II. c La filiación adoptiva en los escritos paulinos y joánicos



Descargar 54.56 Kb.
Fecha de conversión05.10.2017
Tamaño54.56 Kb.
II. c) La filiación adoptiva en los escritos paulinos y joánicos

* En las epístolas del Nuevo Testamento el término Padre se predica de Dios numerosas veces; al menos quince en los escritos paulinos en el sentido preciso de Paternidad sobrenatural y respecto al hombre nuevo o nueva criatura.

* Destacan también por sus numerosas referencias a la filiación divina los escritos de San Juan, que, junto con los de San Pablo «fijan el concepto de la filiación divina como don de la nueva vida al hombre, por obra de Cristo, mediante el Espíritu Santo»1.

* Al término Padre referido a Dios, corresponde el de adopción aplicado a los hombres. En el Nuevo Testamento el término adopción aparece sólo cinco veces y exclusivamente en San Pablo. Es el único escritor del Nuevo Testamento que lo emplea para referirse a la filiación divina sobrenatural

* los principales textos paulinos sobre la filiación adoptiva son: Rom 8, 14-15

                Rom 8, 19-23

                Rom 8, 29

                Gal 4, 4-6

                Ef 1, 3-10

1. Uso del término hyiothesia (adopción) en Pablo:

        * San Pablo emplea los términos griegos de hyíoi y tekna para hablar de nuestra fd. En cambio Juan reserva el término hyíos para Jesús. Ese empleo paulino, semejante al término adopción, parece querer subrayar el privilegio y dignidad de la fd, realidad radicalmente nueva respecto a la adopción humana (concepto jurídico).

        * continuidad o relación con la fd en Israel (AT): adopción en el mundo greco-romano y en la cultura semita-judía; probablemente Pablo lo toma metafóricamente (o analógicamente) del sistema romano de adopción.

        * adopción a través de una liberación: a semejanza de Israel que fue liberado, la fd presupone la liberación de varias formas de esclavitud: pecado, ley, cuerpo carnal, etc. Se supera la idea de liberación mesiánica de tono nacionalista y político que predominaba en tiempos de San Pablo.

        Sólo se dará la adopción consumada cuando estemos libres de todo esto (Rom 8,23).

        * Sentido activo y sentido pasivo del término hyiothesia. La iniciativa es de Dios-Padre de adoptarnos a través de Cristo, por el envío del Hijo y del ES. No somos hijos de la Trinidad sino del Padre. Es en relación al Padre que los xnos adoptan el grito Abbá, movidos por el ES.



2. Hijos adoptivos por el Espíritu, fruto de la justificación (Rom 8,14-30).2

* Pablo ofrece un paralelismo entre el estado anterior a Cristo (esclavitud, pecado, muerte) y el estado posterior a Cristo (vida, luz, justificación). En el estado de escalvitud del pecado, éste se sirve de la Ley para dominar la carne que conduce a la condenación y la muerte.

* Mientras que en el estado de vida en Cristo Jesús, bajo la acción del ES el h. vive según las inclinaciones y gustos del ES, cumple la Ley y encuentra la vida también corporal. Todo viene del Padre y de su Amor, que envía al Hijo.

* Los frutos de la justificación que vienen de esa nueva vida en el Espíritu, se indican o señalan como en 3 tiempos o grados:

    * la vida según el ES es prenda de resurrección (8,1-13)

    * la adopción como hijos es prenda o signo de la adopción plena, de la gloria con JC heredero y primogénito ((8,14-30)

    * el amor del Padre hacia nosotros es prenda y signo de nuestra plena unión con EL (8, 31-39).

* La vida según el Espíritu en oposición a la vida según la carne: oposición entre estos 2 principios de vida, frutos diversos.

* cómo se caracteriza esa vida o gusto por las cosas del espíritu: se siente movida por el ES y aspira a lo que es espiritual, al bien y a la virtud; frutos: la vida y la paz (8,5-6).

* un aspecto particular de la vida en el espíritu (8,14-15): La adopción como hijos que produce un efecto que es la vida filial; se da en esta vida, y es anticipación y preparación de la vida filial plena en la eternidad.

* El término spiritu es usado en 4 acepciones diferentes en rom 8,15-16:

        * disposición de ánimo que es espíritu de temor servil.

        * disposición de ánimo bajo el influjo del ES: llamado espíritu de adopción.

        * el mismo ES que da testimonio

        * nuestro espíritiu ya elevado y movido por el ES, con el cual damos testimonio de ser hijos.

* Sentido de la expresión espíritu filial (461): con el bautismo hemos recibido un estado de ánimo o disposición nueva, ya no es una actitud de temor, de esclavo o siervo, sino de hijos. Con el ES recibido en el bautismo, recibimos a la vez un espíritu y disposición interior que llama filial: lleva e impulsa a tratar a Dios como Padre. Nos dirigimos al Padre con el mismo título con que lo hace Cristo y que recogen los evangelios: Abbá!.

* Se manfiesta el espíritu filial en forma de testimonio: El ES y nuestro espíritu testimonian que somos hijos de D. cuando rezamos y llamamos o tratamos a Dios como Padre. Por tanto, no es una adopción meramente jurídica, sino que conecta directamente con el don y la acción del ES en nosotros: una participación en la fil. divina de JC.

* Es lógico concluir que si la vida y la oración filial son fruto del ES (según los textos paulinos), tambien la condición ontológica de la cual proviene esa vida, es decir, el estado de hijos, sea tb efecto de la presencia del ES in noi.

* Inseparabilidad, o necesaria y estrecha relación entre la unión filial con JC (participación en su filiación) y presencia y acción del ES en el alma.

* v.17: somos hijos de Dios en Cristo y por tanto co-herederos; ser herederos en Cristo, va unido a participar en su vida, en su muerte, en su sepultura; ser asociados a El en el padecer comporta e incluye la asociación con El en su resurrección y en su gloria.

* Muestra la certeza de tal herencia y salvación con 4 argumentos:

        a) la aspiración de la creación (19-22)

        b) deseo ardiente de nuestro espíritu (23-25)

        c) la voz del ES (26-27)

        d) el plan divino de salvación del h. (28-30)

a) aspecto cosmológico de la redención; la creación ha sido hasta ahora sometida tb por causa del h, a la vanidad y a la corrupción por el pecado (Gen 3,17-18); no alcanza su propio fin. Conserva la esperanza de ser liberada de esa servidumbre que poseída por el hre afecta tb al mundo creado, en todas las creaturas. La libertad que obtendrán los hijos de Dios, se reflejará tb enla creación

b) el hombre —que ya posee las primicias de la adopción y de la vida según el Espíritu—, espera que se manifieste plenamente en la resurrección final donde será redimido plenamente de la corrupción y de la muerte.

c) El ES viene en ayuda de nuestra debilidad: nos impulsa a rezar como conviene, con confianza filial; El mismo grita en nuestros corazones Abba, Padre, y hace presente el Hijo que es nuestro intercesor ante el Padre (p.468).

d) el designio salvífico de Dios: es eterno y se ordena desde siempre a que alcancemos la perfecta filiación adoptiva en Cristo, que es y sea para todos el Primogénito al cual seremos semejantes (469-70).

3. Comentario a Gal 4,1-73

Contexto: A los judíos que podrían objetar «ya somos hijos de Dios, no necesitamos de la fe para obtener esa filiación», Pablo responde distinguiendo 2 estados de la humanidad y de los individuos: antes de Jesús y después de Jesús; o también: antes y después del bautismo, mostrando la función provisional de la Ley (como pedagogo) y el carácter definitivo de la gracia de Cristo.

Antes de Cristo se es todavía menor de edad. Es necesario esperar el tiempo previsto por Dios Padre para alcanzar la mayoría de edad y el pleno uso de la herencia (4, 2); antes del bautismo los hombres eran esclavos de los elementos del mundo y de la Ley (4,3).

Pero cuando llegó la plenitud de los tiempos... es decir, el tiempo previsto por Dios, Dios envió a su Hijo para liberarnos de la Ley y hacernos hijos de Dios (4,4).

La realidad de la adopción filial: (4,6)que somos hijos se prueba por el hecho de que el E.S. grita en nuestro interior: Abba, Pater. Es decir, que la presencia y acción del ES dan el espíritu filial, es prueba de la fiñiación. (4,6).

        El sentido del texto sería el siguiente: Que seamos hijos resulta, es manifiesto, aparece, o deriva del hecho de que Dios ha mandado a su ES. El ES opera y manifiesta tal adopción.

        El sentido completo del texto debe ser completado con el de Rom 8,14-16: allí la adopción es claramente obra del ES. No hay contradicción entre las expresiones Filii in Filio y Filii per Spiritum Sanctum: en su esencia, nuestra adopción es una participación de la filiación de JC, unión con El. Pero esa unión adviene a nuestro ser por la acción del ES.

Concluye: Ya no somos siervos sino hijos y herederos (4,7). Así termina pablo mostrando que las promesas hechas a Abrahám no estaban ligadas, no dependían de la Ley.

4. Comentario a Ef 1,3-84

* el himno puede dividirse en 3 partes:

        *vv. 4-6a: la bendición a causa de la elección en Cristo.

        * vv.6b-10: redención en JC

        * vv. 11-14: Primado de JC

* v.3: inicia con un cántico de alabanza y agradecimiento a Dios por sus beneficios. El genero literario es muy conocido, ya desde el AT: el de bendición (beraka). Se trata de una composición más o menos rítmica de acción de gracias por algún beneficio grande (cfr. Gen 14,19-20; 1 Re 10,9; Lc 1,68ss).

* la fórmula bendito corresponde al participio pasivo hebreo (barûk). En los Salmos es el inicio típico y característico de los himnos de alabanza y agradecimiento y de las bendiciones. Expresa el reconocimiento por parte del hombre y manifiesta la alegría por los dones recibidos.

* toda bendición espiritual: aquí agradece Pablo no bienes materiales, como sucede a veces en AT, sino un don de origen divino: es el conjunto de bendiciones que ha aportado la salvación en Cristo, vista en toda sus dimensiones: desde la elección eterna y su realización en el tiempo hasta la consumación final. El origen de todos los beneficios es La S. Trinidad.



vv. 4-6: el beneficio empieza la elección anterior a la existencia del mundo. El verbo elegir (bahar en hebreo), implica siempre amor y preferencia (amados; elegidos); es el mismo que aparece en los LXX para designar la elección de Israel en AT. La Iglesia nuevo Pueblo de Dios está constituida por la reunión en Cristo de todos los elegidos y llamados a la santidad. El origen de la Iglesia se remonta entonces al designio eterno de Dios.

sin mancha: significa íntegro, sin defecto, tb en sentido moral. En su presencia (ante él): es un semitismo para indicar la efectiva realidad de una cualidad moral del hombre. Es una cualidad no solo a los ojos de los hombres, sino ante todo a los ojos de Dios, que es quien juzga al hombre.

* en el AT la víctima que se ofrecía en sacrificio a Dios debía ser perfecta y sin tara alguna (Gen 17,1)



Santos e inmaculados en su presencia quiere indicar las características objetivas de la nueva vida xna: ausencia total de la culpa original y comunión íntima con Dios; justicia y rectitud. Más adelante lo confirma Ef 5,26-27, aplicando estas cualidades a la Iglesia. Se refiere a la santidad objetiva obtenida con el bautismoe indica el ideal de perfección que existía en la Biblia: la santidad consiste en alcanzar la perfección.

La elección en Cristo, in Ipso: anterior a la creación del mundo Dios nos ha predestinado en Cristo; El también era «conocido» por Dios antes de crear el mundo y antes de encarnarse; se trata de Cristo-Hombre ya presente y preexistente en los planes de Dios aunque aún no se haya realizado la encarnación efectiva-histórica.

* Indica una particular solidaridad-sociedad con Cristo, Cabeza de toda la humanidad. Precisamente mediante la solidaridad con Cristo es el modo como Dios ha querido realizar nuestra salvación.



en el amor (in caritate): por el ritmo del texto, la expresión parece ir unida al verbo «predestinar»: en Pablo es frecuente la conexión entre elección y predestinación, con el amor de Dios; en el amor puede traducirse en forma modal (con amor) o causal (por amor). Expresa que Dios es amor y que ha derramado su amor sobre nosotros.

v. 5: la expresión hyothesía significa etimológicamente «posición de hijos» y no era usada en el vocabulario jurídico de los griegos para la adopción de hijos. El término elegido quiere indicar, no algo meramente jurídico, sino una realidad nueva: la relación que adquieren los xnos en Cristo, con el Padre: son realmente hijos, como indican otros textos del NT (Ef 5,1: sed imitadores de Dios como hijos queridos; Gal 3,26; 4, 5-6). No es tampoco el sentido metafórico en el que se llamaba al Pueblo de Israel, hijo de Dios, por su especial relación con El.

* se trata del beneficio en el que converge la elección: hemos sido predestinados a ser hijos adoptivos de Dios en Cristo; reafirma que esto se realiza según su voluntad, su designio de salvación. Para la gloria de su gracia: absoluta gratuidad.



v. 6-10: afirma la redención (apolitrosis) obrada por Cristo a través de la cual hemos recibido todos los beneficios. Aquí como en la traducción de los LXX, la palabra «redención, redimir» significa liberar, liberación en general.

* Para los hebreos tenía una connotación más bien de liberación escatológica política y nacional .

* Pablo se aleja de ese concepto y retoma la perspectiva de los profetas que hablan de una liberación del pecado; se centra en la obra redentora de Cristo, —tercera bendición— mediante la cual se realizan todos los beneficios enunciados anteriormente.

v.10: culmina con la recapitulación de todas las cosas en Cristo; es el resultado definitivo del plan de Dios. El término anakefalaión expresa 2 significados: uno etimológico: reasumir, reunir a todos en torno a un punto principal; otro sentido derivado: poner a todos los seres bajo una única Cabeza, que es la cima, la parte más alta.

5. La filiación divina en San Juan

* La comunión con Dios —tema típicamente joánico—, tiene su origen en el don de la filiación divina. En los escritos joánicos la palabra Padre aplicada a Dios aparece unas 120 veces, casi siempre referido a la relación filial entre Dios y Jesucristo (Mi Padre, aparece 35 veces).

* Se evita expresamente la expresión nuestro Padre mostrando así que Dios es Padre de Jesús en un sentido más alto y distinto del de los hombres. La exclusividad de la filiación divina de Cristo aparece a veces subrayada por el adjetivo Monogenes, Unigénito, Hijo Unico.

* Cuando Jn habla de la filiación divina propia de los hombres no usa nunca la expresion hijos (hyioi), sino exclusivamente la de niños de Dios (tekna). En San Pablo esta relación de hijos se establece por medio de una adopción de Dios. Esta idea es ajena al pensamiento joáneo. Según él la filiación divina se realiza más bien por un nuevo nacimiento, por generación de Dios, por medio del agua y del Espíritu:


I Jn 3, 1: Mirad qué amor tan grande nos ha mostrado el Padre: que nos llamemos hijos de Dios, ¡y lo somos! Por eso el mundo no nos conoce, porque no lo conoció a Él. [2] Queridísimos, ahora somos hijos de Dios, y aún no se ha manifestado lo que hemos de ser. Sabemos que, cuando él se manifieste, seremos semejantes a él, porque le veremos tal cual es.
La expresión que nos llamemos hijos es un hebraísmo que responde al original somos llamados; es utilizado también por JC en las Bienaventuranzas: ser llamados hijos de Dios.., equivale a Dios llama, significando, no un mero título sino la realización de lo que se afirma. Por eso Jn añade ¡Y lo somos!: somos realmente hijos de Dios:
Jn 1, 12-13: Pero a cuantos le recibieron les dió poder para ser hijos de Dios, a los que creen en su nombre. Luego se añade la idel del nuevo nacimiento: que no han nacido ni de la carne, ni de la sangre, ni del querer del hombre, sino de Dios

 * Les dio poder para llegar a ser: un semitismo que alude a que la iniciativa es divina de hacernos hijos; no se dá por querer humano; equivale a decir les concedió como don, ser hijos.

* Juan usa el sustantivo uìós (hijo) solamente para referirse a Jesús; los cristianos son llamados tekna Theoû (los hijos o niños de Dios); teknión (hijitos).

* creer en su nombre fórmula típica de Jn; es equivalente a cuantos le recibieron: indica creer en su Persona, en Jesús como Hijo de Dios

* v.13 presenta una formulación redundante: en continuación con v.12 se insiste en la iniciativa divina de otorgarnos la filiación divina; no viene del hombre (del deseo de generar; o de los elementos humanos presentes en la generación como son la carne y la sangre; tono semita)

* hay algún codice antiguo y algunos escritores eclesiásticos, hacen una lectura diferente, poniendo la frase en singular: el que no ha nacido de la sangre...sino de Dios: se estaría afirmando la filiación divina de Cristo y su concepción virginal, en forma explícita.



* pero la documentación muestra que es más aceptable y común la lectura en plural. Es muy frecuente en Juan hablar de los cristianos como de «los nacidos de Dios»; el contraste entre el nacimiento natural de los hombres (por la sangre, por querer humano) y el sobrenatural (nacer de Dios) quiere resaltar el don de la filiación divina en Cristo.


1 Juan Pablo II, Audiencia El don de la filiación divina, 26-VII-1989, en DP 91 (1989) p. 181.

2 Cfr. Il Messaggio, vol 7, pp.515ss.

3 Zedda, 186-187.

4 Zedda, pp.520ss; Il Messaggio, 7, pp.634ss.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal