Estudio: Evolución del comercio recíproco entre los países suscriptores del ace n°36



Descargar 201.3 Kb.
Página1/5
Fecha de conversión29.01.2017
Tamaño201.3 Kb.
  1   2   3   4   5

Estudio: Evolución del comercio recíproco entre los países suscriptores del ACE N°36 (Bolivia- MERCOSUR).






ÍNDICE

Estudio: Evolución del comercio recíproco entre los países suscriptores del ACE N°36 (Bolivia- MERCOSUR). 103

II. Evolución del contexto mundial y regional 1996-2003 107

III. Evolución de los flujos comerciales Bolivia-MERCOSUR por relación bilateral 108

A) Argentina - Bolivia / Bolivia - Argentina 108

1. Argentina - Bolivia 108

2. Bolivia - Argentina 110

B) Brasil – Bolivia / Bolivia - Brasil 110

1. Brasil - Bolivia 111

2. Bolivia - Brasil 111

C) Paraguay - Bolivia / Bolivia - Paraguay 112

1. Paraguay - Bolivia 112

2. Bolivia - Paraguay 113

D) Uruguay - Bolivia / Bolivia - Uruguay 114

1. Uruguay - Bolivia 114

2. Bolivia - Uruguay 115

IV. Relaciones entre la profundización del proceso de desgravación arancelaria y los flujos de comercio (Serie IV) 115

V. Oferta exportable de Bolivia (Serie V) 117

VI. Oferta exportable de Paraguay (Serie VI) 119

VII. Oferta exportable de Uruguay (Serie VII) 119

SERIE I 121

SERIE II 131

SERIE III 133

SERIE IV 143

SERIE V 149

SERIE VI 159

SERIE VII 163

ANEXO 167





II. Evolución del contexto mundial y regional 1996-2003


Entre 1996 y 2003 el contexto económico regional e internacional se caracterizó por la inestabilidad. A nivel mundial, si bien el crecimiento de la actividad económica fue en promedio de 3,6%, experimentó importantes oscilaciones, marcadas por las dos crisis que se desencadenaron en este lapso: es así como el ritmo de crecimiento del PBI mundial se resintió en 1998 como consecuencia de la crisis del sudeste asiático y posteriormente de Rusia; por otra parte, fue afectado nuevamente en 2001, como resultado de la recesión en los Estados Unidos.

En consecuencia, el crecimiento del comercio mundial, fuertemente correlacionado con la evolución del PBI, sufrió las mismas oscilaciones. En 1998 registró un mínimo transitorio y posteriormente un valor negativo en 2001, el cual es superado en el bienio siguiente.



Los países de la ALADI no han permanecido ajenos a tales evoluciones; es más, es reconocida su vulnerabilidad frente a tales fluctuaciones. Luego del ciclo expansivo que caracterizó a la región en la primera mitad de la década del noventa, ésta sufrió los efectos derivados de las dos crisis antes mencionadas, con sus adversas secuelas sobre el comportamiento de los precios internacionales de los productos básicos y los flujos de capital de corto plazo, los que por su carácter, tienden a buscar destinos más seguros.

Todos estos factores coadyuvaron a que el crecimiento económico en el conjunto de los países de la Asociación, a lo largo del período analizado, fuera escaso y, sobre todo, variable.

El comercio intrarregional, fuertemente vinculado a la evolución del ritmo de actividad económica en la región, siguió una evolución similar. Es así como, luego del máximo alcanzado en 1997, ingresó en un período de marcada inestabilidad, no superando dicho registro en el resto del período considerado.

El caso de los países firmantes del ACE N°36 merece un párrafo especial; los estrechos lazos comerciales recíprocos magnifican los efectos de las crisis en alguno de ellos, particularmente si éstas afectan a los países mayores, como la devaluación brasileña de 1999 y la crisis política y económica de la Argentina que se desencadena en 2001. A partir de allí, y a consecuencia de su exposición económica, tanto la Argentina como Paraguay y Uruguay, presentaron el peor desempeño regional, sufriendo todos ellos cuatro años de crecimiento negativo. La misma economía brasileña, cuya dinámica de funcionamiento interno le garantiza una cierta autonomía, experimentó una gran inestabilidad en el período, lo que le impidió transformarse en el motor del MERCOSUR.

A pesar de lo anterior, Bolivia, aunque no estuvo exenta de las fluctuaciones propias de la región, como tampoco de aquellas originadas en los copartícipes en este Acuerdo, fue el país que alcanzó el mayor crecimiento del PBI entre estos últimos.


III. Evolución de los flujos comerciales Bolivia-MERCOSUR por relación bilateral


En este apartado, tras una breve presentación de la relevancia comercial de cada país en el comercio intrarregional y total de su respectivo copartícipe, se proporcionan las principales conclusiones referidas tanto a la evolución del comercio bilateral como a su significación dentro del total de las importaciones (Series I a III). Dado el objeto de este trabajo, se coloca especial énfasis en la evolución del comercio negociado, por un lado, y el no negociado, por otro.

A) Argentina - Bolivia / Bolivia - Argentina


Entre 1996 y 2003 las importaciones de Argentina procedentes de Bolivia alcanzaron en promedio 63,3 millones de dólares, que significan solo el 0,86% de sus compras intrarregionales y el 0,28% de las totales. Por otra parte, Argentina se ha constituido en uno de los principales abastecedores de Bolivia1, cuyas importaciones con ese origen promedian los 261,6 millones de dólares en el período, alcanzando el 29,2% de las intrarregionales y el 13,7% de las totales (Cuadros 1.1 y 1.2).

De las cifras anteriores se desprende, en forma evidente, la asimetría existente en la relación comercial entre ambos países. En efecto, en el período analizado las importaciones argentinas procedentes de Bolivia no superaron el 0,57% de sus compras totales, mientras que para el caso de Bolivia dicho porcentaje llegó al 18,03% (Cuadros 1.1 y 1.2).


1. Argentina - Bolivia


En la evolución de las importaciones argentinas, tanto las procedentes de Bolivia como las totales, es posible distinguir tres períodos, claramente marcados por los cambios en el dinamismo de su situación macroeconómica:

  • de 1996 hasta 1998; coincide con los inicios del proceso de estancamiento argentino, después de que su economía experimentó un fuerte crecimiento desde 1991. En este período, mientras las importaciones totales tienden a crecer en casi 35%, las provenientes de Bolivia se estancan y muestran un deterioro cercano al 15%;

  • de 1999 hasta 2001; las importaciones totales muestran una tendencia a la baja, al igual que el PBI. No obstante las provenientes de Bolivia caen abruptamente, situándose casi un 50% por debajo de las registradas en 1999. En este período, dicho comportamiento obedece, fundamentalmente, a la reducción de las importaciones canalizadas por fuera del ACE Nº 36, las cuales en este trienio alcanzaron los niveles más bajos2;

  • de 2002 en adelante; con la paulatina recuperación de la actividad económica de la Argentina, sus importaciones experimentan un repunte, aunque todavía se encuentran muy por debajo de los niveles anteriores. Sin embargo, las provenientes de Bolivia parecieran recuperarse de manera más consistente, siendo en 2003 comparables a las alcanzadas en el período previo. Cabe consignar, por último, que las compras canalizadas a través del ACE Nº 36 experimentan una fuerte recuperación en el año recién mencionado; no obstante, sus niveles equivalen a menos de un tercio del registrado en los momentos de mayor comercio.

Cabe indicar que, salvo el período intermedio antes anotado, las importaciones ingresadas a través del Acuerdo son menores que las que entran por fuera. Esto se explica, en gran medida, por la preponderancia entre estas últimas del comercio de productos energéticos, en especial del gas natural. Tales compras estuvieron vinculadas con la evolución de la División 11 de la CIIU Rev.3 (Extracción de petróleo crudo y gas natural), la cual entre 1996 y 2003 significó, en promedio, el 43% del total y el 73% de las canalizadas por fuera del Acuerdo. En esa División se destacan los aceites crudos de petróleo3 (27090010) y gas natural (27112100)4.

Dado lo anterior, la Argentina registra un saldo deficitario en las compras realizadas por fuera del Acuerdo, lo cual no alcanza para revertir el signo positivo de la correspondiente balanza comercial bilateral. Cabe agregar que si bien los ítems antes mencionados se benefician desde 1999 de una preferencia del 100%5, acordada en el Tercer Protocolo Adicional al ACE Nº 36, el gravamen a terceros aplicado por Argentina es de 0%, lo cual lleva a que dicha preferencia sea irrelevante. Asimismo, es importante señalar que Argentina informa el comercio de esos dos ítems como no negociado (Cuadro 2.1).

No obstante lo anterior, al analizar la distribución de las importaciones argentinas desde Bolivia en función de las principales ramas de producción, se observa que, en el transcurso del período analizado, en las Divisiones 15 (Elaboración de productos alimenticios y bebidas), 18 (Fabricación de prendas de vestir), 20 (Producción de madera) y 36 (Fabricación de muebles), los flujos que se canalizaban por fuera del ACE Nº 36 comenzaron a ingresar por ese Acuerdo. Esa reorientación fue acompañada además por un notorio incremento en el valor promedio de las compras realizadas en las Divisiones 15 y 20 (Cuadro 3.1).

Una situación similar se verificó a nivel de la División 27 de la CIIU (Fabricación de metales comunes), en la cual más que una recanalización, se verificó una dinamización de las compras argentinas procedentes de Bolivia por el ACE Nº 36.

A modo de conclusión se puede afirmar que, no obstante la suscripción del ACE Nº 36, las compras argentinas desde Bolivia no muestran una recanalización consistente hacia el Acuerdo. En el marco de una reducción generalizada de las importaciones a partir de 1998, las ingresadas por fuera del Acuerdo tienden a caer de manera más pronunciada; no obstante las que ingresan a través del mismo superan a las anteriores solo en el trienio 1999-2001. Es más, en 2003 el nivel de las compras por ambas vías es muy similar6.

2. Bolivia - Argentina


Las importaciones bolivianas totales crecen hasta 1998, año a partir del cual se reducen paulatinamente. Mientras tanto, las procedentes de Argentina muestran una cierta inestabilidad durante el período considerado, aunque a pesar de la caída en 2003, tienden al alza. No obstante ello, para estas últimas es posible distinguir dos períodos:

  • desde 1999 hasta el año 2001 experimentan un crecimiento, a diferencia de la caída en las totales. En todo caso, lo importante a rescatar es que la proporción más relevante de aquéllas se canalizó a través del ACE Nº 36 (Cuadro 1.2);

  • 2002 - 2003: en esta fase, aquellas canalizadas por fuera del Acuerdo se recuperan, en tanto que las que ingresaban a través de ese Acuerdo registran una caída. No obstante, estas últimas siguen siendo las que explican lo fundamental de dicho comercio.

Las cifras muestran que con la entrada en vigencia del ACE Nº 36, no solo las compras bolivianas desde Argentina se recanalizaron a través de ese Acuerdo sino que, además, en las principales ramas se verificó un aumento de los valores comercializados.

En tal sentido, cabe subrayar que para todas las principales ramas consideradas, el valor promedio de las compras realizadas entre 1997 y 2003 por el ACE Nº 36 fue superior al registrado en 1996 por fuera del mismo. Las excepciones ocurren en 2003, cuando las compras realizadas en las Divisiones 01 (Agricultura, ganadería, caza), 23 (Fabricación de coque, productos de la refinación del petróleo) y 34 (Fabricación de vehículos automotores, remolques) se situaron por debajo del nivel de 1997 (Cuadro 3.2).

Asimismo, dichas importaciones se encuentran muy concentradas. Es así como, en promedio, el 43% de ellas correspondieron a las Divisiones 15 (Elaboración de productos alimenticios y bebidas) y 23 (Fabricación de coque, productos de la refinación del petróleo) de la CIIU.

Como ya fuera señalado, entre 1996 y 2003 Bolivia experimentó un saldo comercial deficitario con Argentina, especialmente notorio en los flujos canalizados por el Acuerdo. Por fuera del ACE Nº 36 se registró, en la mayoría de los años considerados, un saldo comercial superavitario vinculado con la evolución de sus ventas en la División 11 (Extracción de petróleo crudo y gas natural) de la CIIU (Cuadro 2.1).





Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2019
enviar mensaje

    Página principal