Fondos Soberanos: Salvemos a usa parte I: Un auxilio bien cobrado



Descargar 0.54 Mb.
Página4/10
Fecha de conversión11.03.2018
Tamaño0.54 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10
“Existen riesgos bajistas en términos de un posible debilitamiento aún más acusado del crecimiento económico. Una expectativa sustancialmente más débil de lo previsto, particularmente si esa debilidad pronosticada se prolonga durante más tiempo del anticipado, lo que podría requerir mayores ajustes en la política monetaria”, dijo Plosser”.
- La recesión en EEUU es ya una realidad, según Merrill Lynch (ABC - 9/1/08)
“El banco de inversión estadounidense Merrill Lynch afirma que la recesión de la economía de Estados Unidos ya no es más un pronóstico, sino una realidad, especialmente tras los datos del último informe de empleo del país publicado el pasado viernes.
En concreto, un documento elaborado por el departamento de análisis económico de la entidad indica que “el informe de empleo del pasado viernes sugiere firmemente que la recesión ha llegado”, aunque señala que como es tradicional será el Bureau Nacional de Investigación Económica (NBER por sus siglas en inglés) el encargado de oficializar esta circunstancia, “aunque podría llevar casi dos años antes de que nos informen de ello”.
De este modo, el documento elaborado por Merrill Lynch apunta que el NBER tiene en cuenta fundamentalmente el análisis de cuatro factores a la hora de determinar si la economía ha entrado en recesión: empleo, ingresos personales, producción industrial y ventas reales en los sectores manufacturero y minorista.

En opinión del departamento de análisis del banco de inversión, “si tras los datos de empleo del pasado viernes ponemos juntas estas cuatro piezas del puzzle que NBER analiza para juzgar si se produce un punto de inflexión, todas parecen haber tocado techo entre noviembre y diciembre, lo que sugiere con firmeza que de hecho nos encontramos en el primer mes de recesión”.


En este contexto, los analistas de Merrill Lynch subrayan que esta posibilidad ya “no puede ser considerada un pronóstico de ahora en adelante, sino que se trata de una realidad”, informa Ep.
Por su parte, la ministra de Economía francesa, Christine Lagarde, en una entrevista concedida al “International Herald Tribune”, presionó al Banco Central Europeo para que dé prioridad al crecimiento económico en detrimento del control de la inflación. La ministra volvió a reiterar la corriente crítica que desde París se ha venido dirigiendo contra la política monetaria del BCE, poniendo en entredicho la independencia de la institución presidida por Jean Claude Trichet a la hora de cumplir su mandato primordial de mantener la estabilidad de precios en la eurozona.
“Si tenemos que elegir entre un alto nivel de inflación y un alto crecimiento, o un nivel estable de precios con un menor crecimiento, yo ciertamente prefiero una inflación temporalmente más elevada y un crecimiento más alto”, afirmó Lagarde, quien mostró su confianza en que esta postura sea compartida por otros socios europeos y que se lo hagan saber al BCE”.
- ONU advierte sobre recesión (BBCMundo.com - 10/1/08)

(Por Andrew Walter)

“La Organización de las Naciones Unidas (ONU) advirtió que existe un riesgo elevado de caer en una recesión económica global. El nuevo pronóstico anual de los economistas de la ONU predice una desaceleración moderada del crecimiento global este año, pero señala que existe un peligro creciente de caer en una etapa aún más abrupta.

La incertidumbre principal sería Estados Unidos, donde recientemente se han dado a conocer indicadores económicos negativos, como baja producción manufacturera y menor generación de empleo. Estos resultados fueron publicados después de que los técnicos de la ONU prepararan sus pronósticos para el año.


Riesgos
Aunque el estudio indica que se espera una desaceleración moderada del crecimiento global, los especialistas creen que hay un riesgo de que la situación empeore; incluso en un escenario donde la economía mundial casi llegue a un nivel de parálisis. De acuerdo a los economistas, la principal incertidumbre se centra sobre Estados Unidos.
El informe de la ONU establece que una mayor desaceleración en este país podría golpear duramente a muchas naciones en vías de desarrollo. Esto reduciría las actividades comerciales a nivel mundial - lo que a su vez socavaría las exportaciones de muchos países- y también pondría fin a los altos precios de materias primas y alimentos, que han ayudado a muchas economías en desarrollo.
Según el informe, los desbalances económicos a nivel global también son una fuente posible de dificultades: destacándose, notablemente, el amplio déficit comercial de Estados Unidos y los correspondientes superávits de China, Japón y los principales exportadores de petróleo. La ONU indica que este último grupo de países debería tratar de estimular sus economías para contrarrestar las debilidades de EEUU.
Los riesgos de un mayor deterioro en el mercado estadounidense han sido destacados en los últimos días por técnicos de varios bancos internacionales -como Goldman Sachs y Merril Lynch-, quienes coinciden en la expectativa de recesión este año para la mayor economía del planeta”.
- La idea de una inevitable recesión en EEUU toma cuerpo entre los expertos internacionales (ABC - 10/1/08)

“Cada día es mayor el número de voces acreditadas de la economía mundial que advierten del peligro de una recesión inminente en Estados Unidos. Ayer fueron el Foro Económico Mundial de Davos y el banco americano Goldman Sachs, quienes en sendos informes pronosticaron la recesión en la todavía principal economía del mundo. También el Banco Mundial y la ONU auguraron una fuerte desaceleración del crecimiento estadounidense, y no descartaron la caída de la actividad.


El Foro Económico Mundial advierte, en un estudio hecho público ayer en Londres, del riesgo de que la economía estadounidense entre en recesión en los próximos doce meses y pronostica a más largo plazo que las presiones sobre el dólar pueden presagiar el final de un periodo de hegemonía económica a nivel mundial.
El estudio, titulado “Riesgos globales 2008” y en el que han colaborado Citigroup, Marsh & McLennan, Swiss Re, Wharton School Risk Center y Zurich Financial Services, hace hincapié en que las condiciones financieras de la última década han permitido un excepcional periodo de crecimiento económico y estabilidad, aunque la crisis de liquidez de 2007 genera una gran incertidumbre para este año 2008.
“Una recesión en Estados Unidos no puede ser excluida en este año”, señala el informe. Asimismo, el documento muestra que los economistas consultados se encuentran divididos acerca de si la demanda interior de los mercados asiáticos podría tomar el relevo como motor de la economía global.
Además, a más largo plazo, el Foro de Davos advierte de que se incrementarán las presiones sobre el dólar en su papel de divisa de reserva global, lo que dañará la posición geopolítica de EEUU, presagiando el final de su hegemonía económica mundial.
También se refiere el citado informe al impacto de la incertidumbre económica sobre las economías europeas, y asegura que puede ser enormemente divergente dependiendo del país de que se trate. En este sentido, el documento advierte de que la resistencia de algunas de las grandes economías del Viejo Continente con un elevado nivel de exportaciones puede verse en problemas si las tensiones en los mercados financieros se extienden al resto de la economía.
Sobre la fuerte subida de los precios alimenticios, entre cuyas causas cita el crecimiento demográfico, los cambios de estilos de vida y la utilización del cereal para la producción de biocombustibles, prevé que los problemas se agudizarán en la próxima década y augura que serán las comunidades más vulnerables las que sufrirán las consecuencias más graves.
Los tipos de interés, al 2,5%
Más pesimista incluso es el banco de inversión estadounidense Goldman Sachs, que afirmó ayer que los últimos datos macroeconómicos, especialmente los de empleo, sugieren que la economía de Estados Unidos se encuentra ya en recesión o entrará en ella de forma inminente.
El último informe de coyuntura de la entidad pronostica que la actividad en este país sufrirá una modesta contracción hasta finales de 2008 para recuperarse de manera gradual en 2009. En concreto, las estimaciones de la firma de Wall Street indican que el crecimiento del PIB de Estados Unidos en 2008 se situará en el 0,8%, mientras que pronostica que la tasa de paro, ahora en el 5%, llegará a alcanzar el 6,25%.
En cuanto a la política monetaria de EEUU, Goldman Sachs anticipa que la Reserva Federal (Fed) acometerá sucesivos recortes de los tipos a lo largo del presente ejercicio para aliviar las tensiones crediticias y estimular el crecimiento de la economía. En concreto, el informe apuesta por una drástica reducción de medio punto porcentual de los tipos de interés en la próxima reunión del Comité de Política Abierta del 29 y 30 de enero, para sucesivamente llegar hasta una tasa del 2,50% al finalizar el ejercicio.
Aunque sin ser tan rotunda, la ONU también alertó ayer de un “claro peligro” de que la economía mundial sufra un estancamiento que rebajaría a menos de la mitad el crecimiento previsto, un 3,4% para este año. Ese escenario estaría basado en un agravamiento de la crisis inmobiliaria en Estados Unidos y en una acelerada caída del dólar. Si se confirmase este escenario, la economía mundial apenas crecería un 1,6% en 2008.
En todo caso, los expertos económicos de la ONU consideran que el impacto de la crisis de los créditos hipotecarios de alto riesgo (“subprime”) en EEUU todavía no puede evaluarse de manera integral. Estos expertos estiman que una caída del 15% en los precios del sector inmobiliario afectaría la demanda y supondría un 2% menos de crecimiento para EEUU, lo que lo llevaría a un virtual estancamiento en 2008. Pero también existe el peligro, reconocen, de que la dimensión que ha adquirido esa crisis provoque una recesión de la mayor economía mundial, lo que afectaría al comercio mundial y sería un “duro golpe” para muchos países pobres, pues se pondría fin al “boom” de los precios de las materias primas que les ha beneficiado en los últimos años.
Algo más optimista se mostró el Banco Mundial, que apuntó ayer que la resistencia de la economía de los países en desarrollo amortiguará el efecto negativo para la economía mundial de la desaceleración de Estados Unidos. Según un informe presentado ayer por esta entidad, titulado “Perspectivas Económicas para 2008”, la economía mundial crecerá este año un 3,3%. El banco advierte, sin embargo, de los riesgos que suponen el fantasma de una recesión en Estados Unidos y un incremento de la volatilidad de los mercados financieros, que podrían afectar negativamente al previsto “aterrizaje suave”, ya que caerían los ingresos de la exportación y las llegadas de capital extranjero a los países en desarrollo”.
- Wall Street teme por la salud de las instituciones financieras (The Wall Street Journal -online- 10/1/08)

(Por Gregory Zuckerman, Serena Ng y Carrick Mollenkamp)


“El mes pasado, los bancos centrales trabajaron a toda máquina para asegurarse que los mercados de crédito tuvieran suficiente efectivo para operar sin complicaciones. En muchas formas, su estrategia tuvo éxito, pero ahora pende otra preocupación sobre estos mercados, una que será más difícil de solucionar: la salud de las instituciones financieras.
Recientemente, las acciones de firmas financieras han sido golpeadas de nuevo. Por ejemplo, el índice Dow Jones Wilshire Financial Services se ha tambaleado en las últimas dos semanas.
Aún más inquietante es el hecho de que los inversionistas en el mercado de canjes de créditos morosos, en donde se compran y venden seguros en contra de cesaciones de pagos de deudas, están advirtiendo sobre un creciente riesgo de problemas financieros para algunos bancos y aseguradoras. El costo de la protección de deuda emitida por Merrill Lynch & Co., Countrywide Financial Corp., Citigroup Inc., MBIA Inc. y otros se dispara incluso cuando otros aspectos que preocupaban al mercado de crédito el año pasado comienzan a calmarse. Esto, a su vez, suscita dudas sobre la salud de estas instituciones como contrapartes en las grandes transacciones.
“No creo que sea una cuestión de liquidez para muchas de las firmas financieras. Es un asunto de solvencia”, afirma Tim Backshall, estratega jefe de derivados de Credit Derivatives Research LLC. “Especialmente en el caso de las aseguradoras de bonos y las de hipotecas, sus modelos de riesgo no están diseñados para sobrellevar el tipo de sucesos extremos que estamos presenciando. Eso tiene preocupada a mucha gente”.
Medidas agresivas
Los bancos centrales han tomado medidas agresivas para asegurarse de que hay suficiente efectivo en los mercados financieros. Recortaron las tasas de interés a corto plazo y es probable que hagan más reducciones en las próximas semanas. Mientras tanto, la Reserva Federal de Estados Unidos y otros bancos centrales pusieron a disposición de los bancos préstamos a largo plazo en el momento en que cerraban las cuentas de un difícil 2007, con la intención de impulsar los préstamos.
Estos esfuerzos parecen haber ayudado a calmar a los mercados de préstamos a corto plazo. La tasa interbancaria a tres meses de Londres, conocida como Libor, se mantuvo en 5,15% a principios de diciembre, muy por encima de la tasa de referencia de la Fed, la de fondos federales, la cual se encontraba en 4,5% en ese momento. La gran disparidad fue una señal de que los mercados de préstamos a corto plazo carecían de suficiente efectivo a medida que los bancos comenzaron a mostrarse reacios a prestarse entre sí, incluso por períodos cortos. Esta semana, la Libor ha caído a 4,54% en comparación al 4,25% de la tasa de fondos federales de la Fed, una señal de que la contracción de préstamos a corto plazo se ha aliviado.
Al mismo tiempo, los temores por la salud de las instituciones financieras se han cristalizado en el mercado de canjes de créditos morosos, contratos privados que funcionan como una forma de protección en contra de pérdidas en valores de deuda. El costo anual de protección contra la cesación de pagos de Merrill Lynch (por cada US$ 10 millones) es de US$ 164.000, frente a US$ 140.000 a finales de año y US$ 60.000 en octubre. Mientras, el costo de protección contra la cesación de pagos de Bear Stearns ha pasado de US$ 76.000 hace tres meses a US$ 234.000. Es decir, protegerse contra un colapso de pagos de Merrill y Bear ahora es más costoso que asegurarse contra la deuda emitida por Brasil.
Muchos analistas creen que las posibilidades de que estas compañías entren en cesación de pagos son relativamente remotas. Todas tienen calificaciones de crédito de grado de inversión. A los inversionistas les preocupa que una nueva ola de pérdidas y rebajas contables debiliten a las instituciones financieras y los emisores de bonos en las próximas semanas, forzándolos a recaudar capital adicional para reparar sus resultados. Otro problema es que más de US$ 600.000 millones en deudas corporativas madurarán este año y tendrían que ser refinanciadas. Buena parte de este dinero provendrá del sector financiero”.
- En medio de temores por recesión, EEUU registra la mayor inflación en 17 años

(La Vanguardia - 17/1/08)



“Washington.- EEUU cerró 2007 con una inflación del 4,1 por ciento, la mayor en 17 años, lo que alentó de nuevo las advertencias sobre el peligro de recesión que se cierne sobre el país.
El Departamento de Trabajo informó hoy que el índice de precios de consumo (IPC) subió el año pasado un 4,1 por ciento, aunque si se excluyen los precios de alimentos y combustibles, la inflación subyacente en el IPC fue del 2,4 por ciento. Ayer el mismo ministerio había informado de que el índice de precios de productor (IPP) subió un 6,3 por ciento durante 2007, la peor cifra en 26 años. Excluidos los precios de alimentos y combustibles, la inflación subyacente en el IPP fue del 2 por ciento. En ambos casos los datos del gobierno mostraron que el factor principal en el empuje inflacionario de 2007 fue el incremento de los precios de la energía, y que el empuje se debilitó hacia fin de año.
En todo el año pasado los costos de la energía subieron un 17,4 por ciento y el de los alimentos un 4,9 por ciento. En ambos casos, fueron los mayores incrementos desde 1990. En el mismo período, según las informaciones del gobierno, las remuneraciones de los trabajadores, ajustadas por inflación, bajaron un 0,9 por ciento, la mayor pérdida de poder adquisitivo desde una caída del 1,5 por ciento en 2005.
El impacto combinado de la inflación, el estancamiento de las remuneraciones, el mayor gasto en combustibles, la prolongada crisis del sector inmobiliario y el aumento del desempleo se vio en el gasto de los consumidores, que en EEUU conforma casi el 70 por ciento del producto interior bruto (PIB). El Departamento de Comercio informó que en diciembre las ventas de los minoristas bajaron un 0,4 por ciento, la primera disminución en seis meses.
Estos factores aumentaron hoy las expectativas de que la Reserva Federal continúe aflojando su política monetaria y cause nuevas bajas de las tasas de interés dando más prioridad a la reactivación económica que al control de la inflación. La semana pasada el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, preocupado por los nubarrones sobre la economía de EEUU, indicó que podrían ser necesarios nuevos recortes de las tasas de interés. El Comité de Mercado Abierto de la Reserva, que maneja la política monetaria, volverá a reunirse el 29 y 30 de enero, y algunos inversionistas especulan sobre la posibilidad de que haya un anuncio sobre las tasas de interés aún antes de esas fechas.
“Puede que sea necesario un aflojamiento adicional de la política monetaria”, dijo Bernanke. La Reserva Federal “está lista para tomar medidas sustantivas en apoyo del crecimiento económico”. Bernanke dijo que la Reserva Federal ha visto señales de que los bancos están restringiendo los préstamos a los consumidores y las empresas como resultado de las turbulencias en los mercados financieros.
La Reserva Federal permitió una reducción de medio punto porcentual en la tasa de interés en septiembre, y aprobó dos reducciones, cada una de un cuarto de punto porcentual en octubre y diciembre. Las medidas apuntaron a restablecer la calma y proveer liquidez en los mercados financieros, donde miles de millones de dólares siguen esfumándose desde que culminó el ciclo de especulación en el sector inmobiliario a finales de 2005.
La tasa de interés bancario de corto plazo, la que más afecta a los consumidores, cuyo gasto equivale al 67 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) de EEUU, está actualmente en el 4,25 por ciento y es la más baja desde diciembre de 2005. En mayo de 2006 la tasa había subido al 5 por ciento, la más alta desde marzo de 2001”.
- Bernanke califica el problema de los créditos de “tenaz” (ABC - 17/1/08)
“El presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, Ben Bernanke, advierte que los mercados de crédito se enfrentan a una “tenaz” batería de problemas en una desafiante y difícil situación económica. En una entrevista en el “New York Times Magazine”, Bernanke señala que, sin embargo, “tengo la ventaja de contar con un fenomenal comité y un fuerte apoyo del personal, y creo que tenemos un buen entendimiento de la situación”. No opina lo mismo el ex presidente de la Fed Paul Volcker, quien indica que “demasiadas burbujas han ido demasiado lejos durante demasiado tiempo y la Fed no tiene el control real de la situación”, informa Ep”.
- Fed pide medidas cuanto antes (BBCMundo.com - 18/1/08)

“El presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, el Banco Central de ese país, Ben Bernanke, instó al gobierno a inyectar dinero a la economía con el fin de estimularla. Bernanke dijo que cualquier tipo de medida que se tome se deberá adoptar con prontitud y de forma temporal. El presidente de la Reserva, también conocida como Fed, hizo sus declaraciones ante el comité presupuestario de la Cámara de Representantes del Congreso de EEUU en momentos en que se teme que el país pueda entrar en una recesión.

El jueves, los mercados cerraron con una pronunciada tendencia a la baja. El índice Dow Jones del mercado estadounidense cayó 306.95 puntos, cerca de 2,46%, pese a los indicios de posibles medidas de alivio a la economía. Bernanke reiteró que, en su opinión, no habrá recesión, fenómeno que oficialmente en EEUU se define como “un decrecimiento significativo de la actividad económica” por un período de varios meses consecutivos. Sin embargo, indicó que la Fed podría recortar las tasas de interés, si fuera necesario.
Estímulo fiscal
“Para que sea útil, cualquier paquete de estímulo fiscal se debe adoptar con rapidez y de forma estructurada, de manera que sus efectos sobre los gastos totales se sientan con la mayor fuerza posible en los próximos doce meses, más o menos”, dijo el presidente del organismo emisor. “Si el estímulo llega demasiado tarde, no ayudará a la actividad económica a corto plazo y podría ser activamente desestabilizador si llega en un momento en que el crecimiento ya esté mejorando”, señaló.
Bernanke dijo que una serie de factores han contribuido a la actual situación crítica, incluidos los problemas en el sector hipotecario de Estados Unidos, el incremento de los precios del petróleo y la inseguridad de los mercados financieros”.
- EEUU ultima un recorte de impuestos y de tipos que evite la recesión (CincoDías.com - 18/1/08)

(Por Ana B. Nieto / Nueva York)


“El presidente de la Fed dio ayer su apoyo a la puesta en marcha de un estímulo fiscal para evitar una fuerte desaceleración en EEUU. Pero no cualquiera. Ben Bernanke explicó en el Congreso que para que este paquete funcione tiene que hacerse rápidamente, ha de ser temporal y dirigirse con extremada precisión al objetivo a estimular.

“En principio, una acción fiscal puede ser útil ya que un estímulo fiscal y monetario en paralelo proporcionarían un apoyo más amplio a la economía que la acción monetaria por sí sola”, dijo ayer Bernanke al comité presupuestario de la Cámara de Representantes. Pero el presidente de la Fed remachó que para que este esfuerzo fiscal rinda resultados se debe poner en marcha a la mayor brevedad posible y debe estructurarse “de tal manera que sus efectos en el gasto agregado sean perceptibles tanto como sea posible en los siguientes 12 meses aproximadamente”.


La siguiente cautela es que el estímulo “ha de ser explícitamente temporal”. Bernanke dijo que es asumible una subida temporal del déficit pero no a largo plazo debido a la presión de los gastos de medio y largo plazo por los costes de sanidad y el envejecimiento de la población.
Bernanke, repitió ante los legisladores lo que estos habían leído dos días antes en un informe de la Oficina Presupuestaria del Congreso (un órgano técnico), el estímulo “puede ser contraproductivo si llega en mal momento o compromete la disciplina fiscal a largo plazo”.
A la vez, la portavoz de la Casa Blanca dijo ayer que el presidente Bush ve necesario que en el corto plazo se pongan en marcha medidas fiscales para dinamizar la economía. Hasta ahora, Bush sólo había dicho que estudiaba la posibilidad pero ayer ya se reunió con los líderes de ambos partidos en el Congreso para estudiar cómo hacerlo. Es posible que adelante al fin de semana el anuncio de las medidas.
Por otro lado, Bernanke evitó alinearse con un partido u otro, tal y como hizo su predecesor Alan Greenspan en 2001 y 2003, y no quiso ser muy específico sobre modelos de estímulo. No obstante, en varias ocasiones, y contestando preguntas de los legisladores, señaló que la forma más rápida de hacerlo es poner dinero “en los hogares y las firmas” y explicó que cuando se inyecta liquidez en los hogares de clase media y baja, normalmente éstos lo gastan antes que las clases más altas que pueden conseguir capital de otras maneras. Para el presidente de la Fed un paquete fiscal de 100.000 millones de dólares sería suficiente para dinamizar la economía.

Los republicanos buscan, como los demócratas, una rebaja de impuestos que beneficie a las clases medias y bajas, pero además quieren hacer permanentes los recortes fiscales de Bush en 2001 y 2003 que benefician más a las clases altas. La oposición espera su caducidad en 2010. Bernanke se negó a pronunciarse sobre ellos pero dejó caer que hacer permanente la rebaja fiscal de los dividendos puede ofrecer un apoyo a los mercados financieros. Además dijo que los de 2001 “tuvieron un impacto en el gasto y contribuyeron a que la recesión fuera corta”. También admitió que los recortes “no se pagan a sí mismos”, algo que argumentó entonces Bush para minimizar la preocupación sobre el déficit.

1   2   3   4   5   6   7   8   9   10


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal