Iii políticas y prÁcticas comerciales, por medidas 1 Panorama general



Descargar 0.52 Mb.
Página1/13
Fecha de conversión15.12.2017
Tamaño0.52 Mb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   13

Estados Unidos WT/TPR/S/200
Página



III.políticas y prÁcticas comerciales, por medidas

1)Panorama general


1.Los Estados Unidos otorgan trato arancelario NMF a todos los Miembros de la OMC excepto Cuba. Todas las líneas arancelarias, menos dos, están consolidadas, generalmente a tipos bajos, lo que aporta previsibilidad al régimen comercial estadounidense. En 2007 el arancel NMF medio aplicado fue del 4,8 por ciento, prácticamente el mismo que en 2004 (4,9 por ciento). El tipo NMF aplicado a la agricultura (definición de la OMC) disminuyó del 9,7 por ciento en 2004 al 8,9 por ciento en 2007, lo cual refleja el aumento de los precios de los productos básicos y el recorte resultante de los tipos equivalentes ad valorem. El tipo NMF medio aplicado a los productos no agropecuarios, del 4 por ciento, se mantuvo sin cambios. Cerca del 2 por ciento de todas las líneas está sujeto a contingentes arancelarios; una de las formas principales de protección de determinados productos agropecuarios frente a las importaciones es la aplicación de unos aranceles elevados a las realizadas fuera de contingente. Los Estados Unidos pueden otorgar preferencias arancelarias ya sea unilateralmente o en el contexto de acuerdos bilaterales o regionales de libre comercio (capítulo II).

2.Además de los aranceles, las importaciones están sujetas a los gravámenes ad valorem de mantenimiento de puertos y por tramitación de mercancías; el segundo no se aplica a las importaciones procedentes de algunos socios preferenciales. Se debe depositar una fianza aduanera para cada importación de mercancías en los Estados Unidos. El volumen de producción inicial de los pequeños productores nacionales de vino y cerveza se beneficia de un tipo reducido del impuesto federal sobre el consumo o una reducción por impuestos indirectos pagados. Este beneficio no es extensivo a los productos importados.

3.Las consideraciones relativas a la seguridad han seguido promoviendo cambios significativos relacionados con los procedimientos aduaneros. La Ley de Seguridad Portuaria de 2006 codificó y amplió los programas existentes de seguridad de la carga y la cadena de suministro, y estableció prescripciones adicionales en materia de registro para los importadores. Con arreglo a la Ley, a partir de mediados de 2012, todos los contenedores deben ser escaneados antes de ser cargados en un buque destinado a los Estados Unidos. No obstante, la Ley reconoce que este requisito podría tener un impacto significativo en el comercio y ofrece la posibilidad de posponer la aplicación para puertos específicos.

4.Se mantienen restricciones no arancelarias a la importación principalmente con fines no comerciales. Éstas incluyen una prohibición de las importaciones de productos de mamíferos marinos, camarones y atunes procedentes de países que se ha constatado que no cumplen las disposiciones ambientales estadounidenses.

5.El Acuerdo Antidumping sigue siendo un instrumento de política comercial fundamental para los Estados Unidos. A finales de 2007, los Estados Unidos mantenían en vigor unas 232 medidas antidumping, que afectaban a las importaciones procedentes de 39 interlocutores comerciales. Durante el período 2005-2007, los Estados Unidos iniciaron cerca de 33 investigaciones y aplicaron 19 medidas provisionales, pero impusieron solamente 11 derechos definitivos. Los derechos antidumping aplicados pueden ser sustanciales, hasta del 280 por ciento y, por lo tanto, afectan de forma significativa a los precios nacionales de los Estados Unidos. Dado que la mayoría de las medidas antidumping se imponen a los productos intermedios como los productos químicos y de acero, aumentan los costos para los productores de las fases ulteriores del proceso productivo y los consumidores. Aun siendo temporales, un 40 por ciento de las medidas antidumping en vigor en la práctica han otorgado protección durante más de 10 años. El porcentaje de importaciones estadounidenses directamente afectadas por medidas antidumping es inferior al 0,1 por ciento y el número de órdenes antidumping dictadas desde 2005 ha sido menor que en años anteriores. No obstante, sería importante asegurar que las medidas antidumping no retrasen la adaptación a las condiciones cambiantes de los mercados internacionales.

6.A finales de 2007, los Estados Unidos no mantenían medidas de salvaguardia pero había en vigor 31 órdenes en materia de derechos compensatorios correspondientes a 13 interlocutores comerciales. Aunque la Ley de compensación por continuación del dumping y mantenimiento de las subvenciones de 2000 (la Enmienda Byrd) fue revocada en 2005, los derechos antidumping y compensatorios establecidos antes de octubre de 2007 se siguen distribuyendo a los productores estadounidenses que hayan apoyado la solicitud de investigación. Se estima que los desembolsos totales fueron de aproximadamente 1.900 millones de dólares EE.UU. desde la entrada en vigor de la Enmienda Byrd hasta finales de 2007.

7.No se han producido cambios importantes en el marco institucional que rige la elaboración de reglamentos técnicos, procedimientos de evaluación de la conformidad y medidas sanitarias y fitosanitarias a nivel federal desde el último examen de los Estados Unidos. Durante el período objeto de examen, los Estados Unidos notificaron, por primera vez desde la creación de la OMC, los reglamentos técnicos y procedimientos de evaluación de la conformidad propuestos por los organismos subfederales. En agosto de 2007 entró en vigor un nuevo proceso de aprobación para las importaciones que se realizan por primera vez de frutas y hortalizas sujetas a determinadas medidas fitosanitarias. Éste sustituye al proceso de aprobación basado en la promulgación de reglamentos, que de otro modo se aplica a todas las importaciones que se realizan por primera vez de plantas, animales, y sus productos, y que pueden llevar hasta tres años.

8.Dos Miembros de la OMC, Cuba y Myanmar, son objeto de sanciones económicas. Los Estados Unidos mantienen restricciones y controles de las exportaciones por razones de seguridad nacional y de política extranjera, o para paliar la escasez de materiales escasos. Las entidades estadounidenses están obligadas a solicitar una licencia de exportación en determinados casos cuando tratan de transferir tecnologías controladas a nacionales extranjeros en los Estados Unidos.

9.Otra ayuda a los productos nacionales adopta la forma de exenciones fiscales federales y subfederales, desembolsos financieros y programas de crédito. En su última notificación a la OMC, correspondiente a los ejercicios fiscales 2003 y 2004, los Estados Unidos enumeran unos 430 programas de subvenciones, 42 a nivel federal y el resto a nivel subfederal. El sector agrícola y energético son con diferencia los principales beneficiarios de la ayuda federal notificada. La ayuda interna de los Estados Unidos, aunque no está dirigida al comercio, puede afectar a los mercados mundiales habida cuenta de que los Estados Unidos se encuentran entre los principales productores y consumidores mundiales de numerosos productos.

10.Los Estados Unidos utilizan la política de competencia para promover la eficiencia y aumentar el bienestar de los consumidores. La legislación federal antimonopolio abarca todos los sectores y el comercio interestatal y exterior, con sujeción a algunas excepciones. La aplicación de la política de competencia ha seguido centrándose en las actividades de los cárteles internacionales, las fusiones anticompetitivas y la observancia de las disposiciones contrarias a las fusiones. En abril de 2007, la Comisión de Modernización de la Legislación Antimonopolio presentó un informe al Congreso en el que recomendaba, entre otras cosas, simplificar y unificar los procedimientos de autorización de fusiones y armonizar la labor de los organismos antimonopolio estatales y federales, especialmente con respecto a las fusiones.

11.La política estadounidense relativa al acceso a los mercados a efectos de contratación pública consiste en otorgar trato nacional sobre la base del principio de reciprocidad. Para contrataciones no abarcadas por el ACP u otros acuerdos internacionales, los Estados Unidos mantienen una serie de prescripciones en materia de compras nacionales, como las previstas en la Ley de Promoción de la Compra de Productos Estadounidenses. La política estadounidense de contratación pública también tiene por objeto aumentar la participación de las pequeñas empresas y otros tipos de empresas mediante programas de reserva de contratos. En algunos Estados, los reglamentos subfederales otorgan preferencias a los proveedores locales, e imponen prescripciones en materia de contenido nacional en determinadas condiciones. Aunque estas medidas puedan ayudar a los grupos destinatarios, también pueden aumentar el costo de la contratación pública.

12.Los Estados Unidos son un importante productor y exportador de bienes y servicios que llevan incorporados conocimientos y otros elementos intelectuales. Los Estados Unidos tratan de promover una mayor protección y observancia de los derechos de propiedad intelectual a través de varios mecanismos, incluidos los acuerdos de libre comercio, los acuerdos bilaterales sobre propiedad intelectual y tratados bilaterales sobre inversiones. Asimismo, aplican rigurosas normas de protección de los derechos de propiedad intelectual a través de su participación en las actividades y negociaciones de la OMC.


  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   13


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal