Iner-anlis-msal



Descargar 345.99 Kb.
Página4/9
Fecha de conversión13.02.2019
Tamaño345.99 Kb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9

Distribución de la mortalidad por mes de registro de la defunción


Las muertes por enfermedades del sistema respiratorio en menores de cinco años se distribuyeron en forma estacional, con un mayor número de defunciones durante los meses correspondientes al invierno; y esta distribución se observó tanto para los menores de 1 año como para el grupo de 1 a 4 años (Figura 4). La cifra promedio de muertes mensuales registradas durante los primeros cuatro meses del año (enero – abril, 23 defunciones promedio mensuales) y durante los últimos dos meses del año (noviembre – diciembre, 18 muertes promedio mensuales) fue tres veces más baja que la registrada en dos de los meses de invierno (junio y julio, 115 muertes promedio mensuales), con valores intermedios en el resto de los meses. Esta diferencia en la distribución de la mortalidad es menor en el grupo de 1 a 4 años: el promedio de defunciones durante los primeros cuatro meses (enero – abril) y los últimos dos meses (octubre - noviembre) del año (9 defunciones mensuales promedio) es aproximadamente la mitad del que se registró durante los cinco meses restantes (mayo – octubre): 20 muertes mensuales.


Distribución de la mortalidad por peso y edad gestacional al nacer de los menores de 1 año fallecidos

En 355 (65,3%) y en 310 (57,0%) de las 543 defunciones registradas por enfermedades del sistema respiratorio en menores de 1 año en 2014 se tuvo información sobre el peso al nacer y sobre la edad gestacional al nacer, respectivamente. En 122 (39,4%) de las 355 muertes con registro del peso al nacer, los fallecidos habían tenido bajo peso (menor de 2.500 gramos) y en 109 (35,1%) de las 310 muertes con registro de la edad gestacional al nacer ésta fue menor de 37 semanas. La proporción de bajo peso al nacer entre las defunciones por enfermedades del sistema respiratorio antes del año de edad fue 4,8 veces superior a la que se registró entre todos los nacidos vivos: 7,2% de los nacidos vivos con peso al nacer registrado (769.729, el 99,1% del total de nacidos vivos en 2014). A su vez, la proporción de edad gestacional menor a 37 semanas entre las defunciones por enfermedades del sistema respiratorio antes del año de edad fue 4,1 veces mayor a la que se registró entre el total de los nacidos vivos: 8,5% de los nacidos vivos con edad gestacional registrada (766.953). De este modo, el bajo peso al nacer y la prematurez fueron mucho más frecuentes entre los fallecidos por enfermedades del sistema respiratorio que entre los nacidos vivos totales.


Analizando las cifras correspondientes al trienio 2012-2014, se registraron 1717 defunciones por enfermedades del sistema respiratorio antes del año de edad, de las cuales 1.107(64,5%) tuvieron registrado el peso al nacer y 1.348 (78,5%) tuvieron registrada la edad gestacional al nacer. En el mismo trienio se registraron 2.269.933 nacidos vivos de los cuales 2.244.888 (98,9%) tuvieron registrado el peso al nacer, 2.232.011 (98,3%) tuvieron registrada la edad gestacional.
El valor más alto de la tasa de mortalidad por enfermedades del sistema respiratorio en menores de un año se registró entre los nacidos vivos de menor peso (500 a 999 gramos) y de menor edad gestacional (pre término extremo, 20 a 82 semanas de gestación): 4,24 por 1.000 nacidos vivos y 14,8 por 1.000 nacidos vivos, respectivamente.
La tasa de mortalidad disminuyó exponencialmente a medida que aumentó la edad gestacional y a medida que aumentó el peso al nacer.
Entre los nacidos vivos a término, por cada 100 gramos de aumento del peso al nacer, la tasa de mortalidad por enfermedades respiratorias durante el primer año de vida disminuyó 11,8% (8,4; 15,3; R2 Ajustado = 0,94) (Figura 5).

Distribución de la mortalidad por máximo nivel de instrucción alcanzado por la madre


En 302 (55,6%) de las 543 defunciones registradas por enfermedades del sistema respiratorio en menores de 1 año en 2014 se tuvo información sobre el máximo nivel de instrucción alcanzado por la madre. En 20 de estas defunciones (23,2%), las madres tuvieron bajo nivel de instrucción (primario incompleto o menor), y no se observaron diferencias estadísticamente significativas entre varones y mujeres, con una mayor proporción de madres con bajo nivel de instrucción entre las muertes de sexo femenino que entre las de sexo masculino: 21,3% y 26,0%, respectivamente (p= 0,24).
Analizando las tasas de mortalidad correspondientes al trienio 2012-2014, se observa que la mortalidad por enfermedades del sistema respiratorio en menores de 1 año se redujo a medida que se incrementó el máximo nivel educativo alcanzado por la madre (Figura 6).


El riesgo de morir por una enfermedad del sistema respiratorio durante el primer año de vida disminuye a medida que se incrementa el nivel de instrucción de la madre. Por ejemplo, los nacidos vivos de madres sin escolaridad, tienen 18,1(IC 95% 10,1; 29,9) veces más riesgo de morir por esta causa que los nacidos vivos de madres con nivel terciario o universitario completo; y los nacidos vivos de madres con escolaridad primaria incompleta tienen 2,1 (IC 95% 1,7; 2,4) veces más riesgo de morir por esta causa que los de madres con nivel primario completo.

Distribución de la mortalidad por edad de la madre


En 319 (58,7%) de las 543 defunciones registradas por enfermedades del sistema respiratorio en menores de 1 año en 2014 se completó la información referida a la edad de la madre. El 24,8% de estas defunciones se registraron en nacidos vivos de madres menores de 20 años.
El análisis de la información correspondiente al trienio 2012-2014 muestra que la mayor tasa de mortalidad por enfermedades del sistema respiratorio en menores de 1 año se registró entre los nacidos vivos de madres de 10 a 14 años y, en segundo lugar, en las madres 40 a 44 años. La tasa de mortalidad por enfermedades del sistema respiratorio en menores de un año hijos de madres menores de 15 fue 3,8 (1,8; 7,3) veces mayor que en los de madres de 30 a 34 años.
La tasa de mortalidad se redujo con el aumento de la edad de la madre a partir de los 15 y hasta los 30 a 34 años de edad, grupo en el que se registró el menor valor de mortalidad por esta causa (Figura 7).

1   2   3   4   5   6   7   8   9


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal