Esta es la historia, señoras, aunque parezca mentira



Descargar 7.88 Kb.
Fecha de conversión10.01.2018
Tamaño7.88 Kb.
Esta es la historia, señoras,

aunque parezca mentira

de una lucha interminable

por decidir nuestras vidas.

Me la contaba mi abuela

siendo yo casi una niña.


Corrían los años ochenta

era plena transición

y unas mujeres gritaban

llenas de fuerza y razón.


Tenían unos veinte años

eran ya bastante listas,

exigían autonomía

y ser dueñas de sí mismas,

cuestionaban el sistema,

SE LLAMABAN FEMINISTAS (BIS) .

Y éste era el panorama

en aquella sociedad:

mujeres que se morían

por intentar abortar,

desangradas en cocinas,

y en la cárcel, además,

la anticoncepción prohibida,

nula educación sexual,

y las que podían a Londres,

a Londres para abortar.

Cómo les cuento, señoras,

lo que eran aquellos tiempos:

marchas, mítines, encierros,

para acabar con el mito,

para decirle al gobierno

QUE ABORTAR NO ES UN DELITO (BIS) .


La iglesia tiró de Herodes

con Santa Águeda incluida,

pedían más castidad

NOS LLAMABAN ASESINAS (BIS) .

Y treinta años después,

vuelta la ley al congreso.

A desempolvar pancartas,

para decirle a la iglesia

que no queremos ser santas

y a algunas les va a tocar

abortar con menopausia.

Por nuestras calles ahora,

aunque parezca mentira,

gritan pidiendo el aborto



LAS VALIENTES FEMINISTAS (BIS) .


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal