. Y explotando esa sensación de pobreza subjetiva, nos venden demagogias y quimeras, que muchas veces hacen que votemos contra nuestros propios intereses.

Yo me siento muy orgulloso de que en las pasadas elecciones mientras más pobre el barrio o territorio, mayor votación para la Revolución Ciudadana. Mientras más alejado del centro de las grandes urbes y más cercano a las periferias, mayor el apoyo popular al Gobierno.

Pero es claro que los ricos han mostrado una vez más que tienen más conciencia de clases que los pobres o la clase media. En los barrios exclusivos de La Puntilla de Samborondón, perdemos 9 a 1. Aquí, en la parroquia Ximena, ganamos, pero tan solo con el 0,6%.

Ustedes maestros, son claves para lograr el proceso de cambio. Evitar que la gente vote contra sus propios intereses, como por ejemplo, insisto, la privatización de la educación.

Les pido maestros que sean políticos, pero no políticos partidistas, sino políticos en el sentido de buscar el bien común. Saber que su misión no es sólo dar instrucción, sino también principios, valores y conciencia. Conciencia política y conciencia social.

Uno de mis más grandes fracasos es no haber podido cambiar la mentalidad de los hijos de la burguesía, mentalidad transmitida lastimosamente a los hijos de los que pretenden ser nuevos burgueses. Por ejemplo, cuando salieron a defender, una minoría, herencias reales, y la mayoría, herencias que nunca van a tener.

Esa minoría de herencias reales, sin entender que todos tienen derecho a nacer en cunas dignas, y no unos pocos en cuna de oro, y el resto incluso sin cuna.

Y esa mayoría, que defendía herencias que nunca tendrán, los hijos de las nuevas doñas Florindas, que apenas tuvieron más que el resto, empezaron a llamar chusma a los demás, a maltratar a los sencillos don Ramones, a engreír a sus malcriados hijos Quicos, y a votar por gente de bien como el capitalista compasivo de Don Barriga.

Somos manipulados por nuestras burguesías, que tienen mucha más conciencia de clase que nosotros, mucho más consistencia política, y que nos manipulan en función de sus intereses, lo que Gramsci llamaba la “cultura hegemónica”.

Tienen poderosos vehículos para perpetuar esta mentalidad entre la burguesía: sus barrios exclusivos, sus clubes exclusivos, sus colegios exclusivos, ya no para aprender mejor, sino para seguir casando adecuadamente a sus hijos, para seguir transmitiéndoles la mentalidad de las élites, para convencerlos de que la República empieza y termina en ellos. Por eso se convencen que cuando son derrotados en las urnas es fraude, porque en su medio el 90% está contra nosotros, y creen que la República empieza y termina en sus barrios de lujo.

Esto va más allá del bien y del mal, están convencidos de aquello. Hay un ejemplo elocuente que siempre cito. Thomas Jefferson, uno de los padres fundadores de los Estados Unidos, es autor de uno de los instrumentos más bellos de la humanidad, la declaración de independencia. Esta declaración en su segundo párrafo dice: defendemos estas verdades porque son evidentes en ellas mismas, que todo hombre tiene derecho a la felicidad, que todo hombre nace libre, que todo hombre es igual a otro hombre.

Eso lo escribió Jefferson, pero él era dueño de unos 600 esclavos. Jefferson no era un mentiroso, sino que por su educación, para él los negros no eran personas. Hablaba para sus iguales, para los de su status social.

Lamentablemente, dos siglos y más después seguimos enfrentando los mismos problemas con las élites latinoamericanas. No es inmoralidad, porque ahí aún se tiene referencias del bien y del mal, es amoralidad porque se perdieron las referencias. Creen que sentirse superiores es lo natural, es su derecho.

Lo acabamos de ver también en el caso de un actor que ni conozco y que seguramente es una buena persona, pero que creció así. Me refiero a Andrés Pellaccini cuando dijo que a las empleadas domésticas no hay que indemnizarlas, no hay que pagarles décimos, incluso creo que dijo que no hay que afiliarlas a la seguridad social porque las familias que las contratan no son empresas. Jamás se le ocurrió que si no podía garantizarle derechos laborales a la empleada doméstica la solución no era cortarle esos derechos sino no tener empleada doméstica. Pero en su mentalidad, los derechos de los de su nivel, el derecho de la burguesía a tener empleada doméstica debe estar por encima de los derechos laborales de esa mujer. Crecieron así, los adoctrinaron con esos antivalores.

Otro ejemplo lo acabamos de vivir hace pocas semanas en el estadio Atahualpa, partido Colombia-Ecuador. Por enésima ocasión la derecha iba a politizar un espectáculo deportivo, pero esta vez Ecuador iba perdiendo contra Colombia por primera vez en 20 años y la multitud estaba enardecida. Cuando empezaron a gritar “fuera Correa, fuera” los mismos de siempre, todo un estadio respondió al unísono “fuera Lasso, fuera”. Lamentamos los excesos que hubo a las afueras del estadio cuando se lanzaron cornetas de plástico al candidato opositor que salía aparentemente acompañado de su esposa. Pero ahí si se dijo que se atentó contra la familia de un opositor.

Pocos días antes, en la primera vuelta, cuando nuestro vicepresidente fue a votar con su esposa en uno de los barrios ricos de Quito, lo recibieron con escupitajos, con piedras, con palos, con insultos. Pero ahí no fue agresión, era “gente de bien” expresando su indignación contra la dictadura. Nuevamente la doble moral. Solo existen sus derechos, solo existen sus familias. Las familias de los demás no existen. Ya basta, compañeros.

Lamentablemente esta mentalidad no la he logrado romper, y temo que no lo lograremos. Tienen sus medios de comunicación, sus cámaras de producción, incluso sus carísimas universidades privadas para convencerse de que están en la verdad.

Pero sí podemos formar a través de una educación pública de excelente calidad, de acceso masivo y absolutamente gratuita, una inmensa mayoría de gente consciente, formada e informada, que mantenga nuestra democracia, nuestra República, una sociedad que incluya a todos.

Como dice Francesc Xavier Marín, sin formación, no hay opinión rigurosa; sin opinión, no existe participación; sin participación, no existe calidad democrática; sin democracia de calidad, no avanzaremos hacia una sociedad más justa, más libre, más igualitaria.

Y ustedes, queridos maestros, son los principales actores en este indispensable proceso de cambio. Por eso les pido que sean políticos, que entendamos que una educación integral implica crear conciencia política y social, el arma más poderosa para cambiar al mundo.

Con cuánto caciquismo nos hemos encontrado en las últimas elecciones: desde el cura reaccionario hasta el dirigente amenazador. Sólo ustedes podrán lograr que la gente aprenda a luchar por sus legítimos intereses. Que jamás un explotado vuelva a votar por su explotador. Debe ser una educación liberadora.

Queridos jóvenes,

Hay gente tan pobre, tan pobre, que solo tiene dinero. Más rico no es el que más tiene, sino el que menos necesita.

Lo peor que tiene América Latina es su burguesía: tonta, esnobista, arribista, egoísta, arrogante.

Confunden libertad con no intervención: a mí nadie me controla, a mí nadie me cobra impuestos, a mí nadie me regula. Cuando la verdadera libertad es la no dominación y para eso se necesita educación, salud, trabajo adecuado para todas y todos.

Buscan limosna, no justicia. Buscan caridad, jamás solidaridad. La solidaridad es entre iguales, la caridad es entre superior e inferior.

Se creen superiores al resto, y apaciguan sus conciencias con supuestos buenos sentimientos. “Qué bueno que mi empleada doméstica pueda enviar a sus hijos a mejores escuelas. Pero que los mande a la escuela de mis hijos, eso jamás. ¡Qué se cree la igualada!”. Esa es mentalidad que no he logrado cambiar en nuestras élites. Por eso debemos ser más, muchísimos más, con una educación pública de primerísima calidad para que si no podemos cambiar la mentalidad de una minoría elitista al menos que no nos vuelva a dominar esa minoría.

Queridos jóvenes, la felicidad no pasa por el dinero, pero tampoco por la miseria, el peor insulto a la dignidad humana. La felicidad pasa por una adecuada recompensa a nuestros esfuerzos y capacidades, pero también por saber que si nuestro hijo se enferma, va a tener quien lo sane, independientemente de la cantidad de dólares que tenga.

Tenemos claro que el excesivo socialismo mata al individuo, pero excesivo individualismo mata a la sociedad. Ambos son necesarios para el Buen Vivir, para el desarrollo: el individuo, la persona y el colectivo, la sociedad.



CIERRE

Queridos niños y jóvenes, padres de familia, maestros:

Este es nuestro mayor legado: una educación pública de calidad, absolutamente gratuita y de acceso masivo, base de una verdadera democracia, y sin la cual no hay revolución, no hay progreso integral, no hay nada.



Ser joven en el nuevo Ecuador es una fortuna, pero también implica una gran responsabilidad. En estos diez años hemos trabajado intensamente por darles mejores aulas, mejores maestros, mejores conocimientos. No siempre fue así, queridos jóvenes, como lo saben muy bien sus padres y sus maestros.

Esta es la última vez que tengo el privilegio de participar como Presidente de la República en la inauguración de un año lectivo. Mi mayor satisfacción será verlos a ustedes tomar la posta, dirigir el país tras haberse preparado no para ocupar un puestito en la sociedad, sino para transformarla.

Queridos jóvenes, en ustedes está la esperanza de la Patria.

Declaro oficialmente inaugurado el año lectivo 2017-2018 del régimen Costa.

¡Que viva la revolución educativa!

¡Que viva la juventud de la Patria!

¡Que viva la Patria nueva!

¡Hasta la victoria siempre, compañeros!

RAFAEL CORREA DELGADO

Presidente Constitucional de la República del Ecuador


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal