Informacion y analisis para el manejo forestal sostenible



Descargar 214.94 Kb.
Página1/2
Fecha de conversión05.04.2018
Tamaño214.94 Kb.
  1   2



PROYECTO

INFORMACION Y ANALISIS PARA EL MANEJO FORESTAL SOSTENIBLE:

INTEGRANDO ESFUERZOS NACIONALES E INTERNACIONALES EN 13

PAISES TROPICALES EN AMERICA LATINA
(GCP/RLA/133/EC)


ANALISIS DE LA INFORMACION SOBRE PRODUCTOS FORESTALES NO MADEREROS EN URUGUAY

POR


Cristina Resico



MARZO 2001

BUENOS AIRES

ARGENTINA

INDICE



  1. República Oriental del Uruguay

    1. Generalidades

      1. Bosques Nativos

      2. Bosques Gestionados

      3. Bosque Implantado

    2. Los Productos Forestales No Madereros

      1. Definición y alcances

      2. Alimentos, aditivos, infusiones

        1. Frutas nativas

        2. Miel

        3. Hongos

        4. Yerba mate

      3. Plantas medicinales

      4. Plantas ornamentales

      5. Resinas

      6. Aceites esenciales

      7. Pesca

      8. Fauna

    3. Servicios ambientales

      1. Emisiones y absorciones de carbono

        1. Panorama General de emisiones

        2. Cambio en el uso de la tierra y Silvicultura

      2. Turismo ecológico




    1. Estadística

    2. Consideraciones y recomendaciones

2. República Oriental del Uruguay

2.1 GENERALIDADES

La República Oriental del Uruguay está situada en la parte este del extremo meridional de América del Sur, limita al norte con Brasil; al este con Brasil y el océano Atlántico; al sur con el océano Atlántico y el río de la Plata, y al oeste con Argentina. El río Uruguay traza la frontera occidental del país. Su territorio nacional abarca 177.410 km2.


El país consta principalmente de una amplia llanura ondulada que se eleva hasta una cordillera baja, ubicada en el tercio oriental del país.
La vegetación natural del llano está compuesta principalmente por gramíneas, hierbas y arbustos, destinándose a algún tipo de actividad agrícola casi el 90% de la tierra.
2.1.1 Bosques Nativos
Actualmente en el país existen aproximadamente 750.000 has de Bosques Nativos que cubren el 3,7% de la totalidad del territorio. Son de tipo templado y su valor principal más que por su madera, es por la protección que brinda a otros recursos naturales renovables. Contribuyen a la biodiversidad en función de la cantidad de especies que lo conforman y que tienen su origen en los ecosistemas chaqueño y paranaense.
Se reconocen cinco tipos diferentes de formaciones:

a) Bosque de Parque: en el Departamento Paysandú. Su especie representativa es el Algarrobo (Prosopis nigra)

b) Bosque de Quebrada: en el Departamento Treinta y Tres. Su especie representativa es la palmera Pindó (Arecastrum romanzoffianum)

c) Bosque Ribereño: en el Departamento Cerro Largo. Su especie representativa es el Sauce criollo (Salix humboldtiana).

d) Bosque Serrano: en el Departamento Lavalleja. Su especie representativa es el Espinillo (Acacia sp.)

e) Palmares: en el Departamento Rocha. Su especie representativa es la palma Butiá (Butia capitata)

f) Montes de arenales platenses y atlánticos: son en general arbustales sin vegetación leñosa de mayor porte
Entre las especies aprovechables se encuentran los quebrachos (Schinopsis balansae, S. quebracho-colorado), el urunday (Astronium balansae), el lapacho negro (Tabebuia ipe), el guaraniná (Bumelia obtusifolia), la jarilla (Larrea divaricata), el palo amarillo (Phyllostylon rhamnoides), el palo santo (Bulnesia sarmientoi), el palo borracho (Chorisia insignis) y el palo blanco (Calycophyllum multiflorum) y algunas palmeras como caranday (Copernicia alba), palma (Trithrinax campestris) y carandillo (Trithrinax biflabellata), todas ellas con posibilidades de aprovechamiento no maderero.
Se debe resaltar que desde 1990, cuando se realizaron las primeras solicitudes de corta, hasta el presente y bajo la Ley Forestal Nro. 15.939, se han cumplido diversas actividades que tienden a una gestión de conservación del bosque nativo.
La mencionada Ley, viene cumpliendo dos objetivos:


  1. Impulsar la forestación con especies exóticas, disminuyendo la presión de utilización sobre el bosque nativo

  2. Establecer las bases para una Gestión de Conservación del Bosque Nativo.

Las distintas acciones son planificadas y ejecutadas por la Dirección Forestal, tratando de compatibilizar el interés general de conservación, con el interés particular del aprovechamiento, el ordenamiento de la vegetación y la producción predial.


Debido a que casi toda la tierra del país es de propiedad particular, la mencionada Gestión es un mecanismo vital para la conservación de parte de los ecosistemas naturales del país que abarca además del bosque nativo, las áreas naturales colindantes.
En 1994, la Dirección Forestal elaboró un documento interno de planificación que lo denominó "Gestión de la Conservación del Bosque Nativo - Estrategia Preliminar". La misma enmarca los Objetivos Generales que son:

- A Corto Plazo: equilibrar las necesidades internas de aprovechamiento del establecimiento rural, con la demanda del producto en el mercado, protegiendo el recurso.

- A Mediano Plazo: obtener técnicas de manejo.

- A Largo Plazo: permitir el aprovechamiento sostenido de las especies de los ecosistemas, preservar la diversidad genética y mantener los procesos ecológicos y los sistemas vitales esenciales.


En cuanto a los Objetivos Específicos se los enuncia de la siguiente manera:

- Establecer planes de manejo para el bosque nativo.

- Desarrollar la capacidad institucional.

- Desarrollar los sistemas de protección y control.

- Promover la investigación de técnicas de manejo y de niveles de producción.

- Fomentar el financiamiento de la gestión de conservación del bosque nativo, a través de la asistencia internacional.


Estas premisas dieron sustento a las restricciones de uso que estableció la Ley mencionada, y que dio como resultado la paulatina recuperación del recurso. Esto se comprueba por la existencia de diversas áreas de bosque secundario en expansión, en sitios donde según las fotografías aéreas de 1967 mostraban agricultura o bosque cortado, en particular todo el litoral oeste del país. Asimismo se comprueban aumentos del 30% en el período 1967 -1996 en áreas del bosque serrano en el Este y Noreste del país.
Es decir, que se puede reconocer que en el país no se registran deforestaciones sino una permanente recuperación de las áreas boscosas nativas.
Además del cumplimiento de la legislación, este hecho es atribuible a que el Uruguay es uno de los pocos países del mundo que basa su desarrollo forestal exclusivamente en la producción de las forestaciones realizadas con exóticas de rápido crecimiento, de manera tal que cubre la creciente demanda de madera a partir de esas plantaciones. (Dirección Forestal. Ministerio de Ganadería Agricultura y Pesca; 1995)
2.1.2 Bosques Gestionados
Los bosques nativos bajo aprovechamiento son los denominados Bosques Gestionados, que actualmente suman 120.000 has.
Las pautas de manejo, se basan en el cumplimiento de la legislación vigente y de los objetivos generales y específicos de la Estrategia de la Gestión de Conservación, permitiendo el desarrollo de proyectos en cualquiera de las cinco formaciones boscosas del país.
Los criterios establecidos, al propender al manejo sostenido de las especies de las masas forestales nativas, preservando su diversidad genética, están protegiendo tanto los productos no madereros del bosque como los servicios ambientales que brindan.
2.1.3 Bosque Implantado
La superficie forestada con Plan de Manejo ha alcanzado las 221.616 has. de las cuales 196.266 se han realizado en el marco de la Ley de promoción forestal y comprende las forestaciones realizadas en el período 1989 - 1995.
El género mas plantado históricamente ha sido el Eucalyptus sp. (tendencia que se ha incrementado en los últimos años). En los Departamentos de Lavalleja, Florida y Soriano, solo se ha forestado con esta especie, existiendo también una concentración importante en los departamentos de Paysandú y Río Negro,
Le siguen en magnitud las plantaciones realizadas con Pinus sp., las que se ubican especialmente en los departamentos de Rivera, Tacuarembó, Durazno, Paysandú y Río Negro.
La referencia a este tipo de bosques es a los efectos de poder visualizar su potencial en cuanto a los PFNM que de ellos se pueden obtener.
Así, el Eucalyptus sp. es vital para la sustentabilidad y aumento de la producción de miel de abeja.
Si bien se conoce y se han realizado algunas experiencias en años anteriores, la extracción de sus aceites esenciales es una actividad que no se practica actualmente.
De los bosques de Pinus sp. se originan productos como la resina y la colofonia; en su sotobosque la producción espontánea de hongos comestibles. También ofrecen servicios ambientales, en especial en las fajas marítimas costeras, donde colaboran en la fijación de dunas.

2.2 Los Productos Forestales No Madereros

A los efectos de poder concebir una idea acerca de la importancia que pueden tener los PFNM en el Uruguay, se torna necesario remontarse a la conformación étnica que presentaba en los comienzos de la conquista tanto por los españoles, como por los portugueses.


La etnia predominante era la Charrúa, con características de cazadores, pescadores y guerreros muy apegados a su tierra. Como resultado del mestizaje y de las luchas por sojuzgarlos, todas las consultas efectuadas arrojan como resultado que en la actualidad, no existen en el país descendientes de dicha etnia en estado puro. Se menciona como una posibilidad muy remota que haya algunos grupos muy reducidos en el departamento de Tacuarembó. El mestizaje dio origen al gaucho oriental.
Esta situación cobra relevancia cuando se pone en evidencia que la transmisión de los conocimientos ancestrales acerca de las características y usos de las especies vegetales, fueron efectuadas en forma oral por las poblaciones originarias de generación en generación. En el país estas poblaciones ya no existen, y dichas referencias se han ido perdiendo.
Se puede consignar como conclusión que a excepción de algunas hierbas que se emplean como medicinales y otros usos, es muy escaso el reconocimiento y la utilización de PFNM.
2.2.1 Definición y alcances

En razón que la denominación PFNM no tiene un uso muy extendido, generalmente no existe una clara y acabada comprensión acerca de sus alcances, surgiendo por lo tanto dudas acerca de la inclusión o no de determinadas especies.


Se mencionan a continuación algunas especies nativas y sus usos no madereros.
Cuadro 28. Especies nativas y su uso no maderero


Especie y nombre vulgar
Uso

Acacia caven (espinillo)

A-E-F-M-O-T

Acacia farnesiana (espinillo)

E-G-M-T

Acanthosyris spinescens (quebracho flojo)

A-M-O

Acreugenia pungens (guabiyú)

A-E-F-M-O

Aloysia gratissima (cedrón del monte)

E-L-M-O

Allophylus edulis (chalchal)

A-E-F-M-O-T

Araugia hortorum (taso)

V

Arecastrum romanzoffianum (pindó)

A-F-M-O

Aspidosperma quebracho blanco (quebracho blanco)

M-T

Bauhinia forficata (pata de vaca; caroba)

M-O

Berberis laurina (espina amarilla)

A-M-O

Blepharocalyx tweediei (arrayán de las islas)

E-M-O

Cedrela brasiliensis (cedro colorado)

E-L-M

Celtis spinosa (tala)

A-F-M-O-T

Cephalanthus glabratus (sarandí colorado)

M-O

Colletia paradoxa (curro)

L-M-O-V

Copernicia alba (palma blanca; caranday)

A-E-F-M

Cupania vernalis (camboatá)

L-O-T

Daphnopsis racemosa (ibirá)

O-X

Enterolobium contortisiliqum (timbó)

F-M-O-T

Erythrina crista galli (ceibo)

F-L-M-O

Fagara hiemalis (tembetarí)

E-M

Fagara rhoifolia (tembetarí-mí)

M-O

Ficus luschnathiana (higuerón)

A-M

Gleditsia amorphode (espina corona)

F-G-M-O-T

Hexaclamis edulis (ubajay)

A-E-F-M-O-T

Inga affinis (inga)

A-T

Inga uraguensis (inga)

A-F-L-M-O-T

Jodinia rhombifolia (quebrachillo)

M-O

Lantana camara (camara)

E-M-O

Lithraea molleoides (molle blanco)

A-E-M-O-T

Lonchocarpus nitidus (lapachillo)

L-O

Luehea divaricata (Francisco Alvarez)

M-O-X

Maytenus ilicifolia (quebrachillo)

A-M-O-T

Myrceugenia glaucescens (murta)

M-O

Myrcianthes cisplatensis (guayabo colorado)

A-F-M-O

Nicotiana glauca (palán palán)

M-O

Ocotea acutifolia (laurel blanco)

M-O

Parkinsonia aculeata (garabato)

L-M-O-V-X

Peltophoorum dubium (caña fístula)

M-O-T

Phytolaca dioica (ombú)

M-O

Piptadenia rigida (angico)

G-M-T

Pouteria gardneriana (aguay-guazú)

A-M-O

Pouteria salicifolia (marcela)

A-M-O

Prosopis alba (algarrobo blanco)

A-F-G-L-M-N-S-T-X

Prosopis algarrobilla (ñandubay)

F-L-M-N-S-T

Prosopis nigra (algarrobo negro)

A-F-G-L-M-N-S-T

Proustia cuneifolia (plumerillo rojo)

M

Rapanea laetevirens (canelón)

A-O-T

Ruprechtia laxiflora (viraró crespo)

E-M-O

Ruprechtia salicifolia (viraró)

M-O

Salix humboldtiana (sauce criollo)

F-L-O-T

Sapium haematospermum (lecherón)

M-T

Scutia buxifolia (coronilla)

F-M-O-T

Schinus areira (aguaribay)

A-E-G-M-O-T

Schinus longifollius (molle)

A-M-O

Sebastiania brasiliensis (lecherón)

M-O

Sebastiania klotzschiana (palo de leche)

M-O-X

Solanum verbascifolium (tabaquillo)

A-F-M-O

Styrax leprosum (ibirá-cuatí)

E-M-O

Syagrus yatay (yatay)

A-F-M-O

Tabebuia ipe (lapacho negro)

M-O-T

Terminalia australis (palo amarillo)

M-O-T

Trithrinax biflabellata (carandillo)

A

Trithrinax campestris (caranda-i)

A-F-T

Vitex megapotamica (taruman sin espinas)

A-M-O

(Fuente: Base de Datos, DRFN; Muñoz et al, 1993)


Referencias del uso:

A = alimenticio E = esencias

F = forraje G = gomas

L = planta melífera M = medicinal

N = fijadora de nitrógeno O = ornamental

S = sombra T = tintes, taninos

V = cercos vivos X = textil
2.2.2 Alimentos, aditivos, infusiones
Como ya se explicara, no existe en el país una tradición por el consumo de alimentos originados en el bosque. El aprovechamiento de algunos productos, como frutas y hongos, se realiza en forma estacional y con carácter doméstico o de muy bajo nivel de comercialización.
2.2.2.1 Frutos nativos
Las tres especies nativas que se han identificado como más promisorias por sus frutos son las siguientes:

- Guayabo del país (Feijoa sellowiana)

- Pitanga ( Eugenia uniflora)

- Mburucuyá (Passiflora coerulea)


Las mismas son muy comunes en las huertas de los cascos de estancia. Su domesticación se produjo a partir de haberlas llevado desde los bosques de donde son oriundas hasta esos nuevos ambientes.
El caso de la Guayaba es particularmente destacable, ya que en Brasil dicha fruta es producida agronómicamente, se la comercializa corrientemente, y tiene una demanda sostenida.
En el Uruguay hubo un intento para trabajar en ese sentido. La Facultad de Agronomía elaboró un proyecto a fin de identificar todas las variedades que existen en forma natural, elegir las mas promisorias para elaborar pautas de cultivo y la posterior promoción a los productores agropecuarios del país. Dicho proyecto no se llegó a concretar y los impulsores han abandonado la iniciativa.
2.2.2.2 Miel
En el Uruguay este producto se relaciona con el bosque de dos maneras diferentes.
Una es por la producción directa de exudados de especies vegetales de las formaciones boscosas nativas y que son utilizadas como edulcorantes. Es el caso de la Miel de Palma de Butia (Butia capitata).
La misma se obtiene por incisiones que se efectúan en los estípites de dicha palma, recogiéndose la sustancia segregada en recipientes que se colocan al pie de la misma, en el extremo final de dichos cortes.
Esta especie se encuentra principalmente en el departamento de Rocha y la utilización que se hace de la miel que produce es solamente doméstico.

Debido a su exiguo uso, las autoridades responsables no exigen ningún permiso previo, razón por la cual no existen registros estadísticos de producción.


El otro caso comprende a la utilización de las plantaciones de eucaliptos como fuente de néctar para la producción de miel de abejas.
En tal sentido, sería pertinente efectuar una relación entre las especies de este género que se están utilizando, el ritmo de forestación y las posibilidades de expansión de la producción de miel de abeja.
Si bien la producción es oscilante, la misma se ubica alrededor de 7.000 a 8.000 toneladas anuales de las cuales se exporta la casi totalidad. Esta cifra representa la producción de 25.000 a 30.000 cajones anuales.

2.2.2.3 Hongos

La recolección de hongos comestibles se efectúa principalmente en los pinares costeros de protección que se encuentran en el departamento de Rocha.


Es una actividad que realizan de manera artesanal las poblaciones rurales de menores recursos.
La comercialización se realiza en estado fresco en algunos comercios minoristas y en puestos precarios a los costados de los caminos de acceso, principalmente la Ruta Nacional nº 9, del mencionado departamento.
No se ha podido encontrar ningún dato estadístico que permita tener una idea acerca del volumen que se opera y su importancia económica. Podría resultar interesante que se investigara acerca de las posibilidades de su industrialización en pequeña escala, así como el valor económico y dietario que pueden aportar a los pequeños productores. Además, serían una alternativa a considerar para la diversificación de actividades.
Los géneros más comunes son:

- Boletus granatus

- Suillus lúteus

- Lactarius deliciosus.


Desde el punto de visto nutricional, son aportantes de glúcidos y proteínas con un bajo contenido de grasas.

2.2.2.4 Yerba mate

El Uruguay es un gran consumidor de yerba mate (Ilex paraguariensis), principalmente como infusión en “mate”.


La demanda de aproximadamente 10 kgr/habitante/año, debe ser cubierta mediante la importación desde sus vecinos productores Argentina y Brasil.

      1. Plantas medicinales

Unos de los aspectos referidos a los PFNM que ha tenido mayor desarrollo tanto en investigación como en utilización y venta es el correspondiente a las hierbas medicinales.


El crecimiento importante de la demanda que ha ocurrido en los últimos diez años, viene acompañando la tendencia de los habitantes urbanos (en particular los occidentales) de vivir mas sanamente. Esta idea implica la realización de actividades físicas, alimentación más natural y empleo de hierbas silvestres como específicos medicinales preventivos y curativos. Otro factor es que son más accesibles por su menor precio.
La utilización de plantas medicinales se remonta miles de años en el tiempo. Las poblaciones aborígenes de toda América como así también su descendencia, la han utilizado ancestralmente y hasta nuestros días. La transmisión de esa tradición por vía oral es la que ha permitido mantener y recrear las posibilidades de su empleo de la actualidad.
Las medicinas sintéticas producidas en laboratorios (y que en muchos casos reproducían a los principios naturales de las plantas), estas fueron ocupando el lugar de las hierbas.
Actualmente existen en el Uruguay varias empresas que se dedican a la adquisición, elaboración de mezclas, fraccionamiento y comercialización de hierbas medicinales. La más antigua, con 90 años de existencia, es el Instituto Botánico La Selva.

El siguiente es un listado de las especies indígenas del Uruguay, relacionadas con los bosques y que tienen propiedades medicinales.

Cuadro 29. Especies con Propiedades Medicinales

Nombre Científico Nombre Común Propiedades

Acacia caven espinillo

Acacia farnesiana espinillo

Acanthosyris spinescens quebracho flojo

Acreugenia pungens guabiyú

Aloysia gratissima cedrón del monte

Aspidosperma quebracho blanco quebracho blanco

Allophylus edulis chalchal

Bauhinia forficata – B. candicans pata de vaca; carobá Antidiabética

Berberis laurina espina amarilla

Blepharocalyx tweediei – Myrtus communis arrayán Antirreumático

Cedrela brasiliensis cedro colorado

Celtis spinosa tala

Cephalanthus glabratus sarandí colorado

Colletia paradoxa curro

Enterolobium contortisiliqum timbó

Erythrina crista galli ceibo

Fagara hiemalis tembetarí

Fagara rhoifolia tembetarí-mí

Ficus luschnathiana higuerón

Gleditsia amorphode espina corona

Gourliea decorticans chañar Expectorante

Hexaclamis edulis ubajay

Hyptis vertisillata lucera – yerba del toro Digestivo/Diurético

Ilex aquifolium acebo – congorosa

Inga uraguensis inga Intestinal/Cicatrizante

Jodinia rhombifolia quebrachillo

Lantana camara camara

Lithraea molleoides molle blanco

Luehea divaricata Francisco Alvarez

Maytenus ilicifolia quebrachillo

Myrceugenia glaucescens murta

Myrcianthes cisplatensis guayabo colorado

Nicotiana glauca palán palán Cicatrizante

Ocotea acutifolia laurel blanco

Parkinsonia aculeata garabato

Pasiflora coerulea mbrurucuyá – pasionaria Sedante

Peltophoorum dubium caña fístula

Phyllantus sellowianus sarandí blanco

Phytolaca dioica ombú Antidiabético-Purgante

Piptadenia rigida angico

Pouteria gardneriana aguay-guazú

Pouteria salicifolia – Achyroclyne satureoides marcela Digestivo/Colest.

Prosopis alba algarrobo blanco

Prosopis nigra algarrobo negro

Prosopis algarrobilla ñandubay

Proustia cuneifolia plumerillo rojo

Psidium guayaba arazá – guayabo Antidiarreico

Ruprechtia laxiflora viraró crespo

Ruprechtia salicifolia viraró

Rebulnium bigeminum charrúa Antiséptico

Sapium haematospermum lecherón

Scutia buxifolia coronilla

Schinus areira aguaribay

Schinus longifollius molle

Sebastiania brasiliensis lecherón

Sebastiania klotzschiana palo de leche

Solanum verbascifolium tabaquillo

Styrax leprosum ibirá-cuatí

Syagrus yatay yatay

Tabebuia ipe lapacho negro

Terminalia australis palo amarillo

Vitex megapotamica taruman sin espinas

(Fuentes: Instituto Botánico La Selva; Base Datos, DRFN; Muñoz, 1993)


Nota: Las especies en las que se consignan las propiedades medicinales son las más utilizadas. Las demás tienen uso restringido o potencial.
No se dispone de datos estadísticos sobre su producción, industrialización y consumo. El origen de la materia prima es la recolección ya que no se realizan cultivos de las especies mencionadas.

2.2.4 Plantas Ornamentales

En el país existe un mercado interno de plantas ornamentales de relevancia, especialmente en la zona de mayor turismo que es Punta del Este. No se ha podido encontrar datos estadísticos acerca de su magnitud económica, lo cual revela que debería recabarse mayor información.


De la flora nativa del Uruguay, se consignan a continuación aquellas de importancia como ornamentales.
Cuadro 30. Plantas ornamentales del Uruguay
Nombre científico Nombre vulgar

Azara uruguayensis azara

Buddleja stachyoides cambará

Butia capitata butiá

Calaguala

Calliandra parviflora plumerillo rosado

Calliandra selloi plumerillo

Citharexylum montevidense taruman

Collaea stenophylla

Combretum fructicosum

Dodonaea viscosa chirca

Duranta repens tala blanco

Escalonia megapotamica pititos

Escallonia bífida pititos

Eugenia uruguayensis guayabo blanco

Guettarda uruguensis jazmín del Uruguay

Heterothalamus alienus romerillo

Lantana fucata lantana

Lycium cestroides talilla

Mimosa polycarpa sensitiva

Mimosa uruguensis mimosa

Myrrhinium loranthoides palo de fierro

Poecilanthe parviflora lapachillo

Psidium cattleianum arazá

Quillaja brasiliensis árbol de jabón

Sapium montevidense curupí

Schinus lentiscifolius carobá

Sesbania punicea acacia mansa




2.2.5 Resinas

En éste caso se hace referencia al exudado de pinos, especialmente P. elliottii.


En el año 1931, se realizaron varias tentativas de resinación en los pinares costeros implantados en las localidades de Atlántida, La Floresta y Maldonado. La compañía que realizó el emprendimiento se denominaba Usinas Resineras del Uruguay. Se obtuvieron rendimientos promedios entre 1,4 - 1,6 kgr. de resina por árbol. Se recolectó en una temporada de 6 meses de trabajo alrededor de 60.500 kgr., lo que da una idea de la importancia de la empresa, ya que comprendió la resinación de 40.000 árboles.
A pesar de este antecedente y de los esfuerzos efectuados para que se sostenga y expanda la actividad, en la actualidad son poco relevantes los trabajos en tal sentido.
Según los datos estadísticos del Banco de la República, el país es un neto importador de resinas y subproductos como trementina y colofonia.
La esencia de trementina, es el producto más importante de la destilación de resinas. Se usa principalmente como solvente de pinturas y barnices porque presenta mejor poder mojante que los otros solventes; también es materia prima para la industria textil y la industria química interviniendo en la fabricación de: perfumes sintéticos, aceites, productos mojantes para la agricultura, insecticidas, bactericidas, productos antisépticos, farmacéuticos, caucho sintético, entre otros.
La colofonia es otro producto de la destilación de la resina que queda después que se ha volatilizado toda la esencia de trementina. Es un producto seco constituido por ácidos resínicos (90-95%), y productos saponificables en un 5 - 10%. Tiene usos diversos ya que entra en la composición de gran cantidad de productos comerciales, tales como adhesivos diversos, linóleum, revestimientos de planchas, jabonería, sustancias aislantes de electricidad, entre otros.
La industria papelera es la que más utiliza la colofonia para el encalado y como regulador de la absorción de tintas.


      1. Aceites Esenciales

Aunque es poco importante la obtención de aceites esenciales, es una actividad que se realiza en el país. Los mismos se procesan a partir de Eucalyptus glóbulus.


No hay estadísticas recientes; la producción se estimaba para el año 1993 en 60.000 litros de aceites esenciales anuales. Según referencias actualizadas, la actividad se ha reducido hasta casi desaparecer.

2.2.7 Pesca

La relación entre los bosques y la pesca en aguas interiores, se establece a partir de diferentes aspectos. Aporta alimento para los peces, protege las cuencas y los cauces de los efectos erosivos que aumentan los contenidos y la carga de material en suspenso que enturbian sus aguas, pone el paisaje a disposición del turismo interesado en la pesca deportiva. Estas funciones, dan lugar a actividades humanas que pueden beneficiarse de manera directa, como alimento a poblaciones ribereñas, e indirecta a través de la generación de empleo demandados por el turismo.

Las especies de agua dulce, que existen en el Uruguay son:
Cuadro 31. Algunas especies nativas de peces de agua dulce


Nombre vulgar

Nombre científico

Armado

Pterodoras granulosus

Armado Chancho

Oxydoras kneri

Bagre amarillo

Pimelodus clarias

Bagre blanco

Pimelodus albicans

Boga

Leporinus obtucidens

Dorado

Salminus brasiliensis

Esturión

Ascipenser baeri

Manduví

Agenciosus spp.

Mochuelo

Netuma barbus

Patí

Luciopmelodus pati

Sábalo

Prochilodus lineatus

Surubí

Pseudoplatystoma coruscans

Tararira

Hoplias malabaricus

Vieja del Agua

Hypostomus spp.

Cuadro 32. Especies exóticas aclimatadas

Nombre vulgar

Nombre científico

Trucha Arco Iris

Salmo irideus

Pejerrey

Odontesthes spp.

Bagre negro

Rhamdia sapo

Carpa

Cyprinus carpio

(Fuente: Informe Sectorial Pesquero 1999. INAPE)


La intensa captura en las lagunas como en cursos de aguas interiores ha llevado a la disminución de algunas poblaciones de la fauna íctica, generando preocupación en los grupos conservacionistas y en los funcionarios gubernamentales.
Cuadro 33. Desembarques de la Flota Artesanal en 1999



Especie

Toneladas

Sábalo

1.255

Otros de agua dulce

342

Tararira

275

Bagres

216

Armado

85

Patí

18

Camarones

12

(Fuente: Informe Sectorial Pesquero 1999, INAPE)


Esta inquietud por los recursos acuáticos, dio motivo a que el Instituto Nacional de Pesca desde fines del año 1996 iniciara un Programa de siembra de peces en aguas interiores de dominio público.
De este modo se han liberado durante los últimos dos años en ríos, arroyos, lagunas y embalses 2.869.800 peces con fines de repoblación, permitiendo incrementar la cantidad de peces existentes en los mencionados ambientes.
Estas siembras se realizaron a solicitud de las Intendencias de Colonia, Durazno, Flores, Maldonado, Paysandú, Rivera, Rocha, Salto y Tacuarembó.
Los peces utilizados con este fin son producidos en el Centro de Investigaciones Pesqueras y Piscicultura, ubicado junto al embalse de Salto Grande en Villa Constitución, departamento de Salto y la Estación de Piscicultura de Laguna del Sauce, departamento de Maldonado.
Por otra parte, en el período comprendido entre octubre 1997 y febrero 1998 se han atendido 48 solicitudes para la liberación de peces en aguas de uso privado distribuidas en los 19 departamentos del país, habiéndose cubierto un espejo de agua de 710 ha. y sembrado 1.800.050 peces.
Las especies seleccionadas han sido bagre negro (Rhandia quelen), pejerrey (Odonthestes bonariensis) y en ambientes cerrados carpa común (Cyprinus carpio)).
En los Institutos mencionados, se efectúa entre otras actividades la transferencia de tecnología para la cría de Yacaré.

2.2.8 Fauna

El Uruguay posee una riqueza baja en fauna vertebrada terrestre, asociada a su topografía y fitogeografía. El cuadro siguiente pone de manifiesto de manera cuantitativa dicha aseveración.


Cuadro 7. Especies de Vertebrados Terrestres


Mamíferos

95

Aves

382

Reptiles

58

Anfibios

34

TOTAL

569

(Fuente: A. Mones (encuesta))


Estas cifras, comparadas con las de Brasil (2963), Colombia (2736), Perú (2561), México (2348), entre otras, ubica al Uruguay en el último lugar en cuanto a cantidad de especies propias en América Latina.
Por esta razón, la legislación general prevé solamente su caza deportiva a excepción de los coipos y lobos marinos que pueden ser utilizados comercialmente con licencia expresa.
En orden de importancia la principal modalidad de cacería es la comercial seguida por la deportiva. Como ya se mencionó que en el país no hay población indígena, que es la más la utiliza domésticamente, la fauna silvestre constituye una fuente alimenticia de muy escasa relevancia para la población.
Las principales especies que se cazan son:

Mamíferos

Lepus europeo liebre europea

Hydrochaeris hydrochaeris carpincho

Pteronura brasiliensis lobo corbata



Aves

Nothura maculosa perdiz

Amazonetta brasiliensis

Columba picazuro paloma picaza

Dendrocygna pato silbón o sirirí

  1   2


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal