Fondos Soberanos: Salvemos a usa parte I: Un auxilio bien cobrado



Descargar 0.54 Mb.
Página9/10
Fecha de conversión11.03.2018
Tamaño0.54 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10

Otra pregunta que queda en el aire es sobre la actuación de la Reserva Federal; es decir, ¿actuó movida por la caída de las Bolsas o porque realmente observa un peligro serio de recesión económica? ¿Estaría justificado lo primero cuando parece que el desencadenante fue el cierre masivo de posiciones por parte de un banco de inversión? ¿Volverá a ser tan agresiva en la reunión ordinaria de la última semana de enero?
Con rebote o sin él, los analistas lo tienen claro. Hay preguntas aún sin respuesta y queda volatilidad para rato.
Sobre que éramos pocos… parió el “broker” (¿La resurrección de Leeson o El Gran Farol II?)
La noticia que sigue puede parecer fuera de contexto, pero no es así. En mi criterio es “más de lo mismo”, tiene idéntica “etiología”. Es otro síntoma, de la misma enfermedad. Por eso, ruego que me disculpen por desarrollarla con amplitud y énfasis. Es la “última” prueba, suficiente (necesaria?), para constatar que el Rey “está desnudo”.

- Banco francés pierde US$7.000 millones (BBCMundo.com - 25/1/08)

“El banco francés Société Générale, uno de los mayores de Europa, anunció que descubrió un fraude interno “excepcional” que le va a costar más de US$7.000 millones. El banco dijo que el fraude lo llevó a cabo un solo operador bursátil. Según informes, el banquero, cuyo nombre no se ha dado a conocer, trabajaba en la división financiera y de inversiones de Société Générale en París y se dedicaba a la cobertura de futuros sobre índices bursátiles europeos.

El banco explicó que el fraude ocurrió a fines del año pasado y entre el 19 y el 20 de enero de 2008. Société Générale dijo que ya le informó al banco central de Francia sobre el posible alcance del fraude. “Se le comunicó inmediatamente a la Banque de France el descubrimiento de esta malversación y sus consecuencias”, dijo Société Générale, en un comunicado.


Por la crisis
En rueda de prensa este miércoles, el presidente de la entidad Daniel Bouton (quien ofreció su renuncia, aunque no le fue aceptada) dijo que el fraude fue descubierto luego de la crisis en los mercados financieros de la semana pasada, la cual obligó al corredor a cerrar sus posiciones fraudulentas. Bouton insistió en que el fraude fue cometido por un solo empleado y que lo disimuló a través de “un elaborado montaje de transacciones ficticias” y gracias a su “profundo conocimiento de los procedimientos de control” del banco.
La entidad bancaria indicó que el operador no les había comunicado a sus superiores las posiciones que había tomado en los mercados. Tanto el corredor como sus jefes inmediatos serán despedidos.
“No hay controles”
Francisco Álvarez Molina, ex vicepresidente de la Bolsa de París y actual presidente de la consultora financiera española Ética, le dijo a BBC Mundo que el fraude en Societé Générale “demuestra que no hay controles suficientes”. “Hay huecos de supervisión que aparecen y hay que corregir”, señaló. El experto manifestó su sorpresa porque esto haya ocurrido en Francia, donde la Autoridad de Mercados Financieros (MEF) aglutina la supervisión de empresas de servicios de inversión, como los bancos, y de las empresas que cotizan en bolsa.
En otros países como España, explicó Álvarez Molina, esas tareas de control están en manos de dos entidades separadas. De esa manera, “descubrir ciertos circuitos es más difícil” porque cada una carece de información tan completa como la que recibe la MEF francesa.
¿Dónde está el dinero?
Este jueves, las acciones del banco fueron suspendidas por varias horas para su intercambio en la bolsa de París. Cuando volvieron a abrir lo hicieron a la baja. A los 20 minutos perdía 5,41%. El banco central de Francia anunció la apertura de una investigación.
Hablando para el canal de televisión France 24, el analista Christian Stoffaes dijo que el problema había sido de “control interno” en el banco. Stoffaes agregó que este fraude no tiene que ver con el clima financiero actual del mundo, pero que puede incrementar la desconfianza que existe en el público hacia las entidades bancarias.
Acto seguido Stoffaes dijo: “La siguiente pregunta es ¿qué hizo con ese dinero?”.
Baring
Un fraude similar, por un monto mucho menor, provocó el colapso del banco británico Barings en los años 90. En 1995, el corredor de bolsa Nick Leeson perdió más de mil millones de dólares invirtiendo en el índice Nikkei de Japón. El caso fue tan famoso (el banco desapareció a los pocos meses, fue vendido simbólicamente por una libra esterlina) que incluso inspiró una película, Rogue Trader (el Gran Farol), protagonizada por Ewan McGregor
En 2002, el Allied Irish Bank perdió US$750 millones en Estados Unidos cuando fallaron sus controles internos”.
- Un empleado inexperto pone en peligro al tercer banco galo (Negocios.com - 25/1/08)
“Madrid.- Una vez más, y ya van unas cuantas, una acción supuestamente fraudulenta de un empleado ha hecho tambalear una gran entidad financiera internacional. Jérôme Kerniel, un operador de bonos de apenas 30 años que trabajaba en el banco desde el año 2000 y que ocupaba ese puesto desde mayo de 2006, provocó unas pérdidas de 4.900 millones de euros en el tercer banco francés, Société Générale (SG), por superar los límites permitidos en futuros sobre índices bursátiles europeos.
El resultado de tan “brillante” gestión es la suspensión durante media mañana de la cotización, la fuerte caída superior al 4% -el único del CAC que ha tenido comportamiento negativo-, una acción de salvamento diseñada por el Banco de Francia y que consiste en que las entidades financieras más importantes garanticen la suscripción de una ampliación de capital de 5.500 millones y una demanda por estafa y otros delitos ante la fiscalía de París por parte de un centenar de accionistas de SG.
El presidente de Société Générale, Daniel Bouton, presentó ayer su dimisión, que no le ha sido aceptada por el consejo. Pero Bouton y su número dos, Philippe Citerne, han renunciado al bonus de 2007 y 2008 y el presidente, a su sueldo fijo “al menos” durante el primer semestre de este año.El operador acusado del fraude y toda su línea jerárquica han sido obligados a dejar el banco.
Una investigación interna de SG y otra de la Comisión Bancaria determinarán “qué es lo que no funcionó” y cuáles son las responsabilidades de cada uno en este fraude. El propio gobernador del Banco de Francia, Christian Noyer, reconoció que se habían realizado 17 controles sobre SG entre 2006 y 2007, sin que se descubriera nada de esta “inimaginable y extremadamente grave” situación.

La trama
Bouton explicó ayer que, tras descubrir el pasado fin de semana que uno de sus operadores de mercados les había expuesto a riesgos que han costado al banco francés 4.900 millones de euros, lo prioritario era cerrar todas sus posiciones en los mercados, algo que se hizo entre el lunes y el miércoles, para evitar la multiplicación de las pérdidas. El problema es que la crisis bursátil de estos días no ha ayudado precisamente a resolver el problema. Por ello, lleva los 4.900 millones a pérdidas, lo que complica aún más las cuentas de 2007, que incluyen provisiones de 2.050 millones por las subprime.

El presidente de SG admitió que, tras ser interrogado por la dirección, a Karvey se le dejó ir y “ahora no se sabe dónde está”.
Sí anunció la presentación contra este operador de una denuncia por falsificación e intrusión informática, entre otros cargos. La investigación interna de SG señala que este empleado, que llevaba en el banco desde el año 2000 y que ocupaba el puesto de operador de mercados en París desde mayo de 2006 y que en 2007 tuvo una remuneración total inferior a los 100.000 euros, actuó totalmente solo.
Kerviel, según Bouton, adoptó posiciones “fraudulentas” en futuros sobre índices bursátiles europeos el año pasado y a comienzos de 2008 que iban “mucho más lejos de los límites débiles que se le habían atribuido”, algo que pudo disimular con “un montaje elaborado de transacciones ficticias” gracias a “su conocimiento profundo de los procedimientos de control” existentes en el grupo. Más detalles se conocerán tras la investigación.
“Absolutamente sano”
Para evitar que ese caso salpique al sector, el gobernador del Banco de Francia, Christian Noyer, ha asegurado que SG “es un banco que está absolutamente sano” y que “al margen de este fraude, tiene una rentabilidad muy elevada”. SG “es tan sólido como antes”. Noyer ha resaltado que SG lanzará en las próximas semanas una ampliación de capital de 5.500 millones de euros que ha sido garantizada en su totalidad por otras entidades financieras. La aseguradora Groupama, que tiene el 3,5% de SG, se ha apresurado a anunciar que acudirá a la ampliación y que no descarta suscribir más acciones.
Por su parte, BNP Paribas, uno de los competidores de SG -al que lanzó hace unos años una fracasada opa hostil- ha precisado que el proceso de elaboración de sus cuentas de 2007, que hará públicas el 20 de febrero, “se desarrolla de forma satisfactoria”.
- Jérôme, el bróker de Société, que hundió los mercados (CincoDías.com - 25/1/08)

(Por Miguel M. Mendieta / Ana Perona / Fernando Martínez)


“Jérôme Kerviel, de 31 años, pasará a la historia como el más nefasto empleado de banca. El “fraude masivo” que puso en marcha este operador del mercado de futuros de Société Générale (SG) ha causado pérdidas de 4.900 millones de euros a la entidad para la que trabajaba. Sus acciones han contribuido, además, a acelerar la caída de los mercados bursátiles de toda Europa, que entre el lunes y miércoles llegaron a acumular pérdidas medias superiores al 10%.

El veterano presidente de SG, Daniel Bouton, trató ayer de explicar, ante cientos de periodistas, cómo un trader treintañero que fue identificado posteriormente por fuentes de la entidad ha podido desencadenar la situación más crítica de la historia reciente de la entidad. No fue fácil. Los “terribles acontecimientos vividos”, en palabras de Bouton, comenzaron cuando Kerviel creó “una empresa paralela y oculta a todos los controles internos” para invertir por su cuenta en los mercados de futuros.


Las apuestas fraudulentas de Kerviel se iniciaron en 2007. En los primeros meses, sus inversiones “llegaron a tener beneficios”, explicó el apesadumbrado presidente de SG. El juego se torció con la caída de los mercados. Según Bouton, durante la tarde del pasado viernes, “un error del “operador” hizo que el banco detectara el engaño, “pero ya era demasiado tarde”.
El irresponsable operador había tomado posiciones sobre futuros de índices bursátiles europeos. Y su apuesta era que éstos subirían. De acuerdo con estimaciones de varios analistas, Kerviel llegó a aceptar un volumen global de contrapartidas de 30.000 a 40.000 millones de euros. “Todo el mercado apostaba contra Société”, comentó Botuon.
“Cuando descubrimos el fraude, la posición ya era perdedora, pero lo peor vino después. Mientras tratábamos de deshacer esa posición el lunes y martes, se produjeron fuertes caídas bursátiles el índice Euro Stoxx 50 se desplomó en esos dos días un 9,5% y el Ibex registró la peor sesión de su historia, con un descenso del 7,54% en la jornada del lunes lo que nos causó terribles pérdidas”.
Un bróker de segunda fila

Dos de los aspectos más llamativos de este descalabro son el puesto y las motivaciones de Kerviel. El propio presidente de SG explicó que era un “empleado estándar” de la sala de mercados y cobraba “menos de 100.000 euros al año, con bonos incluidos”. Ingresó en el banco en 2002, después de haber cursado un máster en finanzas en la universidad Lumière de Lyon. Hasta hace dos años se encargaba de labores administrativas, pero en 2005 fue promocionado a un puesto que le daba acceso a operaciones de cierta cuantía.


De acuerdo con fuentes de la entidad, Kerviel aprovechó su conocimiento de los sistemas de control del banco que habría adquirido en su anterior puesto. El intermediario habría usado una “inteligente” estructura de “transacciones ficticias” para camuflar las verdaderas operaciones. Preguntado sobre por qué actuó así, el presidente de SG, Jean Pierre Mustier, comentó que lo hizo “con mala intención” y que “probablemente no era consciente de las repercusiones de sus actos”.
Estas repercusiones han sido, por el momento y además de los 4.900 millones citados, suficientes para encender la chispa de la mayor caída de la historia del Ibex y contribuir a una histórica bajada de emergencia de los tipos en EEUU. Aunque el sesgo bajista de la Bolsa venía creciendo desde el verano, la actuación de Société para mitigar el riesgo contraído por Kerviel desató el pánico, pues supuso colocar en el mercado una masiva cantidad de títulos a la venta. De hecho, el mercado español de derivados MEFF llegó a colapsarse aquella mañana cuando las órdenes de venta de futuros se encontraron con que no había contrapartida. Las posiciones compradoras desaparecieron a las 12.55 durante algo más de un minuto, acelerando el desplome de los futuros.

Para expertos del mercado consultados, y partiendo de la cifra de pérdidas publicada por SG, las cuentas encerrarían posiciones abiertas en derivados equivalentes a un rango de 600.000 a 650.000 contratos de futuros sobre el índice Euro Stoxx. En el lunes negro, el mercado Eurex de derivados negoció cuatro millones de contratos de futuros sobre índices, lo que da una idea de los estragos que pudieron provocar un movimiento de tal calado en una jornada muy complicada. Otro factor clave es el efecto multiplicador. “Los inversores interpretaron que las pérdidas del lunes y el miércoles fueron algo artificiales, provocadas por el bróker de Société Générale, y hoy por ayer se han lanzado a comprar. Probablemente Europa haya caído también más que EEUU por eso”, explica Javier Barrio, de BPI. “Es típico de los mercados que cuando hay algún movimiento extraño se vende primero y se pregunta después”, apunta Carlos Llorente, de Finanduero.


Una vez que las operaciones fueron descubiertas, varios directivos de Société entrevistaron a Kerviel. Éste cooperó con ellos para detectar las posiciones fraudulentas. El banco ha despedido al trabajador y va a presentar una denuncia por falsificación de documentos, suplantación de personalidad y otros delitos. El presidente de SG reconoció ayer que desconocía el paradero de Kerviel. Un grupo de 100 accionistas ya han anunciado que iniciarán acciones legales contra el banco.
El Banco de Francia ha iniciado una investigación, aunque ayer su presidente, Christian Noyer, señaló que estuvo informado de la situación y respaldó a SG. Dado el alto grado de comuniciación entre los bancos centrales, ayer muchos se preguntaban sobre la decisión de la Reserva Federal de bajar los tipos 75 puntos básicos a la luz del crac europeo. “Los últimos indicadores de la Fed están muy lejos del nivel de alerta de recesión. ¿Saben algo que el resto desconocemos? Más bien parece que se han dejado llevar por el pánico de los mercados”, apunta Simon Ward, economista jefe de New Star. La Fed respondió ayer que desconocían los problemas de Société Générale antes de actuar pero aseguraron que están satisfechos con su decisión, basada en la inestabilidad de los mercados y la debilidad de la economía de EEUU.
Unos sofisticados controles internos
Cerca del 80% del fraude que padecen las entidades procede de sus propios empleados. Son conscientes de ello y, por eso, tienen establecidos unos controles internos muy estrictos para detectar cualquier anomalía. Cada cierto tiempo, se realizan auditorías internas para prevenir actuaciones ilícitas, a lo que se suman inspecciones periódicas que se rigen por el sistema de doble chequeo. Éste consiste en llevar a cabo la comprobación de las posiciones asumidas por cada bróker, para posteriormente volverla a revisar. En algunos bancos incluso se obliga a disfrutar de 15 días de vacaciones ininterrumpidos, ya que se estima que si alguno de los empleados intenta esconder un fraude es suficiente tiempo para desmontarlo. Pero, además, la actividad diaria de los brokers está sometida a una permanente vigilancia. Están obligados a reflejar, en la conocida boleta, sus posiciones de compra y venta, apuntes que son supervisados por el middle office. Si existe algún descuadre en las operaciones o se rebasan los límites autorizados, la alarma salta de inmediato en el sistema. Por eso, en el sector financiero no dan crédito a que una sola persona haya sido capaz de saltarse todos estos controles y generar pérdidas millonarias.

El banco perdió 2.100 millones en hipotecas


Las colosales pérdidas sufridas por Société Générale debido a inversiones no autorizadas de uno de sus operadores bursátiles han obligado al banco francés a poner en marcha una ampliación de capital por 5.200 millones de euros. La entidad, que además ha reconocido unas pérdidas de 2.100 millones de euros ligadas a créditos de alto riesgo en Estados Unidos, apelará al mercado para recomponer su balance.
El presidente de SG, Daniel Bouton, explicó ayer que con esta inyección de fondos espera aumentar el ratio de solvencia del banco del 6,7% actual al 8%, antes de que concluya el ejercicio. La operación estará respaldada por JPMorgan y Morgan Stanley.
Las pérdidas generadas por los créditos subprime y el “fraude masivo” del operador de Bolsa han hecho añicos el beneficio de SG en 2007. Ganará entre 600 y 800 millones de euros, frente a los 5.200 millones registrados en 2006. Daniel Bouton ha presentado su dimisión al consejo de administración, pero no ha sido aceptada al considerar que él era “la persona idónea para reconducir la situación”.
El gobernador del Banco de Francia, Christian Noyer, tras ordenar abrir una investigación sobre el fraude, salió ayer en defensa de SG, “un banco perfectamente sano, extremadamente sólido y extremadamente competente”. Noyer se mostró “completamente tranquilo” sobre este asunto.
Este escándalo ha supuesto un duro golpe para la firma gala, líder mundial en el negocio de derivados. El presidente, Daniel Bouton, ha asumido su parte de culpa y, además de no cobrar la remuneración variable de 2007 y algunos bonus de otros ejercicios, explicó que renunciará a su sueldo hasta junio de 2008.
Tras conocerse las malas noticias, los títulos de la entidad cayeron un 4%, y acumulan en la semana un desplome del 11%. Algunos analistas y bancos de inversión ya especulan sobre el interés de su rival BNP Paribas por lanzar una opa.
El desastre, paso a paso.
1 Jérôme Kerviel, un joven universitario formado en Lyon, comienza su andadura en SG en 2002 en el departamento de back office, donde se realizan las operaciones de liquidación y compensación, el cálculo de los precios liquidativos al inicio y cierre de las sesiones y la supervisión de la negociación. Eso le permite obtener un conocimiento profundo de los mecanismos de funcionamiento y control interno de SG.
2 Empieza el fraude. En 2005, Kerviel es traspasado al front office donde comienza a hacer operaciones financieras con derivados plain vanilla, el tipo más sencillo de futuros. Por razones aún no aclaradas por completo, empieza a tomar fuertes posiciones en derivados de índices europeos. Su operativa excede con mucho las competencias que le han asignado, pero el operador es capaz de tejer “una inteligente infraestructura de transacciones ficticias”, para lo que no dudó en crear una sociedad paralela y utilizar claves de sus antiguos colegas del back office. Con los mercados hacia arriba, sus operaciones en derivados dan beneficios.

3 Operar en derivados no requiere depositar todo el dinero que está en juego. Sólo se pide una garantía, como una suerte de fianza, y una cuenta en la que diariamente se van liquidando las pérdidas y ganancias. Es un asunto manejable cuando todo marcha bien, pero cuando los futuros empiezan a caer, se convierte en una sangría de dinero.


4 Un error en el control de riesgos deja a Kerviel al descubierto el viernes pasado. El trader es sometido a un interrogatorio de su propia empresa y se muestra colaborador y revela cuáles son las contrapartidas de sus posiciones.
5 El banco descubre desorbitadas apuestas alcistas sobre la Bolsa, y decide liquidarlas para eliminar el riesgo en un mal momento de mercado. Para ello tiene que vender tantos futuros como compró Kerviel, lo que colapsa el mercado de futuros y arrastra a la Bolsa a una espiral bajista.
6 La “mala intención”. Dañar a la compañía, demostrar la fragilidad del sistema... SG atribuye a Kerviel, que no se hizo millonario “mala intención”. Pero eso no se supo hasta ayer. Entre el lunes y el miércoles, SG cerró, todo lo silenciosamente que pudo, las posiciones abiertas por el broker rebelde. El resultado final: 4.900 millones en pérdidas.
- Un operador causa pérdidas históricas en banco francés (The Wall Street Journal -online- 25/1/08)

(Por David Gauthier-Villars en París; Carrick Mollenkamp y AlistairMacDonald en Londres)


“La lista de los villanos de la banca internacional tiene una nueva estrella: el operador parisino Jerome Kerviel, de 31 años. En una de las revelaciones más chocantes del mundo financiero, el banco francés Société Générale anunció que Kerviel había causado pérdidas por 4.900 millones de euros (US$ 7.200 millones) al realizar enormes transacciones no autorizadas, las que logró ocultar durante meses al intervenir las computadoras.
Las pérdidas para el segundo mayor banco de Francia superan con creces las que sufrió el banco británico Barings en 1995 debido a fallidas apuestas del trader Nick Leeson, las que provocaron pérdidas por US$ 1.300 millones y la bancarrota de la institución.
La debacle obliga a Société Générale a recaudar 5.500 millones de euros, US$ 8.000 millones, en capital fresco de sus accionistas. Según analistas, la magnitud de las pérdidas y los frenéticos esfuerzos del banco en las últimas 72 horas para deshacer muchas de las operaciones fallidas de Kerviel, podrían haber contribuido a la enorme volatilidad que ha sacudido los mercados europeos esta semana. Société Générale se une ahora al club conformado por Citibank, Morgan Stanley y otras instituciones que están en busca de apuntalar su capital.
Un operador común
Después de descubrir las transacciones, parecía que el banco francés había perdido el rastro de Kerviel. En una conferencia de prensa realizada ayer, altos ejecutivos del banco dijeron que no le habían hecho un seguimiento a Kerviel después de interrogarlo el sábado sobre las operaciones. Pero más tarde se supo que el operador había pasado gran parte de la semana con su abogado. El banco entabló una queja formal con los fiscales franceses.
Los detalles preliminares, los relatos de ejecutivos y las revelaciones financieras del propio banco pintan el cuadro de un trader común y corriente que utilizó medios extraordinarios para engañar el propio sistema del banco y ocultar sus transacciones. El banco ahora trata de limpiar la senda de destrucción, pero sus ejecutivos realmente no saben cuáles pudieron ser los motivos que movieron a Kerviel.
“Era mentalmente débil”, afirmó el presidente ejecutivo de Société Générale, Phillippe Citerne. “No tengo ni idea por qué lo hizo”.
Según funcionarios del banco, Kerviel era un corredor de bajo rango cuyo trabajo era hacer apuestas sobre el desempeño de los grandes índices bursátiles europeos. Kerviel recibía un sueldo de unos 100.000 euros al año (antes de impuestos). Su área de competencia era realizar transacciones con canastas de acciones, como el Euro Stoxx 50.
Pero a mediados del año pasado, Kerviel comenzó a hacer grandes apuestas, afirman ejecutivos del banco. Usando futuros de los índices europeos, realizó apuestas no autorizadas a que los mercados europeos continuarían en alza. Según funcionarios de Société Générale, el operador sorteó exitosamente los controles de la entidad, debido a que conocía de cerca el sistema interno del banco donde se procesan y monitorean las transacciones.

Al comienzo le fue bien a Kerviel y según Citerne hacia fines del año pasado estaba ganando dinero. Pero cuando retornó a su escritorio después de las fiestas de fin de año, el mercado se volvió en su contra. El índice CAC 40 de la Bolsa de París, por ejemplo, comenzó una fuerte caída en enero. Eso significó grandes pérdidas para Kerviel.

1   2   3   4   5   6   7   8   9   10


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal