Facultad de letras y ciencias humanas departamento de humanidades


Eliminar la pobreza en el mundo será imposible de lograr a menos que los derechos y las necesidades de las personas con discapacidad sean tomados en cuenta



Descargar 1.39 Mb.
Página11/21
Fecha de conversión01.07.2017
Tamaño1.39 Mb.
1   ...   7   8   9   10   11   12   13   14   ...   21
Eliminar la pobreza en el mundo será imposible de lograr a menos que los derechos y las necesidades de las personas con discapacidad sean tomados en cuenta. (La negrita es nuestra)261.
De acuerdo a las Naciones Unidas 1 de cada 20 personas tiene alguna discapacidad. Más de 3/4 partes de ellas viven en los países en desarrollo. Con frecuencia ellas están entre los más pobres de los pobres. Recientes estimados del Banco Mundial sugieren que ellas pueden pertenecer al quinto más pobre del mundo. La discapacidad es una condición de las personas que les limita su acceso a la educación y al empleo, y les conduce a la exclusión económica y social. Los pobres con discapacidad se encuentran así atrapados en un círculo vicioso de pobreza y discapacidad en el cual cada uno de ambos es causa y consecuencia del otro262”.
La Introducción de esta publicación concluye afirmando que este artículo “también establece formas en las cuales la cooperación para el desarrollo… puede ayudar a incorporar los derechos y necesidades de las personas con discapacidad en la corriente principal del trabajo de reducción de la pobreza y el logro de los derechos humanos263.
A pesar del optimismo de DFID y de los esfuerzos manifestados por otras agencias de cooperación para el desarrollo, principalmente de los países nórdicos264 (Dinamarca, Noruega, Suecia y Finlandia), que comparten la convicción de la necesidad de brindar una atención especial a las poblaciones afectadas con diferentes tipos de deficiencias, la discapacidad sigue estando excluida de las prioridades de la cooperación para el desarrollo y de las estrategias para la reducción de la pobreza.
El prejuicio, la discriminación y la opresión operan como causas estructurales e institucionales de esa exclusión social de las personas con discapacidad y explican porqué ellas se encuentran en una situación de exclusión y pobreza crónica.
A pesar de la opinión generalizada, se ha logrado demostrar que la pobreza crónica que afecta a las personas con discapacidad y sus familias se origina, no en las diferentes deficiencias de los individuos, sino en el complejo tejido de los arreglos sociales de las diferentes instituciones que conforman la sociedad, arreglos que excluyen de manera sistemática a las personas con discapacidad. Y esto es algo que viene de mucho tiempo atrás y que tiene raíces históricas y culturales, como hemos visto anteriormente.
Inclusion International en su "Reporte del Estado de Pobreza y Discapacidad en las Américas” (2004)265, coincide en señalar que las diferentes deficiencias de los individuos no son las que los inhabilitan o discapacitan, sino que la verdadera causa de ello se encuentra en su entorno de exclusión social y pobreza. Así, afirman lo siguiente:
A menudo se supone que la discapacidad es causada por algún impedimento (impairment = deficiencia), pero un resumen de toda la información referida en el párrafo anterior dejó claro que las situaciones de exclusión y el acceso limitado a los servicios y la rehabilitación, que son causados por la pobreza, son en realidad lo que inhabilita a un individuo. Tener un impedimento no es inherentemente discapacitante. Si una familia tiene los recursos para proveer de equipo especial, servicios, rehabilitación, medicamentos, acceso a la educación y por lo tanto empleo para aquel miembro de la familia que tiene un impedimento, entonces este individuo puede volverse un miembro activo y productivo de su comunidad. Es la situación de pobreza la que causa que el impedimento se vuelva una condición que lo inhabilita, acarreando la exclusión y la violación de los derechos humanos”.
Esta afirmación de Inclusión Internacional nos señala, por un lado, que una familia con recursos puede brindar a la persona con discapacidad mayores oportunidades para su inclusión social y económica. Pero, por otro lado, parecería entender la desventaja de la discapacidad más en términos de escasez de recursos económicos, como se entiende en Norteamérica, antes que en los términos más fuertes de exclusión social tal como esto se entiende en Europa. Lynn Todman en sus “Reflexiones sobre la exclusión social266” nos hace comprender muy bien esta diferencia, cuando afirma lo siguiente:
Hay diferencias notables entre el discurso europeo y norteamericano sobre la desventaja (disadvantage), particularmente en la manera en que el fenómeno se conceptúa.
En la investigación social y en los círculos políticos europeos, la desventaja se piensa típicamente en términos de exclusión social. La exclusión social se refiere a los procesos por los cuales los individuos y grupos se hacen incapaces (incapable) de participar en las instituciones económicas, sociales, políticas, culturales y en otras instituciones esenciales que caracterizan a la sociedad en la que ellos viven y que están disponibles para la mayoría de los otros miembros de esa sociedad.
Esta manera de pensar sobre la desventaja es mucho más amplia de lo que típicamente se emplea en los Estados Unidos en dónde la desventaja tiende a ser conceptuada en términos de pobreza (en términos económicos, monetarios o de ingreso) que resultan de la participación limitada o nula en las instituciones económicas de la sociedad, y en donde la nula participación en otras instituciones (por ejemplo, no económicas) están sujetas a un relativo descuido”.
La cita de Rebeca Yeo, con la que comenzamos esta sección, hace una reflexión en este mismo sentido (que la pobreza es un estado de cosas causado por la exclusión social), pero ella aplica esta comprobación al tema de la discapacidad, lo que nos ayuda por cierto a comprender el origen de la pobreza en las personas con discapacidad:
La pobreza no se refiere solo a índices de ingreso sino también a la exclusión social y a la carencia de poder. Simon Maxwell (1998267) escribe que las personas se hacen pobres porque son excluidas de las instituciones sociales en las cuales el acceso a ellas se basa en cosas tales como estatus, privilegio, raza y género. La exclusión conduce así a la carencia de recursos, bajas expectativas, pobre salud y pobre educación. Por estas razones buscamos a aquellas personas con discapacidad que experimentan pobreza crónica en términos de ingreso, así como en términos de una amplia exclusión social”268.
La situación de “capacidad” o discapacidad opera al igual que el estatus, el privilegio, la raza o el género, como un factor de acceso o exclusión de las instituciones sociales.
Al igual que Lynn Todman, Christoph Badelt también distingue el fenómeno la pobreza, de lo que es la exclusión social. Así en su estudio sobre “El papel de las organizaciones sin fines de lucro en la políticas para combatir la exclusión social269”, Badelt reconoce 3 paradigmas sobre la exclusión social que aclaran mejor esta diferencia.
Aunque no son fenómenos separados entre sí, la noción de pobreza se centra por lo general (de manera tradicional y estrecha) sólo en problemas distributivos tales como la falta de recursos, por ejemplo, mientras que la noción de exclusión social tiene una mirada más amplia y se centra por lo general en problemas de relación tales como la inadecuada participación social, la falta de integración social y la falta de poder. Mientras la pobreza puede medirse de una manera directa (por ejemplo en términos de condiciones de vida, consumo, etc.) o de una manera indirecta (en términos de ingreso), estas diferencias tienen menos relevancia en el concepto de exclusión social.
Las concepciones de la pobreza y la exclusión social derivan de tradiciones intelectuales muy diferentes. La pobreza es un concepto asociado con una visión liberal de la sociedad (en un sentido europeo) en el cual la meta de la política social es asegurar que cada persona tenga los recursos suficientes para sobrevivir en un mundo competitivo.
La exclusión social, por su parte, tiene su base en el análisis más continental de un orden social. Las personas socialmente excluidas están aisladas de un orden moral, se les niegan sus derechos sociales. Cada vez que esto ocurre los ciudadanos sufrirán los procesos de desventajas generalizadas y persistentes. Su participación social y profesional se verá minada. La exclusión social es un estado de separación de un orden moral, que puede ser provocado por muchos factores, incluido los limitados ingresos.
Visto desde una perspectiva de políticas públicas, hay una cadena lógica entre la pobreza y la exclusión social. Al principio, las personas tienen que ser capacitadas y educadas para que puedan integrarse al mercado de trabajo. El ingreso que ellas pueden ganar en el trabajo les dará dominio sobre los bienes y servicios que les permitirán garantizar su participación social. Cada vez que esta cadena lógica se interrumpe, debido al desempleo o a la incapacidad para trabajar, los esquemas de los seguros sociales tradicionales (estado del bienestar) reemplazan al ingreso que se obtiene trabajando. De esta manera, la participación social no se pone en peligro. En la práctica las autoridades de las políticas sociales enfrentan el desafío de trabajar en políticas contra la pobreza (la falta de ingresos) y contra la exclusión social simultáneamente, debido a que esta cadena lógica se interrumpe.
Sobre los paradigmas de la exclusión social, que señala Christoph Badelt, el primero es el paradigma de la solidaridad. La exclusión es entendida así como el resultado de la ruptura del lazo social que hay o debería haber entre el individuo y la sociedad, lazo que es concebido como solidaridad social. La sociedad se caracteriza por establecer límites culturales por los cuales las minorías étnicas o pobres, o los desempleados, terminan siendo marginados. La fuente de la integración de estos grupos sería la “integración moral”. El Estado está obligado así a ayudar en la inserción de los excluidos.
El segundo paradigma entiende que la exclusión social es una consecuencia de la especialización, la misma que se refiere a la diferenciación social, la división económica del trabajo y la separación de las esferas de la vida.
La fuente de los problemas no es que los individuos difieran entre sí, al trabajar, sino la discriminación. La separación de las esferas no debería conducir a la generación de categorías sociales ordenadas jerárquicamente, siempre que los individuos puedan moverse entre las fronteras. Pero si esta movilidad entre las distintas esferas resulta imposible, entonces la división del trabajo podría terminar en exclusión social.
El tercer paradigma considera que la exclusión es una consecuencia de la formación de monopolios de grupo con una posición dominante. Los grupos poderosos o dominantes, con identidades e instituciones distintas culturalmente, restringen el acceso de todos aquellos que están afuera a través de procesos de clausura o exclusión social. Un buen ejemplo de ello es la segmentación del mercado de trabajo que impone límites de exclusión dentro y fuera de las empresas. Mientras en el paradigma de la especialización la fuente de la integración es el intercambio, el paradigma del monopolio descansa en los derechos del ciudadano como un medio de cambio del estatus de exclusión.
Para Michael Bach la exclusión social es una situación o característica de la vida en comunidad, que afecta a determinados individuos y grupos de la población, quienes no llegan a ser valorados ni tomados en cuenta de una manera debida.
A pesar que el origen de la exclusión pueda deberse a situaciones tales como el estatus, los privilegios, la raza, el género, la pobreza, la discapacidad, el temor a las diferencias, o la falta de poder político, sus consecuencias son siempre las mismas en todos los casos: los excluidos experimentan falta de reconocimiento, de valoración y de aceptación; carencia de poder y de una voz que los represente y que les permita dejarse escuchar; vulnerabilidad económica; experiencias de vida bastante disminuidas, y una expectativa de vida en muchos casos muy limitada. Para la sociedad como un todo, la exclusión social de un número importante de grupos e individuos puede llegar a convertirse en una seria amenaza para la cohesión social y la prosperidad económica”270.
La inclusión social por su parte es una política que trata de asegurar que todos los seres humanos, en su diversidad, sean capaces de ser valorados y respetados como miembros plenos de la sociedad, y que contribuyen a ella.
El desarrollo inclusivo, como política de inclusión social, refleja un enfoque de desarrollo social proactivo dirigido al logro del bienestar comunitario de todas las personas, sin excepción, que no se contenta solo con eliminar riesgos y barreras. Se requiere voluntad, inversión y acción para crear las condiciones para una verdadera inclusión271. La inclusión social va más allá de incorporar solo a los grupos excluidos (outsiders), o de las nociones de periferia versus centro. Se trata esencialmente de adoptar medidas eficaces que ayuden a acortar las distancias físicas, sociales y económicas que separan a las personas entre sí, más bien que a promover medidas que ayuden sólo a eliminar los límites o barreras que hay entre el “ellos” y el “nosotros”272.
Jenny Morris en su ensayo titulado “Esa clase de vida: Exclusión social y jóvenes discapacitados con altos niveles de necesidad de apoyo273” recopila unas interesantes notas que definen lo que es la exclusión social. Comienza refiriéndose a la Unidad de Exclusión Social del gobierno británico señalando que la definición que ellos hacen se centra más en las “causas” antes que en decir lo que “es”. Esta es la cita que ella hace:
La exclusión social es un término abreviado para lo que ocurre cuando las personas sufren una combinación de problemas relacionados entre sí tales como desempleo, pocas habilidades o capacidades, bajos ingresos, viviendas pobres, entornos de riesgo criminal, mala salud, pobreza y ruptura familiar”.
Morris añade que cuando se inauguró esta unidad en 1997 el Primer Ministro británico describió la exclusión social como el hecho de ser “arrojado fuera de la sociedad”, afirmando que la política del gobierno estaba dirigida a crear una sociedad “en la cual todos los ciudadanos sean valorados y puedan decidir entre una cosa o la otra; en la cual nadie esté excluido de oportunidades y todos puedan desarrollar su potencial”.
Si bien en teoría esto abre el camino para un enfoque amplio de la exclusión social, en la práctica el foco principal de la política del gobierno británico para combatir la exclusión social se concentra solo en el empleo pagado. De esta manera el bienestar material así como el emocional se relacionan con el trabajo. El trabajo pagado resulta fundamental para la inclusión. Es el medio clave para que la persona afirme su identidad y se respete a sí misma. Por eso David Blunkett, cuando fue Ministro de educación y empleo, afirmó: “Al final será el trabajo el que proteja a las personas de la pobreza”.
Jenny Morris piensa que un enfoque más amplio de la exclusión social, y de la agenda política para combatirla, lo han sugerido Burchardt, Le Grand y Piachaud en su artículo sobre la “Exclusión social en Gran Bretaña 1991-1995274”, al afirmar lo siguiente:
Un individuo es excluido socialmente a) cuando no reside geográficamente en una sociedad, y b) cuando no participa en las actividades normales de los ciudadanos en esa sociedad”275.
Morris concluye su cita señalando que, las actividades normales (a las que se refieren Burchardt, Le Grand y Piachaud) se definen en 5 dimensiones que representan las actividades que se consideran ser las más importantes en las que deberían participar todos los individuos: 1) tener un razonable estándar de vida; 2) poseer un mínimo grado de seguridad; 3) comprometerse en una actividad que sea valorada por otros; 4) tener algún poder en la toma de decisiones; y 5) ser capaz de atraer el apoyo de la familia cercana, de los amigos y de una comunidad más amplia276).
La inclusión social supone la existencia de arreglos sociales o institucionales justos e imparciales que eliminen las desventajas, la discriminación o el trato diferenciado de todos aquellos que no concuerdan con los patrones dominantes o mayoritarios, y que permitan que todas las personas participen en igualdad de condiciones en la distribución justa y equitativa de las cargas y beneficios de la convivencia y la cooperación social.
En el ámbito del movimiento por los derechos de las personas con discapacidad se han dado a conocer exigencias y demandas de no segregación así como de políticas inclusivas y de participación en todos los aspectos de la vida social. El ideal de la inclusión supone el desarrollo de prácticas y tratamientos no comunes ni homogéneos sino personalizados o individualizados y que estén atentos a las diferencias.
El ideal de inclusión social supone así poner en práctica pautas de diseño universal y planeamiento inclusivo, así como medidas de acomodación laboral o acción afirmativa que aseguren que todas las personas, y en especial las que se encuentran en situación de minoría, desventaja o vulnerabilidad, puedan beneficiarse de los productos del desarrollo y de la convivencia social, en igualdad de condiciones.

Como señala Michael Bach277, las demandas de inclusión educativa, laboral y comunitaria son consistentes con los cambios en las teorías de ciudadanía que sostienen autores como Kymlicka y Norman (1994278), Young (1990, 2000279), Chandoke (1995, 1999280) y otros. La ciudadanía trata en lo fundamental de lograr una participación e inclusión plena y democrática de las personas en las instituciones de la sociedad.


Las demandas de inclusión del movimiento de la discapacidad visualizan formas de identidad, reciprocidad y solidaridad social que proveen una base de derechos para ser realizados en relación a otros y para lograr una vida bien vivida en la comunidad.
Michael Bach hace ver cómo Michael Ignatieff (2000281), en su estudio sobre “la revolución de los derechos”, sugiere que la “historia política y social de la sociedad occidental es la historia de la lucha de todos los grupos humanos por ganar inclusión” en una comunidad política donde todos gozan de una igualdad de derechos (p. 140).

Bach elabora una propuesta y una agenda para combatir la exclusión social por motivos de discapacidad basándose, entre otras bases conceptuales, en los desarrollos teóricos y filosóficos del reconocimiento. El reconocimiento es entendido principalmente sobre la base de la teoría desarrollada por Axel Honneth282 y en la que distingue 3 niveles de reconocimiento y de negación del reconocimiento: el nivel personal o individual, el nivel del reconocimiento de derechos, y el nivel social. Estos 3 niveles se expresan respectivamente en amor, juridicidad y solidaridad. Bach encuentra que la expresión más completa del reconocimiento se da en el nivel de la solidaridad.


La inclusión social trata de re-escribir las reglas, reformando nuestras imágenes y recursos culturales e instituyendo prácticas para brindar estatus de igual valor a quienes se les ha asignado un lugar de menor valor y de menor estatus en la sociedad.
La inclusión social no exige que nosotros asimilemos y homogenicemos las diferencias sociales y culturales en nuestros sistemas de educación, de cuidados de salud, políticos y otros. El reconocimiento del valor de los otros implica respetar las diferencias e identidades de esos otros en formas o modos que les permitan a ellos expresar sus voces, ejercer sus derechos, y asegurar su propio camino al bienestar.
La inclusión social también exige la reciprocidad. Los grupos que buscan estatus y un espacio público, pero cuya misión y práctica involucra estereotipar y devaluar a otros, no son merecedores de un reconocimiento de igual valor y estatus por su sociedad.
Estudio europeo sobre “Discapacidad y Exclusión social”283

El referido estudio, realizado por un grupo de importantes consejos nacionales y organizaciones de personas con discapacidad de Europa, contando con los auspicios y patrocinio de la “Comisión Europea” y del “Foro Europeo sobre discapacidad”, señala que resulta de una gran importancia y urgencia recoger información cualitativa y cuantitativa sobre la pobreza y la exclusión social en relación con las personas con discapacidad. La razón de ello es que las personas con discapacidad se encuentran sin duda entre las poblaciones más vulnerables y con mayor riesgo de exclusión, tal como muestran los diversos estudios que se han realizado hasta la fecha.


Otro hecho importante a hacer notar es que la pobreza y la exclusión social están ligadas entre sí de forma inextricable, constituyendo la falta de empleo sólo una de las principales causas de la pobreza, pero por supuesto no la única.
De otro lado, de acuerdo a lo que señala el “Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados” – ACNUR, “la pobreza es una condición humana caracterizada por la carencia crónica y sostenida de recursos, capacidades, oportunidades, seguridad y del poder que le son necesarios para disfrutar de un adecuado estándar de vida y de otros derechos civiles, culturales, económicos, políticos y sociales”284.
La exclusión social es un fenómeno multidimensional que está vinculado no sólo con los ingresos y los gastos sino también que abarca áreas que tienen que ver con el tipo de actividad que se desempeña, con los estudios que se han podido llevar, con la vivienda, la salud, la valoración subjetiva de cómo se llega a fin de mes y con la satisfacción que experimentan los ciudadanos respecto de los servicios sanitarios y sociales que reciben.
Para las personas con discapacidad, la situación en relación con el empleo dista mucho de ser la ideal. En término medio, el porcentaje de participación de las personas con discapacidad severa en el mercado laboral es inferior a la mitad del nivel que alcanzan los trabajadores sin discapacidad. En la mayoría de los Estados europeos se han llevado a cabo esfuerzos para mejorar la tasa de participación, pero los obstáculos existentes para obtener —y mantener— el empleo, tales como la falta de acceso a la educación y a la formación profesional o la limitada disponibilidad de viviendas, tecnologías de asistencia y transporte accesible, etc., son todavía muchos y muy significativos.
La Comisión Europea reconoce que las personas con discapacidad constituyen uno de los grupos vulnerables que enfrentan las mayores barreras, de naturaleza múltiple, para acceder al mercado laboral, a los servicios sociales y a la educación, y que por esa misma razón es que sus probabilidades de caer en la pobreza y de ser socialmente excluidas resultan ser mayores que para el resto.
El estudio “Discapacidad y Exclusión social en la Unión Europea”285 subraya asimismo el nexo que existe entre exclusión social y discriminación.
La participación social de las personas con discapacidad está gravemente limitada a causa de las barreras físicas y de actitud que les impiden participar en la vida de la comunidad o incluso ejercer sus derechos como ciudadanos.
Causas principales de la exclusión social entre personas con discapacidad.-

El “Informe de Desarrollo Mundial de las Naciones Unidas sobre la Pobreza286” resalta la naturaleza multidimensional de la pobreza, y afirma que la pobreza y la exclusión social no sólo entrañan privación de ingresos y recursos, sino también bajos resultados en asuntos de educación, salud y vida social. Además, la pobreza conduce hacia la «exclusión social» y a la «falta de poder».


En el mencionado estudio “Discapacidad y Exclusión social” también se señala que Amartya Sen argumenta que la pobreza mina gravemente “todas las capacidades que tiene una persona, es decir aquellas libertades sustantivas que esa persona posee para poder llevar el tipo de vida que ella valora”.
Teniendo en cuenta este planteamiento, se ve la necesidad de identificar los factores que contribuyen a la pobreza y la exclusión social, ya que éstos van más allá del alcance limitado de la pobreza monetaria.
Por ello los autores del estudio europeo sobre discapacidad y exclusión social pidieron a los participantes del referido estudio que evalúen las causas principales de la exclusión social entre personas con discapacidad. De las respuestas obtenidas se han considerado los siguientes factores como muy importantes, en orden descendente:


  1. La falta de acceso o el acceso limitado al entorno social, y el desempleo (94%)

  2. La falta o el acceso limitado a los servicios (85,4%)

  3. La Estigmatización de las personas con discapacidad (83,3%)

  4. La Falta de formación adecuada (81,2%)

  5. La Falta de servicios especializados (80%)

  6. Los Sistemas educativos inadecuados (77,1%)

  7. La Falta de políticas económicas para compensar el gasto extra de la discapacidad (75,7%)

  8. La estructura del sistema de subsidios (75%)

  9. El Vivir recluidos o segregados en instituciones (60%)

La exclusión que las personas con discapacidad experimentan respecto de la educación es inaceptable pues es un hecho que de la educación que reciban o no dependerán sus futuras oportunidades en la vida, siendo la educación esencial para hacer realidad la igualdad de oportunidades.

Los resultados señalados en general ofrecen una indicación clara de todas las áreas de intervención sobre las cuales resulta importante trabajar a fin de combatir la exclusión social entre las personas con discapacidad.
En sus conclusiones generales el estudio preparado por el Foro Europeo de la Discapacidad, bajo la coordinación de Yannis Yfantopoulos, “Discapacidad y exclusión social en la Unión Europea”, (6.9) afirma lo siguiente:

Los resultados de nuestra investigación respaldan claramente los resultados anteriores de que


Catálogo: groups
groups -> Estrategia y geopolitica
groups -> Julio posibilidades: Mes completo del 2 al 31 de Julio Dos turnos quincenales
groups -> Resumen hecho por Edgar Caraballo Villalba- fecha: 18/12/2015 Prensa: El Nacional//El Universal//El Carabobeño//Notitarde TalCual//El Diario de Caracas//Informe21//
groups -> Informe / Reporte Regional para la X reunión Ordinaria del fzla, Ciudad de Guatemala, Mayo 2011 Datos generales de su región / comunidad Nombre de su región / comunidad
groups -> Domestic logs
groups -> Mundo beatle boletín En Español
groups -> Foolish beat
groups -> Accidente del avión de Air France Airbus A330-203 Ocurrido el 01 de junio de 2009
groups -> Valor agregado: Libro casi inhallable
groups -> Metodología de la investigación colección de materiales didácticos con enfoque en la producción de la tesis de maestría y el trabajo integrador final de especialización


Compartir con tus amigos:
1   ...   7   8   9   10   11   12   13   14   ...   21


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2019
enviar mensaje

    Página principal