Fundación Sin Fines de Lucro



Descargar 18.76 Kb.
Fecha de conversión05.10.2017
Tamaño18.76 Kb.
F
undación Sin Fines de Lucro

Declarada de interés especial por la Legislatura del Gobierno de la Ciudad
www.cineclubnucleo.com.ar

Exhibición n° 7071 Domingo 7 de diciembre de 2008

Temporada n° 55 Cine GAUMONT

CÁSATE CONMIGO OTRA VEZ (Ira and Abby, EE.UU. - 2006). Dirección: Robert Cary. Guión: Jennifer Westfeldt. Fotografía: Harlan Bosmajian. Diseño del film: Ray Kluga. Montaje: Phillip J. Bartell. Música original: Marcelo Zarvos. Mezla de sonido: Richard Murphy. Decorados: Catherine Davis. Vestuario: Doug Hall . Elenco: Chris Messina (Ira Black), Jennifer Westfeldt (Abby Willoughby), Hayden Adams, Jason Alexander (Dr. Morris Saperstein), Robert Bagnell (Jimmy), Ken Barnett ( Bobby), Brad Bellamy (Henry), Marylouise Burke ( Janice), Frances Conroy (Lynne Willoughby), Maddie Corman (Lea), Matthew Del Negro (Seth), Jon Hamm (Ronnie), Darrell Hammond (Dr. Rosenblum), Peter Hirsch (Dr. Goldberg), Robert Klein (Seymour Black), Ilana Levine (Aurora Finklestein), Judith Light (Arlene Black), David Margulies (Dr. Friedman), Michael McGrath (Tony), Modi (Marvin), Donna Murphy (Dr. Goldman), Chris Parnell ( Dr. Ron Silverberg), Kali Rocha (Tracey), Ramón Rodriguez, Asa Somers (Gus), Kevin Sussman (Lenny), Ronald Sylvers, Nathalie Walker, Fred Willard (Michael Willoughby), Amy Wilson. Productor: Brad Zions. Productores ejecutivo: Ilana Levine , Stu Pollard, Douglas G. Smith, Jennifer Westfeldt. Productoras: Breakout Pictures, Team Todd. Duración original: 104’.



Este film se exhibe por gentileza de Cdi Pictures
El film

Ira Black tiene 33 años y es un brillante pero neurótico judío que tiene tantos conflictos que no ha podido resolverlos en doce años de terapias. No puede terminar su tesis, no puede comprometerse con su novia de toda la vida y es incapaz de tomar una decisión, incluso si ésta consiste en qué ordenar en la cena. Abby Willoughby tiene 30 y es una joven de espíritu libre que es mejor solucionando los problemas de sus amigos en el gimnasio que vendiendo membresías. Cuando ambos se encuentran, lo imposible sucede: se enamoran, conocen a los suegros y deciden casarse, todo en unas cuantas horas.

Y la vida juntos es buena, al menos hasta que Ira se da cuenta que Abby es una divorciada… por partida doble. Y con todo y las terapias extras, Ira no puede más que sentir que su matrimonio está sustentado en una mentira. Finalmente deciden divorciarse tranquilamente, aunque esta situación hace eco en el matrimonio de sus padres. Arlene, la espectacular madre psicoanalista de Ira comienza una secreta relación con Michael, el encantador actor y padre de Abby, en tanto que Lynne, la madre de Abby, se comienza a cuestionar por qué ya no es atractiva para su esposo y el padre de Ira, Sy, finge no darse cuenta de nada de lo que está pasando.

Desde luego, Ira se da cuenta muy pronto que no es feliz sin Abby. Le pide perdón y se casan nuevamente, esta vez haciendo votos mucho más realistas. Pero los celos de Ira y las tendencias libres de Abby lo llevan a reencontrarse con su ex novia. Cuando Abby descubre las infidelidades de sus padres, las tres parejas convergen en una divertida terapia de grupo con los ocho terapeutas de todos. Ira y Abby finalmente entienden que son el uno para el otro, pero divorciados. Porque simplemente, el matrimonio no es para ellos.



Cásate conmigo otra vez fue escrita por Jennifer Westfeldt, quien co-escribió, co-produjo y actuó en el filme Kissing Jessica Stein. Westfeldt, nominada al Tony en el 2004 por su papel en la versión de Broadway de Wonderful Town, interpreta a Abby, mientras que el encantador nuevo talento Chris Messina (quien recientemente participó en la última temporada de la serie Six Feet Under en el papel de Ted) personifica a Ira. Fred Willard, conocido por cintas como Anchorman, A Mighty Wind y Best in Show, así como por su papel en la nominada al Emmy, Everybody Loves Raymond, hace el papel de Michael, y la ganadora del Globo de Oro y varias veces nominada al Emmy, Frances Conroy encarna a Lynne, la madre de Abby. El reconocido actor y comediante Robert Klein, da vida al padre de Ira, Sy, y Judith Light, mejor conocida como la estrella de la famosa comedia Who’s The Boss? interpreta a Arlene.

En Cásate conmigo otra vez, la escritora y actriz Jennifer Westfeldt (Kissing Jessica Stein) relata los modernos y cambiantes paisajes del sexo, el amor y las relaciones perdurables. Y las cómicas conclusiones que plantea son que la orientación sexual, el matrimonio y la fidelidad son todas ideas que continuamente son temas de debate. El deseo de Westfeldt de hacer que sus personajes exploren ideas fuera de la norma social establecida le da a su trabajo un sello distintivo. Ira, que proviene del entorno judío e intelectual de Nueva York tiene ideas completamente convencionales sobre el amor y el matrimonio. Tanto que se encuentra virtualmente paralizado por sus miedos y prejuicios ante la posibilidad de dar el paso decisivo y vivir la vida.

Entonces, una fresca brisa llega a su vida en la forma de Abby y todas sus reglas se van por la ventana. Esta atracción entre opuestos es el elemento básico de todas las comedias románticas. La diferencia de Cásate conmigo otra vez es que Westfeldt la aborda desde un ángulo feminista-realista. Los problemas que Abby ha tenido toda su vida no desaparecen, sino que resurgen tan pronto como se da cuenta de que su imagen del matrimonio perfecto no es exactamente lo que ella pensaba que era.

El talento de Westfeldt para hacer comedia romántica consiste en tomar el estándar del amor idealizado, la pareja perfecta en la que uno está hecho para el otro hasta que de pronto todo se pone en contra. Ira y Abby se divorcian tan rápido como se casaron. Pero Ira se da cuenta que hay algo innegable acerca de su relación, tanto que lucha contra sus ideas convencionales sobre las relaciones.

Después de dos matrimonies y dos divorcios, Ira y Abby deciden vivir sin la seguridad de un contrato matrimonial. Al contrario de como sucede en Kissing Jessica Stein, estos personajes se encuentran a sí mismos tratando de evitar los convencionalismos, dejando su zona de comodidad para perseguir su propia realidad diaria, en sus propios términos. Este tema de saltar fuera de las normas en busca del camino individual es el tema central que subyace en ambas cintas de Jennifer Westfeldt.

Obviamente, esta idea no es estremecedora por sí misma. Pero el giro aquí es que ni Ira ni Abby son bohemios, sino que pertenecen a la clase media. Y para la gente de la clase media, la santidad del matrimonio -especialmente en los Estados Unidos durante la actual administración de Bush- ha sido un tema recurrente, pues se insiste en que esta unión sagrada debe ser preservada a cualquier precio (a menos de que se trata de gente del mismo sexo, claro). Así que la política ahora enfatiza en la importancia y santidad de la pareja casada como pocas veces se había hecho en el pasado.

Westfeldt comenta que “el hecho de que las parejas gays se comprometan y busquen sus derechos básicos para respaldar su unión contrasta con la insistencia de nuestra sociedad –y del gobierno- de ver al matrimonio como única opción. Y todo este argumento polarizado deja de lado el hecho fundamental de cómo dos personas (o tres o cuatro) pueden tener éxito y encontrar la felicidad en una relación en sus propios términos.

Cásate conmigo otra vez tiene una idea detrás de este humor, pero Westfeldt nunca es didáctica sobre ella. La comedia aparece claramente primero. Y no es tanto un tipo de comedia romántica tipo Preston Sturges como una romántica sátira social al estilo de Frank Capra. Como el director Robert Cary señala: “Lo que es intrigante para mí sobre Cásate conmigo otra vez son sus imperfectos y maravillosos personajes, y la forma en la que se interconectan o fallan en conectarse”. Por ejemplo, cuando Ira y Abby van a la terapia de pareja con el Dr. Saperstein (Jason Alexander), Ira se queja de que Abby no tiene ningún sentido de dirección y que como resultado, tiene problemas de dependencia. Pero cuando el Dr. Saperstein cuestiona a la pareja, es evidente que esos problemas son realmente de Ira. Abby tiene un trabajo, y por lo tanto es económicamente independiente, además de que tiene muchos amigos. Ira no tiene trabajo ni amigos y depende enteramente de Abby para su bienestar emocional.

A través de este humor, Cásate conmigo otra vez detalla los puntos débiles de las relaciones humanas. Pero también toca las notas del patetismo emocional a lo largo del camino, tal como en la escena donde Ira y su padre hablan sobre la infidelidad. Y es este aspecto multi-dimensional de la película lo que distingue la comedia social de Westfeldt como una gema de corte fino que brilla con ironía, resonancia y actuaciones maravillosas.

Muchos elementos de la historia de Cásate conmigo otra vez tienen su origen en la vida de Westfeldt. Su madre y su padrastro son ambos terapeutas (y sí, ha habido múltiples matrimonios en la familia). Además, una de sus propias interpretaciones en Nueva York era una vendedora de membresías en el mismo club de salud que vemos en la cinta. Y quizá es también interesante hacer notar que aunque Westfeld ha sostenido una relación de diez años, la pareja no ha optado hasta ahora por casarse.

El Director Cary da su opinión: “Creo que es una película sobre dos personas que se lanzan en una gran aventura juntos y se las ingenian para mantener vivo su amor en medio de las locas demandas del mundo que los rodea. Cásate conmigo otra vez es una historia de romance moderno, divertido y quizá un poco más”.

(Extraído de http://cine.vivenicaragua.com)

_______________________________________________________________________________


Usted puede confirmar la película de la próxima exhibición llamando al 48254102, o escribiendo a nucleosocios@argentina.com

Todas las películas que se exhiben deben considerarse Prohibidas para menores de 18 años.



________________________________





La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal