Iii políticas y prácticas comerciales, por medidas 1 Panorama general



Descargar 0.61 Mb.
Página1/13
Fecha de conversión15.08.2018
Tamaño0.61 Mb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   13

India WT/TPR/S/182
Página



III.POLÍTICAS Y PRÁCTICAS COMERCIALES, POR MEDIDAS

1)Panorama general


1.Desde el anterior Examen de sus políticas comerciales, realizado en 2002, la India ha seguido reduciendo los obstáculos a las importaciones. El Arancel se ha convertido en el principal instrumento de política comercial y sigue siendo una fuente importante, aunque decreciente, de ingresos fiscales. El Gobierno ha seguido reduciendo los aranceles NMF aplicados a los productos no agrícolas para realizar su objetivo de alcanzar para 2009 los niveles arancelarios de la ASEAN con respecto a esos productos. Como consecuencia, el promedio global de los aranceles NMF aplicados ha descendido de más del 32 por ciento en 2001/2002 a menos del 16 por ciento en 2006/2007, lo que ha aumentado la diferencia ya importante que existía entre el arancel medio aplicado a los productos no agrícolas (12,1 por ciento) y el aplicado a los productos agrícolas (cerca del 41 por ciento).1 Si se tienen en cuenta los equivalentes ad valorem de los tipos no ad valorem, el arancel medio global es del 17,5 por ciento aproximadamente, lo que indica que esos aranceles son relativamente elevados. El análisis de la protección efectiva resulta complicado por las exenciones arancelarias otorgadas con respecto a determinados productos y usos. Esas exenciones (junto con las devoluciones de derechos), encaminadas, entre otras cosas, a mitigar los efectos desfavorables de los aranceles en las exportaciones, se han seguido simplificando durante el período objeto de examen. No obstante, sobre la base de los tipos de los derechos de aduana recaudados, el promedio global de los aranceles aplicados es de alrededor del 10 por ciento, lo que parece indicar que el tipo efectivo es considerablemente inferior, debido en gran parte a las exenciones. Esas medidas complican también la administración del Arancel, al hacerla susceptible de discrecionalidad administrativa, aunque las autoridades indican que la administración se lleva a cabo en un marco de normas y reglamentos claramente establecidos y, por tanto, la discrecionalidad está prudentemente controlada. Además de los aranceles, se aplica a las importaciones un derecho adicional (en lugar del impuesto especial central aplicado a la producción nacional) y un derecho adicional especial del 4 por ciento (para compensar parcialmente impuestos internos tales como el impuesto sobre el valor añadido, el impuesto municipal, los "derechos de los comités de mercado", etc.), con el fin de dispensar trato nacional a las mercancías importadas. En el marco de sus acuerdos comerciales regionales, cuyo número es cada vez mayor, la India ofrece también tipos arancelarios preferenciales, aunque -con excepción de Sri Lanka y los PMA miembros de la SAFTA- las preferencias no son sustanciales.

2.A medida que descienden en su conjunto los aranceles NMF aplicados, la diferencia entre los tipos consolidados y los tipos aplicados sigue creciendo. Los tipos arancelarios consolidados son elevados, especialmente en el caso de los productos agrícolas. Como consecuencia de la aplicación total de los compromisos contraídos por la India en la Ronda Uruguay, el tipo medio consolidado es actualmente del 48,6 por ciento. La diferencia entre los elevados tipos consolidados y los tipos aplicados, considerablemente inferiores, crea incertidumbre para los importadores, dada la posibilidad de elevar los aranceles sin sobrepasar los tipos consolidados. Durante el período objeto de examen las autoridades han aumentado sustancialmente los aranceles aplicados a 27 productos agrícolas, lo que ha contribuido en parte al ligero aumento del promedio global de los tipos NMF aplicados (del 40,7 por ciento en 2001/2002 al 40,8 por ciento en 2006/2007).

3.La utilización de restricciones de las importaciones, mantenidas al amparo de los artículos XX y XXI del GATT, ha descendido: las líneas arancelarias sujetas a esas medidas representan actualmente alrededor del 3,5 por ciento del total. La India ejerce también control sobre las importaciones de alrededor de 300 productos sensibles; en cuanto a su utilización del comercio de Estado por motivos de seguridad alimentaria, comercialización y abastecimiento interno, no ha variado. También están sujetas a restricciones, mediante licencias, las importaciones de automóviles usados de más de tres años.

4.Desde 2002 ha descendido la utilización de medidas antidumping y medidas compensatorias, aunque la India sigue siendo uno de los principales usuarios de esos instrumentos. Se está intentando armonizar las normas nacionales con normas internacionales. Alrededor del 73 por ciento de las normas indias para las que existen normas ISO/CEI correspondientes están armonizadas, y desde 2002 el porcentaje de normas indias armonizadas con normas internacionales ha aumentado del 17 por ciento al 22 por ciento. La India está tratando también de refundir su gran número de leyes relativas a medidas sanitarias y fitosanitarias para racionalizar sus normas sanitarias y fitosanitarias y su aplicación, y en julio de 2001 se estableció un sistema para realizar análisis de riesgos de enfermedades y plagas.

5.La contratación pública sigue utilizándose como instrumento de política, aunque a nivel del Gobierno Central se han desplegado importantes esfuerzos para aumentar la transparencia y la competencia en los procedimientos de contratación. No obstante, parece que sigue habiendo preferencias con respecto a los productos fabricados por el sector de producción en pequeña escala y las empresas de propiedad estatal. La India no es parte en el Acuerdo de la OMC sobre Contratación Pública.

6.A diferencia de lo ocurrido en el caso de los obstáculos a las importaciones, que han ido descendiendo gradualmente, el régimen de exportación sigue siendo complejo y contiene numerosos esquemas encaminados a reducir el sesgo desfavorable a la exportación inherente a las políticas comerciales e internas de la India. Desde 2002 se han añadido nuevos esquemas y se han suprimido algunos incentivos o medidas. Las zonas económicas especiales, que sustituirán a las actuales zonas de elaboración para la exportación, ofrecen a los inversores una serie de incentivos: entre ellos, exenciones arancelarias con respecto a las importaciones de bienes de equipo y otros insumos, y moratorias de hasta 10 años en relación con el impuesto sobre la renta. Se estima que los ingresos fiscales sacrificados como consecuencia de los esquemas de zonas de elaboración para la exportación y zonas económicas especiales sobrepasaron los 280.000 millones de rupias en 2004/2005 (alrededor del 0,9 por ciento del PIB)2; existen considerables dudas en cuanto a la rentabilidad de las zonas económicas especiales en lo que se refiere a generación de inversión y empleo. Entre otras medidas aplicadas a las exportaciones cabe citar las prohibiciones y el comercio por conducto de organismos designados (en lo esencial sin variaciones) y los impuestos a la exportación aplicados a unas cuantas líneas correspondientes a las pieles en bruto y el cuero semielaborado; este tipo de medidas tiende a deprimir los precios internos de esos productos, por lo que constituyen una ayuda encaminada a su mayor elaboración.

7.Las políticas industriales de la India, que incluyen reservas para el sector público y el sector de producción en pequeña escala, y las prescripciones en materia de licencias industriales han pasado a ser, en general, menos restrictivas. Actualmente están limitadas al sector público tres industrias (energía atómica, ferrocarriles, y sustancias notificadas por el Departamento de Energía Atómica) y se exigen licencias industriales para cinco industrias; también ha disminuido el número de productos cuya fabricación se reserva al sector de producción en pequeña escala: de 799 (en el momento de la realización del anterior Examen) a 326. Se han realizado menos progresos en la reforma de las subvenciones, especialmente en lo que se refiere a las consideradas subvenciones no basadas en el interés social, que representan el 58 por ciento de las subvenciones totales, y las otorgadas al sector público, que siguen mermando los escasos recursos públicos. La mayor parte de las subvenciones directas sigue destinándose a la agricultura (por ejemplo, ayuda para abonos y sostenimiento de los precios) y a los productos alimenticios, aunque también el petróleo (queroseno y gas licuado de petróleo) y los ferrocarriles reciben una parte importante. Además, hay subvenciones implícitas, en particular mediante precios subvencionados de servicios fundamentales, como los de suministro de electricidad y agua. Con respecto a las empresas de propiedad estatal, se está procurando determinar cuáles se podrían reestructurar para hacerlas rentables y cuáles habría que cerrar. No obstante, en julio de 2006 el programa de privatización se hallaba detenido, en espera de un examen.

8.A pesar de los moderados tipos impositivos, la fuerza de los incentivos es tal que el sistema fiscal no es sólo una fuente de ingresos sino también un importante instrumento de política industrial. Al mismo tiempo, es susceptible de elusión, por no decir evasión, fiscal. En los últimos años se ha procurado racionalizar la estructura fiscal, por medio -entre otros- de la supresión de los incentivos con potencial para causar una mala asignación de los recursos. Los intentos realizados para hacer más neutral el sistema del impuesto sobre la renta (mediante la reducción/supresión de algunos incentivos y la consiguiente ampliación de la base impositiva), mejorando al mismo tiempo su observancia, han contribuido al aumento de los impuestos directos recaudados. En cuanto a los impuestos indirectos, en abril de 2005 la mayoría de los Estados aplicaban un impuesto sobre el valor añadido, en sustitución de los impuestos de nivel estatal sobre la compra o venta de mercancías. El Gobierno Central aplica un "derecho especial" a los productos en la etapa de fabricación y un impuesto del 12 por ciento a una serie de servicios. Aplica asimismo un impuesto central a las ventas de bienes entre Estados, que recaudan los Estados y cuyo producto queda en su poder. Se prevé que los impuestos centrales y los impuestos estatales sobre bienes y servicios se refundan finalmente en un impuesto sobre bienes y servicios (GST).

9.La aplicación de la Ley de Competencia de 2002 se ha demorado por impugnaciones jurídicas de determinadas disposiciones; hay que introducir algunas modificaciones en la Ley, que están en curso de elaboración tras haber sido objeto de un minucioso examen en el Parlamento. Cuando adquiera efectividad, la Ley permitirá que la Comisión Nacional de Competencia adopte medidas contra los cárteles y otras prácticas anticompetitivas, incluidas las de origen extranjero pero que afectan al mercado interno.

10.El progreso tecnológico es uno de los principales motores del crecimiento del PIB y la productividad (y, por tanto, de la competitividad) a largo plazo; así pues, es necesario impulsar las nuevas tecnologías y proteger los derechos de propiedad intelectual de manera adecuada en el mercado interno. A este respecto, se ha modificado la Ley de Patentes, con lo que termina el período de transición de 10 años para que la India cumpla sus obligaciones en el marco del Acuerdo sobre los ADPIC. La Ley se ha modificado también para permitir el otorgamiento de licencias obligatorias para la exportación de productos farmacéuticos patentados en casos excepcionales (tras la modificación del Acuerdo sobre los ADPIC), aunque al parecer no se ha otorgado ninguna licencia obligatoria. También se han desplegado esfuerzos encaminados a mejorar la observancia, por medio, entre otros, del aumento de las redadas policiales y las campañas de información y formación. No obstante, la falta de datos sobre acciones civiles o penales, y los largos y gravosos procedimientos jurídicos (capítulo II), parecen indicar que esas medidas disuasorias de las infracciones de los DPI son insuficientes.

11.Para aumentar la competitividad de la India y, por ende, su desarrollo a largo plazo es esencial que exista un mercado de capitales eficaz, capaz de movilizar el ahorro interno y de canalizarlo hacia las inversiones más productivas. Reconociendo que para establecer ese mercado es fundamental contar con una buena gestión empresarial, las autoridades han venido adoptando medidas para mejorar el marco a ese respecto.

  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   13


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal