Estrategia de acción exterior una reflexión necesaria



Descargar 0.87 Mb.
Página8/16
Fecha de conversión26.12.2017
Tamaño0.87 Mb.
1   ...   4   5   6   7   8   9   10   11   ...   16

V.7.2.- Mejorar la capacidad de actuación interna y externa de la Unión.
Una vez superada la crisis del euro, el reto es que la Unión Europea funcione mejor. Uno de los aspectos de este desafío es la acción de la Unión en el mundo.

Europa, actor global.
La Unión dispone de instrumentos como la política comercial, la ayuda al desarrollo, la política de ampliación, la política de vecindad, la gestión de los flujos migratorios, la política comunitaria de medio ambiente o en materia de cambio climático o la política energética. Son políticas internas pero con una importante dimensión exterior y que pueden por ello, marcar la diferencia en la acción exterior.
Pero para eso sería necesario, en primer lugar, reforzar la coherencia entre todas ellas y entenderlas como instrumentos para aumentar la influencia de la Unión en el mundo.
En segundo lugar, deberíamos coordinarnos mejor en política exterior, incrementando la frecuencia de las reuniones informales en el formato Gymnich, procurando una mayor interacción con el Consejo Europeo y dedicando una sesión semestral del Consejo Europeo a la política exterior.
La Política Común de Seguridad y Defensa debe ser más ambiciosa que la simple receta de “poner en común y compartir” capacidades. Se trata simplemente de aprovechar todas las posibilidades que nos da el Tratado de Lisboa. Para ello:


  1. Debe completar la estructura institucional de la PCSD, con la creación de una estructura permanente de planeamiento y conducción de operaciones militares, similar a la existente para las misiones civiles.

  2. Mejorar el enfoque integral en la gestión de crisis, combinando más eficazmente los mecanismos civiles y militares.

  3. Desarrollar las capacidades: mejora de las agrupaciones tácticas y potenciar el papel de la Agencia Europea de Defensa en la industria de la defensa.

En definitiva, España tiene para la política exterior y de seguridad de la Unión el mismo nivel de ambición que se ha señalado para el resto de la construcción europea. Las actuaciones anteriores deberían ir acompañadas de una mayor colaboración con nuestros socios estratégicos, con el doble objetivo de afrontar los desafíos globales - cambio climático, terrorismo, narcotráfico, desarrollo, migraciones -, y afianzar el papel de la Unión como interlocutor global.


La Alta Representante debe tener un papel de liderazgo en estas relaciones, en las que España concede particular importancia a las mantenidas con dos socios estratégicos de la entidad de Brasil y México
Reforzamiento de las políticas internas.
Si Europa quiere ser un actor global, en un nuevo orden global, debe avanzar más en otras políticas.


  • Eliminar gradualmente las barreras al comercio intra-comunitario, barreras regulatorias, administrativas, incluso físicas que dificultan el mercado interior.




  • Crear un auténtico mercado interior de la energía, con infraestructuras pensadas para el espacio europeo, interconexiones, mayor eficiencia energética y una definición común, europea, de las relaciones energéticas exteriores.




  • Prestar más atención a las pequeñas y medianas empresas, asegurando un acceso más flexible a fondos europeos. En esta materia, el Banco Europeo de Inversiones puede jugar un papel más relevante.




  • Situar la creación de empleo, y en particular, el de los jóvenes, en el centro de todas las políticas comunitarias.




  • Profundizar en la creación de un espacio de libertad, seguridad y justicia sin fronteras interiores, basada en la Carta de Derechos Fundamentales, desarrollando una política común de asilo, inmigración y control de las fronteras exteriores, incluyendo la creación de una policía europea de fronteras; política que debe garantizar un elevado nivel de seguridad y promueva la tutela judicial de los derechos de los ciudadanos.




  • Promover un plan integral que aborde el grave problema demográfico europeo que hipoteca nuestro futuro.



V.7.3.- Reforzar la eficacia y la legitimidad democrática de las Instituciones.
Reformas institucionales.
En el corto y medio plazo dos principios deben guiarnos: equilibrio interinstitucional y respeto al método comunitario.


  1. Parlamento Europeo.

Los partidos políticos europeos deben construir un auténtico “espacio político europeo” que atraiga la atención de los ciudadanos, y eso sólo sucederá cuando en ese espacio se traten los problemas que les preocupan en su vida diaria y para su futuro.


Las propuestas que se han avanzado sentido son numerosas. Retenemos las que se refieren a la confección de listas europeas únicas, a la celebración de las elecciones al Parlamento Europeo el mismo día en todos los Estados miembros y al nombramiento del candidato del grupo político más votado y que obtenga la aprobación del Parlamento como Presidente de la Comisión, como ha sucedido con Jean Claude Juncker.
La cooperación entre el Parlamento Europeo y los parlamentos nacionales debe renovarse y reforzarse, en particular en materia de políticas económica y fiscal, con la creación de una conferencia de representantes de las comisiones responsables del Parlamento europeo y de los parlamentos nacionales.


  1. La Comisión.

En el corto plazo, parece urgente reforzar los principios de colegialidad e independencia para que pueda desarrollar su papel de motor del método comunitario.


Es igualmente urgente mejorar su organización interna y sus procedimientos. Una posibilidad sería atribuir mayores poderes a los Vicepresidentes de la Comisión, lo que daría más coherencia a la acción del Colegio de Comisarios.
En el medio plazo, tomar una decisión sobre la reducción del número de comisarios, aplicándose ya en el 2019. En este marco, el Presidente de la Comisión debe tener mayor autonomía para formar su equipo de gobierno.
El Consejo Europeo y el Consejo.
El Consejo de Asuntos Generales debe asumir plenamente su papel coordinador.
Debe hacerse un uso más frecuente de la posibilidad de que los Jefes de Estado o de Gobierno vayan acompañados de un miembro de su gabinete, en particular el Ministro de Asuntos Exteriores.
Un paso importante sería ampliar el número de materias en las que se puedan tomar decisiones por mayoría cualificada.
En el largo plazo, la Unión Europea necesitará un sistema eficaz de separación de poderes, si realmente queremos dotarla de la necesaria legitimidad democrática. Tres propuestas en este sentido:


  • Unir las responsabilidades del Presidente del Consejo Europeo y del Presidente de la Comisión en una persona, elegida directamente y que podrá designar a los miembros de su Colegio de Comisarios.

  • Un procedimiento legislativo de lectura única.

  • La constitución de dos cámaras: el Consejo representando a los Estados miembros y el Parlamento Europeo representando a los ciudadanos.

Gobernanza multinivel. El Comité de las Regiones.


La gobernanza multinivel, es decir “la acción coordinada de la Unión Europea, los Estados miembros y de los entes regionales y locales, basada en los principios de subsidiariedad, de proporcionalidad y de asociación”, facilita la proximidad al ciudadano, lo que dota de mayor legitimidad a las instituciones. En este marco, favoreceremos la participación activa y potenciación de las actividades del Comité de las Regiones.

V.8.- Fortalecer la Comunidad Iberoamericana de Naciones.
“España es una nación americana”, dijo el entonces Príncipe de Asturias, hoy Felipe VI, en un discurso en la universidad de Harvard. La realidad americana no puede comprenderse sin la presencia española, y la identidad española no se puede entender sin su bagaje iberoamericano. Esa relación históricamente estratégica constituye un activo extraordinariamente importante para España y para todos los países de la Comunidad Iberoamericana de Naciones.
La Cumbre de Cádiz, celebrada en noviembre de 2012, encargó a una comisión integrada por el ex Presidente de Chile, Ricardo Lagos, el entonces Secretario General Iberoamericano, Enrique Iglesias, y la ex Canciller de México, Patricia Espinosa, la redacción de un informe con propuestas para la renovación de la Conferencia Iberoamericana y la reestructuración de la Secretaría General.
El informe - “Una reflexión sobre el futuro de las Cumbres Iberoamericanas” -, se extiende mucho más allá de lo que parece indicar su título y analiza las relaciones entre España y Portugal de un lado y Latinoamérica de otro.

V.8.1. España y América Latina, una relación renovada
La identidad iberoamericana se ha desarrollado a lo largo de 500 años, merced al encuentro de europeos y los pueblos originarios, merced al aporte del esclavo africano y merced al flujo migratorio masivo del siglo XIX y parte del XX. América Latina es un espacio mestizo, un abigarrado entorno cultural y humano cada vez más reconocido y en continua evolución, que ofrece renovadas oportunidades y afronta retos decisivos.
La Unión Europea crecía hace unos años a buen ritmo, mientras Iberoamérica sufría lo que se dio en llamar la década perdida. El proyecto europeo hace unos años avanzaba con rapidez, mientras los procesos de integración iberoamericanos se veían entorpecidos por conflictos que muchas veces derivaron en guerras internas. América Latina buscaba hace unos años una alianza estratégica con la Unión Europea para intentar compensar la influencia de los Estados Unidos.
Las cosas ya no son así. Los países iberoamericanos crecen más que los europeos y la extensión de la democracia, con alguna notable excepción, los ha hecho más prósperos y estables. Latinoamérica bulle en proyectos de integración de muy distintas inspiraciones. Los países americanos empiezan a modificar sus prioridades geoestratégicas y comerciales y a mirar hacia el Pacífico.
Puede decirse que los países latinoamericanos están experimentando cambios comparables a los que experimentaron los europeos cuando cayó el muro de Berlín. “Los efectos de la crisis financiera de 2008-2009, que han generado severos problemas económicos en EE.UU. y en Europa; la consolidación de Asia y China como actores económicos fundamentales, los cambios políticos, sociales y económicos experimentados en América Latina desde 2002 vuelven a cambiar los parámetros en los cuales se desenvuelve la Comunidad Iberoamericana”. (Informe Lagos).

España no puede limitar sus relaciones con Iberoamérica al ámbito regional. España está unida con vínculos concretos y específicos con todas y cada una de las naciones latinoamericanas. Por eso, es necesario definir estrategias con cada uno de ellos teniendo en cuenta sus peculiaridades. A ellos nos referiremos en el capítulo dedicado a los espacios geográficos.


Hoy más que nunca, España debe ofrecer su ventaja comparativa y valor añadido como puerta de entrada natural a la Unión Europea y al Norte de África, y reforzar su condición de socio fiable y duradero del conjunto de las naciones latinoamericanas.
V.8.2 Renovación de las Cumbres Iberoamericanas
Los cambios registrados en las relaciones de España con Latinoamérica, hacían necesario desde hace tiempo adaptar las Cumbres Iberoamericanas, que nacieron en 1991, a los nuevos tiempos. El cambio fue iniciado en la Cumbre de Cádiz del 2012, continuado en la Cumbre de Panamá de 2013 y concluirá en la Cumbre de Veracruz el próximo mes de diciembre.



RENOVAR EL SISTEMA DE CUMBRES
La Resolución sobre Renovación de la Conferencia Iberoamericana, adoptada por los Jefes de Estado y de Gobierno en la Cumbre de Panamá, aprobó las siguientes medidas, inspiradas en el Informe Lagos:


  • Las Cumbres pasarán a celebrarse cada dos años, alternándose con las Cumbres UE-CELAC.

  • Los Cancilleres se reunirán anualmente para dar seguimiento a los acuerdos entre Cumbres.

  • Se dará más espacio a las reuniones informales de Jefes de Estado y de Gobierno, en las que podrán debatir libre y reservadamente sobre los temas propuestos por la Presidencia pro témpore.

  • Las declaraciones políticas anuales se sustituirán por una Declaración sucinta que saldrá de los debates de los Jefes de Estado y de Gobierno o por una relatoría de los mismos.

  • Se prestará más atención a los aspectos de cooperación en torno a tres grandes espacios: conocimiento, cultura, cohesión social, economía e innovación, pues se considera que son estos los que mejor definen lo iberoamericano.

  • Se reformará el organigrama en la SEGIB para reforzar los aspectos de cultura y de cooperación.

  • La cooperación se reorientará con numerosos países hacia el ámbito de la transferencia de conocimientos y de tecnología y hacia el intercambio de experiencias.


La próxima Cumbre de Veracruz adoptará las reformas siguientes:


  • Se procederá a una mayor integración entre los distintos Organismos Iberoamericanos (junto a la propia SEGIB, la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura –OEI-- la Organización Iberoamericana de Seguridad Social –OISS- la Organización Iberoamericana de la Juventud -OIJ- y la Conferencia de Ministros de Justicia de los Países Iberoamericanos –COMJIB-), creando al efecto un Comité de Coordinación Estratégica que dirigirá la Secretaria General Iberoamericana.

  • Las sedes de la SEGIB en países latinoamericanos pasarán a ser Oficinas descentralizadas, con funciones ejecutivas y de representación.

  • Se aprobará una nueva distribución de las cuotas para los años 2015 y 2016. La parte latinoamericana incrementa su participación en un 5% y la parte ibérica la reduce otro tanto. A partir de 2017 debe arbitrarse un nuevo reparto para que la parte latinoamericana incremente su cuota en otro 5% y el porcentaje general de reparto pase a ser del 60% para la Península Ibérica y del 40% para América Latina.

  • Se aprobará un nuevo Reglamento Financiero y unas nuevas normas de contabilidad (IPSAS) que darán más información y más transparencia sobre las actividades de la SEGIB.






V.8.3. Lengua, cultura. Ciencia e innovación
No existe región en el mundo tan homogénea desde el punto de vista cultural. Además, los países hispanohablantes forman el conjunto de naciones más homogéneo del mundo lingüísticamente, por estar unidos por el español. Iberoamérica debe proyectar conjuntamente en el mundo su lengua y su cultura.
El auge de Internet y de las nuevas tecnologías brinda nuevas oportunidades para promover la lengua y la cultura comunes. El Instituto Cervantes debe seguir siendo el buque insignia del español y de la cultura en español y ejemplo del vínculo indisoluble que une España y Latinoamérica.
El proceso de renovación de la Conferencia Iberoamericana está poniendo en marcha algunas de las propuestas recogidas en el Informe Lagos:


  • Creación de un sistema iberoamericano de becas, el Erasmus iberoamericano - Programa de movilidad Paulo Freire -.

  • Mayor facilitación de la movilidad académica de profesores e investigadores. Se han firmado Declaraciones Conjuntas con Perú y con México.

  • Promover un mayor reconocimiento de títulos y créditos universitarios.

  • Apoyo a las culturas de la región como modo de fortalecimiento de los lazos iberoamericanos dentro de nuestras fronteras.

  • Promover conjuntamente en el mundo el conocimiento y la difusión de las lenguas española y portuguesa mediante la colaboración los respectivos institutos como el Cervantes o el Camoens.

  • Promover y proteger las industrias culturales.



V.8.4. Relaciones económicas
Las relaciones comerciales de España y Latinoamérica son menos importantes de lo que comúnmente se cree, y, desde luego, menos de lo que deberían ser.
En el periodo 1995-2013, las importaciones representaron entre el 3,5% y 7,8% del total de las importaciones españolas según los años. Las exportaciones, por su parte, se movieron en este periodo entre el 4% al 6,4%. La balanza comercial ha sido siempre favorable a Latinoamérica, como consecuencia, entre otras cosas, de los productos básicos que importamos de la región, aunque desde 2007 el desequilibrio comercial ha ido reduciéndose paulatinamente.
En claro contraste con la escasa significación de las relaciones comerciales, las inversiones españolas en Latinoamérica son extraordinariamente importantes y suponen casi un 30% de nuestras inversiones en el exterior, siendo España el segundo inversor en la región, sólo por detrás de los EE.UU.
Los sectores en que se ha centrado la inversión española han sido los servicios financieros, energía (electricidad y gas), telecomunicaciones y extracción de crudo y gas que absorben más del 60% de la inversión total durante el período 1993-2013. Sectores dirigidos a los consumidores domésticos y que no se han traducido en una compra substancial de bienes en España.
Las inversiones españolas se han concentrado en Brasil, Argentina, México y Chile que han absorbido más del 85% de las inversiones españolas en la región en el período considerado.
Las relaciones económicas entre los países de la Comunidad Iberoamericana han cambiado en los últimos años. En los años 90, las economías latinoamericanas atrajeron inversiones extranjeras, incluyendo inversiones españolas. En la actualidad el protagonismo de las empresas multilatinas en el mundo ha hecho que la relación sea más simétrica.
A fin de seguir profundizando las relaciones económicas entre los países de nuestra comunidad, el documento coordinado por Ricardo Lagos sugiere promover la cooperación en los siguientes ámbitos:


  • Crear plataformas tecnológicas que impulsen la competitividad y la productividad.




  • Movilizar apoyos para la constitución de empresas multilatinas, especialmente PYMES. América Latina.




  • Apoyar la inversión en infraestructuras.




  • Impulsar el emprendimiento juvenil.




  • Creación de un Sistema Iberoamericano de arbitraje comercial.



V.8.5. Cooperación para el Desarrollo
La cooperación al desarrollo con América Latina tiene especial importancia y características peculiares. El IV Plan Director señala a esta región como ámbito geográfico preferente de la cooperación española. Más allá de la lógica evidente de este hecho, una reflexión sobre cómo y por qué ha cambiado la política de cooperación es muy ilustrativa de los cambios en la región y de la madurez alcanzada en este campo de la relación.
La razón más importante radica, en efecto, en que la realidad de la región ha evolucionado. Ha habido, en primer lugar, un crecimiento económico generalizado aunque desigual. Hoy, casi todos los países latinoamericanos son calificados como de renta media, ha cambiado significativamente la asimetría que existía hace 10 años, y de lo que se trata es de cómo somos capaces, unos con otros, de cooperar para resolver problemas comunes y construir un futuro compartid (Informe Lagos). Ha cambiado la percepción del vínculo entre seguridad y desarrollo. En el contenido de la cooperación, la realidad de unos países latinoamericanos más sólidos financieramente, hace que su demanda de cooperación enfatice menos el trasvase de recursos financieros y más la investigación científica y la circulación de conocimiento y acompañamiento en procesos de transformación institucional, así como en el diseño de políticas públicas, donde las políticas del I+D+i, como motor de desarrollo deben ocupar un lugar destacado.
La prosperidad económica ha hecho de países antaño poco desarrollados, países de renta media e incluso de renta alta. La fortaleza que los países latinoamericanos han mostrado en la crisis financiera que empezó con la caída de Lehman Borthers hace que la región se consolide como una región con un gran potencial.
Por otra parte, y desde el punto de vista regional, la cooperación iberoamericana integra la intensa actividad desarrollada por cuatro instituciones que vienen operando por varias décadas entre los países iberoamericanos: la Organización Iberoamericana para la Educación la Ciencia y la Cultura (OEI), la Organización Iberoamericana para la Seguridad Social (OISS), la Organización Iberoamericana de la Juventud (OIJ) y la Conferencia de Ministros de Justicia de los Países Iberoamericanos (COMJIB). Junto a ello, destacar programas como CYTED (Ciencia, Tecnología para el Desarrollo) con más de treinta años de vida e importantes logros en el sector.
La cooperación iberoamericana tiene un rasgo singular que la distingue de las formas tradicionales de administrar la cooperación, ya que los proyectos son seleccionados, administrados y financiados por los países miembros, que participan en igualdad de condiciones, superando así la tradicional relación donante-receptor.

V.8.6. España, Unión Europea y América Latina
En paralelo a la relación bilateral, y en su doble condición de país europeo e iberoamericano, España debe continuar fomentando la agenda UE-América Latina y Caribe, y complementándola con la promoción y defensa en el seno de la Unión de iniciativas de interés para la región.
En el ámbito de las Cumbres UE-CELAC (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños), España debe aprovechar su posición estratégica como puente entre Europa y América para ampliar el contenido de la agenda birregional, y complementar los avances de ésta en ámbitos de importancia como la movilidad de talentos, las inversiones, el desarrollo y la promoción del comercio entre pequeñas y medianas empresas y la seguridad jurídica. Asimismo, el Plan de Acción de Madrid debe ampliarse con nuevos capítulos relativos a la cooperación universitaria y la seguridad ciudadana. Por último, España debe contribuir a la proyección y consolidación de la Fundación UE-ALC con sede en Hamburgo y contribuir a que la misma juegue el papel central de alimentador de contenidos y acciones para la relación bilateral. Debe explotarse su potencial en el fomento de la presencia de PYMES.
En relación con México, España contribuirá a los esfuerzos para actualizar el marco de relación de este país con la Unión Europea, que actualmente deriva del Acuerdo de Asociación Económica, Concertación Política y Cooperación UE-México, suscrito en 1997. Lo mismo cabe decir respecto a Chile y su Acuerdo de Asociación con la UE.
En cuanto a MERCOSUR, España seguirá impulsando, tanto desde dentro de la Unión Europea, como a nivel bilateral, la firma de un acuerdo regional que consideramos muy beneficioso para ambas partes.
España debe asimismo aprovechar las oportunidades que brinda el Acuerdo Multipartes entre la Unión Europea y Perú, Colombia y Ecuador, que ya se aplica provisionalmente.
Debe recordarse asimismo que el Acuerdo de Asociación entre la Unión Europea y Centroamérica constituye el primer Acuerdo de Asociación que la Unión Europea ha suscrito con una región en su conjunto. Este Acuerdo ya se aplica provisionalmente en su parte comercial.
Por otro lado, debemos aprovechar las oportunidades que ofrecen los instrumentos financieros de la Unión Europea recientemente renovados, y utilizar todo su potencial para América Latina. Los esfuerzos de España para lograr que el nuevo instrumento de cooperación al desarrollo tuviera en cuenta los intereses en materia de cooperación de los países andinos de renta intermedia (Colombia, Perú y Ecuador) han obtenido un buen resultado. Hay que asegurar ahora una buena aplicación de este instrumento, una salida suave del mismo en el futuro de estos tres países y la posibilidad de aprovechar al máximo los proyectos de cooperación que en este marco se adapten, a través esencialmente de la cooperación delegada.
Hay que asegurar que el principio de acuerdo para la exención de visados de corta duración para Colombia y Perú se materializa lo más pronto posible. Paralelamente hay que establecer con ambos países mecanismos de cooperación consular que eviten que se produzcan inadmisiones, devoluciones o expulsiones en frontera, mucho más dañinas para las relaciones bilaterales y de mucho mayor impacto en la opinión pública que la denegación de un visado.
1   ...   4   5   6   7   8   9   10   11   ...   16


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal