Esquema de desarrollo



Descargar 37.54 Kb.
Fecha de conversión06.01.2018
Tamaño37.54 Kb.

HISTORIA DE ESPAÑA.IES. Norba Caesarina

Curso 2015-16




Tema 3.- La crisis del Antiguo Régimen.

Esquema de desarrollo

1.- La Guerra de la Independencia: Causas, desarrollo y consecuencias

2.- La Obra legislativa de las Cortes de Cádiz

3.- Extremadura en las Cortes de Cádiz


Términos: 1808, 1812, Manuel Godoy, José I, Diego Muñoz Torrero, Cortes de Cádiz. Sufragio Universal, Sufragio Censitario,



Preparando selectividad: texto nº3 “La Constitución de 1812

“Las Cortes Generales y Extraordinarias de la Nación española, decretan la siguiente

Constitución:

Art.1 La Nación española es la reunión de todos los españoles de ambos hemisferios.


Art.2 La Nación española es libre e independiente, y no es ni puede ser patrimonio de

ninguna persona o familia.

Art.3 La soberanía reside esencialmente en la Nación, y, por lo mismo, pertenece a ésta

exclusivamente el derecho de establecer sus leyes fundamentales.

Art.4 La Nación está obligada a conservar y proteger las leyes sabias y justas, la libertad civil, la propiedad y los demás derechos legítimos de todos los individuos que la componen.

Art.8 También está obligado todo español, sin distinción alguna, a contribuir en proporción a sus haberes para los gastos del Estado.

Art.12 La religión de la Nación española es y será perpetuamente la católica, apostólica, única y verdadera. La Nación la protege por leyes sabias y justas, y prohíbe el ejercicio de cualquier otra.

Art.13 El objeto del Gobierno es la felicidad de la Nación, puesto que el fin último de toda sociedad política no es otro que el bienestar de los individuos que la componen.

Art.14 El gobierno de la Nación española es una monarquía moderada hereditaria.

Art.15 La potestad de hacer las leyes reside en las Cortes con el rey.

Art.16 La potestad de hacer ejecutar las leyes reside en el rey.

Art.17 La potestad de aplicar las leyes en causas civiles y criminales reside en los tribunales establecidos”





1.- La Guerra de la Independencia: causas, desarrollo y consecuencias
La Guerra de la Independencia española se enmarca en los inicios de la crisis del Antiguo Régimen:

Se entiende por crisis del Antiguo Régimen el periodo histórico que se desarrolla en España entre 1788 y 1808, en el que entran en crisis las viejas estructuras políticas, sociales e ideológicas de la Edad Moderna. El inicio de la crisis se produce en el reinado de Carlos IV en donde coinciden la inestabilidad política y social interna, con las repercusiones de la Revolución francesa y los intereses hegemónicos del imperio napoleónico empeñado en ocupar España


Causas Internas


  • Crisis política derivada de las acciones emprendidas por Manuel Godoy (Valido de Carlos IV), que entre 1792 y 1808 fue el principal ejecutor del gobierno, llevando a cabo una política de vaivén con Francia, poniendo en peligro los intereses del país.

  • Graves problemas de la Hacienda estatal que se traducen en un endeudamiento creciente. Los gastos generados por los continuos conflictos con los británicos y la disminución de la llegada de recursos americanos agravan la situación

  • Malestar social que tiene su origen en la política del valido (Godoy) y que se dirige contra él y contra los reyes a los que se les culpa de la situación.

  • Desarrollo de una oposición política integrada por miembros de la aristocracia y del clero que se agrupan en torno al príncipe Fernando, presentándole como el salvador de la situación.

  • Influencia de la Revolución Francesa que pone fin al A.R. y que hace radicalizar las posturas dentro del país: una parte de los ilustrados, con Floridablanca a la cabeza, moderaran sus posturas reformistas, ante el temor de un contagio revolucionario. Por el contrario otro sector verá a Francia como el modelo a seguir y se radicalizarán, estos serán los afrancesados.

Causas Externas


  • Los Tratados de Familia unían a España con Francia. En el reinado de Carlos IV, Godoy firmará los Tratados de San Ildefonso (1796 y 1800) que nos obligan a luchar contra Inglaterra (perdida de la Isla Trinidad) y que conducirán a la invasión de Portugal (guerra de las Naranjas, que termina con el Tratado de Badajoz y la ocupación de Olivenza) y el Tratado de Fontaineblau (1807) que convertían a nuestro país en un estado satélite de Francia y ponía a sus disposición los recursos económicos y la flota naval en su lucha contra el Reino Unido. Los resultados fueron dudosos: bloqueo marítimo inglés que perjudicó el comercio con América, derrota en Trafalgar (1805)

  • Ocupación del territorio peninsular por las tropas napoleónicas so pretexto de cruzar el territorio camino de Portugal



Inicios de la crisis.

En abril de1808 se produce el Motín de Aranjuez, que fue un levantamiento popular en la ciudad de Aranjuez, ante la pretensión de Godoy de sacar a escondidas de España a los monarcas camino de América, el motín fue alentado por los partidarios del Príncipe Fernando, Godoy fue apresado y Carlos IV fue obligado a abdicar en su hijo. Fernando VII es nombrado rey y ratifica su alianza con Napoleón.



Estos acontecimientos reflejan la debilidad política de la monarquía y su dependencia de Francia. Napoleón, interesado en ocupar España atrae a la Familia Real a Francia (Bayona) y obliga a los reyes a entregar el trono (Abdicaciones de Bayona). Napoleón nombrará rey de España a su hermano José I Bonaparte, esto condujo a la Guerra de la Independencia.
La Guerra de la Independencia (1808-1814) fue una Guerra Nacional de liberación contra el invasor francés. Estalla con los sucesos del Dos de Mayo de 1808 en Madrid en donde se levanta la población contra la ocupación de las tropas napoleónicas y alertada por la salida del país de los reyes y del príncipe. Los levantamiento serán duramente reprimidos (cuadro de los fusilamientos del 3 de Mayo de Francisco de Goya) y esto hará saltar la chispa de la sublevación por todo el país. La población reacciona y se forman Juntas de Gobierno Provinciales con poderes soberanos, negándose a reconocer a José I como rey. Sus miembros serán de la nobleza, de la burguesía y de profesiones liberales que asumen la dirección y canalizan los conflictos populares. De las Juntas provinciales sale una Junta Central, que reside en Aranjuez y que es presidida por el Conde de Floridablanca, esta se encargará de organizar la resistencia.
Características del Conflicto: la guerra es considerada desde una triple perspectiva como
  • Conflicto internacional en el que intervienen potencias europeas de primer orden (Francia, Reino Unido, Portugal)


  • Guerra civil entre los partidarios de las ideas de la Revolución Francesa (afrancesados) y los contrarios a la ocupación o patriotas entre los que figuraban ilustrados, pero también representantes del Antiguo Régimen (nobleza y clero) así como las clases populares.

  • Fue una guerra de guerrillas que se desarrolló tanto en los núcleos urbanos como en el campo.

Etapas


  • Primera etapa: de mayo a octubre de 1808. Resistencia frente a la ocupación. Ciudades como Zaragoza serán sitiadas. Derrota de las tropas francesas en Bailén. Los franceses de repliegan

  • Segunda etapa: octubre 1808-julio 1812. Hegemonía francesa. Napoleón toma el mando directo de las tropas y consigue dominar la situación. Se inicia la guerra de guerrillas protagonizada por militares y campesinos que cuentan con el apoyo del ejército británico enviado a la península (Cura Merino, el Empecinado)

  • Tercera etapa: 1812-1814. Ofensiva hispano-inglesa. El ejército de Wellington con el apoyo español obtiene la victoria en Arapiles. Napoleón es vencido en Rusia y decide renunciar al trono de España. Devuelve la corona a Fernando VII (Tratado de Valençay) y los franceses abandonan el país.



Consecuencias


  • Desastre económico: paralización de las industrias, abandono de los cultivos, destrucción de las ciudades.

  • Tensiones sociales: persecución de los afrancesados que marchan al exilio.

  • Descenso demográfico.

  • Desarrollo de un sentimiento nacionalista

  • Protagonismo del Ejército que se convertirá en árbitro de la vida política.

  • Inició del movimiento independentista de las colonia americanas.



El reinado de José I

En los inicios del conflicto, Murat, (lugarteniente de Napoleón) consigue que el Consejo de Castilla y el Ayuntamiento de Madrid, así como una Junta de notables del reino aceptase a José I como rey. Este aparece como un monarca ilustrado que proyecta convocar Cortes, elaborar una Constitución y llevar a cabo una serie de reformas populares. Así se elabora la llamada Constitución de Bayona que en realidad es una carta otorgada. Esta es un cruce entre las Instituciones de la Monarquía española y el sistema Imperial Napoleónico. Esta Constitución era aparentemente liberal y contemplaba la creación de una serie de órganos de gobierno (senado, cortes, consejo de Estado) que serían controlados directamente por el Rey, y pretendía introducir una sería de medidas modernizadoras, tales como la supresión de privilegios o la libertad de movimientos, suprimía los derechos señoriales, reformaba la Hacienda y disponía que se elaborase un código civil y criminal para todo el reino. Declaraba además la religión católica como la única permitida en todo el reino. José I contaba con el apoyo de una parte de la corte que veía en él el sucesor de las reformas de Carlos III. Sus partidarios comenzaron a llamarsetafrancesados. Las medidas diseñadas por Napoleón y José I no podrán ver la luz debido a la guerra


2.- La Obra Legislativa de las Cortes de Cádiz
En 1808, con las Abdicaciones de Bayona se va a producir un vacío de poder en la España ocupada. Una parte del país no reconocerá la autoridad de José I y se organizarán políticamente asumiendo la soberanía en Juntas Locales y Provinciales. En Septiembre de 1808 nace la Junta Suprema Central que asume la totalidad de los poderes soberanos en la zona sublevada frente a los franceses y se constituye en máximo órgano de gobierno. Tendrá su sede en Aranjuez y estará presidida por Floridablanca, su figura más representativa será Jovellanos. La ocupación napoleónica les obligará a establecerse primero en Sevilla y después en Cádiz, ciudad en la que se convocará una reunión a Cortes en 1810 y que continuarán hasta 1813. Los Diputados se reunirán en una sola Asamblea encargada de elaborar una Constitución; el discurso inaugural correrá a cargo del diputado liberal extremeño Muñoz Torrero, encargado de presidir la Comisión redactora, junto con Agustín Argüelles

Tendencias Ideológicas en las Cortes de Cádiz


  • Liberales, son partidarios de reformas radicales, inspiradas en los principios de la Revolución Francesa. Son partidarios de la soberanía plena, de cámara única y de elaborar una constitución escrita. Representantes: Agustín Argüelles, Muñoz Torrero. Fueron la mayoría

  • Absolutistas, enemigos de las reformas y partidarios del mantenimiento del A.R (monarquía absoluta, sociedad estamental, economía mercantilista)

  • Jovellanistas, partidarios de un compromiso entre la nación y el rey (soberanía compartida). Eran partidarios de Cortes bicamerales.

La mayoría liberal inició la primera revolución liberal burguesa en España con dos objetivos; adoptar las reformas sociales y económicas que acabaran con las estructuras del A.R y aprobar una Constitución. Las Cortes de Cádiz, convocadas por la Regencia se constituyen en Asamblea Constituyente y promulgan la Soberanía Nacional. Sus componentes serán en su mayoría eclesiásticos y profesiones liberales. Las reformas adoptadas por las Cortes fueron:



  • Libertad de Imprenta(1810)

  • Abolición del Régimen Señorial: supresión de los señoríos jurisdiccionales (1811) y de los Mayorazgos.

  • Inicio del proceso desamortizador (1813) de propiedades de afrancesados, de Ordenes Militares extinguidas, conventos y monasterios destruidos en la guerra y de tierras comunales.

  • Supresión de la Inquisición (1813)

  • Abolición de los Gremios. Libertad económica, comercial, de trabajo y de fabricación. Abren el camino al liberalismo económico.

  • Fin de los privilegios de la Mesta.

  • Elaboración de la Constitución de 1812.

Las reformas adoptadas apenas llegaron a aplicarse, debido a la guerra y a los cambios políticos posteriores. Estas medidas constituyeron el programa político de los liberales españoles durante el siglo XIX.


Constitución de 1812


Fue aprobada el 19 de marzo de 1812 (recibe el nombre de la “La Pepa”).
Objetivos: Constituir un nuevo régimen y promover el cambio social

Principios:

  • Soberanía Nacional

  • División de Poderes: El Legislativo reside en las Cortes que serán unicamerales. El Ejecutivo reside en el Rey que tiene limitaciones (nombra a los ministros pero tienen que tener la confianza de las Cortes, no puede disolverlas, sus órdenes deben ser validadas por los ministros. El Judicial reside en los Tribunales.

  • Establece como régimen político la Monarquía Parlamentaria con superioridad del legislativo. La capacidad decisoria está en las Cortes cuya composición demuestra el poder de la burguesía (nueva clase emergente)

  • Reconocimiento de derechos individuales: libertad, propiedad, educación, libertad de imprenta, inviolabilidad del domicilio.

  • Igualdad de los ciudadanos ante la ley. Esto supuso el fin de los privilegios estamentales (fiscales, militares y jurídicos).

  • Catolicismo como religión única y oficial del Estado

  • Sufragio Universal masculino indirecto.

  • Creación de la Milicia Nacional para la defensa del régimen liberal.

La Constitución de 1812 estuvo vigente hasta 1814 en que fue derogada por Fernando VII. Posteriormente fue restaurada durante el Trienio Liberal (1820-23) por Rafael de Riego. Fijó las bases del Liberalismo español y acabó con el Antiguo Régimen al limitar los poderes del Rey, acabar con los privilegios estamentales y decretar la libertad económica.


Características políticas del Liberalismo
El Liberalismo es un sistema económico, político y filosófico que nace en la Europa del Siglo XIX. Es hijo de la Revolución Francesa y representa el triunfo de la Burguesía como clase dominante. Promueve las libertades civiles y el máximo limite al poder coactivo de los gobiernos sobre las personas.

Defiende:



  • El Individualismo , que considera al individuo primordial, como persona única y en ejercicio de su plena libertad, por encima de todo aspecto colectivo.

  • La Libertad como un derecho inviolable que se refiere a diversos aspectos: libertad de pensamiento, de expresión, de asociación, de prensa, etc., cuyo único límite consiste en la libertad de los demás, y que debe constituir una garantía frente a la intromisión del gobierno en la vida de los individuos.

  • El principio de Igualdad entre las personas, entendida en lo que se refiere a diversos campos jurídico y político. Es decir, para el liberalismo, todos los ciudadanos son iguales ante la ley y ante el Estado.

  • El derecho a la Propiedad Privada como fuente de desarrollo e iniciativa individual, y como derecho inalterable que debe ser salvaguardado y protegido por la ley.

Desde el punto de vista político supone la aparición del Estado constitucional organizado sobre la base de la libertad política y la igualdad jurídica. Defiende un sistema de gobierno basado en los principios de Soberanía Nacional (se manifiesta a través del sufragio), la separación de poderes (legislativo, ejecutivo y judicial) y el reconocimiento de derechos individuales inviolables (libertad, igualdad y derecho a la propiedad). Estos derechos quedan recogidos en una Constitución que se convierte en el instrumento que regula la vida política.
3.- Extremadura durante la Guerra de la Independencia. Su papel en las Cortes de Cádiz.
Nuestra región se convirtió pronto en escenario de conflictos, sobre todo por la importancia dada a Portugal tanto por parte francesa como inglesa. A finales de mayo, el 30, se levanta la ciudad de Badajoz y poco después lo hará Cáceres. A continuación se constituyó la Junta de Extremadura, encargada de organizar la resistencia y pronto se organizó un ejército en nuestra región integrado tanto por fuerzas militares regulares como por partidas de civiles, que organizaron pronto una lucha de guerrillas.

Los objetivos de este ejercito eran dos: asegurar el control de los principales puentes que daban acceso a la región y mantener las ciudades más importantes libres de la ocupación francesa.

Entre las partidas guerrilleras, compuestas por civiles, destacaron figuras como Antonio Morillo, Catalina Martín o el Marques de Monsalud.

La invasión francesa se produjo por Almaraz y Puente del Arzobispo. Entre las numerosa batallas hay que destacar la de Medellín, el asedio de Badajoz (que fue una de las ciudades que más sufrió), y la batalla de la Albuera, donde se enfrentaron las tropas de Solut y Wellington en 1812 y que cambió el curso de la guerra.

Las consecuencias que tuvo la Guerra de la Independencia en nuestra región fueron muy variadas:


  • Perdidas de vidas humanas

  • Ruinas de poblaciones que fueron saqueadas

  • Destrucción de cosechas, consecuencia de la política de tierra quemada

  • Desaparición de parte del patrimonio artístico

La participación extremeña en las Cortes de Cádiz fue destacada, hubo 12 diputados en representación de la provincia de Extremadura y, entre sus miembros, predominaban la Nobleza, el clero y los militares. Unos sostuvieron posiciones absolutistas (Pedro de Quevedo y Quintana o Alfonso de Vera) y otros liberales como Fernando Golfín o Muñoz Torrero, este último fue uno de los personajes más significativos. En 1810 fue nombrado representante a Cortes por la provincia pacense y participó activamente en las Cortes de Cádiz.

Los intervención de los diputados extremeños se centró en temas como la libertad de imprenta, la venta de baldíos y terrenos comunales y la supresión de la inquisición y del régimen señorial.

En sus aportaciones predominó la defensa de los principios liberales: la lucha contra el régimen absolutista, el regionalismo, la necesidad de una nueva Constitución, la critica social, la racionalización del sector administrativo, etc.


TERMINOS

1808.- Encuentros de Bayona: Fernando VII y Carlos IV acuden a Bayona por mandato de Napoleón. Destierro de Bayona. Comienza la Guerra de la Independencia
1812. Año en el que las Cortes de Cádiz aprobaron la primera constitución española. Con ello se terminaba con el poder absoluto del Rey y se establecían los fundamentos del régimen liberal en España.
GODOY, MANUEL (1767-1851). Político español nacido en Badajoz. Cuando murió Carlos III se inició su fulgurante carrera pública, encargándose de dirigir la política española. Aunque actuó con capacidad y buena voluntad, le convirtieron en un personaje muy odiado. Declaró la guerra a la Francia revolucionaria, pero derrotado, en 1795 tuvo que firmar la Paz de Basilea, lo que le valió el título de Príncipe de la Paz. En 1898 abandonó el poder, que retomó poco después y en 1801 dirigió la guerra contra Portugal. Una nueva guerra con Inglaterra originó en 1805 la derrota de la escuadra española en Trafalgar. En marzo de 1808 el motín de Aranjuez determinó su caída del poder. Fue encarcelado y liberado por los franceses abandonó España en 1808. Después siguió a Carlos IV a su exilio en Roma. En 1829 se trasladó a París, donde moriría.
JOSÉ I (1768-1844). Hermano mayor del emperador francés Napoleón I, que le nombró en 1808 Rey de España. Gobernó de acuerdo con la Constitución o Carta de Bayona, que otorgó aquel mismo año. Fue apoyado por minorías ilustradas, los llamados afrancesados, aunque la guerra impidió culminar las reformas. Debió hacer frente a la oposición de la Junta Central, de las Cortes de Cádiz y de las guerrillas y vio su gobierno mediatizado por las decisiones de Napoleón, cuyo ejército debía mantener. Tras la derrota en la batalla de los Arapiles abandonó Madrid y después de la de Vitoria en 1813 salió de España.
MUÑOZ TORRERO, DIEGO (1761-1828) Este ilustre político y sacerdote desempeñó destacados cargos del mundo de la enseñanza y la política. Con 27 años fue nombrado rector de la universidad de Salamanca. Durante la Guerra de la Independencia colaboró en la insurrección popular y en la organización de la Juntas de Defensa. El 23 de junio de 1810 fue nombrado representante a Cortes por la provincia de Extremadura, participando activamente en las Cortes de Cádiz. Sus ideas liberales le granjearon el odio a Fernando VII y le llevaron, durante el Sexenio Absolutista, a la reclusión en el convento de San Francisco del Padrón ( A Coruña) y durante la Década Absolutista al destierro en Portugal donde murió encarcelado.
CORTES DE CÁDIZ. La crisis producida en España con la invasión francesa de 1808 y la falta del Rey, movió a la Junta Central a convocar Cortes, que se reunieron en Cádiz en 1810 porque era la única ciudad fuera del control del ejército francés. La obra legislativa de las Cortes fue importantísima. Los liberales lograron aprobar tanto la primera Constitución española (1812) que terminaba con el poder absoluto del monarca e introducía un modelo representativo, como un conjunto de normas destinadas a cambiar profundamente a España (supresión de la Inquisición; abolición del régimen señorial, etc.).
SUFRAGIO CENSITARIO. Este tipo de sufragio, característico de los primeros momentos del régimen liberal, significaba que solo tenían derecho de voto los varones que disponían de un determinado nivel de riqueza. Para determinar éste se recurría a un indicador como era la cuota de contribución (censo) que pagaba por su patrimonio (territorial) o por el desarrollo de otra actividad productiva (industrial). Apareció por primera vez en España en 1834 y en diversos grados se mantuvo hasta 1890.

SUFRAGIO UNIVERSAL. Derecho de voto para todos los ciudadanos mayores de edad. Su introducción en España fue consecuencia de un largo proceso histórico que arrancó de los primeros momentos del régimen liberal. En la Constitución de 1812 se admitía, con algunas limitaciones, el sufragio universal masculino, porque de acuerdo con el sistema de valores de la época se excluía a las mujeres, a las que no se consideraba depositarias de derechos políticos. Desapareció enseguida y no volvió a aparecer hasta 1890 en que se introdujo de manera definitiva, aunque seguía limitado solo a los varones, en el liberalismo español. La Constitución republicana de 1931 generalizó el sufragio universal, concediendo el derecho de voto a las mujeres.







Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2019
enviar mensaje

    Página principal