Guerra de Granada



Descargar 0.82 Mb.
Página1/15
Fecha de conversión12.01.2019
Tamaño0.82 Mb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   15

Guerra de Granada


Alonso De Palencia

1

Guerra de Granada 1

Libro I 2

Guerra de Granada Alonso de Palencia 2

Libro II 11

Libro III 21

Libro IV 43

Libro V 64

Libro VI 88

Libro VII 106

Libro VIII 133

Libro IX 150

Libro X 178



Libro I

(1480-1481)



Ligera mención de las épocas calamitosas de España. -Obstáculos para emprender la guerra de Granada. -Toma de Otranto por los turcos. -Recuperación de la plaza. -Muerte de Mahometo II. -Mención del sitio de Rodas. -Prodigios. -Sucesos de Portugal. -Nuevos esponsales de D.ª Juana (la Beltraneja). -Viaje de D. Fernando a Cataluña. -Sucesos de Galicia-Los Reyes en Cataluña. -Encarga el Rey a Diego de Merlo que hostilice a los granadinos. -Merlo y el Marqués de Cádiz. -Descalabro de los nuestros en Villalonga. -Traición concertada por Merlo contra el Duque de Medina Sidonia, -Recelos del Duque y sus quejas.- Cumplida satisfacción que te dio la Reina. -Castigos de los conversos de Sevilla. -Peste y hundimientos en la ciudad. -Mención de los Arias de Saavedra. -Los moros se apoderan de Zahara.

Abatido ya ignominiosamente el antiguo poderío de los godos, y cuando los moros extendían sus devastaciones por todo el reino, viéronse detenidos en sus triunfos por Pelayo. Último vástago de las más nobles familias godas, mereció reinar el primero entre los astures, cuyo caudillo había sido en los días de desgracia. Extendiéndose luego el favor de este héroe verdaderamente excepcional, encendió bélico ardimiento en el corazón de sus sucesores. Durante mucho tiempo los cristianos de las Asturias, Vascongadas y Cantabria tuvieron la defensa en su reducido número y en lo abrupto de sus montañas, mientras la muchedumbre de los bárbaros invasores, con la alegría salvaje de los primeros triunfos, iba ocupando con feroz empuje casi todo el llano y sometiendo a su yugo las demás provincias de España. Mas los cristianos, estrechamente unidos por vínculo religioso, consiguieron ir poco a poco rechazando a los feroces muslimes, y recuperar en parte en muchos años lo que ellos conquistaron en breve tiempo. Mientras la defensa de Castilla estuvo encomendada a egregios caudillos, todos tos del reino de León, que combatían denodadamente con los moros, encontraban invencible obstáculo en su muchedumbre, que terrible y cruelmente trabajaba por exterminar cuanto antes el nombre cristiano. Pero cuando la hueste leonesa se unió a la castellana, ya aparecieron más poderosos que los moros. Ya no infundían espanto sus numerosos guerreros al puñado de cristianos, y frecuentemente peleaban con fortuna en batalla campal y en campo abierto 4 ó 5.000 caballos y pocos más peones de los nuestros contra 50.000 jinetes moros e innumerable cantidad de infantes. Y aunque nuestras discordias retrasaban la recuperación de muchas provincias, sin embargo, poco a poco los enemigos iban cediendo el terreno a los vencedores.

Así, en el transcurso de varios siglos, algunos reyes castellanos, que consiguieron preferencia sobre los primeros de León, dilataron sus conquistas hasta los escarpados montes que de oriente a occidente se levantan frente al Mediterráneo, o sea, desde el puerto de Cartagena, en posesión de los nuestros, hasta Cádiz. Esta ciudad, bañada por el Océano y cuyo estrecho separa Europa de África, fue recuperada por casualidad por los españoles en tiempo de Enrique IV, poco inclinado al exterminio de los granadinos, aunque fácilmente hubiera podido someterlos, cuando libre de obstáculos, colmado de riquezas y al frente de numerosa hueste, no sólo se hacía temer de lo, abatidos moros, sino de muchos Príncipes cristianos, como queda expuesto en la Crónica de este Rey.

Mas ahora me propongo escribir la guerra que en 1482, octavo del reinado de D. Fernando, rey de Castilla, León, Aragón, Sicilia y otras muchas islas, con su mujer, la esclarecida reina D.ª Isabel, emprendieron contra los granadinos, encerrados, entre el Mediterráneo y los montes. Por este matrimonio D. Fernando había obtenido los reinos de León y Castilla, y poco tiempo después, por muerte de su padre, rey de Aragón, Sicilia y Navarra, heredó estos reinos que poseyó con su mujer, excepto el último, perteneciente al heredero entre los nietos del rey D. Juan, aun cuando antes de su muerte, y en virtud de convenio de los magnates navarros, por largo tiempo divididos en bandos contrarios, D. Fernando, autorizado por su padre, había puesto guarniciones en aquellas fortalezas consideradas como principales defensas para la causa de Navarra, lo cual dio pretexto a las pretensiones de los franceses.

Pero para no desviarme de mi propósito, conviene hacer alguna mención de los motivos que diferían la justa y necesaria guerra contra los granadinos. Desde la muerte del rey D. Enrique, D. Fernando y D.ª Isabel habían tenido que luchar con múltiples e insuperables dificultades para combatir contra los moros, mientras D. Alfonso de Portugal, contando, además de sus propias fuerzas, con el poder del rey Luis de Francia y el de sus partidarios castellanos, penetró en el riñón de Castilla y se mantuvo durante algún tiempo en el territorio ocupado. Al retirarse al suyo, dejó entre nosotros poderosos gérmenes de futuros trastornos; pero al regresar de Francia, lo crítico, de las circunstancias le obligó a mirar por su interés y por el de sus reinos y acomodarse a lo, pactado por los intermediarios, en cuya virtud, quedando en realidad vencido, parecía haber alcanzado la victoria porque D.ª Isabel, que mientras su marido visitaba los reinos heredados a la muerte de su padre, se había trasladado a la frontera portuguesa, todo lo pospuso a los conciertos, para evitar los escándalos con que amenazaban los portugueses. Por ello, a pesar de su superioridad, accedió a muchas cosas que de otro modo jamás hubiese aceptado, ni aun a ruegos de adversario más poderoso. Y como poco antes el rey de Francia, buscando el remedio al apurado trance en que le tenían los alemanes a causa de las tentativas de Maximiliano, hijo del emperador Federico y marido de la primogénita del duque Carlos de Borgoña, hubiese enviado sus embajadores a D. Fernando y a D.ª Isabel para reanudar la antigua alianza que debía consolidarse entre Francia y Castilla, divididas hasta entonces por mutuas y simultáneas rivalidades, parecían ya reconciliados con ellos dos reyes que igualmente y a una les habían combatido.

Pero sobre el dificilísimo arreglo de los asuntos de Cataluña, que exigían la presencia de D. Fernando, en aquellos mismos días conmovió profundamente a los príncipes cristianos la terrible noticia de la toma de Otranto por los turcos, que, saliendo con su armada del puerto de Salona, cayeron repentinamente sobre la ciudad al amanecer del 28 de Julio de 1480, y en el mismo día entraron en la población, degollaron o empalaron cruelmente a todos los habitantes, a excepción de los jóvenes de ambos sexos; extendieron sus correrías hasta el monte Gárgano; abarrotaron las naves con más de 13.000 cautivos, y después de transportar a las costas de Dalmacia el inmenso botín cogido, dejaron la ciudad fuertemente guarnecida. También se hubieran apoderado de Brindisi a no encontrar a su poderosa guarnición pronta a rechazar la repentina acometida. Y si en aquella ocasión hubiesen arribado a las costas de Sicilia, de fijo hubieran logrado establecerse más sólidamente y causar a los nuestros más daño, porque los habitantes, poco ejercitados en la guerra, no podían, a la sazón, oponer la menor resistencia al enemigo, desprovistos de armamento, enervados por la molicie, faltos de todo lo necesario para la defensa de las fortalezas, y, lo que era más peligroso, sin caudillos experimentados para empeñar combates. A estas desventajas se añadía que para procurarse medíos de defensa tenían que acudir á su rey D. Fernando de Castilla, a cuya majestad rendían preferente acatamiento, y para llegar a su presencia los embajadores de Sicilia tenían que vencer y arrostrar, graves peligros en aquel aprieto, e inminente riesgo de exterminio en la navegación desde sus costas hasta los últimos confines de España.

La ocupación de Otranto durante catorce meses, amenazando a los italianos todos con el cautiverio y la extirpación de la religión católica, libró de todos estos peligros a aquellos insulares. No hallaron estos males resistencia alguna en el esfuerzo de los italianos, ni siquiera se vio la debida solicitud para acudir a evitar el peligro, porque muchos Príncipes italianos se alegraban de tener por vengadores a los turcos, con tal de ver ante todo vencido por el sultán Mahometo a D. Fernando, rey de Nápoles, primo del de Castilla. Si por accidente algunos le habían prestado auxilio poco tiempo antes contra ciertos rebeldes, en aquella ocasión o se le negaron en absoluto o se le dieron remisamente. Terrible y gravísimo fue el trance mientras por aquella victoria intentó extender su poderío y subyugar a Italia, el más noble de los reinos. D. Fernando, en tanto, se esforzaba por oponer al enemigo cuantas fuerzas podía reunir. Resuelto a mantenerse en Nápoles, sacaba de allí como de un arsenal las tropas y pertrechos necesarios para recuperar a Otranto, empresa encomendada a su primogénito, el príncipe de Capua D. Alfonso. Al mismo tiempo enviaba embajadores y solicitaba vivamente por cartas a todos los Príncipes de la Cristiandad en demanda de pronto socorro si deseaban conservar el honor y la paz de sus respectivos Estados, porque Mahomet Bey, además del exterminio de la religión cristiana, se proponía el de todos los Príncipes de las naciones católicas. Exigía, por tanto, la causa de todos el esfuerzo común, y era poderoso estímulo para lograrle la insolente arrogancia y el desprecio de los fieles con que se veía al Turco hacer de Otranto un campamento en la Pulla, desde donde tripulando con jinetes moros su armada pudiese devastar y ocupar, las provincias italianas, asestando así rudo golpe al Cristianismo. Este peligro trataba él de conjurar, por ser el primero con quien tendría que habérselas el Sarraceno, y se ofrecía a servir de escudo a los demás, siempre que no le faltasen en la ocasión crítica los auxilios de los Príncipes católicos. De otro modo, debía tenerse en cuenta que a nadie es lícito descuidar sus intereses, y dejar de mirar por sí y por los suyos en apurados trances, y ya en la imposibilidad de defenderse, si se pretendía sostener por mucho tiempo el intolerable peso de la guerra contra el Turco.

Éstas y otras razones análogas procuraba el rey de Nápoles por medio de repetidos mensajeros que se grabasen en la mente de todos los Soberanos, y en especial de su tío D. Fernando, rey de Castilla, Aragón y Sicilia. El cual, a la primera noticia de la toma de Otranto, aprestó una armada de 25 naves de espolón, tripuladas por vascongados, al mando de su tío D. Francisco Enríquez, joven animoso, pero poco experimentado en tales empresas. Para obviar a este inconveniente se encomendó a un sujeto muy señalado entre los gaditanos, llamado Pedro, y por apodo Macho cabrío, el gobierno de la armada y la resolución de las dificultades que ocurriesen. El rey de Castilla se encargó de suministrar armas a los sicilianos y de que no faltasen provisiones en los puertos y castillos. También el rey de Nápoles equipó una armada de navíos y galeras de espolón, que, subiendo del Tirreno al Adriático, fuese a socorrer a Brindisi y a guardarse de los venecianos, aliados de los turcos y apostados como de descubierta cerca de la ciudad con su escuadra de galeras, ni amiga ni hostil a ninguna de las partes, y de modo que ni los turcos, tenidos por amigos, pudieran quejarse de nada contrario a la alianza pactada, ni los cristianos experimentaran su hostilidad, sino que unos y otros la considerasen neutral y, en tan grave peligro, pronta a defenderse de todo ataque.

A la armada de Nápoles se unieron algunas gruesas naves genovesas y la de D. Fernando de Castilla fue recibiendo cada día mayores refuerzos. Era imposible, sin embargo, impedir los del enemigo, porque el Turco, poderosísimo y muy previsor en todo, aprovechaba las favorables condiciones de tiempo para enviar provisiones a la guarnición de Otranto. No era ésta muy numerosa, pero si muy escogida, pues la mayor parte de los 10.000 turcos que primero ocuparon la plaza habían regresado al puerto de Salona conduciendo a la multitud de cautivos apresados, y se quería dejar guarnecida a Otranto con poco más de 4.000 soldados de refresco y aguerridos. De ellos, 400 jinetes escogidos corrían intrépidamente los campos de la Basilicata y llegaron a infundir espanto a parte de la caballería de D. Fernando, muy superior numéricamente, pero con desventaja para el combate, contra la opinión de los italianos antes de empeñar el primero, pues, confiados en su fuerte armadura, habían creído fácil vencer con pocos hombres de armas a numerosos turcos. Mas luego que vieron su agilidad en el cabalgar, la velocidad con que acometían y cuán rápidamente tornaban a incorporarse a las filas de sus escuadrones, al parecer irregulares, además de su increíble destreza en el manejo del alfanje, les hizo cambiar completamente de opinión, y la experiencia de las escaramuzas les enseñó que aquellos turcos poseían la antigua ciencia práctica de la guerra junto con un valor extraordinario. De aquí que un terror cada día más grande fuese amilanando el ánimo de los italianos.

Esforzábase D. Alfonso, primogénito de don Fernando, en levantar el decaído espíritu de soldados y pueblo, y trabajaba con empeño por destruir al enemigo antes que recibiese Otranto, refuerzos de Salona. Era, sin embargo, tal la actividad de la guarnición de la plaza, que inutilizaba los esfuerzos del caudillo cristiano. En pocos. días la hicieron tan inexpugnable, con doble foso y empalizada, que ni desde la costa podía una armada cristiana hacer daño alguno a unas cuantas naves de que el enemigo se había apoderado, ni la hueste de D. Fernando tenía acceso por otra parte para combatirla. Al anuncio de estas insuperables dificultades y peligro general, las poblaciones de la Campania, del Abruzzo y Marca de Ancona, con todo el territorio romano amenazado por Mahomet de total exterminio, quedaron poseídas de espanto. Pero todos estos anuncios del desastre que amenazaba no bastaron para persuadir a los Príncipes italianos de la urgencia de enviar socorros al rey D. Fernando. Tan sólo la Señoría de Florencia, poco antes maltratada por el mismo Monarca, aunque a la sazón ya reconciliados, quiso contribuir con el estipendio necesario para numerosa hueste, a fin de facilitar el aprovisionamiento de los soldados de D. Fernando. También se dice haberle llegado por tierra de la lejana Alemania ciertos aventureros que habían tenido noticia del peligro, y consta haber venido de Sicilia alguna caballería de socorro. Naves sicilianas se habían unido también a la armada de Nápoles, y se esperaba otra mayor y más poderosa enviada por el rey de Castilla. Pero nada de esto hubiera bastado para resistir el poder de los turcos, porque el Sultán tenía preparada en la Croacia invencible hueste de caballería para enviarla desde el puerto de Salona a Otranto, y no es extraño que si la escasa guarnición de esta plaza tenía aterrorizados a los italianos, se considerasen impotentes ante el innumerable ejército enemigo de infantes y caballos.

La mano del Omnipotente acudió, sin embargo, al remedio de tan inminente desastre, quitando la vida al ensoberbecido Mahomet. Con su muerte vino a tierra la aparatosa expedición proyectada y libró al Catolicismo de torpísima abyección y oprobio, como poco antes había favorecido a los defensores de Rodas.

Aquí el mismo Turco, empeñado en tomarla, comenzó a combatirla con parte de su ejército, al mismo tiempo que otra parte de su armada se apoderaba de Otranto. Pero en esta plaza encontró defensores menos resueltos que en los de Rodas, otra vigilancia y reparos en que se estrellaba el intolerable e incesante batir de la artillería, aunque moviéndola durante muchos días y noches en derredor de la plaza lograran cuartear las murallas, a pesar de las frecuentes salidas en que los valientes sitiados solían barrer a los enemigos e inutilizarlos gran parte de sus máquinas de guerra. Reparaba aquél las pérdidas de gente y pertrechos con los socorros que recibía de las cercanas costas de Licia y Cilicia, y poco se conseguía con el temerario arribo al puerto de Rodas de naves de espolón genovesas o vascongadas, que, además del auxilio que prestaban por mar, reforzaban la guarnición, porque, derruído gran parte del muro, había brecha bastante para la multitud de los sitiadores. Al verlos, parte escalando las murallas y parte penetrando en montón por las brechas en la plaza y arrollando cuanto encontraban al paso, los nuestros lanzaron repentino alarido de espanto. No así el Maestre de la Orden que, al oírlo, recogió a unos cuantos soldados, y confiando en el estandarte de la Cruz que rápidamente había empuñado, afrontó el peligro y con gran intrepidez trabó feroz combate. Ni las heridas le amilanaron, ni le conmovió la muerte de sus compañeros de armas, sino que, fortalecido con las virtudes de la Fe, Esperanza y Caridad, sostén común de todos los suyos en aquel trance, y mereciendo todos el auxilio del cielo, rechazaron a los enemigos lejos de las derruidas murallas, degollaron a más de 400, que las ocupaban y persiguieron hasta su campamento a la confusa multitud de los fugitivos. No fue obstáculo el que los cristianos por su escaso número desistieran de la persecución para el completo desastre de los turcos, porque en su desordenada fuga se herían y mataban entre sí. Más de 4.000 perdieron allí la vida, y al día siguiente levantaron el sitio de Rodas, confesando que un poder de lo alto los había vencido y arrojado de la plaza.

Luego el Sultán, bramando de ira y descargándola sobre los que habían abandonado el ataque, resolvió emplear sus fuerzas contra los italianos, y preparó una armada para desembarcar unos 20.000 caballos en la Pulla o Lucania. Su muerte, ocurrida el 3 de Mayo de 1481, hizo fracasar sus planes.

El que había librado a los de Rodas de las crueldades de los turcos, se dignó anunciarles aquella muerte con estupendos prodigios. La víspera de morir Mahomet Bey, antes de atardecer, se retiró repentina y extraordinariamente el mar, haciendo encallarlas galeras ancladas junto a Rodas y anegando cerca de 20 aldeas situadas a gran altura. En aquella ocasión se perdió una gruesa nave de Génova, cuyo capitán era Lúculo Adorno. A las embarcaciones menores puso luego a flote doble flujo de olas de 40 pies de altura. Así que el día que Mahomet murió cerca de Constantinopla, en todas las embarcaciones ancladas en el puerto de Rodas quedaron en seco las quillas junto a las murallas de la ciudad, no sin grave destrozo de los edificios. El prodigio aterrorizó así a los que le presenciaron como a los que oyeron referir un suceso sin precedente. Aumentaba en especial los temores de próximas calamidades el haber ocurrido aquel extraordinario flujo y reflujo del mar en puerto muy tranquilo, en tiempo sereno y en el momento preciso de la muerte de Mahomet.

Al ser conocida, arreció el ataque contra la guarnición de Otranto. Luego la discordia de los hijos del difunto y la sedición de los soldados causó tal perturbación entre los turcos, que su compacto poderío quedó muy quebrantado. Mas no por eso cejaron los defensores de la plaza en su tenaz resistencia contra los cristianos. Éstos, cobrando ánimos con la seguridad de que el enemigo ya no podía enviar tropas de refresco, víveres ni municiones, arrimaron las máquinas de guerra a las murallas; pero, a pesar de ello y de las grandes pérdidas sufridas por ambas partes, todavía los turcos siguieron parapetándose tras fosos y empalizadas menos extensos. Al cabo, a fines de Septiembre de 1481, ya reducidos a la última extremidad, su extraordinario valor les alcanzó del príncipe D. Alfonso condiciones de rendición más ventajosas que las que suelen otorgarse a los vencidos. Entregada la plaza, saldrían sin armas los que quisieran pasar a Dalmacia, y podían conservarlas y el caballo los que prefirieran permanecer al servicio de D. Alfonso.

A poco llegó la armada del rey de Castilla, tan castigada en toda la travesía por la peste, que casi no quedaban hombres de la tripulación de las naves portuguesas. Mucha alegría recibió el rey de Nápoles con el socorro de su primo el de Castilla, con bastante oportunidad enviado, si la guerra con el Turco hubiera durado más.

Arregladas las diferencias con el rey de Portugal por la hábil intervención del Prior del Prado, embajador que previamente había zanjado las cuestiones y dificultades principales, y libres ya nuestros Reyes para romper la guerra con los granadinos, ocurrió la muerte de D. Alfonso de Portugal el 20 de Agosto de 1481. Antes de está desgracia, su primogénito D. Juan se mostraba inclinado a la paz, y considerando la guerra funesta para la dominación portuguesa, había apoyado tan resueltamente los temperamentos pacíficos, que el padre, sin desistir por eso de su antigua idea, había tenido que aparentar intenciones tranquilas. Mas en cuanto el Príncipe subió al trono, de día en día se mostraba más ceñudo Y más ansioso de novedades. Sin embargo, la noble D.ª Beatriz, suegra del Rey, que siempre procuró la firme alianza de ambos reinos, trabajó ahora con empeño por estrecharla por medio del matrimonio de su nieto el príncipe D. Alfonso con doña Isabel, primogénita de nuestros Reyes. Todo esto quedó acordado merced a la actividad y competencia del excelente mediador el Prior del Prado. Ya antes, para alejar todo motivo de discordia, se había resuelto que D.ª Juana, sobrina del rey de Portugal D. Alfonso y supuesta hija de D. Enrique, entrase en un convento. Así no volvería a suscitarse el antiguo litigio sobre derechos hereditarios por los del rey D. Enrique, después de reconocida su impotencia, tanto por su pública confesión, como por el convencimiento de las gentes. Mas todavía los portugueses empleaban ciertos argumentos como resto de amenaza, diciendo que era deber de los Príncipes cercanos insistir por que no se arrebatasen sus derechos a la doncella a quien D. Enrique, al morir, había declarado legítima heredera de sus reinos. Sólo el aliento de la verdad podía apagar las chispas de este incendio tantas veces reanimado, y que en ambos reinos la misma disputa había contribuido a evitar. Como la tierna edad del príncipe D. Alfonso y la niñez de la doncella eran obstáculo para los esponsales de presente, se echó mano de un recurso que asegurase el futuro matrimonio, y fue encomendar los novios al cuidado de la ilustre doña Beatriz, bajo la salvaguardia y tutela de nobles portugueses, desligados por previo acuerdo de todo compromiso con el Rey, cual si fuesen Grandes extranjeros.

Arregladas estas cosas según lo pactado, hallándose ya en Mora, villa portuguesa de alguna importancia, la Serenísima doncella D.ª Isabel, y el primogénito de D.ª Beatriz y duque de Viseo, don Diego de Portugal, en camino para la corte de Castilla, donde había de permanecer como en rehenes de los convenios acordados, ocurrió tener que marchar D. Fernando a Cataluña, así por creerse en el Condado que su presencia podría apaciguar algunos tumultos de los aragoneses, como para resolver cuestión más ardua, cual era acallar las protestas de los barceloneses, quejosos de la injusticia que se les hacía dilatando reintegrarles en la posesión enajenada, además de la limitación de los pactos sancionados por el rey D. Juan de Aragón al dominar la rebelión de Barcelona.

En Galicia, los pueblos, víctimas de inveteradas iniquidades, obligaron a sus nobles, acostumbrados a revueltas y rapiñas, a reconocer la autoridad de la hermandad, ya establecida en las otras provincias de Castilla. En este movimiento ayudó a los gallegos Fernando de Acuña, caudillo de 400 caballos por D. Fernando y D.ª Isabel, y sujeto de nobles prendas, aunque se portó mal con el arzobispo de Santiago, D. Alfonso de Fonseca o de Acevedo, constante y leal partidario de los Reyes, pues después de disfrutar del hospedaje del Prelado él y su escuadrón, le obligó a abandonar la Sede y a salir de Santiago para ir a demandar justicia a la Reina, a la sazón en Valladolid. El afán de marchar a reunirse con el Rey la impidió atender por el momento al Arzobispo; pero prometió oírle a la vuelta y que ella y su marido harían justicia al honor y relevantes merecimientos de tan ilustre Prelado. Diole seguridades de que el Rey no había olvidado los grandes peligros arrostrados en Galicia por D. Alfonso en la guerra con los portugueses y sus auxiliares; pero afirmó que, para acabar con el desenfreno y temeraria osadía de los magnates gallegos, convenía la ausencia de aquel territorio de todas las personas acomodadas, mientras el adalid Acuña quebrantaba la cerviz de los soberbios y castigaba a los culpados.

Al día siguiente, 4 de Abril del mismo año de 1481, se encaminó D.ª Isabel a Aragón a reunirse en Calatayud con D. Fernando, ya de vuelta de Barcelona. Formaban el séquito de la Reina y del príncipe D. Juan el duque de Alburquerque y el conde de Benavente, con gran número de nobles y los obispos de Burgos y de Córdoba. Ya en Calatayud se trató devolverá Cataluña, por parecer a los Reyes el medio más adecuado para arreglar las cosas oír juntos en Barcelona las quejas de los ciudadanos, a fin de proveer en consonancia con los primeros acuerdos del rey D. Juan. La total satisfacción de los agravios parecía ardua empresa, por la transmutación de derechos y posesión de riquezas y señoríos otorgados cuando ardía la guerra a los que se habían mostrado constantemente leales y habían entrado en posesión de los bienes de los obstinados rebeldes. Por último, se acordó economizar gastos y satisfacer en lo posible a las dos partes, ya con las sumas concedidas al Rey por los barceloneses leales, ya con cercenar algo de las propiedades de éstos, repartidas con arreglo a los convenios. Cuestión grave y difícil y motivo de numerosas reclamaciones; pero que, como, al parecer, se trataba de cosa menos importante, produjo no pequeña ventaja.

Mientras en Barcelona los Reyes entendían con gran solicitud en el arreglo de estas dificultades, no descuidaban los medios para recuperar el Rosellón; pero las artes y astucia del rey Luis de Francia, no sólo entorpecían el triunfo de la justicia y del derecho, sino que totalmente le contrariaban. Por esto parece excusada más minuciosa mención de los medios a que se apeló en vano, y conviene reanudar la de otros hechos relacionados con el principio de la guerra de Granada.

Desde los comienzos de su reinado D. Fernando y D.ª Isabel tenían puesto el pensamiento en esta guerra; pero nunca habían podido verse libres de innumerables dificultades, porque, ya en una parte, ya en otra, su propósito tropezaba con un obstáculo donde menos se esperaba. Cansados ya de tan prolongadas contrariedades, resolvieron acometer la empresa sin detenerse por nada que pudiera estorbarla. Al tanto de los levantados propósitos de los Reyes, recibieron algunos servidores secreto encargo de encomendar el asunto a Diego de Merlo, Asistente de Sevilla, como a hombre muy a propósito por su carácter para semejantes empeños, y que ponía tanto más interés en el cumplimiento de las comisiones que los Reyes le daban cuanto más numerosas eran, sin tener para nada en cuenta dificultades o necesidades públicas. Por otra parte, en tales órdenes encontraba pretexto para extender a todo su autoridad e involucrar con la comisión recibida otros muchos negocios de índole muy diversa, porque por diferentes maneras había persuadido al Rey del acierto que en todo le acompañaba y de las ventajas que sabía proporcionar. Por eso se mostraba tan altivo e insoportable mientras gozaba del favor, como abatido cuando le faltaba.

Conocido el deseo de los Reyes de apoderarse de alguna plaza o fortaleza de los granadinos antes de declararles abiertamente la guerra, empezó a disponer lo necesario para satisfacerle. Don Fernando le comunicaba por cartas cuantos planes se le daban relativos a la empresa, y, a su vez, Merlo le proponía las medidas que consideraba necesario adoptar en Andalucía. Mientras esto se trataba, empezó a dar más claros indicios de sus intentos, atacando de repente con sus tropas la aldea de Villalonga, en término de Ronda, fortísima por su situación y reparos, y lugar señalado por frecuentes descalabros de los nuestros. En la escaramuza perdió algunos caballos, y cayó despedazado por los moros el ilustre jerezano Pedro Núñez, de las tropas del Marqués de Cádiz.

Era éste entre los magnates andaluces el primero en las artes de la guerra y el segundo en poderío. Receloso en sumo grado de las informaciones del Asistente Merlo, a quien los Reyes daban en todo entero crédito, no esquivaba peligro alguno, antes cuantas veces solicitaba su concurso reunía sus lanzas y peones a las tropas sevillanas, para que no pudiera decir, como acostumbraba, que era un obstáculo para sus acertadas medidas. Este consentimiento del Marqués, por otra parte eximio caudillo, le acarreó a él y a los suyos no pocos daños. En esta expedición, funesta para los nuestros, pero de escaso quebranto para los moros, no contradijo en nada las disposiciones de Merlo, como no rehusó, después del descalabro sufrido junto a Villalonga, ir a Ronda, tan inexpugnable por su posición, por sus defensas y por su fortísima guarnición. Allí se apoderó de una torre, distante de las murallas, y conservada, con buen acuerdo, por los rondeños para refugio contra las incursiones del enemigo, y arrasó el reparo, para que aquella entrada no pareciese enteramente inútil.

El Asistente propalaba que con ella no se había propuesto declarar la guerra a los moros, sino castigar a los rondeños por haber roto las treguas ajustadas. Los sucesos posteriores demostraron que la expedición contra los rondeños estaba muy lejos de sus propósitos. En efecto: en el camino, antes de entrar en territorio de Ronda, había apostado 50 lanzas escogidas al mando de su hermano, Juan de Merlo, las cuales, volviendo grupas y pasando el Guadalquivir, marcharon a Niebla con el propósito (confesado luego por su guía Velasquillo) de apoderarse del Duque de Medina Sidonia, en cuya casa se había criado el infiel guía desde niño, en ocasión en que el Duque, según su costumbre, fuese al campo de San Juan con cuatro a cinco criados. Pero como el Velasquillo iba delante de descubierta, no pudo ocultarse a sus antiguos compañeros, a quienes apareció patente su traición por serles bien conocidos sus agravios al Duque. Conducido a su presencia e interrogado sobre la causa que le llevaba a aquellas tierras, respondió con semblante turbado y palabras entrecortadas que él y sus compañeros sólo, se proponían apoderarse de algunos de los conversos condenados por herejes. Luego en el potro confesó la traición concertada con Diego de Merlo.

Hace verosímil la declaración de esta complicidad la circunstancia de llevar Velasquillo el mejor caballo de Merlo e ir por su orden guiando a los demás jinetes. Además, se observó no haberle producido la menor contrariedad el descalabro de la expedición contra Ronda, y cuando sus 50 de a caballo vinieron a darle cuenta del fracasado ardid los dirigió miradas coléricas y en todo el día ni les habló palabra, como hombre que era incapaz de ocultar sus afectos. Poco después, el Duque, conocedor de la enemiga de Merlo, dio cuenta de lo ocurrido a los Grandes, para que se quejasen a los Reyes de la traición contra él urdida, cuando tan manifiesta era a todos su lealtad y su perseverancia, desde el principio del reinado, en cuanto tocaba a la felicidad de D. Fernando y de D.ª Isabel, por lo cual confesaba no haber temido jamás las asechanzas ni la muerte merecida por los culpables, antes esperaba las honras mercedes debidas a la lealtad acrisolada y ser ante los Reyes grato intérprete de las súplicas de amigos y parientes. Muy al contrario de esto, parecíale haber descubierto en el Rey indicios de ánimo hostil contra su persona, pues a nadie era creíble que sin su consentimiento el Asistente Merlo se hubiese lanzado al execrable crimen intentado. Este ejemplo, decía, podría servir de aviso a todos los Grandes de León y Castilla para confiar menos en sus méritos que en su previsión para librarse de las asechanzas.

Tales fueron las razones que, por encargo del Duque, expuso ante los Grandes, sus amigos, Diego Dayón, quien, por acuerdo unánime de éstos y, por orden de aquél, fue a encontrar al Rey, a la sazón ocupado en los asuntos de Cataluña, Aragón y Valencia. Cuando la Reina, principal favorecedora del Asistente, oyó las quejas del Duque, protestó de la rectitud de sus intenciones, de su buena fe y absoluta inocencia, añadiendo a estas disculpas, afirmadas con juramentos, que perdiese la vida al malograrse el fruto que llevaba en sus entrañas, si jamás, ni por pensamiento, había imaginado nada en daño del benemérito Duque. Si la envidia u otra mala pasión había impulsado al Asistente sevillano al delito, estaba pronta a castigar al culpado en cuanto se hiciese patente su crimen. En todo lo demás dio al enviado cumplida y generosa satisfacción, mostrándole el más afable semblante. El Asistente se disculpó por cartas, jurando y perjurando que estaba inocente de toda culpa o maquinación criminal; pero el Duque se resolvió a adoptar mayores precauciones, aunque disimuló prudentemente acerca de lo pasado y proveyó con más cuidado a lo futuro.

En Sevilla se procedió al castigo de los conversos de la ciudad, que, como los demás andaluces de su ralea, eran conocidamente refractarios a la fe católica. Titubeaban, sin embargo, los cristianos en señalar los sospechosos de herejía, y reputaban por más inficionada a la plebe de los conversos que a los principales de entre ellos; pero convencidos de la perversión de los que la habían inducido a los mayores errores, castigaron a los cabezas juntamente con sus prosélitos, entregándolos a las llamas o sepultándolos en lóbregos calabozos. Estos casos fueron mucho más terribles que en parte alguna en Sevilla, porque aquí tuvo principio la Inquisición y porque de día en día aumentaban los delitos y se iban descubriendo las maldades y traiciones de los conversos, que encaminaban sus inicuos, propósitos a mayor daño del nombre cristiano. Mas no aprovechándoles toda su astucia para escapar al castigo, y no contando ninguno con segura morada, porque a muy pocos les aconsejaba su conciencia permanecer en la ciudad, encontraron pretexto para salir de ella en la terrible peste que allí estalló a principios de 1481. Ella fue tal, que hizo entre ellos cerca de 16.000 víctimas. Otros tantos hablan escapado al castigo con la fuga, de modo que el aspecto de la ciudad era tristísimo y parecía casi deshabitada.

Vino a aumentar la tristeza de muchos de los principales una terrible desgracia. El 15 de Febrero de aquel año, a media noche, se hundió de repente un edificio que se tenía por muy fuerte, y en sus ruinas perecieron Fernán Arias de Saavedra, cabeza de los de este apellido, su mujer y la mayor parte de sus hijos.

El primero, después de la muerte de su padre Gonzalo de Saavedra, desastrada también, como referí en anteriores capítulos, se había mostrado rebelde a los Reyes, resistiendo cuanto pudo la entrega del castillo de Utrera; pero después de rendido y castigada la guarnición, se modificaron los pactos, conviniéndose en que D. Fernando entregase a Tarifa, mucho tiempo hacía en su poder, al almirante D. Alfonso Enríquez, tío del Rey, pero conservando la villa de Zahara, confinante con Ronda, adyacente a la jurisdicción de Sevilla y baluarte para la seguridad de los campos que dominaba, por más que Fernán Arias, mientras duraron los furores de la rebelión, se mostró cruel con los caminantes. A la muerte de éste quedó heredero su primogénito Gonzalo Arias, a la sazón resuelto partidario del rey D. Fernando; pero falto de la vigilancia paterna, descuidó la guarda de Zahara, y confiado en lo fuerte de la posición y de las defensas del castillo, le dejó sin la necesaria guardia y se fue a Sevilla, donde se entregaba a vida licenciosa. Los sagaces moros, advertidos de esta negligencia, en la noche oscura y tempestuosa del 27 de Diciembre de 1481, escalaron el muro por la parte tenida por inaccesible, se apoderaron del castillo sin la menor resistencia y antes del alba, de la villa y de todos sus moradores, que llevaron cautivos a lejanas tierras, dejando fuerte guarnición para grave daño y ruina de los cristianos de aquellos contornos.

Poco después, y con igual diligencia, intentaron, los granadinos apoderarse de Castellar y Olvera; pero la vigilancia y resolución de las guarniciones frustró sus planes.





Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   15


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2019
enviar mensaje

    Página principal