Estilos de aprendizaje



Descargar 49.18 Kb.
Fecha de conversión06.01.2018
Tamaño49.18 Kb.


Utilizar el conocimiento de los “estilos de aprendizaje” para mejorar el Mentoring





Existen varios marcos teóricos y teorías que los mentores pueden utilizar para comprender mejor a sus clientes. Es crucial que estos marcos teóricos sean utilizados con sentido. El propósito de tener una teoría es para ayudarnos a entender lo que está ocurriendo, lo cual nos permite tener diferentes opciones para continuar el trabajo que estamos haciendo. El uso compartido de estas teorías, permite que las dos `partes conozcan el modelo que están siguiendo y trabajen conjuntamente en su aplicación práctica.




Pragmáticos Activos

La noción de Ciclo de aprendizaje sugiere que, aunque de forma ideal necesitamos completar el ciclo con el máximo aprendizaje adquirido, la mayoría de nosotros tenemos la tendencia de hacer más o mejor el trabajo en alguno de los segmentos. Sin embargo, podemos sentirnos rígidos en la forma en que entendemos el aprendizaje y su aplicación en el mentoring.

Teóricos
Reflexivos




ACTIVOS: aprenden a través de la realización de la actividad. Son los individuos que simplemente cojen y hacen algo. Su aprendizaje aparece a través del hacer, sin conciencia ni tentativa de analizar lo que está pasando.

REFLEXIVOS: aprenden a través de la asimilación. Ellos se toman su tiempo para reflexionar en lo que ha ocurrido. Les gusta cuestionar a otros acerca de sus experiencias o discutir sobre lo que ha ocurrido o podría haber ocurrido, para considerar múltiples puntos de vista.
TEÓRICOS: aprenden a través de la abstracción. Son las personas que ponen a prueba las normas y las generalizaciones. En este sentido, llegan a teorías que guiarán sus acciones futuras. También utilizarán teorías promovidas por otros, con el fin de ponerlas a prueba y utilizarlas como un desafío para su tarea.
PRAGMÁTICOS: están interesados en la aplicación. Quieren saber si algo funcionará. Les gusta recibir consejos, sugerencias y ayudas. Prefieren aprender directamente a través de alguien que ya es un experto en la materia y realiza el trabajo en cuestión.
Hay diferentes vías a través de las cuales podemos tomar conciencia de los estilos de aprendizaje que contribuyan a mejorar la eficacia del mentoring. Pueden ser:


  • Ofrecer pistas sobre los comportamientos más efectivos para el mentor.

  • Explicar por qué diferentes participantes responden de forma específica en función del estadio de desarrollo en que se encuentren

  • Funcionar como una guía para la selección de actividades para el desarrollo personal

  • Recordar tanto al mentor como al participante, la necesidad de focalizarse en los aspectos negados del ciclo, para que así el mentoring se convierta en un proceso basado en “aprender a aprender”



Las personas activas valorarán major al mentor que les anime a probar nuevas actividades o formas de proceder. Necesitan una atmófera en la que los fallos sean aceptados como una parte valiosa del aprendizaje. El mentor debe construir una relación apropiada para promover los desafíos y proteger al participante si toma muchos riesgos. También se beneficiarán de aquel mentor que insista en dejar un tiempo para la reflexión, tomar conciencia de las lecciones y traducir estas en ideas prácticas.
Los participantes activos, son las personas menos características que acuden a una sesión de mentoring. Ellos querrán tomar la iniciativa, así que su primera elección no será acudir a un mentor sino ofrecerse como tal.

En cualquier caso, aceptarán la planificación para sus acciones a través de un programa siempre que:





    • Se trabaje en un ambiente en el que ellos puedan manifestar sus ideas.




    • Que el mentor pueda representar el papel de “abogado del diablo” para mostrarle nuevas y sugerentes opciones de respuesta.



    • Deshacer las grandes metas en pequeños pasos para poder implementar pronto ciertas actividades

El peligro de esta característica de personalidad podría ser:




Los reflexivos necesitan tiempo para pensar. Ellos apreciaran un mentor paciente, que acepte su necesidad de revisar las cosas concienzudamente antes de pasar a la acción. They will appreciate a patient mentor, who accepts their need to check things out thoroughly before taking any action. (Estos son los aprendices que leen las intruccioners de IKEA al copleto antes de empezar a montar el mueble, al contrario que los activos antes que leer las instrucciones y solo las comprueban al verse en apuros en la construcción de la pieza)


Los reflexivos mantienen los conceptos aprendidos y son devotos de revisar el propio proceso de mentoring. Necesitan ser motivados para probar nuevas ideas, experimentar en nuevos campos de aprendizaje y aceptar que una buena teoría puede ahorrarles muchas horas de encarecida consideración de múltiples opciones.
Al contrario que los activos, los reflexivos estarán entusiasmados con el mentoring.

Estarán mucho más cómodos en la fase de revisión donde pueden revisar sus desafíos, describir la situación actual y sus circunstancias. Ellos apreciarán:



Los principales problemas con los que se van a encontrar son:



  • Necesitar mucho tiempo para estudiar sus opciones en lugar de llevar ideas a la práctica

  • Sentirse más interesados en las experiencias del mentor que en la suya propia

  • Expresar las opiniones de sus amigos al proceso de mentoring

Los teóricos querrán discutir la propia teoría en la que se sustenta el mentoring. Desafiarán sus contenidos – no para dificultar el proceso sino para comprobar que no existe otra teoría más adecuada a la situación y a sus posibilidades. El mentor tendrá que tener la suficiente inteligencia y seguridad en sí mismo para afrontar esta relación como si se tratara de debates académicos. Los teóricos además necesitan la confirmación de que cualquier teoría es respetable y para ello se sustenta sobre referencias y estudios previos. No aceptarán un marco teórico casero por parte del mentor.


Los teóricos necesitan ser motivados a prestar atención a las cosas prácticas. Necesitan aprender a dar valor a las opiniones generales de los otros, aunque no se presenten como teorías. Necesitan ser empujados a experimentar sin insistir en la teorización.
Estos participantes preferirán la fase de análisis, donde estarán contentos de poder:


  • Utilizar teorías que expliquen sus comportamientos pasados

  • Aprender nuevos modelos teóricos del mentor

  • Explicar al mentor los modelos teóricos que el participante conoce

  • Aplicar modelos como el análisis DAFO

  • Identificar tendencias y realizar patrones explicativos de información

Les gustará también el proceso de revisión del mentoring en sí mismo:




  • Aplicar cuantos más modelos sea posible para comprender las interacciones entre ellos y el mentor

  • Estar cómodos recibiendo y dando retroalimentación basada en marcos teóricos.

Las dificultades que pueden encontrarse los participantes teóricos, son:





  • Sufrir de “parálisis a través del análisis”



  • Refutar las teorías aportadas por el mentor por no ser académicamente respetables.

  • Invertir demsiado tiempo revisando el proceso

  • Utilizar las teorías para criticar al mentor.

Los pragmáticos se centran firmemente en si algo funciona o no. Van a evitar por completo al mentor que no haya realizado previamente un proceso de mentoring- un requisito difícil en estos tiempos de cambio en los que este proceso no existía anteriormente. En cierto sentido, las personas pragmáticas son las más difíciles para el mentor. Estos participantes necesitan sonsacar el valor práctico de las ideas inmediatamente, y se olvidan de la planificación a largo plazo. Son además las personas más atrevidas para ignorar los consejos del mentor.


Las personas pragmáticas, preferirán la etapa de generar soluciones creativas en el proceso de mentoring, donde podrán:


  • Concentrarse en la búsqueda de soluciones

  • Generar abundantes ideas prácticas

  • Identificar diferentes modos de resolver con éxito un trabajo

Los riesgos que deberán hacer frente son:





  • No aceptar a un mentor que no sea un experto en el campo de trabajo

  • Evitar a un mentor que admita seguir aprendiendo en cómo ser un mentor

  • Falta de interés en revisar el proceso de mentoring

  • Evitar la fase de planificación de la acción y utilizar sólo ideas de fácil aplicación

El mentor que puedan apreciar e identificar el estilo de aprendizaje dominante en su participante, y pueda compartir la discusión sobre sus características, tiene la oportunidad de transformar el aprendizaje, lo que significa, cambiar la perspectiva del participante mediante la toma de conciencia del proceso que se está llevando a cabo. Ellos dos, trabajan en igualdad de condiciones a la hora de analizar lo que está ocurriendo, de manera que el mentor y participante trabajan en equipo con el fin de incrementar la apertura del participante hacia el aprendizaje significativo. Compartir información acerca del estilo de aprendizaje ayuda a la construcción de una relación basada en la camaradería y la confianza mutua.



Para más información contacte con Aidan Harney aharney@engineersireland.ie


| P a g e


E n g i n e e r s I r e l a n d M e n t o r i n g





La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal