Es importante también en esta investigación, caracterizar



Descargar 0.64 Mb.
Página4/11
Fecha de conversión14.01.2019
Tamaño0.64 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11

2.13.- Indicadores de la conducta disocial.

2.13.1.- Peleas o intimidaciones excesivas.

Los niños que pelean o como menciona Ademar: “los buscapleitos son niños que dicen cosas hirientes y tratan mal a otros. Se meten con otros, para obtener poder, para conseguir lo que quieren o para sentirse importantes’’. 39

Los niños buscapleitos golpean, patean o empujan para hacer daño a otras personas y a veces las insultan, las fastidian o las asustan. Incluso pueden hablar mal de otras personas, apoderarse de las pertenencias de otros niños, burlarse o excluir a un niño del grupo de manera premeditada. Algunos amenazan a las personas para conseguir que hagan cosas contra su voluntad. Estos niños a menudo se relacionan para ejecutar las peleas con quienes creen poder dominar, con aquellos que se molestan con facilidad o que no saben cómo defenderse. Cuando consigue provocar la reacción que espera siente que logró el poder que quiere, lo cual provoca un grave problema que afecta a los demás niños. 39 (Ademar, N.)

La identificación de los niños con los padres es el elemento que más influye en la manera como adquieren el lenguaje, enfrentan la agresión, desarrollan un sentido moral y aprenden los comportamientos que la sociedad considera apropiados para cada género. Desde temprana edad, el individuo interviene en su aprendizaje, al escoger qué modelo (a quién) desean imitar. Esta selección se ve influida por las características de los modelos, el niño y el ambiente; y puede escoger entre los padres u otras personas. Los conductistas consideran que el ambiente moldea al niño, pero los teóricos del aprendizaje social afirman que el niño también actúa sobre el ambiente.40

En definitiva los niños que provocan con el fin de intimidar o molestar a otros, tienen serios dificultades que si continúan actuando con maldad e hiriendo, tarde o temprano quedarán con pocos amigos o generalmente con aquellos que reproduzcan la misma conducta, lo cual detiene su desarrollo, pues uno de los principios a cumplirse en ellos es el juego, ya que a través de éste, se relaciona e interactúa entre sí con sus iguales poniendo en escena sus habilidades, capacidades y destrezas en el medio en el que se desenvuelve y con acciones adecuadas para su salud integral al relacionarse con aquellos que lo empujan a avanzar positivamente.

2.13.2.- Mentiras reiteradas.

Ademar señala que si constatamos que nuestro hijo miente con frecuencia, es pues importante descubrir los verdaderos motivos por los que lo hace. Solo así podremos corregir el problema en su raíz. 41

Cuando un niño utiliza la mentira como sistema de defensa hay que corregirle inmediatamente pues de no ser así, estaría adoptando un hábito que será nefasto a futuro. A la edad de 7 años se encuentran en pleno periodo sensitivo y es el mejor momento para fomentarles la virtud de la sinceridad y para ello lo primordial es crear en el hogar un ambiente propicio que no invite a la mentira, inculcándoles una visión positiva de la sinceridad. Como señala Dalia Sneider (2012, 11).42 “Debemos diferenciar las mentiras ocasionales de las mentiras reiteradas, ya que en este caso, están expresando algo por su medio, adquiriendo un valor particular que tendrá que ver con cierta verdad histórica e interrelaciones vinculares de ese grupo familiar”.

Ahora bien cuando un niño miente es necesario que los padres separen tiempo para hablar con él acerca de:



  • La diferencia entre la fantasía y la realidad, la mentira y la verdad.

  • La importancia de la honestidad en el hogar y en la comunidad

  • Las alternativas al mentir 43

2.13.3.- Rabietas frecuentes y graves.

Las rabietas son conductas de oposición y terquedad las cuales son más frecuentes en los niños más pequeños. Ante una rabieta el primer paso es no conceder al niño aquello por lo que se ha desencadenado el enfado, sino mantener la calma e ignorar al niño; es decir, aplicar la extinción la cual consiste en retirar la atención de aquellos comportamientos inadecuados que se quieren eliminar. Una variante de la extinción es el tiempo fuera y para que ésta funcione es necesario reforzar todas las conductas positivas que se dan fuera de las rabietas; de esta manera aprenden la forma correcta de formular las peticiones.

El condicionamiento operante de Skinner, es la teoría psicológica del aprendizaje que explica la conducta voluntaria del cuerpo, en su relación con el medio ambiente, basados en un método experimental, es decir que ante un estímulo se produce una respuesta voluntaria, la cual puede ser reforzada de manera positiva o negativa provocando que la conducta operante se fortalezca o debilite. También considera al aprendizaje por castigo y por extinción de los refuerzos, como influyentes en la conducta. 44 (Skinner)

Es decir que el niño reproduce las rabietas al quererse rebelar contra la gran cantidad de imposiciones que le llegan desde el mundo de los adultos. La imitación es un sistema de aprendizajes de conducta inadecuada que éste no llevaba antes a cabo, pues en el ser humano la capacidad de imitación es un procedimiento de aprendizaje que opera desde la infancia hasta el final de la vida.

Una importante vía de adquisición a través de patrones de comportamiento es la transmisión a través de instrucciones específicas. Se pueden dar casos en que el niño ha aprendido a comportarse negativamente porque alguien le haya ensenado directamente a través de instrucciones.45 (2010, Junio, p 5)

2.13.4.- Falta de respeto a la autoridad.

Muchas de las formas que los niños aprenden, es observando y a la vez imitando las acciones y el comportamiento de sus padres. Ellos desde temprana edad van adquiriendo un entendimiento claro y concreto sobre lo que es o no correcto llevar a cabo, aprendiendo sobre la moral e integridad a través del estímulo y el reconocimiento que los padres les provean, pues lo que ellos hagan y la forma en que los animan, los ayudará para saber las acciones adecuadas que deben emprender.

“Para Vygotsky, el contexto social influye en el aprendizaje más que las actitudes y las creencias; tiene una profunda influencia en cómo se piensa y en lo que se piensa. El contexto forma parte del proceso de desarrollo por tanto moldea los procesos cognitivos. El contexto social debe ser considerado en diversos niveles:


  1. El nivel interactivo inmediato, constituído por él o los individuos con quien el niño interactúa.

  2. El nivel estructural, constituído por las estructuras sociales que influyen en el niño, tales como la familia y la escuela.

  3. El nivel cultural o social general, constituído por la sociedad en general como el lenguaje, el sistema numérico y la tecnología”. (Vygotsky, 1917)46

Es decir que el niño va a repetir modelos hacia los demás de su entorno ya sea éstos en el contexto familiar, escolar o social , de acuerdo a las formas que han aprendido de las personas con las que ha interactuado socialmente, las mismas que los llevarán a reproducir patrones de conductas aprendidas. Muchos padres son permisibles y esa podría ser una consecuencia del porqué estos niños transgreden las normas consignadas por los adultos manifestándose a través de faltas de respeto las cuales pueden ser manifestadas y expresadas a través del leguaje corporal, gestos, negarse a acatar indicaciones que se les digan, abandonar el lugar en el que están ubicados para huir de la situación o incluso manifestar verbalmente su desagrado utilizando un lenguaje soez o agrediendo físicamente.

2.13.5.- Fuertes discusiones con adultos.

En la actualidad es muy común en las consultas psicológicas el observar a padres preocupados y desorientados porque sus hijos discuten o los insultan delante de otros, cuando intentan ponerle un límite. En muchas ocasiones la discusión implica tantas variantes que quedan inmovilizados sin saber cómo reaccionar ante este evento. Sin embargo cabe hacerse la pregunta: ¿Por qué lo hacen? ¿Por qué se los permiten? Cuando los niños empiezan hablar incorporan a su léxico las palabras que oyen en su medio, las mismas que no son buenas ni malas ya que es el adulto quien señala, que palabra está permitida y cuál no. Aprenden que no todas las palabras tienen el mismo significado para su núcleo familiar y también dependen de la situación en que son dichas.

Algunos de los motivos que los lleva a discutir fuertemente con los adultos por lo general cuando están enojados y sienten hostilidad con sus padres, educadores y demás personajes de su entorno social por alguna prohibición o exigencia: no poder ir a jugar con un amigo, tener que ir a bañarse u ordenar el cuarto; pueden ser motivo suficiente para generar estas situaciones.

Vygotsky (1917)47 señala que: “la transmisión racional e intencional de la experiencia y el pensamiento de los demás, requiere un sistema mediatizador y el prototipo de éste es el lenguaje humano. Además indica que la unidad del pensamiento verbal se encuentra en el aspecto interno de la palabra, en su significado.”

eDe acuerdo con lo expuesto anteriormente, estos comportamientos se van arraigando hasta que los niños crecen con éstas formaciones como parte de su conducta habitual, que si llegara a la adolescencia y posteriormente a la adultez, los conflictos se pueden agudizar y conllevar a serios problemas en las relaciones interpersonales las mismas que pueden generar conductas disociales, alcoholismo, conflictos en la incorporación al trabajo y en una gran mayoría los conflictos se van a vivenciar en el futuro escenario familiar



2.14.- Niños que reproducen conductas disociales.

  • Conductas agresivas

  • Factores que influyen en la conducta agresiva

  • Escenarios en los que se reproducen

2.14.1.- Conductas agresivas.

Cuando un niño agrede a otro puede resultar incómodo para los educadores del contexto escolar, los padres y los niños involucrados en el suceso, sin embargo se debe tener el conocimiento necesario para saber cómo responder a estas situaciones en el momento que se presenten, ya que ayudará a los responsables de los niños a brindar un ambiente libre de hostilidad. Los niños agresivos tienen más probabilidades de ser rechazados como compañeros de juego y a menudo continúan teniendo problemas para llevarse bien con los demás en la medida que crecen, por lo tanto es importante que los profesionales de su cuidado y educación trabajen con el niño y la familia y les enseñen comportamientos más aceptables tan pronto como sea posible y a la vez es de suma importancia que en los contextos escolares se cuente con la presencia del Psicólogo Clínico para que atenúe estos inconvenientes.



Se trata de conductas cuya intención es hacer daño o la protección ante un suceso amenazante. Sin embargo entran en escena muchos factores interrelacionados unos con otros que por sí mismos influyen en la presencia de la agresividad.

Por conducta agresiva se entiende, un modo de actuar de los niños caracterizada por:



  • Accesos de cólera

  • Actos de desobediencia ante la autoridad y las normas del hogar

  • Amenazas verbales

  • Daños a cosas materiales

  • Deterioros en la actividad social y académica por episodios de rabias.

  • Discusiones con los hermanos, con los padres y otros integrantes de la familia.

  • Gritos, molestar a otros integrantes de la familia

  • Mostrarse iracundo o resentido

  • Pleitos 48 ( 2008, Junio 13)

Sin embargo y a pesar de que se den estas manifestaciones conductuales, para tratar a un niño agresivo es inapropiado agredirlo más, pegarle o castigarle, pues aquí es donde la cohesión de los padres juega un papel muy importante en el sentido de que el niño debe aprender a canalizar sus emociones de una forma saludable.

2.14.2.- Factores que influyen en la conducta agresiva.

Uno de los factores que influyen en la manifestación de la conducta agresiva es aquello que tiene que ver con la parte sociocultural del individuo, pues es el responsable de los escenarios a los que haya sido expuesto, así como de los procesos de reforzamientos que haya sido sometido, de tal manera que si en él abundan modelos agresivos, la adquisición de estos modelos desadaptados será muy posible.

La familia es, durante la infancia uno de los elementos más importantes del ámbito sociocultural del niño. Las interacciones entre padres e hijos van moldeando la conducta agresiva mediante las consecuencias reforzantes inherentes a su conducta. Dentro de la familia, además de los modelos y refuerzos, son responsables de la conducta agresiva el tipo de disciplina a que se le someta. El padre que tiene formas hostiles, principalmente no acepta al niño y lo desaprueba, no suele darle afecto, comprensión o explicación y tiende a utilizar con frecuencia el castigo físico, al tiempo que no le da razones cuando ejerce su autoridad. Incluso puede utilizar otras modalidades de agresión como la que ocurre cuando insultamos al niño por no hacer adecuadamente las cosas, o cuando lo comparamos con el amigo o con el hermano, etc. Tras un largo periodo de tiempo, esta combinación produce que sean rebeldes, irresponsables y agresivos. 49

Otro factor familiar influyente es la incongruencia en el comportamiento de los padres, que se da cuando desaprueban la agresión y cuando ésta ocurre, la castigan de forma física o amenaza al niño. Los padres que corrigen pero con medios diferentes al castigo físico, tienen menos probabilidad de fomentar acciones agresivas posteriores.

Es decir una atmósfera tolerante en la que el niño sabe que la agresión es una estrategia poco apropiada para salirse con la suya, en la que se ejecuta las normas y disciplina con mano firme pero suave y es capaz de establecer límites que no se puede en absoluto traspasar, proporción el mejor antídoto a largo plazo para un estilo agresivo de vida. Enseñarle al niño medios alternativos acabará también con la necesidad de recurrir a peleas. Cuando la relación entre sus padres es tensa y continuada, incide a que se presenten este tipo de conductas. Dentro del factor sociocultural influirían tanto el prototipo de escenario donde se desarrolló, también la presencia de expresiones que fomenten la agresividad, como "no seas un cobarde". Los factores orgánicos de tipo hormonal los problemas cerebrales, los estados de mala nutrición y los problemas de salud, entre otros, también influyen en el comportamiento agresivo y dentro del factor social, el niño que no tiene estrategias verbales para afrontar las situaciones difíciles, será fácilmente conducido a la agresión. Bandura (1973) indicó que la ausencia de estrategias verbales para afrontar el estrés a menudo conduce a la agresión. 50 (Teoría del aprendizaje social de Bandura)

2.15.- Efectos de no intervenir en la conducta agresiva que presentan los niños y niñas de 7 a 11 años.

Si en el campo de la salud mental el sujeto responsable del desarrollo de los niños, ante las primeros manifestaciones se hacen los distraídos apelando a argumentos tales como: es pequeño ya se le pasará, es la primera vez que lo hace, no tiene mala intención, es que ha sufrido mucho, está celoso etc. las posibilidades de prevenir problemas mayores se reducirán significativamente. Dada la gran cantidad de factores etiopatogénicos que influyen en la aparición de un trastorno y ante la inexistencia de una única teoría que explique por sí misma el origen de ésta conducta agresiva, la prevención se vuelve una tarea muy compleja. Como Psicólogos Profesionales el plantearnos trabajar en prevención, pasaría por identificar los factores de vulnerabilidad y hacer una serie de cambios como:



  • Recuperación de valores éticos

  • Potenciación de figuras de autoridad

  • Facilitar el aumento del contacto y la comunicación social

  • Disminuir las actitudes de sobreprotección del niño

  • Favorecer mayor autonomía y responsabilidad

  • Estimular la mejora de la capacidad de frustración

  • Movilizar el aumento de la autocrítica y disminución de la autocomplacencia51

La urgencia de contar con un tratamiento conveniente y multidisciplinario es la única vía para evitar que en el futuro, estos niños se conviertan en adultos con trastornos de personalidad. Muchos al verse ampliamente superados por la situación y por una falta casi absoluta de soluciones optan por renunciar a su rol familiar al que hacen parte. La modificación de las estrategias educativas de la familia unida a la mejora de la competencia social conjunta éstos niños en desarrollo, reduciría cuantitativamente el riesgo de reincidencia en aquellos que presentan conductas agresivas como producto de los desajustes en el funcionamiento del sistema familiar.

La diferencia entre una persona normal y una estigmatizada es una cuestión de perspectiva: el estigma, así como la belleza, está en los ojos del que observa”. (E. Goffman, 1982). 52

Es decir que como individuos únicos e irrepetibles que cada ser es y a la vez la percepción que tiene de las cosas que lo rodean, lo llevarán a conceptuar que está y que no está permitido, tanto en el ámbito: personal, familiar y social.

2.17.- Marco Legal.

CONSTITUCION DE LA REPUBLICA DEL ECUADOR

Sección quinta Niñas, niños y adolescentes

Art. 44.- “El Estado, la sociedad y la familia promoverán de forma prioritaria el desarrollo integral de las niñas, niños y adolescentes, y asegurarán el ejercicio pleno de sus derechos; se atenderá al principio de su interés superior y sus derechos prevalecerán sobre los de las demás personas. Las niñas, niños y adolescentes tendrán derecho a su desarrollo integral, entendido como proceso de crecimiento, maduración y despliegue de su intelecto y de sus capacidades, potencialidades y aspiraciones, en un entorno familiar, escolar, social y comunitario de afectividad y seguridad. Este entorno permitirá la satisfacción de sus necesidades sociales,

afectivo-emocionales y culturales, con el apoyo de políticas intersectoriales nacionales y locales”.


Art. 45.- “Las niñas, niños y adolescentes gozarán de los derechos comunes del ser humano, además de los específicos de su edad. El Estado reconocerá y garantizará la vida, incluido el cuidado y protección desde la concepción. Las niñas, niños y adolescentes tienen derecho a la integridad física y psíquica; a su identidad, nombre y ciudadanía; a la salud integral y nutrición; a la educación y cultura, al deporte y recreación; a la seguridad social; a tener una familia y disfrutar de la convivencia familiar y comunitaria; a la participación social; al respeto de su libertad y dignidad; a ser consultados en los asuntos que les afecten; a educarse de manera prioritaria en su idioma y en los contextos culturales propios de sus pueblos y nacionalidades; y a recibir información acerca de sus progenitores o familiares ausentes, salvo que fuera perjudicial para su bienestar. El Estado garantizará su libertad de expresión y asociación, el funcionamiento libre de los consejos estudiantiles y demás formas asociativas”.
Art. 46.- “El Estado adoptará, entre otras, las siguientes medidas que aseguren a las niñas, niños y adolescentes:

1. Atención a menores de seis años, que garantice su nutrición, salud, educación y cuidado diario en un marco de protección integral de sus derechos.

2. Protección especial contra cualquier tipo de explotación laboral o económica. Se prohíbe el trabajo de menores de quince años, y se implementarán políticas de erradicación progresiva del trabajo infantil.

El trabajo de las adolescentes y los adolescentes será excepcional, y no podrá conculcar su derecho a la educación ni realizarse en situaciones nocivas o peligrosas para su salud o su desarrollo personal. Se respetará, reconocerá y respaldará su trabajo y las demás actividades siempre que no atenten a su formación y a su desarrollo integral.

3. Atención preferente para la plena integración social de quienes tengan discapacidad. El Estado garantizará su incorporación en el sistema de educación regular y en la sociedad.

4. Protección y atención contra todo tipo de violencia, maltrato, explotación sexual o de cualquier otra índole, o contra la negligencia que provoque tales situaciones.

5. Prevención contra el uso de estupefacientes o psicotrópicos y el consumo de bebidas alcohólicas y otras sustancias nocivas para su salud y desarrollo.

6. Atención prioritaria en caso de desastres, conflictos armados y todo tipo de emergencias.

7. Protección frente a la influencia de programas o mensajes, difundidos a través de cualquier medio, que promuevan la violencia, o la discriminación racial o de género. Las políticas públicas de comunicación priorizarán su educación y el respeto a sus derechos de imagen, integridad y los demás específicos de su edad. Se establecerán limitaciones y sanciones para hacer efectivos estos derechos.

8. Protección y asistencia especiales cuando la progenitora o el progenitor, o ambos, se encuentran privados de su libertad.

9. Protección, cuidado y asistencia especial cuando sufran enfermedades crónicas o degenerativas”
.

Capítulo sexto

Derechos de libertad

Art. 67.- “Se reconoce la familia en sus diversos tipos. El Estado la protegerá como núcleo fundamental de la sociedad y garantizará condiciones que favorezcan integralmente la consecución de sus fines. Estas se constituirán por vínculos jurídicos o de hecho y se basarán en la igualdad de derechos y oportunidades de sus integrantes.

El matrimonio es la unión entre hombre y mujer, se fundará en el libre consentimiento de las personas contrayentes y en la igualdad de sus derechos, obligaciones y capacidad legal”.



Art. 68.- “La unión estable y monogámica entre dos personas libres de vínculo matrimonial que formen un hogar de hecho, por el lapso y bajo las condiciones y circunstancias que señale la ley, generará los mismos derechos y obligaciones que tienen las familias constituidas mediante matrimonio.

La adopción corresponderá sólo a parejas de distinto sexo”.



Art. 69.- “Para proteger los derechos de las personas integrantes de la familia:

1. Se promoverá la maternidad y paternidad, responsables; la madre y el padre estarán obligados al cuidado, crianza, educación, alimentación, desarrollo integral y protección de los derechos de sus hijas e hijos, en particular cuando se encuentren separados de ellos por cualquier motivo.

2. Se reconoce el patrimonio familiar inembargable en la cuantía y con las condiciones y limitaciones que establezca la ley. Se garantizará el derecho de testar y de heredar.

3. El Estado garantizará la igualdad de derechos en la toma de decisiones para la administración de la sociedad conyugal y de la sociedad de bienes.

4. El Estado protegerá a las madres, a los padres y a quienes sean jefas y jefes de familia, en el ejercicio de sus obligaciones, y prestará especial atención a las familias disgregadas por cualquier causa.

5. El Estado promoverá la corresponsabilidad materna y paterna y vigilará el cumplimiento de los deberes y derechos recíprocos entre madres, padres, hijas e hijos.

6. Las hijas e hijos tendrán los mismos derechos sin considerar antecedentes de filiación o adopción.

7. No se exigirá declaración sobre la calidad de la filiación en el momento de la inscripción del nacimiento, y ningún documento de identidad hará referencia a ella”.

1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal