Fondos Soberanos: Salvemos a usa parte I: Un auxilio bien cobrado



Descargar 0.54 Mb.
Página7/10
Fecha de conversión11.03.2018
Tamaño0.54 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10

A pesar de las caídas de la Bolsa la recomendación generalizada es esperar para entrar de nuevo al mercado. “Las acciones se muestran sobrevendidas, pero podrían mantenerse así por algún tiempo”, señala Citigroup en un informe. No obstante, el banco estadounidense considera que la agresiva reacción de la Reserva Federal puede provocar un rebote bursátil a corto plazo.
Los analistas consideran que la rebaja de tipos de la Fed, por sí sola, no es suficiente para reactivar el apetito de riesgo de los inversores. Credit Suisse añade otros: señales tempranas del cambio de tendencia del crecimiento, un acusado descenso del precio de la energía y un paquete de medidas políticas más que confiar exclusivamente en la Reserva Federal. “Creemos que algunas de estas cosas se producirán en los próximos meses, pero no en los próximos días. O para decirlo de otra manera, o bien el sentimiento del mercado tiene que ser todavía más negativo o necesitamos ver que las expectativas económicas empiezan a dar señales en la misma dirección que el valor que se ha creado en el mercado”.

Los bancos de inversión subrayan las atractivas valoraciones que han alcanzado muchas empresas cotizadas. Pero con matices. “Las compañías británicas y europeas cotizan al PER relación entre precio y beneficios más bajo de los últimos 20 años. Pero nadie, incluidos nosotros, confiamos mucho en los beneficios en los que se apoyan estas valoraciones”, apuntan los analistas de Citigroup. Morgan Stanley enumera las condiciones que deberían darse para que le interesara de nuevo la compra de acciones europeas. En primer lugar, nuevas rebajas de valoraciones, lo que implicaría un descenso del 4% adicional para alcanzar la primera señal de compra y un 11% hasta que los mercados alcancen un nivel más común para recesiones y crisis.


En segundo lugar, más rebajas de tipos por parte de la Fed, pero también del Banco Central Europeo y del Banco de Inglaterra. Peores noticias sobre el crecimiento global, hasta que el sentimiento de mercado perciba que la recesión no es sólo estadounidense; y expectativas de beneficio más realistas a las que se manejan en la actualidad”.
- El crujido de los mercados coge a Davos con el pie cambiado (ABC - 23/1/08)
“Davos.- Global o no global era la cuestión sobre el frenazo de la primera economía del mundo. Las élites que suben hoy a la montaña de Davos se han encontrado que el dominó bolsístico les ha resuelto temiblemente la duda y que a la cita anual del Foro Económico Mundial le han cambiado el programa de sopetón.
Serios nubarrones se ciernen sobre los Alpes y el nuevo programa podría llamarse recesión, como admitió Andre Schneider, el director ejecutivo del foro. “Ya no se trata de si habrá, o cuándo”, asumen por fin analistas de las bolsas asiáticas y europeas, “ni siquiera cuando terminará, sino cuándo se volverá a beneficios”, como dice un jefe de inversiones de Nueva York a la agencia Ap. Llegando a los Alpes, el financiero George Soros declaró con pesimismo a Der Standard que la situación “es la peor desde la II Guerra Mundial”, que EEUU iba a la recesión y “Europa no logrará escapar”.

Pero la vicepresidenta de Barclays comentó en Davos que “los fundamentos son muy sólidos en Asia”, rehusando hablar de recesión, y el ministro de Comercio indio dijo que ahora las nuevas economías compensarían el declive, citando los fondos soberanos árabes y asiáticos que han sustituído en el debate a los fondos de riesgo: “la arquitectura global ha cambiado”, dijo Kamal Nath.


Quienes se despidieron en Davos, el año pasado, exultantes ante el sólido crecimiento, conscientes del dinero en caja y la veda abierta de adquisiciones, regresan ahora preocupados, en sus helicópteros y todoterrenos, para afrontar un futuro de bancos frágiles, falta de liquidez, un frenazo en la desajustada econonomía estadounidense y una amenaza inflacionista en Europa, la cual no parece lo libre y desacoplada que se creía del efecto dominó.
“El mercado no está convencido de ese desacople y creo que el mercado tiene razón”, decía el economista jefe de Deutsche Bank, Thomas Mayer. Según los observadores, los mercados asumen que Europa puede sufrir un mayor golpe del creído, especialmente por la desaceleración inmobiliaria en España, Reino Unido e Irlanda y la exposición de bancos en Alemania que, como en Francia, anotaron el lunes caídas de entre el 7 y el 10%.

La reveladora sesión de “Diálogo en la Oscuridad”, que el pasado año hizo debatir a líderes a oscuras, es poco con la que parece rodear ahora al sistema financiero global, rebote de una crisis hipotecaria estadounidense, de desconfianza bancaria en Europa y de caída de bolsas asiáticas, cuyo fin nadie se atreve a predecir, como tampoco el tiempo en que resistirán Europa y Asia. Las cuestiones interdisciplinares sobre la globalización y la cultura de la colaboración y la innovación, individual y empresarial, el efecto económico del cambio climático, quedarán relegados.


De Davos se ha dicho que plantea propuestas interesantes y descubre sinergias e interdisciplinas inteligentes, y que van pero sin resolver ninguna. Un paso serio para una renovación de la ronda comercial de Doha vería por fin sustituir la accion por la retórica. Habrá que ver ahora a los líderes remangados y en harina ante una crisis, no sólo financiera sino también de confianza, como revela un sondeo del Foro: “Si hay que devolver la confianza en el futuro, necesitamos una acción concertada global”, dice Klaus Schawb”.
- Con un recorte urgente de las tasas, la Fed combate la falta de confianza en los mercados (The Wall Street Journal -online- 23/1/08)

(Por Greg Ip)


“Washington.- Ben Bernanke, presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, dejó ayer de lado la cautela y orquestó un profundo recorte de las tasas de interés una semana antes de la próxima reunión de la entidad. Su objetivo es tratar de contener la pérdida de confianza de los inversionistas y la contracción del crédito.

El recorte de tres cuartos de punto porcentual en su tasa de referencia a corto plazo, que quedó en 3,5%, podría ayudar a restaurar la confianza de los inversionistas y mitigar la profundidad de una recesión, si es que ésta se desata en EEUU. Pero la Fed corre el riesgo de parecer presa del pánico.


Es probable que el de ayer no sea el último recorte de tasas, indicó la Fed. “Los apreciables riesgos negativos al crecimiento continúan”, dijo en un comunicado y prometió “actuar de manera oportuna según sea necesario para tratar esos riesgos”.
Los mercados de futuros asignan una alta probabilidad de que se produzca un recorte de medio punto en la reunión programada para el 29 y el 30 de enero, y prevén que la tasa de fondos federales de la Fed caiga a 2,25% hacia finales de año. La respuesta inicial de los mercados fue positiva. El Promedio Industrial Dow Jones, que llegó a descender 464 puntos en la mañana, recuperó gran parte de esa pérdida y cerró con una baja de 128,11 puntos para ubicarse en 11.971,19, con una baja de 1%.
La Fed decidió entrar en acción luego de una conferencia telefónica convenida el lunes en la tarde por el propio Bernanke, tras el derrumbe generalizado de los mercados internacionales. La principal preocupación del presidente de la Fed era que el temor de los inversionistas acerca de una debacle económica se convirtiera en una profecía autocumplida. El Promedio Industrial Dow Jones ha caído un 15% desde sus máximos de octubre, lo que junto con el desplome en los precios de las viviendas, representa un duro golpe para los consumidores estadounidenses. Además, el descenso en el precio de los activos podría obligar a los bancos a anunciar nuevas rebajas contables, lo que erosiona su capital y restringiría aún más el otorgamiento de créditos. Los colegas de Bernanke estuvieron de acuerdo en que esperar una semana más constituía un riesgo inaceptable. Aunque las probabilidades de una recesión en EEUU están en aumento, los economistas están divididos sobre si el país caerá o ya cayó en una recesión.
El recorte de tasas probablemente sea muy tardío para prevenir una recesión si ésta ya empezó, pero la podría suavizar o hacerla más corta. “La información económica del actual primer trimestre no es lo suficientemente débil como para indicar que estamos en una recesión”, dijo Robert Gordon, economista de la Universidad Northwestern y miembro de la Oficina Estadounidense de Investigación Económica, o NBER. Pero agregó que las probabilidades favorecen una recesión que empezará a finales de este trimestre o en el próximo. Merrill Lynch, por su parte, proyectó ayer que la economía estadounidense se contraería en los tres primeros trimestres de este año.
El recorte de ayer fue el primero decretado entre reuniones programadas de la Fed desde los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001. La medida tiene sus riesgos. Al decretar los recortes antes de la reunión programada, como ha sido tradición, la decisión puede parecer desesperada. El momento puede resucitar acusaciones de que la Fed es demasiado rápida a la hora de salir al rescate de los inversionistas a costa de una baja inflación y un comportamiento prudente. Pero para el ex gobernador de la Fed, Lyle Gramley, quien ahora trabaja con el Stanford Washington Group, el riesgo de no actuar era aún mayor.
La Fed no ha recortado su meta de tasa de fondos federales, la cual se cobra en los préstamos interbancarios, tan drásticamente desde 1982, cuando la redujo un punto completo. Sin embargo, antes de 1994 el recorte en la tasa de fondos federales no se anunciaba, y la Fed dependía de la tasa de descuento menos importante, cobrada sobre los préstamos directos de la Fed a los bancos, para indicar sus acciones”.
- Después de subir al unísono, las bolsas mundiales enfrentan un declive generalizado (The Wall Street Journal -online- 23/1/04)

(Por E.S. Browning y Joanna Slater)


“La Reserva Federal volvió a demostrar lo conectados que están los mercados mundiales, cuando su recorte de tasas contribuyó a un avance mundial de las bolsas y ayudó a las acciones estadounidenses a evitar el derrumbe que muchos temían. Aún así, los analistas advirtieron que es posible que la presión a la baja sobre las acciones continúe. En muchas formas, así es como se ve un mercado a la baja: un periodo de exuberancia, seguido por un sacudón en una parte del mercado que luego se traduce en un descenso amplio y prolongado.
En esta década, la exuberancia fue global y especialmente pronunciada en lugares como China e India. La turbulencia que comenzó en las acciones financieras estadounidenses, golpeadas por la crisis hipotecaria, ahora está impactando con fuerza en los mercados internacionales.
La noticia del excepcional recorte de tasas de tres cuartos de punto porcentual por parte de la Fed impulsó a algunos vapuleados mercados internacionales, pero las bolsas estadounidenses continuaron bajando y los inversionistas están preocupados de que aún quede un largo camino por recorrer.
Un segundo día de una severa volatilidad en los mercados mundiales reforzó la idea de muchos inversionistas de que los mercados internacionales están mucho más ligados a EEUU de lo que muchos pensaban. Esto ha dejado a los inversionistas estadounidenses, que habían trasladado su dinero a otras costas en busca de un refugio seguro, preguntándose a dónde ir.
El recorte de tasas de la Fed llegó demasiado tarde para afectar a los mercados asiáticos, los cuales continuaron su descenso. Pero ayudó a las bolsas europeas y latinoamericanas, que también habían registrado grandes caídas el lunes, a registrar ganancias.
A los mercados estadounidenses, que estuvieron cerrados el lunes, no les fue tan bien. El recorte de la Fed atenuó el golpe, pero no impidió un gran declive. El Promedio Industrial Dow Jones cayó 464,48 puntos, un 3,84%, poco después de la apertura. Al final de la sesión anotó una baja de 128,11 puntos un 1,06%, para quedar en 11.971,19, puntos, su primer cierre por debajo de 12.000 puntos en más de un año. La Bolsa de Londres subió 2,9%, la de París 2,1% y la de Sao Paulo 4,45%.
El Índice Compuesto Nasdaq cayó 2,04% y acumula una baja de 19,8% frente a su máximo del año pasado. Esto lo coloca a un tris de un mercado bajista, que se define como un declive de 20% respecto de un máximo. El índice Russell 2000, que agrupa a las pequeñas empresas y el Promedio Dow Jones de Transporte ya registran un declive de más de 20% frente a sus récords del año pasado.
Acoplamiento
La evidencia de la estrecha correlación de los mercados mundiales alimentó las preocupaciones de que es posible que el mundo enfrente un mercado bajista en acciones.
El Promedio Industrial Dow Jones se encuentra un 15,5% por debajo de su récord de octubre, apenas 640 puntos por encima del límite que marca un mercado bajista. Los índices de referencia en Suiza, Australia, Singapur, Taiwán, Noruega, Chile y Polonia ya han caído más del 20% respecto a sus máximos de los últimos meses. “Aún seguimos conectados de una u otra manera, ya sea psicológicamente o a través del comercio”, dice Hans Utsch, que gestiona un fondo de US$10.500 millones para Federated Kaufmann Fund, que se concentra en las acciones estadounidenses de capitalización media pero cuyo portafolio también incluye un 15% en acciones indias. “Uno sólo puede decir que es inmune si vive en un mundo de ensueño”. Por primera vez en varios años, casi todas las bolsas del mundo, incluso algunas en África, subieron en forma sincronizada. Eso produjo un auge global que ha mantenido las acciones al alza desde 2002. No obstante, cuando los mercados estadounidenses comenzaron a tambalear, hubo pocos lugares donde esconderse. Después de sus grandes ganancias, todas las bolsas eran vulnerables.
A muchos analistas les preocupa que las presiones del mercado a la baja continúen, tal como lo sugiere el declive del Dow, pese al mayor recorte de tasas en un día desde 1982.
“Hay una crisis de confianza en este momento”, dice Khiem Do, gestor de portafolio para Baring Asset Management, que administra cerca de US$13.000 millones en Asia. “De hecho, las empresas fuertes con fundamentos sólidos están recibiendo una paliza debido a que la gente desea asegurar sus ganancias”. Las compañías japonesas, por ejemplo, están a un precio históricamente barato según una serie de indicadores y se espera que registren su sexto año consecutivo de ganancias. Sin embargo, la acción de Toyota Motor Co., la automotriz más rentable del planeta, anotó ayer una caída de 7,2%”.

- Jean-Claude Trichet recalca que la inflación es el problema y descarta bajar el dinero (Negocios.com - 23/1/08)


“Ni la situación de la economía en Europa es la misma que en EEUU, ni la crisis ha llegado a la economía real, ni el mandato del BCE es el mismo que el de la Fed. Y, en consecuencia, la política monetaria de la zona euro no tiene por qué seguir los parámetros de la norteamericana.
El jefe del BCE, Jean-Claude Trichet, fue ayer claro en el Parlamento Europeo al señalar que no tiene intención de recortar el precio del dinero, un día después de que la Fed procediera a una histórica baja de tipos en 0,75 puntos. Trichet dijo por activa y por pasiva que el principal problema ahora mismo en los Quince es que el derrape de los precios se convierta en espiral inflacionista y que su única misión es impedir que eso ocurra. Y eso a pesar que el crecimiento de la zona euro y de su motor, Alemania, se desacelera, como mostraron ayer los datos.
No hacer mudanza
Trichet mantuvo su discurso de alerta contra la inflación y, a pesar de reconocer que la crisis del subprime y de los mercados reducirá el crecimiento en el euro, dejó claro que se apegará a su trabajo de mantener a raya el avance del IPC. “En tiempos de correcciones significativas y turbulencias en el mercado, la responsabilidad del banco central es anclar sólidamente las expectativas de inflación para evitar volatilidad adicional en unos mercados que ya son altamente volátiles”, dijo Trichet.
En la actualidad la inflación, en el 3,1%, supera con creces el nivel del 2% que se ha fijado el banco. Pese a ello, Trichet se ha venido absteniendo de subir el dinero desde septiembre, cuando pensaba subir las tasas del 4% al 4,25%, debido a la inestabilidad y a las perspectivas de un crecimiento más bajo, inferior al 2% en 2008 y con riesgos bajistas.
En las últimas semanas, y tras advertir de que las alzas salariales pueden espolear efectos inflacionistas de segunda ronda, Trichet viene enarbolando la amenaza de elevar el dinero para atajar el IPC, desoyendo los llamamientos de los países.
Pese a todo, los expertos siguen creyendo que si bien el BCE afronta un difícil equilibrio entre controlar la inflación y una economía que se debilita, probablemente tenga que bajar las tasas, aunque el recorte se ve improbable hasta la segunda mitad del presente año.
Por si fuera poco, la economía europea no dio ayer tampoco muchas alegrías. Los pedidos industriales en el euro subieron más de lo previsto en noviembre, el 2,7% mensual y el 11,9% anual. Pero si se excluyen los transportes, los pedidos sólo subieron el 0,6% mensual y el 6,6% anual.
Por otro lado, la expansión del sector servicios de la zona euro se debilitó significativamente en enero, hasta la menor tasa en más de cuatro años, al mismo tiempo que el crecimiento manufacturero se mantuvo estable, según el índice preliminar de los gerentes de compras. El índice cedió de 53,1 a 52,0 puntos, el mínimo desde agosto de 2003. El indicador común manufacturas/servicios bajó de 53,3 a 52,7.

Francia sí anunció un sorprendente resurgir del consumo familiar en diciembre (+2%), pero los analistas juzgan que el repunte fue insuficiente para evitar un mal cuarto trimestre.


Fuera del euro, el Reino Unido registró un más que notable crecimiento en 2007 que no tendrá continuidad en 2008. El PIB avanzó el 3,1%, tras el 2,9% en 2006. Pero los analistas aguardan que el país crezca este año casi la mitad por el impacto de la crisis financiera global. De hecho, la economía ya bajó el paso en el último trimestre: el PIB se desaceleró del 0,7% al 0,6% trimestral y del 3,3% al 2,9% anual”.
- Trichet se obstina en no bajar los tipos y provoca otro hundimiento de las Bolsas (ABC- 24/1/08)
“El Presidente del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet, dejó ayer bien claro en el Parlamento Europeo -donde había acudido a su cita mensual- que no está dispuesto a bajar los tipos de interés, tal y como lo hizo el martes la Reserva Federal, que recortó un 0,75% el precio del dinero en Estados Unidos, hasta dejarlo en el 3,5%, ya medio punto por abajo del nivel que se aplica en la zona euro.
El anuncio de Trichet sentó como un tiro en las Bolsas, que esperaban que el BCE siguiera los pasos de la Fed para evitar un parón económico. Como consecuencia de ello, las cotizaciones se dieron la vuelta y lo que al principio de la sesión era una moderada subida se convirtió en un nuevo hundimiento generalizado de los mercados.
Como casi todo, el lado positivo es que Trichet por lo menos ha abandonado el mensaje que mantenía en las últimas semanas de que podría subir los tipos de interés para luchar contra la fuerte subida de la inflación en la Eurozona, que cerró en el 3,1% en 2007, cuando el objetivo es el 2%. Sí reconoció que los mercados bursátiles están viviendo “una fuerte corrección”, aunque, a renglón seguido, dijo que el trabajo del BCE es controlar la inflación en todas las circunstancias, “y más en situaciones de corrección y turbulencias”.
Trichet coincidió ayer con la opinión expresada por el Consejo de Ministros de Economía de la UE, la víspera, en el sentido de que es precipitado sacar conclusiones, y mucho más tomar medidas, en un proceso de corrección que es “particularmente complejo, multidimensional y que está todavía en marcha”.
A pesar de este cierto inmovilismo, el presidente del BCE dijo que las instituciones financieras deben mejorar su capacidad de gestionar los riesgos, para evitar episodios de este tipo. Una vez más Trichet, como viene repitiendo desde agosto, insistió en que tiene que mejorar la cooperación y el intercambio de información entre los supervisores financieros y de éstos con los Bancos Centrales, para garantizar la estabilidad del sistema.
Como cabía esperar, los mercados reaccionaron con virulencia a la determinación del BCE de mantener la inflación como su principal objetivo, a pesar de que distintos analistas han empezado a recalcar que la apuesta de Trichet tiene lógica y que a medio plazo puede ser la acertada. Los inversores, sin embargo, esperaban un recorte de tipos y las intenciones de Trichet llevaron a una nueva caída generalizada que se agudizó con una apertura bajista en Nueva York.

En este contexto, el Ibex bajó un 4,56%, el Dax de Fráncfort se dejó un 4,88% y al CAC parisino un 4,25%, en una sesión marcada por el ambiente pesimista. El FTSE londinense limitó sus pérdidas al 2,28%, lo que es interpretado por los analistas como la clara referencia a que la política monetaria del BCE no afecta a Gran Bretaña, que está fuera del euro, y que los inversores esperan que el Banco de Inglaterra reduzca tipos. En cuanto a Wall Street, pese a un mal comienzo, terminó con ganancias del 2,5% y es la Bolsa que menos pérdidas acumula en lo que va de año: un 7,5%. El tecnológico Nasdaq subió ayer un 1,05%”.


- El BCE puede permitirse cautela gracias a la Fed (Negocios.com - 23/1/08)

(Por Edward Hadas)


“La Fed ha dejado clarísimo hasta qué punto llega su preocupación. El recorte del martes de 75 puntos básicos, una semana antes de su reunión regular, ha sido un gesto dramático, adecuado para momentos de mucho estrés económico y financiero.
La rebaja total también es impresionante. Si se cumple la expectativa de otro recorte de 50 puntos básicos en esa reunión, la Fed habrá recortado los tipos casi a la mitad, del 5,25% al 3%, en sólo cinco meses.
La percepción en Europa es diferente. En parte, esto refleja una realidad distinta. En la eurozona, en conjunto, los precios de las casas subieron mucho menos que en EEUU, por eso tienen menos espacio para caer. Con la excepción de España e Irlanda no ha habido burbuja de construcción. Gracias a un ritmo más lento de innovación financiera que en EEUU, el sistema bancario parece más seguro. Los economistas no esperan nada peor que un crecimiento más lento en 2008.
La realidad económica es más amenazante en Gran Bretaña. Los precios de las casas son demasiado altos y la economía se ralentiza con rapidez. Pero por lo menos no hay exceso de casas no vendidas. La situación es lo bastante mala para justificar una acción moderada: otro recorte en febrero, y más si el crecimiento sigue ralentizándose.
Las percepciones también cuentan. El Banco de Inglaterra y el Banco Central Europeo miran a la inflación de forma muy parecida. Creen que el actual índice de inflación y las tendencias son peligrosamente altos. Esto les hace reacios a utilizar los recortes de tipos para luchar contra los problemas en los mercados financieros. En lugar de eso, se limitarán a operaciones de liquidez.
Si los problemas en EEUU lastran el crecimiento europeo, los bancos centrales responderán. Pero puede que no tengan que hacerlo. En el sistema financiero global de hoy, los recortes de tipos en EEUU van a apoyar a las empresas en todo el mundo. Gracias a la hiperactiva Fed, los bancos centrales europeos pueden permitirse ser cautelosos”.
- El Ibex pierde un 4,56% al cierre, la segunda mayor caída del año (Negocios.com - 23/1/08)

“Madrid.- El recorte de tres cuartos de puntos en los tipos de interés anunciado ayer por la FED no ha sido suficiente para calmar el ánimo de los inversores, que ayer, tras una jornada de alta volatilidad, logró impulsar al Ibex al terreno positivo.



Por el contrario, la insinuación del Banco Central Europeo de que no va a seguir la medida de la FED y las caídas registradas por Wall Street en la apertura, llevaron al Ibex a marcar hoy el mayor recorte desde el 19 de julio de 2002, a excepción de desplome que registró el lunes (-7,54%) por el pánico que se desató ante la posible recesión de la economía estadounidense. En Europa, los principales indicadores también terminaron con acusados descensos. En concreto, Francfort perdió un 4,88%, seguido de París (-4,25%) y Londres (-2,28%)”...
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal