Facultad de derecho y gobernabilidad



Descargar 56.83 Kb.
Fecha de conversión25.12.2018
Tamaño56.83 Kb.
http://profesores.ecotec.edu.ec/imagenes/top_logo.jpg

FACULTAD DE DERECHO Y GOBERNABILIDAD


La teoría de valor








MATERIA: Desarrollo económico y Global

PROFESOR: Ab. Carlos Alcivar Trejo

PERTENECE:

July Palma Landirez

Guayaquil, 10 de octubre de 2013

La teoría del valor surge como respuesta a la cuestión fundamental de la naturaleza económica: dado que en una sociedad de mercado los individuos son libres y autónomos, ¿cómo puede ser que sus acciones tengan un mínimo de compatibilidad que haga posible la viabilidad de esa sociedad sin engendrar el caos?. Analizando esta cuestión, resulta lógica la resolución de la ortodoxia de adoptar un análisis real, que excluye del análisis toda institución - llámese dinero, estado, etc. - para otorgar al individuo la mencionada autonomía que requiere. Además, la teoría del valor está compuesta por principios que describen las relaciones que se presentan en un sistema económico y que se manifiestan exclusivamente en magnitudes, es decir, que se pueden expresar de manera cuantitativa. Así, con la condición de la existencia de un conjunto de individuos en relación con una lista de bienes dados a priori, la teoría del valor busca asociar valores o precios a estos bienes conocidos.

Las respuestas a la cuestión económica fundamental por medio de la teoría del valor, desde los tiempos de Smith, han ido orientadas a la determinación del equilibrio y sus condiciones que, ipso facto, daría solución al interrogante. Pero la teoría ortodoxa no ha dado una respuesta completamente satisfactoria en términos de teoría del valor y de los precios, ya sea vista desde el análisis clásico, marxista o neoclásico. (morenohnos, 2011)

Teorías de valor

Adam Smith

La  Teoría  del valor, utilizada para  diversos  fines,  trata en general de explicar tres cosas:

1.-Relación    según   la   cual   dos   mercancías  se intercambian entre sí.

2.-Analizar  cual  es  el origen  de  esta  determinada  proporción.

3.-Mostrar  las implicaciones sociales o de creación de riqueza y progreso social que existen  por debajo del mero cambio de mercancías en el mercado.

 

En  Adam Smith, la teoría del valor tiene la  finalidad especifica  de  demostrar  los cauces más  idóneos  para  el desarrollo  económico de la sociedad. Recordar así el título de su obra cumbre "La riqueza de las naciones".



 

Antes  de  entrar en la teoría del valor, es  necesario mencionar  cómo  el crecimiento de la riqueza, del  producto social, van  a estar ligados al crecimiento y desarrollo  del MERCADO.  Smith  pensaba que el crecimiento del  mercado  se ponía de manifiesto en la creciente DIVISIÓN DEL TRABAJO, lo cual sucede cuando se amplía el lugar y el número de los que producen  no  solo  para sí mismos, sino  para  intercambiar parte de lo que producen por otras cosas que no producen.

           

 Por  lo que respecta a la división del trabajo, tiene , entre otros, los siguientes efectos:

           

1.-Incrementar  la habilidad del trabajador, que  ahora se  dedica a una o pocas actividades, mientras que antes  se dedicaba a todo el proceso de uno o varios productos.

2.-Disminución  de  tiempos muertos. (Se  pierde  menos tiempo  en  pasar  de una actividad a otra, ya  que  se  han reducido el número de actividades).

3.-Facilitar  la  introducción de las máquinas,  de  la mecanización, por la misma simplicidad de las operaciones.


Como  nota  introductoria  final,  señalar  que  en  su análisis,  Smith  considera  la existencia  de  tres  clases sociales: TRABAJADORES, CAPITALISTAS Y TERRATENIENTES.

           

Entrando  ya en la teoría del valor de Smith, desde una  erspectiva histórica tiene dos fases:

           

1a.   FASE/  Es  la que Smith llama  "sociedad  ruda  y primitiva  que  precede a la acumulación del capital" en  la que  se  dan dos características fundamentales:
1) No  existe propiedad privada.

2) No existe acumulación de capital.

           

Es   en  esta sociedad donde se cumple, según Smith, la teoría  del valor trabajo estricta, según la cual, las cosas se intercambian por su trabajo incorporado. Es, por ejemplo, la sociedad de cazadores en la que si cazar un castor cuesta dos  horas  de  trabajo y cazar un ciervo cuesta  una  hora, entonces ciervos y castores se intercambiarán a razón de dos ciervos  por un castor. Esto siempre teniendo en cuenta  que se  trata  de  una situación ideal, y que esta  teoría  está basada  en  la competencia. Así, si alguien  intercambia  un castor  por  un  ciervo, teniendo en cuenta  que  el  castor cuesta  dos  horas de trabajo de caza y el ciervo solo  una, los  demás se pondrían a cazar ciervos, ya que ganarían  con el  cambio.  Pero  al  ponerse muchos a  cazar  ciervos,  la cantidad  de  estos  aumentaría en el mercado  y  su  precio descendería  hasta  llegar a la proporción original  de  dos ciervos por un castor.

 

https://sites.google.com/site/benidorm2010/_/rsrc/1240256598605/teoria-del-valor-en-adam-smith/image004.jpg

2a.  FASE/  Sociedad  avanzada  en la que  se  dan  dos hechos:

 

1)  Una  serie  de  transformaciones que  llevan  a  la propiedad  privada  de  la  tierra   y   de  los  medios  de producción. Esta propiedad, en el caso de la tierra, produce lo  que se llama RENTA ABSOLUTA, que es el precio, la renta, el  alquiler, lo que le produce al terrateniente el tener la propiedad privada y exclusiva de la tierra y de los recursos naturales  en  general.  Se trata de unos bienes,  tierra  y recursos naturales, que existen en una cuantía inferior a la demanda    existente    de   ellos,   es   decir,   que  los terratenientes, en esta concepción de Smith, tienen un bien: la  tierra, que siendo escasa (pensemos en la Inglaterra del XVIII)  tiene   mucha   demanda   (dado   por   ejemplo,  el proteccionismo agrícola).



 

2)  Aparición de los BENEFICIOS tras la acumulación  de capital.

 

En esta fase, Smith considera que ya no se da la teoría del  valor-trabajo incorporado, sino la que llama teoría del precio  natural  de cambio entre las mercancías. Al  existir las  tres  clases  mencionadas más arriba, el valor  de  una mercancía comprende ahora además del salario, el beneficio y la renta. Salarios, beneficios y renta son los que forman el PRECIO NATURAL.



https://sites.google.com/site/benidorm2010/_/rsrc/1291711324849/teoria-del-valor-en-adam-smith/image005.jpgAsí, Smith pasa de una teoría del valor-trabajo estricta, basada en el trabajo incorporado, a una teoría del valor basada en el TRABAJO DEMANDABLE. Este trabajo demandable, es el trabajo por el que una determinada mercancía se puede cambiar, es el trabajo que se puede demandar o pedir a cambio de una determinada mercancía. Si una mercancía se cambia por trabajo, el trabajo que la mercancía puede demandar (disponer u ordenar) es MAYOR que el trabajo contenido en ella, por la cuantía de los beneficios y la renta aparecidos en esta segunda fase.

La teoría del valor está basada, ahora, en el precio natural, que a su vez está determinado por los salarios, el beneficio y la renta a los niveles (a los tipos) que Smith considera NATURALES: nivel natural del salario, el fijado a nivel de subsistencia y reproducción de los trabajadores, al nivel para que estos puedan vivir y reproducirse. Tipo natural del beneficio: pensemos en el tipo de interés (o de rentabilidad) en competencia; si hay un tipo de beneficios mayor en una actividad que en las restantes, si existe competencia los capitalistas invertirán en esa actividad, con lo que se incrementará la producción de esa actividad con respecto a las demás y por lo tanto bajará el precio del producto hasta que el nivel (tipo) de beneficios sea igual en todas las actividades. r = (tipo de beneficio) = beneficio obtenido/capital empleado. Tipo de renta natural: es el fijado por unidad de tiempo o por unidad de superficie.

El valor (trabajo demandable puesto que, aun con diferentes concepciones, el trabajo es siempre para Smith, Ricardo y Marx, el origen del valor de las cosas) está determinado por el PRECIO NATURAL de la propia mercancía, es decir, por aquel precio que corresponde a los tipos naturales de salario, beneficios y renta. De estos componentes, el beneficio es el que invalida la teoría del valor de Smith, ya que para determinar el tipo natural de beneficios, hace falta conocer el valor del capital. Así pues, Smith no consigue formular una teoría del valor que satisfaga el requisito formal, la condición lógica de determinar los valores a partir de elementos que no dependan ellos mismos de los valores.

Smith fracasa en la concepción de una teoría del valor rigurosa, pero hay un aspecto en que si es relevante su teoría. Este es, en definitiva y como se expuso al principio, cuando se pone su teoría del valor en conexión con el desarrollo de la riqueza de las naciones. A este respecto, Smith distingue entre trabajo productivo e improductivo. El trabajo productivo es aquel que produce beneficios, produciendo mercancías. Una vez producidas estas mercancías, con ellas se podrá demandar más trabajo que el que llevan incorporado, más trabajo que si se utiliza productivamente, se empleará en producir más mercancías con las que, a su vez, se podrá demandar más trabajo del que llevan incorporado David Ricardo

Dice: Smith habla de valor de uso (todos los productos deben...usarse) y valor de cambio. Esto quiere decir que si no se usan nadie va a querer cambiarlos. Sin embargo, por ejemplo, en el caso del oro y la plata, tienen un alto valor de cambio a pesar de no ser muy utilizados, y por el contrario, el agua y el aire, no tienen valor de cambio y sí de uso. Con estos ejemplos David Ricardo descarta entonces la idea de Smith de utilidad para tener valor.

Agrega la novedad de que el valor de un bien se lo da la escasez, poniendo el ejemplo atípico, pero que sirve para explicar, de aquellos bienes que por ser irreproducibles tienen un alto valor de cambio, por ejemplo los cuadros o diferentes objetos artísticos. Sin embargo, es un caso atípico, en la mayoría de los bienes, el valor, como ya decía Smith también, se lo da el trabajo incorporado (teoría del valor-trabajo) y pueden reproducirse siempre que se trabaje para hacerlos.

Bueno... entonces... si la cantidad de trabajo cristalizada en los bienes determina su valor de cambio, debería, por ejemplo, aumentar el valor del bien si aumenta la cantidad de trabajo, o al revés, si disminuye la cantidad de trabajo, disminuye el valor del bien. Todo esto porque el trabajo, al igual que el oro y la plata, según ejemplificaba Smith, también surge fluctuaciones (la tecnología, el tener que trabajar más en un suelo que es pobre, etcétera, etcétera). Sin embargo, la recompensa del trabajador sigue siendo siempre la misma. David Ricardo critica a Smith en estos puntos y servirá posteriormente para la teoría marxista, inspirada en él pero con una actitud crítica.

https://sites.google.com/site/benidorm2010/_/rsrc/1291711369899/teoria-del-valor-en-adam-smith/image007.jpg

Este es el papel histórico que Smith da a los capitalistas: invertir productivamente. Por otra parte, a los rentistas los supone gastando su renta improductivamente, no en mercancías por las que luego demandar más trabajo sino en criados, fiestas, lujos, ...cuyo trabajo (el de los criados, por ejemplo) si bien es útil, no es productivo para A. Smith.



Karl Marx

La teoría del valor es, sin duda, el elemento central del pensamiento económico de Marx, el eje sobre el que se construye la teoría económica marxista. El análisis del valor lo desarrolla Marx en el primer capítulo (“La Mercancía”) del Libro Primero de “El Capital” .

Abordaremos en primer lugar los aspectos desarrollados por Marx y terminaremos con unas consideraciones finales sobre la teoría del valor, los precios y la plusvalía.

1. MERCANCÍA Y MODO DE PRODUCCIÓN.

La mercancía es el producto del trabajo destinado a ser cambiado en el proceso de compraventa. Los productos del trabajo se convierten en mercancías tan solo cuando aparece la división social del trabajo y existen productores aislados e independientes, en el momento en que se desintegra la comunidad primitiva y aparecen las relaciones de producción esclavistas. Ahora bien, en el esclavismo y en el feudalismo la masa fundamental de bienes materiales no figuraba como mercancías, sino como productos que iban destinados básicamente al consumo. Solamente en el capitalismo la producción de mercancías adquiere carácter universal y dominante. La mercancía es, por tanto, una categoría histórica y su esencia socio-económica varía según sea el tipo de relaciones de producción que impera en la sociedad.

En la producción mercantil simple, la mercancía es el producto del trabajo del pequeño productor (artesano y campesino), dueño de los medios de producción y de los productos del trabajo, mientras que en el modo de producción capitalista las mercancías son producidas por obreros asalariados.

El análisis de la mercancía y del valor va ligado en Marx al desarrollo histórico de los modos de producción, definidos como la unidad de dos aspectos que se condicionan mutuamente: las fuerzas productivas y las relaciones de producción. En esta unidad dialéctica, las relaciones de producción corresponden a un determinado desarrollo de las fuerzas productivas, y éstas determinan las relaciones socioeconómicas entre las personas y las formas de propiedad sobre los medios de producción. Las relaciones de producción influyen activamente sobre las fuerzas productivas, pudiendo propiciar su desarrollo acelerado o su estancamiento. Cuando las relaciones de producción de la sociedad dejan de corresponderse con el nivel de las fuerzas productivas surge la necesidad objetiva de sustituir el modo de producción ya caduco por otro nuevo, más progresivo. Esta sustitución se lleva a cabo mediante la revolución social. Su necesidad está condicionada por la ley económica general de correspondencia entre las relaciones de producción y el carácter y nivel de desarrollo de las fuerzas productivas. De acuerdo con este planteamiento, el paso del feudalismo al capitalismo se realizó mediante las revoluciones burguesas, que destruyeron las trabas económicas, sociales y políticas que impedían la universalización y generalización de la producción de mercancías.



2. VALOR DE USO Y VALOR DE CAMBIO.

La mercancía posee dos propiedades derivadas del doble carácter del trabajo materializado en ella: valor de uso y valor de cambio.

El valor de uso es la utilidad de un objeto, su capacidad de satisfacer unas u otras necesidades, bien como artículo de consumo o como medio de producción. El valor de uso está condicionado por las propiedades y cualidades del objeto, y se crea con el trabajo concreto. Unos objetos satisfacen directamente las necesidades de las personas, como los objetos personales de consumo (alimentos y vestido), mientras que otros sirven de producción para la producción de bienes materiales (maquinas, combustibles, etc.). El valor de uso es propiedad inalienable de todo objeto útil, independientemente de la forma social de producción.

El valor de cambio es la relación o proporción cuantitativa en la cual se cambian distintas mercancías. En determinadas cantidades, las mercancías se equiparan unas a otras, es decir, deben tener una base común que hace posible ese intercambio. Según Marx, la única cualidad general contenida en todas las mercancías y que permite equipararlas unas a otras es que todas ellas son productos del trabajo. Lo que sirve de base para la equiparación de dos mercancías que se intercambian es el trabajo social materializado en ellas. En el intercambio de mercancías se abstraen las propiedades útiles y sólo queda el trabajo abstracto contenido en los productos. La magnitud del valor de la mercancía viene determinado por la cantidad de trabajo socialmente necesario para producirla y se mide por el tiempo de trabajo socialmente necesario que requiere su elaboración en condiciones de producción socialmente normales y con un nivel medio de maestría e intensidad en una sociedad concreta. En la práctica, como socialmente necesario figura el tiempo que se invierte en la producción de determinado

tipo de mercancías por los trabajadores que suministran la masa fundamental de ellas. La sustancia del valor la constituye el gasto de trabajo simple, de fuerza de trabajo que posee por término medio un trabajador sin cualificar. De ahí que la magnitud del valor dependa de la relativa complejidad del trabajo. El trabajo complejo o cualificado es el trabajo simple multiplicado. Cuanto más complejo sea éste, tanto mayor será el valor que se crea por unidad de tiempo.

En el concepto marxista del valor hay, pues, tres elementos claramente interrelacionados: 1) tiempo de trabajo socialmente necesario; 2) productividad del trabajo; y 3) intensidad del trabajo.

Tiempo de trabajo socialmente necesario es el que se requiere para producir cualquier mercancía en las condiciones de producción normales; esto es, con el promedio de técnica, capacidad e intensidad del trabajo. Este promedio se determina por las condiciones de producción en que se crea la masa mayor de mercancías de una determinada clase. El tiempo de trabajo socialmente necesario cambia al modificarse la productividad del trabajo.

La productividad del trabajo se mide por la cantidad de productos obtenida en la unidad de tiempo de trabajo. El trabajo se hace más productivo al perfeccionarse los instrumentos de producción, al progresar la técnica o mediante la racionalización del trabajo. Cuanto mayor sea la productividad del trabajo, menor será, en condiciones similares, el tiempo necesario para producir una unidad de la mercancía y más bajo su valor.

La intensidad del trabajo se determina por el trabajo invertido en la unidad de tiempo. El aumento de la intensidad de trabajo representa la inversión de más trabajo en el mismo período de tiempo. En consecuencia, un trabajo más intensivo, materializándose en una mayor cantidad de productos crea, en la misma unidad de tiempo, un valor mayor que el trabajo menos intensivo.

3. LAS FORMAS DEL VALOR Y LA NATURALEZA DEL DINERO.

El valor de la mercancía es fruto del trabajo en el proceso de producción, pero sólo puede manifestarse equiparando unas y otras mercancías en el proceso de cambio; es decir, a través del valor de cambio de las mercancías. La forma más simple del valor es la expresión del valor de una mercancía en otra. Por ejemplo, un hacha = 20 kilos de grano. El valor del hacha se expresa aquí en grano, debido a que en la producción de ambos se ha empleado trabajo. La igualdad de las mercancías entraña la igualdad del trabajo invertido en producirlas.

El desarrollo de la división del trabajo y de los intercambios hizo cada vez más difícil el cambio directo de una mercancía por otra, y surgió la necesidad de encontrar una mercancía que actuase como forma universal del valor, como equivalente universal. Este papel lo desempeñó el dinero. En principio, diversos metales, hasta que el oro y la plata asumieron esta función debido a sus especiales características de homogeneidad material, divisibilidad, peso, etc. El dinero surgió como resultado de un largo proceso de desarrollo del cambio y las formas del valor. Al surgir el dinero, el mundo de las mercancías se concentra en dos polos: en uno de ellos se agrupan todas las mercancías y en el otro aparece la mercancía que actúa como dinero. Por tanto, el dinero aparece como la materialización general del valor. Posee la cualidad de poder cambiarse directamente por cualquier otra mercancía y encarna el valor y la riqueza social. El dinero es una medida del trabajo social abstracto invertido en la producción de todas las demás mercancías.

A medida que la producción mercantil se generaliza, el dinero cumple las siguientes funciones: 1) medida del valor; 2) medio de circulación; 3) medio de acumulación; 4) medio de pago y 5) como dinero mundial.



4. EL FETICHISMO DE LA MERCANCÍA.

Bajo las condiciones de la producción mercantil, basada en la propiedad privada de los medios de producción, los nexos sociales que se establecen entre los hombres en el proceso de producción se exteriorizan solamente a través del cambio de mercancías. La suerte de los productores se halla estrechamente vinculada a la suerte de las mercancías creadas por ellos, a las oscilaciones de sus precios, que conducen al enriquecimiento de algunos y al empobrecimiento de otros. Las relaciones entre las cosas encubren las relaciones de producción.

El fetichismo de la mercancía es la denominación que da Marx a la ilusión de que las mercancías poseen cualidades especiales que influyen en el destino de las personas.

En la producción mercantil, el nexo social entre los productores privados de mercancías se manifiesta solamente en el mercado, en el proceso de intercambio de mercancías. A escala de la sociedad, estos nexos se desarrollan de forma espontánea, razón por la cual las relaciones entre los productores de mercancías aparecen como relaciones entre productos del trabajo humano. Tal forma de expresión de las relaciones sociales obedece objetivamente a que en las condiciones de producción basada en la propiedad privada, los frutos del trabajo son productos de trabajos privados independientes unos de otros, al tiempo que entre los productores privados existe una estrecha vinculación y dependencia recíproca basada en la división social del trabajo. El trabajo de cada productor representa una fracción del trabajo social global, pero este carácter social de su trabajo sólo se pone de manifiesto en el mercado, donde el productor comprueba si su mercancía es necesaria y, por tanto, si su trabajo es necesario para la sociedad. Toda mercancía, para obtener un reconocimiento social, ha de ser comprada por otra mercancía en determinada proporción: el dinero. Subjetivamente, los productores de mercancías ven dicha materialización de las relaciones de producción como una facultad, misteriosa e independiente de ellos mismos, que posee una cosa para cambiarse por otra en determinadas proporciones cuantitativas. Así, los productos que crea el hombre con su trabajo aparecen como seres independientes dotados de vida propia, que se encuentran en determinadas relaciones con los hombres y entre sí, cuando lo que proyectan en realidad es la relación entre el trabajo social y los productores. Este fetichismo de la mercancía alcanza su más completa materialización en el fetichismo del dinero, del oro. Parece que no es la producción mercantil ni las relaciones de producción las que han conducido a que el oro se convierta en dinero, sino que el oro es dinero por una ley natural.



5. CONSIDERACIONES FINALES: VALOR, PRECIO Y PLUSVALÍA.

Marx partió en su análisis de la teoría del valor elaborada por Adam Smith y David Ricardo, pero el centro de su atención fue el mecanismo de explotación del trabajo asalariado. En el proceso de producción los empresarios expropian una parte del valor creado por los trabajadores durante la jornada laboral. Esta plusvalía se define como el valor creado por el obrero por encima del valor de su fuerza de trabajo, del cual se apropia gratuitamente el capitalista. Al descubrir la esencia de la categoría económica de la mercancía fuerza de trabajo, Marx puso al descubierto la fuente de formación de la plusvalía, oculta tras el velo de las relaciones mercantiles.

Al organizar la producción, el empresario invierte determinada cantidad de dinero en la adquisición de medios de producción y fuerza de trabajo. La peculiaridad de la mercancía fuerza de trabajo es que en el proceso de producción es capaz de crear un nuevo valor superior a su propio valor como fuerza de trabajo. En la empresa capitalista, la jornada de trabajo se desdobla en dos partes: tiempo de trabajo necesario y tiempo de trabajo adicional. El trabajo del obrero asalariado se divide en trabajo necesario y plus trabajo. Durante el tiempo de trabajo necesario, el obrero reproduce el valor de su fuerza de trabajo; y durante el tiempo de plus trabajo crea la plusvalía.

El grado de explotación del trabajador encuentra su expresión en la cuota de plusvalía (p´=P/v) que refleja la proporción entre plusvalía y capital variable en tantos por ciento. La cuota de plusvalía indica en qué proporción se divide el trabajo empleado en trabajo necesario y plus trabajo o, dicho en otros términos, qué parte de la jornada de trabajo dedica el proletariado a reponer el valor de su fuerza de trabajo y qué parte trabaja gratis para el capitalista

A diferencia de las anteriores formas de explotación –esclavista y feudal–, la explotación capitalista aparece disfrazada. La transacción mediante la cual el obrero asalariado vende su fuerza de trabajo al capitalista es, a primera vista, un contrato entre personas jurídicamente iguales. Sin embargo, la operación de compraventa de fuerza de trabajo no es más que la forma externa que esconde la apropiación por el empresario del trabajo no retribuido del obrero. En el capitalismo, la explotación no es visible porque se genera en el mismo proceso de producción, sin necesidad directa de coacción extraeconómica, como ocurría en los modos de producción anteriores. La plusvalía creada por los trabajadores es la fuente general de la que manan los ingresos de los diferentes grupos de la burguesía: industriales, comerciantes, banqueros y terratenientes.

A partir de este elemento central –plusvalía obtenida en la explotación del trabajo asalariado –Marx desarrolló una teoría de la formación de los precios que difería de los pensadores clásicos. Sobre la base de que la suma de los precios no puedes ser superior ni inferior a la suma de los valores, la diferencia entre precio de producción y valor depende de la tasa media de ganancia. Esta discordancia de precios y valores no anula la teoría marxista del valor debido a tres circunstancias:

1) Aunque algunos empresarios vendas sus mercancías por debajo de su valor y otros por encima, todos los capitalistas, considerados en conjunto, realizan la masa global del valor de sus mercancías. A escala de la sociedad, la suma de precios de producción equivale a la suma de los valores de todas las mercancías.

2) Sumadas las ganancias de toda la clase capitalista, dan un total equivalente al conjunto de la plusvalía producida por todo el trabajo no retribuido del proletariado.

3) Al bajar los valores de las mercancías bajan los precios de producción y, a la inversa, la subida de los primeros determina la de los segundos.

Aunque son muchos los economistas que han impugnado la teoría marxista del valor, los análisis de Marx no han podido ser desmontados de una forma científica. Insistir en cálculos algebraicos para demostrar que Marx se equivocó en algunas de sus apreciaciones, no invalida el marxismo como teoría que explica de forma global la explotación, la formación de los precios y la dinámica del capitalismo. Si las teorías requieren siempre una comprobación empírica para contrastar su validez, las periódicas crisis del capitalismo vendrían a corroborar que el marxismo no es una reliquia histórica, sino un instrumento de análisis plenamente vigente.



David Ricardo

La forma asistemática del análisis reproducido por Smith en su obra, trajo como consecuencia la carencia de una teoría del valor y la distribución de carácter formal y general. Es así como hasta 1817, año de publicación de los Principios de Economía Política y Tributación de David Ricardo, no existía un sistema teórico de economía política de aceptación general; los folletos publicados por los economistas ingleses iban destinados a debatir cuestiones como La ley de los Granos, el manejo monetario en tiempos bélicos y la restricción a las importaciones. Obviamente, las diferentes posiciones que se tomaran frente a ellos tendrían a defender un interés particular, ya fuera de terratenientes, capitalistas o el mismo estado. Y es a partir de dichas discusiones que se engendró la teoría ricardiana; en 1815, Ricardo publicó su "Ensayo sobre la influencia del bajo precio del trigo sobre las utilidades del capital" que contenía teorías sobre la renta y el excedente enfocadas particularmente al sector agrario.

Aunque no es el asunto que nos concierne en el presente trabajo, es importante aclarar la posición inicial de Ricardo con respecto a la renta y el excedente, que como veremos, es de gran importancia en la construcción de la teoría del valor: el excedente resulta de la diferencia residual entre la cantidad de trabajo requerida para producir las subsistencias para la fuerza de trabajo - salarios - y la cantidad total producida por esta fuerza - producto - ; lo anterior implica que la producción y el consumo se miden en términos cantidades de trabajo incorporado, magnitud dada en términos de grano y por lo tanto, independiente de las variaciones monetarias. Así, Ricardo expresa la renta y el beneficio como magnitudes deducibles de un excedente total y además, se sale del escollo de la determinación de los precios por medio de ellos mismos introduciendo el concepto de cantidades de trabajo incorporado en términos de grano. A continuación veremos como el paso siguiente en la construcción metodológica de Ricardo fue una teoría del valor trabajo que pretendía en primera instancia expresar el valor de cambio como dependiente de las condiciones de producción e independiente de las variables distributivas, en clara oposición a la teoría de los componentes de Adam Smith y cómo el resultado de esta operación, fue una teoría de validez limitada. Además se expondrá en el siguiente punto la manera como Sraffa, a partir de los conceptos de excedente dados anteriormente reconstruye la teoría ricardiana del valor para expresarla como una teoría de la dificultad de producción separada de las cantidades de trabajo.

Teoría del valor - trabajo y sus limitantes

Ricardo en un comienzo concuerda con Smith cuando afirma que las cantidades de trabajo incorporado son las determinantes del valor, en aquella sociedad ruda y primitiva, pero se muestra en desacuerdo desde el momento en que Smith invalida este principio al introducir los beneficios y la renta como nuevos componentes del precio como resultado de la acumulación de capital y la propiedad privada, cualidades de la sociedad capitalista. Para Ricardo, la forma en que se distribuya el producto no afecta las proporciones de cambio y afirma que, en consecuencia, la única causa de variación del valor en cambio de una mercancía es un aumento o disminución en la cantidad de trabajo requerido en la producción, o expresado en términos más generales, el valor en cambio depende de la dificultad o condiciones de producción. Así, en condiciones de igual proporción entre capital fijo y salarial y con el supuesto de que la escala salarial está dada - trabajos privados están previamente homogeneizados -, una variación en los salarios tiene un efecto inversamente proporcional sobre el beneficio; además, un cambio en estos últimos afecta a todos los sectores por igual y como se trata de precios relativos, el efecto sobre el valor en cambio es nulo. ¿Pero qué pasa cuando existen diferentes composiciones de capital? ¿Sigue siendo la cantidad de trabajo incorporado la única variable determinante del valor en cambio?



La teoría valor trabajo es de validez limitada

Cuando existen diferentes proporciones entre capital fijo y salarial, es decir, cuando a uno de los dos capitales se le da un mayor peso en la producción. el efecto de compensación entre las variaciones salariales y los beneficios no es completo. Según Ricardo, en condiciones de diversa composición y durabilidad del capital "el grado de alteración del valor relativo de los bienes ocasionado por un aumento o reducción del trabajo dependerá del capital global empleado como capital fijo"; es decir, ante un alza en los salarios, el precio disminuirá en los sectores en los que el capital fijo tiene mayor peso y aumentará en los que el capital salarial es mayor al fijo.

Se deduce entonces que en estas condiciones, además de las cantidades de trabajo incorporado la variable de distribución también influirá sobre el precio. Ricardo tiene que aceptar la posición que en un principio quería demostrar como inválida, pero demuestra que son las composiciones de capital y no en realidad la variable de distribución como tal lo que tiene influencia sobre el nivel de precios. Concluimos así que la teoría valor trabajo es válida dentro un marco teórico definido, con condiciones tan limitadas que rayan en lo irreal, lo que condujo a descartar esta teoría ricardiana como explicación general del valor. Veremos a continuación como Sraffa a partir de la separación de la dificultad de producción de las cantidades de trabajo encuentra un modelo de validez general a partir de las ideas ricardianas sobre el excedente.

Teoría Ricardiana de la dificultad física de producción: el modelo del cereal.

La teoría del valor formulada en Principios iba en un comienzo destinada a poder determinar el tipo de beneficio en términos físicos, para contrarrestar el error de Smith al querer medir los precios por medio de ellos mismos, pero hemos visto como Ricardo no encontró una solución satisfactoria por medio del concepto de cantidades de trabajo requeridas en la producción.

Es entonces en la separación de los conceptos de dificultad de producción y cantidades de trabajo que Piero Sraffa encontrará la manera de expresar la teoría ricardiana de la dificultad de producción como una teoría general de la determinación de los precios, partiendo del modelo particular del cereal propuesto por Ricardo en su Ensayo.

El modelo del cereal

Se supone una producción en la cual el cereal utiliza como medios de producción cantidades de él mismo. La dificultad de producción en este sector se expresa como una proporción entre el costo absoluto de producción y la cantidad producida. Así, el resultado del cociente es una magnitud sin variables asociadas a ella que expresa un porcentaje que mide el grado de dificultad de producción en proporción a unidad. Es viable calcular la tasa de ganancia como una variable dependiente de la dificultad física de producción, es decir, debido a las condiciones de producción, es posible calcular una tasa de ganancia que mide "la capacidad de acrecentamiento físico del capital". Pero encontrar la tasa de ganancia del sector cereal, equivale a encontrar la tasa de ganancia de todo el sistema, pues como lo afirma Ricardo en su Ensayo:

"El carácter determinante del tipo de beneficio agrícola [cereal] sobre el tipo general de beneficio consiste en que dado que la competencia iguala a todos los tipos de beneficio, la tendencia a la disminución del tipo de beneficio agrícola debe transmitirse al tipo general de beneficio, el cual, por lo tanto, debe manifestar él mismo una tendencia a la caída progresiva"

Así, se obtiene una tasa de ganancia única y acorde con las ideas ricardianas de rendimientos decrecientes en la agricultura. Además, si suponemos que el sector cereal es un sector fundamental, es decir, que todos los demás sectores utilizan como insumo cereal, la dificultad de producción para esos sistemas debe ser igual a la dificultad de producción hallada en el sector fundamental, pues la tasa de ganancia es única. Así, el sistema de precios se obtiene de la igualación de todas las dificultades de producción a una única - la de cereal -, sin que estas dependan de las cantidades de trabajo incorporado. De esta manera, la idea expresada en Ricardo en su teoría del excedente, según la cual "la dificultad o facilidad de la producción de la mercancía regulará en último término su valor en cambio" queda validada en términos generales. (morenohnos, 2011)



Ejemplo

Por ejemplo, la jornada laboral legal actual en muchos países es de 8 horas, entonces si el trabajo necesario es de 4 horas, el plustrabajo será de 4 horas, tiempo del cual se apropia el capitalista por su posición social como dueño de los medios de producción.

El plustrabajo se expresa en dinero a partir del MELT :

plusvalia=m*plustrabajo porque es asi



Por tanto, dentro de la economía política marxista, se establece concepto de Tiempo Totalmente Necesario para producir una mercancía, la cual condiciona el valor del trabajo desagragando el plusvalor generado por la fuerza de trabajo.

Bibliografía


morenohnos. (13 de julio de 2011). Monografías.com. Obtenido de http://www.monografias.com/trabajos6/teva/teva.shtml



La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal