Entro Juvenil



Descargar 13.49 Kb.
Fecha de conversión01.05.2018
Tamaño13.49 Kb.


PARROQUIA MARÍA AUXILIADORA

Ronda de Atocha, 27 - 28012 MADRID

Tel. 915 062 107
Centro Juvenil Atocha

Marqués de la Valdavia 2, 3ªPrta 28012 MADRID

Tel. 915 062 102



[DE LA PRIMERA CARTA DE SAN PABLO A LOS TESALONICENSES 1, 5c-10 ]
Hermanos:
Sabéis cuál fue nuestra actuación entre vosotros para vuestro bien. Y vosotros seguisteis nuestro ejemplo y el del Señor, acogiendo la palabra entre tanta lucha con la alegría del Espíritu Santo. Así llegasteis a ser un modelo para todos los creyentes de Macedonia y de Acaya.
Desde vuestra comunidad, la palabra del Señor ha resonado no sólo en Macedonia y en Acaya, sino en todas partes. Vuestra fe en Dios había corrido de boca en boca, de modo que nosotros no teníamos necesidad de explicar nada, ya que ellos mismos cuentan los detalles de la visita que os hicimos: cómo, abandonando los ídolos, os volvisteis a Dios, para servir al Dios vivo y verdadero, y vivir aguardando la vuelta de su Hijo Jesús desde el cielo, a quien ha resucitado de entre los muertos y que nos libra del castigo futuro.
Palabra de Dios

Oración de los viernes

21 de octubre de 2011





Acogiendo la palabra entre tanta lucha…

con la fuerza del Espíritu Santo
PARA

Volvemos a estar en nuestro lugar. Dios está con nosotros. Nos lo recuerdan, no las paredes y el suelo de madera, sino esa lucecita la en la pared; también, las personas que están a nuestro alrededor. Unos más amigos que otros, con más o menos cosas compartidas. Párate y abre los ojos.


En el silencio que tenemos, escucha. Dios habla. Hoy, por medio de la vida de los demás ―como casi siempre. Por medio de la vida de una comunidad, vete a saber si más numerosa que la nuestra. Dios habla en la vida de la comunidad. Eschucha.
LEE
PIENSA
Acogiendo la Palabra…

Hablamos aquí del núcleo de fa fe cristiana, que no es otra cosa que acogida, apertura, disponibilidad… no a una serie de ideas, conceptos y deberes, sino a la escucha, a relación con Dios que te habla en su Palabra, con tu palabras, para que le entiendas.



  • ¿Tienes presente en tu oración cotidiana la Palabra de Dios?

  • ¿quizá hablas mucho y escuchas poco? ¿quizá ya te crees que te conoces a Dios de sobra?


…con la alegría …

Entre horarios, traslados, tareas, aparentemente escuchar la Palabra es una encomienda más. Pero es ligera, pues no deja de ser Dios el que te habla; y eso siempre es motivo de alegría.



  • ¿Sales reforzado, confortado, de la escucha de la Palabra?

  • ¿Acudes a ella con la alegría del encuentro con un amigo?


Vuestra fe en Dios había corrido de boca en boca…

El testimonio no es otra cosa que vivir de manera unificada, coherente y auténtica la propia fe. Sólo de esta manera nuestras acciones transparentan a Quien las motiva.



  • ¿a quién transmiten tus acciones? ¿a quién testimonian?

  • ¿hablan de mí por eso? ¿llama la atención mi comportamiento porque es expresión de mi fe?


…os volvisteis a Dios…

El camino de la conversión del corazón… el volverse a Dios, el abandonar todo lo que se aleje de Él o intente sustituirle.



  • ¿Qué parte de mi vida no está todavía vuelta hacia Dios?


ESCUCHA (reza)

¿A qué / quien me llama Dios?


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal