Indice de contenido resumen ejecutivo antecedentes



Descargar 1.83 Mb.
Página1/25
Fecha de conversión24.03.2017
Tamaño1.83 Mb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   25
R
E1478
EGISTRO DE INFORMACION CATASTRAL

RIC


Análisis Ambiental

Informe Final


ACTUALIZADO

Guatemala, octubre 2006

INDICE DE CONTENIDO


  1. RESUMEN EJECUTIVO




  1. ANTECEDENTES




    1. INTRODUCCION

    2. OBJETIVOS

    3. JUSTIFICACION

    4. OBJETIVOS DEL ANALISIS AMBIENTAL




  1. DESCRIPCION DEL PROGRAMA




  1. BREVE DESCRIPCION AMBIENTAL DE GUATEMALA




  1. MARCO DE REFERENCIA




  1. Marco Metodológico

  2. Realización de Inventario

  3. Diagnóstico Institucional y Ambiental

  4. Acatamiento a las políticas del Banco Mundial

  5. Marco común de los Proyectos de Tierra, Bosque y Mitigación de la vulnerabilidad

  6. Delimitación y consolidación de Tierras Protegidas

  7. Demarcación y Titulación de Tierras Indígenas

  8. Tierras Boscosas

  9. Tierras en áreas Sensibles y Riesgosas

  10. Uso Agrícola intensivo y de pasto a largo plazo

  11. Proyectos complementarios

  12. Lecciones aprendidas



  1. MARCO LEGAL E INSTITUCIONAL




  1. EVALUACION DE IMPACTOS




  1. ANALISIS DE ALTERNATIVAS




  1. PLAN DE MANEJO AMBIENTAL




  1. CONSULTA PUBLICA




  1. ACCIONES Y PROPUESTAS A CONSIDRAR EN EL MARCO DE LA PLANIFICAION E IMPLEMENTANICON DEL PROGRAMA DE ADMINISTRACION DE TIERRAS II DE GUATEMALA PATG II.




  1. REFERENCIAS

  2. DOCUMENTOS ANEXOS


I. RESUMEN EJECUTIVO
II. ANTECEDENTES
2.1 INTRODUCCION

El Gobierno de Guatemala formuló una estrategia para enfrentar los retos del desarrollo del país, dentro de la misma se incluyen varios programas como “Vamos Guatemala” el que contiene tres aspectos: i) Guate Solidaria, ii) Guate Compite y iii) Guate Verde. El Proyecto de Administración de Tierras Fase II que será financiado por el Banco Mundial., este financiamiento forma parte de esta importante estrategia.


El Proyecto de Administración de Tierras Fase II se enmarca dentro de la propuesta del gobierno de dotar de seguridad jurídica sobre la propiedad de la tierra a un buen número de poseedores de parcelas urbanas y rurales. La experiencia del Programa de Administración de Tierras Fase I en Guatemala, también apoyado por el Banco Mundial, se ha basado en la aplicación del catastro como un instrumento indispensable para fortalecer la seguridad jurídica sobre la propiedad de la tierra, convirtiéndose de esa manera en un elemento fundamental para el desarrollo y mejoramiento del nivel y calidad de vida de la población guatemalteca. La seguridad jurídica sobre la propiedad dinamiza las opciones de utilización y uso de las parcelas y fortalece de esa manera el desarrollo. Los procesos catastrales incrementan la inversión en las zonas donde se ejecutan y en lugares aledaños, mejorando la calidad de vida de las comunidades. Adicionalmente, la propuesta aprovecha la integración y/o consolidación del marco institucional logrado mediante la recién emitida Ley de Catastro (junio 2005) la que vincula el Registro de Información Catastral con el Registro General de la Propiedad de Inmueble.
Por otro lado el proceso catastral y de administración de tierras es un ámbito adecuado para integrar los factores ambientales al desarrollo y promover un ordenamiento territorial ambiental que promueva el equilibrio entre el uso sostenible de los recursos y su conservación y fortalecer de esa manera el desarrollo sostenible. El ordenamiento territorial ambiental debe inducir a la formación de una cultura de armonía entre la sociedad y la naturaleza, a lo cual debe apoyar el catastro. Una gestión territorial eficiente y efectiva debe contener entre sus objetivos principales el de prevenir los impactos que se originan de la intervención humana en la utilización del territorio y de los recursos naturales y que frecuentemente desencadena crisis e incrementa el impacto de los desastres naturales produciendo costos invalorables.
La experiencia lograda por el Gobierno de Guatemala en los últimos años, por medio de la UTJ-PROTIERRA en relación a la ejecución de la primera Fase del Programa de Administración de Tierras permitió identificar elementos importantes en la ejecución del catastro y de la gestión ambiental que pueden servir de orientación en la formulación y aplicación de un Plan General Ambiental de Proyecto en su segunda Fase que de forma más eficiente y efectiva sea ambiental y ecológicamente viable.


    1. OBJETIVOS Y DESCRIPCIÓN DEL PROYECTO DE ADMINISTRACIÓN DE TIERRAS FASE II

El objetivo de desarrollo del proyecto consiste en incrementar la certeza y seguridad jurídica de la propiedad, tenencia y uso de la tierra en ocho departamentos de Guatemala, mediante la provisión de servicios catastrales y de administración de tierras eficientes y accesibles a la población guatemalteca. Este objetivo de desarrollo es consistente con la política de desarrollo del país y las líneas del programa APL definido con el Banco Mundial.


Los servicios de administración de tierras en general incluyen el reconocimiento de derechos legales de la tierra, cartografía, demarcación y levantamiento planimétrico de campo, utilizando procesos locales y participativos, resolución de conflictos, servicios de catastro y de registro de la propiedad en forma integrada y la titulación de los predios. Se pretende crear servicios de registro y catastro en las áreas de presencia, mediante el apoyo en la apertura de ocho oficinas de zonas en proceso catastral que favorezcan a los usuarios especialmente aquellos usuarios de escasos recursos.
2.3 JUSTIFICACION
El Proyecto esta integrado a la Estrategia de Asistencia al país del Banco Mundial desarrollada conjuntamente con el Gobierno de Guatemala desde abril del 2005. La aprobación de la Ley del Registro de Información Catastral en junio de 2005 ha venido a fortalecer y urgir el desarrollo de la Fase II del Proyecto de Administración de Tierras el cual esta diseñado para contribuir al crecimiento y competitividad de la economía del país, mejorando el entorno para las inversiones y por lo tanto también las oportunidades de trabajo para la población. El Proyecto también viene a fortalecer el marco institucional en materia de seguridad jurídica de la propiedad de la tierra y en una mejor administración de los territorios promoviendo el ordenamiento territorial, por lo tanto la conservación ambiental y un mejoramiento del nivel y calidad de vida de la población urbana y rural.
El proceso catastral se constituye en un ámbito adecuado para integrar los factores ambientales al desarrollo fortaleciendo el equilibrio entre el uso adecuado y sostenible de los recursos y su conservación. Se espera además como ha ocurrido en otras experiencias, que los procesos catastrales incrementen la inversión en las zonas donde se ejecutan y en lugares aledaños y ayude a construir la formación de una cultura de armonía entre la sociedad y la naturaleza. Una gestión territorial eficiente y efectiva debe contener entre sus objetivos principales el de prevenir los impactos que se originan de la intervención humana en la utilización del territorio y el uso de los recursos naturales y que frecuentemente desencadena crisis e incrementa el impacto de los desastres naturales produciendo costos invalorables.
Las políticas del Banco Mundial exigen un Análisis Ambiental (AA) de los proyectos propuestos a desarrollar con los distintos gobiernos, para asegurar que los mismos cumplan con ser ambientalmente aceptables y sostenibles y, a la vez, para generar mejor información en los procesos de toma de decisiones en el marco de la preparación y ejecución de los proyectos.
De acuerdo con la Política de Evaluación Ambiental (OP 4.01) del Banco Mundial, este Proyecto se clasifica como “Categoría B”; por lo que se requiere un Análisis Ambienta (AA) en el que se deben evaluar los impactos potenciales negativos y positivos que la operación propuesta pudiera causar directa o indirectamente y en base a ello, se deben formular las recomendaciones sobre las medidas necesarias para evitar, minimizar, mitigar, o compensar esos impactos adversos y en general para mejorar al desempeño ambiental del Proyecto.
Durante el proceso de preparación de la segunda fase del Proyecto, simultáneamente al AA se tiene contemplado realizar la Evaluación del Impacto Social para evaluar la viabilidad social del proyecto en las áreas de operación, y obtener propuestas para mitigar cualquier impacto negativo, así como proyectar lo que se considere positivo para las comunidades afectadas.
2.4 OBJETIVOS DEL ANÁLISIS AMBIENTAL
Son objetivos del Análisis Ambiental AA:
General:

  • Identificar los impactos ambientales positivos y negativos, directos e indirectos del Proyecto que se propone para (i) evitar, minimizar, o mitigar efectos adversos y (ii) optimizar el potencial de Proyecto para crear impactos positivos para el medio ambiente y la conservación de recursos naturales renovables y recomendar las medidas de mitigación y mejoramiento ambiental necesarias para el buen funcionamiento del proyecto.

Específicos:




  • Evaluar las implicaciones ambientales de las diferentes opciones que existen para regularizar derechos de propiedad en i) áreas protegidas; ii) tierras nacionales; iii) tierras municipales iv) tierras indígenas; v) sitios de alto valor cultural localizados en tierras nacionales; vi) sitios de valor cultural o con valor ecológico en áreas privadas y áreas vulnerables a fenómenos hidrometereológicos, geofísicos y geodinámicos.




  • Identificar las medidas de mitigación y mejoramiento ambiental con los costos aproximados, cronograma, y responsabilidades institucionales de implementación dentro del Plan de Manejo Ambiental (PMA);




  • Recomendar indicadores y establecer datos de línea de base para el monitoreo y evaluación de los aspectos ambientales del Proyecto.




  • Analizar la manera en que el diseño del proyecto compatibiliza con el cumplimiento de las políticas ambientales del Banco Mundial: i) Evaluación Ambiental (OP 4.01); ii) Hábitats Naturales (OP 4.04); iii) Bosques (OP 4.36); iv) Patrimonio Cultural (OPN 11.03); Pueblos Indígenas (OD 4.20) y Reasentamiento Involuntario (OP 4.12).



III. DESCRIPCION DEL PROGRAMA DE ADMINISTRACION DE TIERRAS FASE II


El proyecto se estructura en cuatro componentes: 1) Establecimiento del catastro y regularización de la tenencia de la tierra; 2) Mantenimiento catastral y servicios de administración de tierras municipales; 3) Fortalecimiento legal e institucional registro-catastro; 4) Administración, monitoreo y evaluación del Proyecto.
Componente 1. Establecimiento del catastro y regularización de la tenencia de la tierra
Este componente permitirá establecer el catastro e implementar procesos de regularización de tierras en 55 municipios de ocho departamentos de Guatemala, mediante enfoques partici­pativos y de construcción de capacidad a nivel local. Estos procesos de establecimiento catas­tral se enmarcan en las acciones y procesos catastrales definidos claramente en la ley del RIC. En este contexto institucional, el componente plantea la investigación registral para el conocimiento de la propiedad de la tierra y apoyar el análisis catastral y jurídico, etapas del proceso catastral previstas en la ley, comunicación social; levantamiento predial sistemático en campo; la resolución de conflictos, donde sea necesario; el análisis de la información catastral y jurídico con declaraciones de predios catastrado regulares e irregulares; el saneamiento de la información registral; y, en donde la ley lo permite, la provisión de títulos legales de los predios.
El componente financia también trabajos geodésicos, de cartografía catastral, definición de límites municipales y la demarcación de áreas protegidas, de protección especial y sitios arqueológicos. Éste es el componente central del Proyecto, en tanto que absorbe el 51% de los recursos financieros en la ejecución del levantamiento catastral de las áreas atendidas por el proyecto.
Componente 2. Infraestructura del mantenimiento catastral y servicios de adminis­tración de tierras.

Este componente tiene como objetivo establecer infraestructura, procesos y sistemas de mantenimiento de la información catastral entre los diferentes actores de la administración de tierras y socializar sus beneficios con los gobiernos locales, instituciones desconcentradas y actores locales para la gestión territorial. Se pretende con este componente poner en marcha procesos de actualización de la información predial de las zonas en proceso catastral, construir los mecanismos, la plataforma tecnológica y las capacidades humanas para asegurar el mantenimiento de la información catastral, desarrollar productos y servicios de información catastral, y establecer inicialmente en las municipalidades del departamento de Petén, y dos municipios de Alta Verapaz servicios de administración de tierras orientados al ordenamiento y gestión del territorio.


Componente 3. Fortalecimiento legal e institucional del registro-catastro
Este componente busca fortalecer el marco legal y la capacidad institucional del Registro de Información Catastral para asumir con eficiencia y eficacia sus funciones y mandatos legales, particularmente en la perspectiva de coordinación con el Registro General de la Propiedad para la implementación del sistema de Registro/Catastro. El componente esta estructurado en tres subcomponentes: i) Fortalecimiento institucional, el cual incluye la capacitación de recurso humano en diferentes temáticas de la administración de tierras y la formulación de políticas e instrumentos legales y regularización vinculadas al proceso catastral, tanto en lo relacionado a la descripción física y el proceso de medida de los predios, como en el proceso de registro respecto a los derechos legales. ii) Desarrollo de los procesos e infraestructura tecnológica para la coordinación e integración de información del catastro-registro.
Componente 4: Administración, monitoreo y evaluación del proyecto
El componente tiene como objetivo implementar la capacidad institucional del RIC para gerenciar el proyecto desde la perspectiva de los recursos humanos, del sistema de información, de la auditoria de recursos financieros y de la coordinación interinstitucional.
El componente cubre los costos de administración y coordinación del proyecto por medio de la Unidad de coordinación de Proyecto (UCP), las actividades de monitoreo y evaluación y auditoria independientes. El componente puede financiar la asistencia técnica externa, el equipamiento, el entrenamiento, los talleres y los costos de operación incrementales. Puesto que el proyecto tratará con varias instituciones y socios, será necesaria una gran atención a la administración del proyecto para maximizar la coordinación interinstitucional y por tanto, la ejecución continua del proyecto.
IV. BREVE DESCRIPCION DEL MEDIO AMBIENTE EN GUATEMALA
4.1 Aspectos Generales
La República de Guatemala se localiza en el istmo centroamericano, limita al norte y oeste con la Republica de México, al este con El Salvador, Honduras, Belice y el Mar Caribe y al Sur con el Océano Pacífico, el país se encuentra ubicado entre los distintos océanos. Guatemala es un país pequeño pero con una diversidad natural y cultural muy especial. El ser puente entre dos continentes le otorga una calidad única de diversidad biológica, adicionalmente el territorio posee una topografía peculiar y una amplitud de alturas sobre el nivel del mar que varía entre 0 y 4210 metros sobre el nivel del mar, ello conforma una gran cantidad de variantes ecológicas que se complementa con una amplia precipitación pluvial y de temperaturas, que son entre otros factores, responsables de la existencia de variedad de ecosistemas y de especies.
De acuerdo al Perfil Ambiental de Guatemala (URL-IARNA/Incidencia Ambiental 2004), la biodiversidad es amplia en Guatemala. Los inventarios de especies que son incompletos reportan 7,745 especies de flora nativa; 445 especies de ellas son arbóreas latifoliadas y 27 especies coníferas, el país se encuentra entre los de mayor diversidad arbórea en el mundo. Los reportes sobre fauna nativa, indican 1,651 especies vertebradas; 688 son aves, 435 son peces, 213 son mamíferos, 209 son reptiles y 106 son anfibios. De las especies conocidas de flora y fauna se reportan 1,170 como endémicas del país (CONAP, 1999).
Pero Guatemala también es un país con alta diversidad étnica y multicultural, veintitrés etnias distintas conviven en el mismo territorio. La diversidad natural, complementada con la diversidad étnica y cultural, provoca distintas y variadas formas de interacción de la población con la naturaleza La región en la cual se encuentra el país, es además, uno de los ocho principales centros de origen de plantas cultivadas.
La variedad de climas se puede apreciar cuando se aplica la clasificación de Thortwhaite (MAGA, 2001a) que presenta cuatro tipos climáticos que son: seco (cubre 0.6 % del país), semiseco (14.5%), húmedo (62.9%) y muy húmedo (21.9%). Así mismo, de acuerdo a la clasificación de Zonas de Vida de Holdridge (De La Cruz, 1993) se presentan 14 zonas de vida diferentes.

Las temperaturas medias a nivel del mar son de 27 grados centígrados para el Océano Pacífico y 28.2 grados centígrados para el Océano Atlántico. La humedad relativa media varía entre regiones, desde un 60% en la zona seca, hasta un 85% en el norte, el promedio nacional varía entre 70-80%.


Existe una gran manifestación de tipos de suelos (según Simmons, 1959, existen 179 tipos); la combinación con las catorce zonas de vida, origina muchas asociaciones con gran diversidad biológica y ecológica única para la extensión relativamente pequeña del territorio.
La precipitación media anual varía entre 500 y 6,000 mm (CCAD-SGSICA, 2000), con un promedio de 2,000 mm anuales. Las lluvias se concentran entre los meses de junio y septiembre, siendo la época seca entre noviembre y abril. Se estima que el 41% del agua que precipita se escurre superficialmente hacia los océanos por medio de las diferentes cuencas (INSIVUMEH, 1985).
La cobertura forestal del país al año 2002, ha sido estimada en 4 286 650 hectáreas, que representan el 39,4 por ciento del territorio nacional; y de las cuales el 55.6 por ciento (2 383 460 ha) se encuentra dentro de áreas protegidas y el 44.4 por ciento (1 903 190 ha) se ubican fuera de áreas protegidas. (INAB, CONAP; MAGA; UVG, 2004). La distribución de la cobertura vegetal muestra que la mayoría de las cuenca hidrográficas han perdido su cobertura natural en las partes altas, estas zonas constituyen áreas de recarga hídrica y alimentación de los mantos freáticos.
El Inventario Forestal Nacional refleja cifras similares de cobertura forestal, con una superficie de 4,046, 016 hectáreas (INAB-FAO, 2004). Según esta última fuente; la cobertura forestal por tipos de bosques es de 3 336 435 hectáreas de bosques latifoliados, que representan el 30.6 por ciento de la cobertura total; 396 938 hectáreas de bosques de coníferas equivalentes al 3.7 por ciento de la cobertura y 312 641 hectáreas de bosques mixtos para un 2.9 por ciento del total de bosques.
En las últimas dos décadas se considera que los recursos naturales y el ambiente se han deteriorado y se encuentran amenazados debido a la falta de valoración de la base natural como fuente de calidad de vida de la población y/o por efecto de la pobreza que en la cual se encuentra gran parte de la población del país. Ello hace necesario tomar las medidas pertinentes para que aquellos posibles impactos negativos en el ambiente se prevengan y mitiguen y los positivos se potencialicen.

4.2 El sistema guatemalteco de áreas protegidas
Las áreas protegidas juegan un papel muy importante en la conservación del medio ambiente y los recursos naturales y Guatemala ha sido uno de los primeros países en legislar sobre ello, aunque en su gestión y conservación se han tenido serias limitaciones. Hasta los inicios del año 2002, el Sistema Guatemalteco de Áreas Protegidas-SIGAP tenía 123 áreas protegidas, sin embargo para el año 2005 las áreas declaradas para conservación de ecosistemas naturales, bellezas escénicas y rasgos culturales o para proteger la vegetación o fauna silvestre se elevó a 160. Estas áreas comprenden aproximadamente 3,35 millones de hectáreas y representan un poco más del 30 % del territorio nacional.
La distribución de tamaños de las áreas del SIGAP es: 73 áreas protegidas son menores de 1,000 hectáreas, equivalente territorialmente al 0.94% del SIGAP; 30 áreas protegidas tienen tamaños entre 1,001 y 10,000 hectáreas, y representan el 4.12% del SIGAP; 12 áreas protegidas poseen entre 10,001 y 50,000 hectáreas, representando 13.81% del SIGAP; 3 áreas protegidas están dentro del rango de 50,001 a 100,000 hectáreas y representan el 8.31% del SIGAP; y 5 áreas protegidas son mayores de 100,001 hectáreas o más y representan el 72.82 % del SIGAP. Solamente al 45.18% del SIGAP se considera que se encuentra bajo categorías de manejo protección estricta; mientras el 54.82% de las tierras tienen categorías de manejo menos estrictas o de uso múltiple.
La información más reciente sobre la integración del SIGAP a marzo del 2005 a nivel de categoría de manejo y extensión que comprende se muestra en el siguiente Cuadro.
Cuadro No 1 Integración del Sistema Guatemalteco de Áreas Protegidas -SIGAP- por categoría de manejo. (Listado oficial al 31 de marzo de 2005)1.

Categoría de manejo

Cantidad

Definición

Extensión (hectáreas)

Totales por categoría


I

36

Zonas de veda definitiva

93,302.00




21

Parques nacionales

736,574.00




1

Reserva biológica

60,878.00

890,754

II

6

Biotopo protegido

118,758.00




6

Monumento cultural

7399.00




1

Monumento natural

1714.00

127,871

III

6

Refugio de vida silvestre

308,859.00




4

Área de uso múltiple

157,709.00




2

Reserva forestal municipal

158.50




2

Reserva forestal

52,805.00

519,531.50

IV

11

Parque regional

35,128.27




1

Parque recreativo natural municipal

38.28

35,166.55

V

58

Reserva natural privada

20,531.46

20,531.46

VI

5

Reserva de biosfera

1,763,282.00

1,763,282.00




160




3,357,136.51



  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   25


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal