Historial como hincha



Descargar 8.37 Kb.
Fecha de conversión01.07.2017
Tamaño8.37 Kb.
cHistorial como hincha

Felipe Navarro Vergara, 25 años

Nací cruzado. El privilegio se lo debo a mi abuelo, Manuel Navarro Zañartu (Q.E.P.D), quien fue uno de los primeros socios del club a finales de la década de 1930. Él me contó, de primera fuente, la historia de la fundación de la rama de fútbol, en la calle Villavicencio. Además, me habló sobre los ídolos que marcaron época, como Néstor Isella y me regaló mi primera camiseta con la franja azul (ver primera foto).

A lo largo de mi vida, he vivido el fútbol con mucho entusiasmo. Esto me ha llevado, desde que era un niño, a acumular cientos de recortes, portadas de diarios, cuadernos autografiados, camisetas, etc. Sin embargo, en un comienzo, mi vida como hincha de la UC no fue fácil. Mientras mi tío hacía esfuerzos estériles por convertirme en chuncho; mi papá, para nada futbolero, se resistía a llevarme al estadio y siempre se salía con excusas. Todo cambió cuando a mis ocho años, un profesor me regaló entradas para un partido entre la Cato y Deportes Temuco en San Carlos. Así, tuvieron que llevarme obligadamente y se encendió en mí, definitivamente, la pasión por ir al estadio y por seguir a la Franja en las buenas y en las malas…

Todavía no se ha borrado de mi cabeza aquella experiencia. Sentado en la tribuna Andes (hoy Fouillioux), pude impresionarme de las atajadas de Nelson Tapia, de las corridas de Caté y de los goles de Bisconti. Mi sueño era ser uno de ellos y entrar a esa cancha; lo que en parte se cumplió siete años más tarde, disputando la final del Torneo Escolar de la Universidad Católica, representando a mi colegio.

Más grande empecé a ir con amigos a la Galería Sur. Alentando junto al bombo, hicimos un lienzo (Los Pura Pasión) y armamos un piño (grupo de hinchas amigos). Incluimos a un compañero brasileño, que aunque venía del país del fútbol, no dudó en apasionarse por la UC… a tal punto que terminó hinchando por nosotros cuando por la Sudamericana enfrentamos a su equipo de allá: Fluminense.

Durante algunas temporadas he sido Socio y durante otras Abonado, pero en mi adolescencia fui empadronado de la Barra Oficial. Participé de banderazos, asistí a entrenamientos y a reuniones en Santa Rosa de las Condes, donde picábamos papel y confeccionábamos banderas. Para los clásicos universitarios me juntaba con Los Cruzados en la intersección de las calles Chile y España. Desde ahí caminábamos al Estadio Nacional sin dejar de alentar. También asistí a partidos fuera de Santiago viajando con el bus de la Barra, por ejemplo a Valparaíso (2-0, goles del Polo y Conca).



Una vez que entré a la universidad, empecé a ir a la Galería Norte. Traté de involucrar cada vez a más amigos, formando un grupo grande con el que viajamos el año pasado al Mundial a ver a Chile. Estudiando Derecho en Casa Central, fui parte de la Vocalía de Deportes del Centro de Alumnos y junto al Departamento de Asuntos Estudiantiles (William Young y Victoria Agurto) intentamos entusiasmar alumnos, coordinando la entrega de las entradas que Cruzados le da a la universidad. Además participé vendiendo indumentaria de utilería en San Carlos (llegué por medio de la hija de Javier Gassman, abogado del club). Participé de muchos concursos y tuve la suerte de ganar algunos: Primero, el concurso de 75 Palabras Cruzadas, para el septuagésimo quinto aniversario, que me permitió tener una placa ubicada en la Tribuna Livingstone (ver en fotos). En esta, además de mi nombre, permanecen grabadas mis palabras, que expresan lo que siento por el club. También fui afortunado al ganar en otro concurso la posibilidad de conversar con Martín Lasarte (foto), de quien me llevé una muy grata impresión y muy buenos recuerdos.

En definitiva, mi vida ha estado ligada a la Católica. Podría llenar muchas páginas. Le tengo un cariño inmenso al equipo y a través de él no solo he gozado y sufrido, sino que también he forjado amistades y he vivido momentos inolvidables. Una vez tuve la oportunidad de conversar con Hernán Mönckeberg Barros (Q.E.P.D, presidente del CDUC a finales de los ‘50), quien me dijo: “Haber gritado campeón el ’61, en la época del Ballet Azul, para mi vale más que haber levantado la copa diez veces. Puchas que te hace sufrir la Católica, pero puchas que te hace vivir de buenos recuerdos”.
Catálogo: wp-content -> uploads -> 2015
2015 -> Solicitud de participación en el proyecto de becas de prácticas formativas no laborales en empresas de marruecos
2015 -> Abril 26 Derogado por el art. 16, Decreto Nacional 917 de 1999
2015 -> La Lucha Libre de todos los días
2015 -> Datos de identificacióN
2015 -> Política nacional de la calidad del agua para consumo humano “bolivia: un estado, comprometido con su pueblo para garantizar la calidad del agua”
2015 -> Entrada hora
2015 -> Heriberto jimenez ruiz
2015 -> El 26 de marzo de 1999, ocurrió algo nunca antes visto en un teatro de Londres. Cuando cayó el telón en el Teatro Prince Edward, las 1600 personas del público continuaron cantando, bailando y pidiendo más
2015 -> Máximo Álvarez Centro: Colegio Divina Pastora escena 1
2015 -> Domingo 27 de septiembre


Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2019
enviar mensaje

    Página principal