Estructura, distribucion y estado actual de las comunidades coralinas de la ensenada de el rodadero, caribe colombiano



Descargar 68.51 Kb.
Fecha de conversión17.10.2018
Tamaño68.51 Kb.
ESTRUCTURA, DISTRIBUCION Y ESTADO ACTUAL DE LAS COMUNIDADES CORALINAS DE LA ENSENADA DE EL RODADERO, CARIBE COLOMBIANO
Liliana López P1. , María del Mar Rendón O1., Juan M. Díaz M2., Juan J. A. Laverde-Castillo3

RESUMEN

En el marco de un programa de monitoreo de los arrecifes coralinos del Caribe colombiano, durante el primer semestre de 1998 se estudió la extensión, distribución y estado de salud de las comunidades coralinas existentes en la ensenada de El Rodadero. Se recorrió la línea de costa, de 0 a 10 m, entre Punta Gaira y Punta Gloria, y se determinó la presencia de formaciones coralinas conspicuas en los sectores de Punta Gaira-Playa Blanca, Punta Inca Inca-Burucuca, El Acuario y El Morro. En cada sector se estableció un a zona de 400m2 dentro de la cual se estimaron los porcentajes de cobertura estimando las relaciones entre coral vivo-coral muerto, sustratos y otros organismos sésiles para determinar la estructura de estas formaciones; y se valoró con una escala de 0 a IV la salud de las comunidades coralinas. Los muestreos de 0 a 5 m de profundidad se realizaron a pulmón libre y de 5 a 10 m con equipo de buceo autónomo SCUBA. Se hallaron 15 escleractinios y un milleporino. Las especies con mayor cobertura fueron Colpophyllia natans, Montastraea cavernosa, Millepora complanata y Diploria strigosa, con valores relativos de 23%, 20%, 15% y 12% respectivamente. M. cavernosa, D. strigosa y Meandrina meandrites tuvieron la mayor frecuencia de aparición. De acuerdo a la distribución con respecto a la profundidad, sustrato, oleaje y dominancia se determinaron tres tipos de formaciones: 1. Millepora-Palythoa, parte somera de 1 a 5m sobre sustrato rocoso y expuesto al oleaje; 2. Mixta, de 5 a 10 m de profundidad con cabezas aisladas, sin exposición al oleaje y rodeadas de sustrato arenoso; 3. Acropora cervicornis, parche aislado en el sector de Inca a 7m de profundidad. Las comunidades coralinas estudiadas presentan, en promedio, un 60% de coral muerto y un 40% de coral vivo. Las especies que las conforman son resistentes al deterioro ambiental presente en la zona (exceptuando Acropora cervicornis) y son remanentes de las encontradas en los otros sectores del área de Santa Marta.



ABSTRACT

Framed by a program monitoring coral reefs of the Colombian Caribbean, during the first semester of 1998 the extension, distribution and health of the coral communities of the El Rodadero cove were studied. The cost line was covered for depths from 0 to 10-m, between Punta Gaira and Punta Gloria, and the presence of conspicuous coral formations in sectors determined as Punta Gaira – Playa Blanca, Punta Inca Inca – Burucuca, El Acuario and El Morro was assessed. Each sector was established a 400 square meter zone where covering percentages were determined assessing relationships between live and death coral, substrates and other sessile organisms to determine the structure of this formations; and with a scale from I to IV the health of the coral communities was rated. Sampling of depths from 0 to 5-m was conducted by free lung diving and from 5 to 10-m SCUBA diving equipment was used. There were found 15 scleractinians and one hydrocoral. The species with a greater coverage were Colpophyllia natans, Montastrea cavernosa, Millepora complanata and Diplora strigosa with relative values of 23%, 20%, 15% and 12% respectively. M. cavernosa, D. strigosa and Meandrina meandrites had the most frequently appearance. Accordingly with the distribution regarding depth, substrate, rush of waves and dominance, three types of formations were determined: 1. Millepora - Palythoa, shallow waters from 1 to 5-m over a stony substrate and exposed to rush of waves; 2. Mixed, from 5 to 10-m of depth with isolated heads, without exposition to rush of waves and surrounded by sandy substrate; 3. Acropora cervicornis, an isolated patch in Inca Inca at 7-m of depth. The coral communities studied have a 60% average of death coral and a 40% of live coral. The species that conform such communities are resistant to the environmental deterioration present in the area (excluding Acropora cervicornis) and are remains of the communities found in other sectors of the Santa Marta area.




INTRODUCCION
Las comunidades coralinas constituyen uno de los ecosistemas biológicamente más diversos y complejos del planeta, pero a la vez uno de los más frágiles. Los requerimientos ambientales para su desarrollo son muy específicos y fácilmente alterables por las diversas actividades antrópicas en la zona costera. La elevada sedimentación, la reducción de la transparencia del agua, el aumento de la temperatura del agua y de la concentración de nutrientes, modificaciones en la naturaleza del sustrato y el desbalance ecológico causado por la sobrepesca son algunas de las variables que controlan el desarrollo coralino y que resultan más comúnmente intervenidas por las actividades humanas, además de los daños físicos directos e indirectos sobre las colonias coralinas (Díaz et al., 1995).
La región de Santa Marta y del Parque Nacional Natural Tayrona (Fig.1) está caracterizada por una costa predominantemente rocosa, en la que se alternan una serie de bahías y ensenadas relativamente protegidas con acantilados y cabos expuestos al continuo embate de las olas. A lo largo de esta costa, especialmente en el interior de las bahías, se desarrollan formaciones coralinas franjeantes y arrecifes de parche distribuidos en mosaico junto con praderas de pastos marinos y de algas, llanuras arenosas y fondos rocosos (Díaz, 1990). El desarrollo coralino y la cantidad de especies de corales alcanzan un máximo en la zona central de esta región, constituida por las bahías de Concha, Gairaca, Chengue y Nenguange, mientras que en las partes periféricas, tanto hacia el este como hacia el sudoeste, los arrecifes son menos desarrollados y el número de especies de coral disminuye gradualmente debido a la influencia de los aportes de aguas continentales cargadas con sedimentos y nutrientes y a la reducida disponibilidad de sustrato adecuado (Garzón y Cano, 1991; Garzón y Díaz, en prensa).



Figura 1. Area de estudio Ensenada de El Rodadero y formaciones coralinas encontradas.

La ensenada de El Rodadero se encuentra en el extremo suroeste de esta región, y, a pesar de que las condiciones para el desarrollo coralino pueden considerarse subóptimas debido a la influencia estacional de aguas continentales provenientes del río Gaira y de la Ciénaga Grande de Santa Marta (Blanco et al., 1994), y que desde hace más de 40 años la ensenada de El Rodadero ha sido escenario de un acelerado y desordenado desarrollo urbano y turístico, que implica una diversidad de impactos directos e indirectos en el medio marino (pesca, actividades náuticas, dragados, vertimiento de aguas negras sin tratamiento, basuras, etc.), algunas formaciones coralinas se encuentran dispersas en el sector norte de la ensenada. No obstante, a pesar de que desde hace casi 30 años se han realizado una buena cantidad de estudios sobre las formaciones coralinas de la región de Santa Marta (entre otros Geyer, 1969; Antonius, 1972; Erhardt, 1974; Erhardt y Werding, 1975; Werding y Erhardt, 1976; Solano, 1986; Werding y Sánchez, 1988; Garzón y Cano, 1991), no existe hasta la fecha ningún trabajo que haga mención particular sobre ese tipo de comunidades en la ensenada de El Rodadero.


Por lo tanto, el objetivo del presente trabajo es hacer una primera descripción de las formaciones coralinas de la ensenada de El Rodadero y evaluar en términos generales su estado actual a la luz de los principales impactos naturales y antropogénicos históricos y actuales en el área. El estudio se enmarca dentro de las líneas de investigación propuestas por la Universidad Jorge Tadeo Lozano y hace parte del programa de caracterización y evaluación ecológico-ambiental de las áreas coralinas del Caribe colombiano que viene desarrollando el INVEMAR desde 1994.
MATERIALES Y METODOS
El trabajo de campo se realizó durante cinco días completos entre marzo y mayo de 1998. Inicialmente se hizo un recorrido de reconocimiento del sector de la ensenada en el que las condiciones geomorfológicas e hidrológicas permitían sospechar la presencia de corales hermatípicos. Para ello, un grupo de 3-4 buzos hizo un “barrido” del área empleando equipo de buceo a pulmón o Scuba dependiendo del rango de profundidad, durante el cual se constató y consigno en un mapa preliminar la presencia de colonias coralinas y se hizo una estimación del área ocupada y un inventario preliminar de las especies observadas. Los sitios fueron georeferenciados con un error menor a 20 m mediante un instrumento manual de geoposicionamiento (GPS).
Con base en los datos y el mapa preliminar, se seleccionaron las zonas más representativas para efectuar las observaciones más detalladas. Siguiendo la metodología propuesta por Díaz et al. (1995; ver también Díaz et al., 1996), dentro de un área aproximada de 400 m2 (20X20 m), en cada uno de los sitios escogidos, y durante un tiempo máximo de 35 minutos, se hizo una estimación visual rápida de la cobertura relativa de los tipos de sustrato de fondo y de los diferentes grupos de organismos sésiles o categorías. Inicialmente se evaluó la proporción entre sustratos duro y blando; luego, el sustrato duro se discriminó en diferentes categorías (roca metamórfica, coral vivo, muerto, escombros) y se estimo la cobertura relativa de organismos sobre éste, y, en el caso del coral, la proporción de coral vivo y de coral recientemente muerto, discriminado por especies.
Como estimativo del estado actual de la comunidad, se empleó una escala subjetiva para calificar el grado de afección y/o la presencia de agentes de deterioro coralino (basuras, impactos físicos, etc.), así:

0 (Ausente), I (1-10%) II (11-30%) III (31-50%) IV (51-100%)


Se tuvieron en consideración las siguientes variables de estado: Muerte reciente (se diferencia de la muerte vieja porque aún se pueden diferenciar los cálices de la colonia y la especie puede ser aún identificada), muerte vieja, invasión por algas, esponjas y/o zoantídeos, blanqueamiento coralino, lunares de sedimento, rayones y raspaduras, fragmentación de colonias, territorios de peces damisela (Stegastes spp.), presencia de basuras y presencia de peces de alto valor comercial.
RESULTADOS
Se observó la presencia de formaciones coralinas con mayor o menor grado de cobertura de coral vivo en algunas áreas de la costa nororiental de la ensenada (Figura 1). En términos generales, el desarrollo de estas formaciones está limitado a ciertas áreas y a profundidades menores a 15 m. En la zona sublitoral somera, entre 1 y 5 m de profundidad, la roca metamórfica se encuentra recubierta en gran proporción por colonias de corales creciendo predominantemente en forma de costras. En contraste, las formaciones coralinas de zonas más profundas se caracterizan por estar formadas por grandes colonias de corales masivos (figura 2).



Figura 2. Perfil tipo Ensenada de El Rodadero.
En frente a Playa Blanca se encuentra la formación de mayor magnitud, ocupando un área aproximada de 200 m2, sobre un plano inclinado que se extiende entre 4 y 15m de profundidad. Aproximadamente el 25% del fondo está cubierto por coral vivo, representado en su mayoría por grandes colonias semiesféricas (de hasta 1.5 m de diámetro) de Colpophyllia natans (60%), Montastraea cavernosa (18%) y Solenastrea hyades. (10%) (Tabla 1). También se encuentran en menor proporción colonias de menor talla de otras especies, entre las que están Montastraea faveolata, Diploria strigosa, D. labyrinthiformis, Porites astreoides, Siderastrea siderea y Meandrina meandrites. La densidad de las colonias es variable; en la zona más somera éstas crecen aisladas unas de otras, separadas por fondo arenoso, mientras que a profundidad intermedia crecen agregadas y forman una estructura arrecifal más compacta.
En este sector, 75% del sustrato está ocupado por coral muerto, del cual más de la mitad (60%) es muerte vieja. Los céspedes algales (40%), las algas frondosas (30%), las esponjas y los octocorales son los principales organismos competidores por espacio y cubren buena parte de las porciones muertas de las cabezas de Diploria y Colpophyllia, las cuales se observan también afectadas por lunares de sedimentos.
En la época de las observaciones se detectó que el tejido coralino vivo presentaba porciones blanqueadas en un 20% en Diploria, M. cavernosa, M. annularis, P. astreoides, Meandrina meandrites, C. natans y S. siderea. Igualmente, se observaron raspaduras y fragmentos en algunas colonias, así como presencia de basuras (plásticos, mallas, papeles, latas).
Tabla 1. Composición comunidades coralinas por estación.


ESTACION
METODO
PROFUNDIDAD (M)

PLAYA BLANCA

VISUAL
0-10



ACUARIO
VISUAL
0-10

INCA-INCA
VISUAL
0-10

MORRO
VISUAL
0-10

COBERTURA %

Sustrato duro

Arena

Relativa al sustrato duro



Coral vivo

Coral muerto

+

Restante(cubierto por)



-Esponjas

-Algas costrosas

-Cesped algal

-Algas frondosas

-Octocorales

-Zoantideos

-Anemonas

Relativa al coral vivo


Colpophyllia natans


Montastraea cavernosa

Meandrina meandrites

Porites astreoides

Siderastrea siderea

Diploria strigosa

Diploria labyrintiformis

Diploria clivosa

Millepora complanata

Acropora cervicornis

Dichocoenia stokesii

Solenastrea Hyades

Eusmilia fastigiata

Madracis sp.

Agaricia agaricites

60

40



40

60

10



-

50

30



10

-

-


60

20
5

1

1

1



1

-

1



-

-

10



-

-

-



60

40



35

65

25



-

30

25



5

10

5


5

20
5

-

5

15



-

2

40



-

3

-



-

5

-


80

20



40

60

10



5

30

20



15

15

5


-

30
10

5

-

25



5

-

20



1

4

-



-

-

-


70

30



30

70

5



5

75

10



5

-

-


30

20
2

-

25

10



5

-

-



-

-

5



1

-

1




En el sector del “Acuario”, el sustrato base sobre el que se desarrollan las colonias de coral es la roca metamórfica (65%). En la zona más somera, hasta una profundidad de 2 m, la roca esta recubierta por colonias incrustantes de coral de fuego Millepora complanata (40%), del coral cerebro Diploria stigosa (15%) (Tabla 1) y del zoantídeo Palythoa caribaeorum; a medida que aumenta la profundidad (5m), se encuentran pequeñas costras y cabezas de D. strigosa, Dichocoenia stokesii y Madracis sp.. Entre los 5 y 7m, el sustrato cambia a arenoso y aparecen cabezas aisladas de coral que alcanzan los 80cm de diámetro, pertenecientes a C. natans, M. cavernosa, M. faveolata, D. strigosa y Meandrina meandrites.


El 60% del sustrato está ocupado por coral muerto; colonizado por algas frondosas (25%), céspedes (30%), esponjas (25%), anémonas (5%) y octocorales (5%) (Tabla 1). Se observaron lunares de sedimento en M. annularis y C. natans; y blanqueamiento parcial en colonias de D. labirynthiformis, M. meandrites, y S. siderea. Peces damisela, Stegastes sp., ocuparon territorios en torno a las colonias de D. strigosa. No hay evidencia de daños físicos, pero grandes cantidades de basura se observaron esparcidas por el fondo (llantas, latas, bolsas plásticas).
En el sector de “Inca-Inca”, el sustrato rocoso es el dominante, y la cobertura de coral vivo es del 40 %. Entre 1 y 3 m de profundidad, las colonias coralinas se cimientan sobre el sustrato rocoso, inicialmente (hasta los 3 m de profundidad) con predominancia de la asociación Millepora-Palythoa y luego con pequeñas cabezas de Diploria strigosa y Dichocoenia stokesii. Entre 7 y 10 m, el sustrato se torna más arenoso y aparecen cabezas aisladas de M. cavernosa (30%) y, en menor proporción de M. meandrites, D. labyrinthiformis. Además, se halló allí un pequeño parche aislado con setos vivos del coral cuerno de ciervo Acropora cervicornis.
En este sector no se observó muerte coralina reciente, y todo el coral muerto está colonizado por céspedes algales y algas frondosas (Dyctiota sp.). En S. siderea, D. strigosa, D. stokesii, y A. cervicornis se observó blanqueamiento en un 30% (en promedio) del total de cobertura viva relativa. Se evidenciaron daños físicos, como fragmentación de colonias de M. complanata y A. cervicornis; pero la presencia de basuras no fue notoria.
En el costado noroccidental del islote “El Morro”, a profundidades entre 10 y 12 metros, se observó desarrollo coralino que alcanza una cobertura viva del 30%. En su mayoría se trata de grandes colonias aisladas de Colpophyllia natans, Siderastrea siderea y M. cavernosa que crecen rodeadas por sustrato arenoso que alcanzan hasta de 2 m de diámetro y 3m de alto aproximadamente. Se presentan además pequeñas colonias de D. stokesii, D. strigosa, E. Fastigiata y M. meandrites.
Del total de coral muerto (70%) sólo un 10% presenta muerte reciente, el resto es muerte vieja con sobrecrecimiento algal y territorio de Stegastes spp; además un 40% del coral vivo se encuentra blanqueado. Se evidencian lunares de sedimento en colonias de M. cavernosa y Diploria spp., y daños físicos (raspaduras y rayones) en Diploria spp. No se observaron basuras.

DISCUSION

En la parte noroccidental de la ensenada de El Rodadero se encontraron parches discretos con comunidades coralinas cuyo grado de desarrollo no es lo suficientemente compacto ni alcanzan a modificar significativamente la topografía del fondo como para considerarlas verdaderos arrecifes. Se trata de tapetes coralinos formados por formas incrustantes o recubrentes de la roca metamórfica en zonas someras, o bien por colonias semiesféricas aisladas que crecen más o menos densamente en los planos o taludes arenosos hasta los 12-15 m de profundidad. En total, estas comunidades están compuestas por 15 especies de corales escleractíneos y por un hidrocoral. Este número representa un 45% de la fauna de corales hermatípicos conocida de la región de Santa Marta y Parque Nacional Natural Tayrona y puede considerarse considerablemente bajo en comparación con la cantidad de especies registrada en otras ensenadas y bahías de esta región. Así, en la ensenada de Chengue, donde las formaciones coralinas alcanzan su máximo grado de desarrollo en la región, se han registrado 40 especies (Werding y Erhardt, 1976; Solano, 1994), 31 en Bahía Concha (Erhardt, 1974) y, en la zona más estudiada, la bahía de Santa Marta, 44 especies (síntesis en Prahl y Erhardt, 1985). Sin embargo, en esta última área es posible que actualmente solamente un número menor esté presente, debido al elevado grado de deterioro de algunas de las formaciones causado por la contaminación orgánica y la sedimentación, que han conducido a la desaparición de las especies más sensibles, tales como Eusmillia fastigiata, Acropora cervicornis, A. palmata y Agaricia tenuifolia (J.M. Díaz , observ, pers.; ver también Werding y Sánchez, 1988).


Es muy probable que el número de especies en las formaciones coralinas de El Rodadero fuera hasta hace algunos años superior al actual. La elevada proporción de cobertura de sustrato coralino muerto, colonizado hoy día principalmente por algas, muestra claramente que la extensión ocupada anteriormente por los corales era bastante mayor que actualmente. Por lo tanto, las formaciones coralinas actuales y la reducida cantidad de especies que las componen representan reductos de una comunidad coralina que, aunque menos diversa y sin formar andamiaje arrecifal, debió ser similar a las que aún existen en otras de las bahías de la región. La ensenada de El Rodadero representa el límite suroccidental de las formaciones coralinas en la región, las cuales se desarrollan bajo condiciones subóbtimas, debido a la influencia de aportes de agua dulce, sedimentos y nutrientes del río Gaira y de la Ciénaga Grande, y la limitada disponibilidad de sustrato adecuado. De suroccidente a nororiente es evidente un gradiente en complejidad y diversidad de las formaciones coralinas de la región (Garzón-Ferreira y Díaz, en prensa), como también un gradiente de disminución de los niveles de contaminación orgánica (Zea, 1993). La presencia de formaciones coralinas holocénicas subfósiles (unos 500 años de edad) aproximadamente 12 km más al sur de El Rodadero (Erffa y Geister, 1976) sugiere que el límite de desarrollo coralino en la región se ha ido desplazando hacia el nororiente, proceso que seguramente se ha visto acelerado en los últimos años por la acción antrópica.
Son tres los tipos básicos de formaciones coralinas hallados en el área estudiada, la una asentada en aguas someras hasta los 4-5 m de profundidad, dominada por costras de Millepora complanata, Palythoa spp. y Diploria strigosa, entre los 5 y los 15 m, caracterizada por una asociación de varias especies de corales masivos en la que la dominancia de alguna de ellas (por lo general Colpophyllia natans, Montastraea cavernosa o Siderastrea siderea) es variable. Adicionalmente, se halló un pequeño parche monoespecífico con setos de Acropora cervicornis a 7m de profundidad. La distribución de estos tipos está controlada principalmente por la turbulencia del agua o la energía del oleaje en función de la profundidad, de acuerdo al esquema clásico de zonación de los arrecifes del Caribe (Geister, 1977; 1982; Díaz et. al., 1996): el primer tipo (Millepora-Palythoa) es característico de zonas medianamente turbulentas que, en el caso del área estudiada, se presentan únicamente en el sublitoral rocoso somero. A. cervicornis se desarrolla de por sí en zonas de baja turbulencia, por debajo de su congénere A. palmata (ausente en El Rodadero), pero por encima de la zona ocupada por los corales masivos del género Montastraea (Geister, 1977; Díaz et al., 1996). Finalmente, la zona mixta de corales masivos semiesféricos se desarrolla en áreas con muy poca perturbación hidrodinámica (Díaz et al., 1995, 1996), que en el caso de la ensenada de El Rodadero se encuentra a profundidades por debajo de los 7-8 m.
Según Cortés y Risk (1984), las formaciones coralinas que se desarrollan en condiciones adversas o subóptimas están compuestas por un número reducido de especies, que son aquellas adaptadas a soportar condiciones de estrés crónico. Casos similares en Colombia, en el que las formaciones coralinas prosperan en condiciones permanentes de estrés, han sido documentados en La Guajira (Solano, 1994) y en Isla Arena, en cercanías de Galerazamba (Pinzón et al., en prensa).

El alto porcentaje de coral muerto con respecto al vivo, el sobrecrecimiento algal causado posiblemente por la ausencia de un herbívoro importante como el erizo Diadema antillarum, y la eutroficación de aguas litorales como consecuencia de la descarga al mar de desechos provenientes de asentamientos humanos (Díaz et. al. 1996), son parámetros que se tuvieron en cuenta para estimar el estado actual de las comunidades coralinas

Otro parámetro que se tuvo en cuenta fue el fenómeno de blanqueamiento. Según Zea y Duque (1997), se puede deducir que la turbidez y el aumento de la temperatura del agua inducen a que se presente blanqueamiento de las colonias, ya que estos factores son característicos de la ensenada.

Por otro lado, la presencia de basuras no es un factor serio de mortalidad, pero estéticamente desmejora el ambiente coralino que puede ser atractivo para actividades subacuáticas, recreativas y de turismo (Díaz et al., 1996). En este estudio, la mayor cantidad de basuras se observa en los sectores donde hay asentamientos humanos como Playa Blanca.


Se sugiere continuar el estudio de las formaciones coralinas en la ensenada de El Rodadero por debajo de la isóbata de los 10 m, ya que se observó su presencia con la realización de este estudio.
BIBLIOGRAFIA
ANTONIUS, A. Ocurrence and distribution of stony corals (Anthozoa and Hydrozoa) in the vecinity of Santa Marta, Colombia. Mitt. Inst. Colombo-Alemán Invest. Cient. (6):89-103. 1972.

CORTES, J. & M. RISK. El arrecife coralino del Parque Nacional Cahuita, Costa Rica. Rev. Biol. Trop. 32:189-121.1984.

DIAZ, J.M. Estudio integrado de la zona costa de Santa Marta y Parque Nacional Natural Tayrona. V1. INVEMAR. 1990.

DIAZ, J.M.; GARZON-FERREIRA, J. & Sven ZEA. Los arrecifes coralinos de la isla de San Andrés, estado actual y perspectivas para su conservación. Academia Colombiana de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, colección “Jorge Alvarez Lleras”, No. 7, Bogotá. 1995 152p.

DIAZ, J.M., G. DIAZ, J. GARZON-FERREIRA, J. GEISTER, J.A. SANCHEZ & Sven ZEA. Atlas de los arrecifes coralinos del Caribe colombiano, I: Complejos Arrecifales Oceánicos. INVEMAR, serie publicaciones especiales, 2. 1996. 83p.

ERFFA, A. & J. GEISTER. Über ein holozänes korallen und Mangrovenvorkommen nahe Santa Marta, Kolumbien. An. Ins. Invest. Mar. Punta Betín, 8:165-183. 1976.

ERHARDT, H. Liste der scleractinien korallen der Bahia Concha bei Santa Marta, Atlantikkuste kolumbien. Senckergiana Biologica. 55(416): 339-407. 1974.

ERHARDT, H. & W. WERDING. Los litocorales de la bahía de Santa Marta. Bol.Museo del Mar. (7). 1975.

GARZON-FERREIRA, J. & M. CANO. Los ecosistemas marinos litorales y su distribución. En: Estudio integrado de la zona costera de Santa Marta y Parque Nacional Natural Tayrona. INVEMAR. 1991. 118-163p.

GARZON-FERREIRA, J. & Juan Manuel DIAZ. The coral reefs of the Caribbean coast of Colombia. Capítulo en J. Cortés (Ed) Coral reefs of Latin America and the Caribbean. Elsevier Science, Amsterdam: en prensa.

GEISTER, J. The influence of wave exposure on the ecological zonation of Caribbean coral reefs. Proc. Third Inter. Coral reef Symp. 1:23-29. 1977.

GEYER, O. F. Vorläufige liste der scleractinen korallen den bahía de Concha bei Santa Marta Colombia. Mitt. Inst. Colombo-Alemán Invest. Cient., (3): 25-28. 1969.

SOLANO, O.D. Zonación y cobertura de los corales hermatípicos en la bahía de Chengue (Parque Nacional Tayrona). Mem. V Sem. Nal. Cienc. Tecnol. Mar, CCO, Cali. 1986. 258-259

SOLANO, O.D. Corales, formaciones arrecifales y blanqueamiento de 1987 en bahía Portete (Guajira, Colombia). An. Inst. Inv. Mar., Punta Betín, 23:149-163.

PINZON, J.; PERDOMO, A. & Juan Manuel DIAZ. Isla Arena, una formación coralina saludable en el área de influencia de la pluma del Río Magdalena, Plataforma Continental del Caribe colombiano. Bol. Invest. Mar. 27(1): en prensa. 1998.

PRAHL, H von & H. ERHARDT. Colombia, corales y arrecifes coralinos. Fondo para la protección del medio ambiente José Celestino Mutis. FEN. Ed. Presencia Ltda. Bogotá.1985. 295p.

WERDING,W. & H. ERHARDT. Los corales (Anthozoa e Hidrozoa) de la bahía de Chengue en el Parque Nacional Natural Tayrona (Colombia). Mitt. Inst. Colombo-Alemán Inv. Cint. 8:45-57. 1976.

WERDING, W. & H. SANCHEZ. Deterioro observado en las formaciones coralinas de la bahía de Santa Marta, Colombia. An. Inst. Inv. Mar. 18:9-16. 1988.

ZEA, S. & F. DUQUE. Bleaching of reef organisms in the Santa Marta region, Colombia:1987 Caribbean wide event. TRIANEA, 3:37-51. 1989.

ZEA, S. Cover of sponges and other sessile organisms in rocky and coral reef habitats of Santa Marta, colombian Caribbean sea. Caribbean J. Sci., 29(1-2):75-88. 1993.



1 Estudiantes de décimo semestre Facultad de Biología Marina/Universidad Jorge Tadeo Lozano

2 Dr. Rec. Nat. – INVEMAR A. A. 1016, Santa Marta. E-mail; arrecife@invemar.org.co.

3 Biólogo Marino – Universidad Jorge Tadeo Lozano sede Santa Marta, Cra. 2 Nº 11-68 Rodadero - Santa Marta. E-mail: unijotal@caribenet.net.co / Subject: Mensaje para Profesor Juan J. A. Laverde-Castillo. Telefax: 4229334/4227928.



Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2019
enviar mensaje

    Página principal