Historia de una Maestra



Descargar 9.95 Kb.
Fecha de conversión13.11.2017
Tamaño9.95 Kb.
Historia de una Maestra.

El primer día de clase Mientras la maestra María estuvo al frente de su clase de 5º Grado, lo iniciaba diciendo a los niños una mentira. Como la mayor parte de los profesores, ella miraba a sus alumnos, les decía que a todos los quería por igual. Pero eso no era posible, porque ahí en la primera fila, desparramado sobre su asiento, estaba un niño llamado Abelardo.

La Señorita María había observado a Abelardo desde el año anterior y había notado que él no jugaba muy bien con otros niños, su ropa estaba muy descuidada y constantemente necesitaba darse un buen baño. Llegó el momento en que la Señorita María disfrutaba al marcar los trabajos de Abelardo con un plumón rojo haciendo una x y colocando un insuficiente muy llamativo en la parte superior de sus tareas.

En la escuela desde que la Señorita María enseñaba, le era requerido revisar el historial de cada niño; ella dejó el expediente de Abelardo para el final. Cuando ella revisó su expediente, se llevó una gran sorpresa. La profesora de primer grado escribió: “Abelardo es u niño muy brillante con una sonrisa sin igual. Hace su trabajo de una manera limpia y tiene muy buenos modales… es un placer tenerlo cerca”.

Su profesora de segundo grado escribió: “Abelardo es un excelente estudiante, se lleva muy bien con sus compañeros, pero se nota preocupado porque su madre tiene una enfermedad incurable y el ambiente de su casa debe ser muy difícil”.

La profesora de tercer grado escribió: “Su madre ha muerto, ha sido muy duro para él. Él trata de hacer su mejor esfuerzo, pero su padre no muestra mucho interés y el ambiente en su casa le afectará pronto si no se toman ciertas medidas”.

La profesora de cuarto grado escribió: “Abelardo se encuentra atrasado con respecto a sus compañeros y no muestra mucho interés en la escuela. No tiene muchos amigos y en ocasiones duerme en clase”.

Ahora la profesora María se había dado cuenta del problema y estaba apenada con ella misma. Ella comenzó a sentirse peor cuando sus alumnos le llevaron sus regalos de Navidad, envueltos con preciosos moños y papel brillante; excepto Abelardo. Su regalo estaba mal envuelto con un papel amarillo que él había tomado de una bolsa de papel.

A la profesora le dio pánico abrir ese regalo en medio de los otros presentes. Algunos niños comenzaron a reír cuando ella encontró un viejo brazalete y un frasco de perfume con solo un cuarto de su contenido. Ella detuvo las burlas de los niños al exclamar lo precioso que era el brazalete mientras se lo probaba y se coloca un poco del perfume en su muñeca.

Abelardo se quedó ese día al final de la clase el tiempo suficiente para decir: “Señorita María el día de hoy usted huele como solía oler mi mamá”.

Después de que el niño se fue ella lloró por lo menos una hora. Desde ese día ella dejo de enseñarles a los niños aritmética, a leer y escribir. En lugar de eso, comenzó a educar a los niños. Ella puso atención especial en Abelardo.

Conforme comenzó a trabajar con él, su cerebro comenzó a revivir. Mientras más lo apoyaba, él respondía más rápido.

Para el final del ciclo escolar, Abelardo se había convertido en uno de los niños mas aplicados de la clase y a pesar de su mentira de que quería a todos sus alumnos por igual, se convirtió en uno de los consentidos de la maestra.

Un año después, ella encontró una nota debajo de su puerta, era de Abelardo diciéndole que ella había sido la mejor maestra que había tenido en toda la vida.

Seis años después, por las mismas fechas, recibió otra nota de Abelardo, ahora escribía diciéndole que había terminado la preparatoria siendo el tercero de su clase y ella seguía siendo la mejor maestra que había tenido en toda la vida.

Cuatro años después, recibió otra carta que decía que a pesar de que en ocasiones las cosas fueron muy duras, se mantuvo en la escuela y que pronto se graduaría con los más altos honores.

Cuatro años después, recibió otra carta. En esta ocasión le explicaba que después de que concluyó su carrera, decidió viajar un poco.

En la carta le explicaba que ella seguía siendo la mejor maestra que había tenido y su favorita; pero ahora su nombre se había alargado un poco, la carta estaba firmada por Abelardo Díaz Zapata Médico Cirujano.

La historia no termina aquí, existe una carta más para leer. Abelardo ahora decía que había conocido a una chica con la cual iba a casarse. Explicaba que su padre había muerto hacía un par de años y le preguntaba a la profesora María si le gustaría ocupar en su boda el lugar que usualmente es reservado para la madre del novio, por su puesto ella aceptó y adivinen…

Ella llega usando el viejo brazalete y se aseguró de usar el perfume con el que Abelardo recordaba que usó su madre la última Navidad que pasaron juntos. Se dieron un gran beso y el Dr. Díaz le susurró al oído: “Gracias Señorita María por creer en mí. Muchas gracias por hacerme sentir importante y mostrarme que yo puedo hacer la diferencia”.



La Señorita María con lágrimas en los ojos, tomo aire y dijo: “Hijo, te equivocas; tú fuiste el que me enseñó a mí que yo puedo hacer la diferencia. No sabía cómo educar hasta que te conocí”.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal