Informe de fondo



Descargar 0.8 Mb.
Página5/13
Fecha de conversión11.01.2019
Tamaño0.8 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   13

Sobre Nitza Paola Alvarado Espinoza, Rocío Irene Alvarado Reyes y José Ángel Alvarado Herrera y sus familias





  1. Nitza Paola Alvarado Espinoza nació el 2 de noviembre de 1978. Al momento de los hechos Nitza Paola Alvarado Espinoza tenía 31 años de edad34 y presentaba una discapacidad motora en su mano y pierna derecha, generada por un derrame cerebral, por lo que se encontraba pensionada por el Instituto Mexicano del Seguro Social35. De acuerdo a los peticionarios los familiares de Nitza Paola Alvarado Espinoza son: i) su madre Maria de Jesús Espinoza Peinado; ii) su padre Ascensión Alvarado Fabela; iii) sus tres hijas N.S.A.E, M.P.A.E y D.A.E; iv) su hermana María de Jesús Alvarado Espinoza; iv) su cuñado Rigoberto Ambriz Marrufo; y v) sus cuatro sobrinos R.A.A, I.A.A.A, J.E.A.A y A.Y.A.A36.




  1. Rocío Irene Alvarado Reyes nació el 1 de enero de 1991. Al momento de los hechos tenía 18 años de edad37 y trabajaba en una tienda de abarrotes38. De acuerdo a los peticionarios los familiares de Rocío Irene Alvarado Reyes son: i) su madre Patricia Reyes Rueda; ii) su hija A.M.U.A; iii) sus dos hermanos A.A.R. y R.A.A.R; y iv) sus abuelos Manuel Reyes Lira y María de Jesús Rueda Villanueva39.




  1. José Ángel Alvarado Herrera nació el 23 de marzo de 1978. Al momento de los hechos tenía 31 años de edad40 y trabajaba para una empresa de repuestos41. De acuerdo a los peticionarios los familiares de José Ángel Alvarado Herrera son: i) su esposa Obdulia Espinoza Beltrán; ii) su madre Concepción Herrera Hernández; ii) su padre José Ángel Alvarado Fabela; iii)sus tres hijos J.A.E, J.A.A.E y A.E.B; iv) su hermano Jaime Alvarado Herrera; v) su cuñada Sandra Luz Rueda Quezada; vi) sus cuatro sobrinos J.O.A.R, R.G.A.R, C.N.A.R y J.E.A.R; vii) su hermana Rosa Olivia Alvarado Herrera; viii) su cuñado Felix García García; ix) sus cuatro sobrinos Karina Paola Alvarado Espinoza, F.A.H, J.G.A. y A.G.A; x) su hermano Manuel Melquíades Alvarado Herrera; xi) su cuñada Mayra Daniela Salaís Rodríguez; y xii) sus dos sobrinos D.J.A.S y X.A.S42.



  1. Sobre los hechos que rodearon la desaparición de Nitza Paola Alvarado Espinoza, José Ángel Alvarado Herrera y Rocío Irene Alvarado Reyes



1. La detención de Nitza Paola Alvarado Espinoza, José Ángel Alvarado Herrera y Rocío Irene Alvarado Reyes el 29 de diciembre de 2009


  1. Conforme a múltiples declaraciones, el día 29 de diciembre de 2009 entre las ocho y nueve de la noche José Ángel Alvarado Herrera y Nitza Paola Alvarado Espinoza se encontraban a bordo de una camioneta estacionada en las afueras de la casa de Adela Beltrán Espinoza, madre de la esposa de José Ángel, ubicada en la calle Belisario Domínguez y Díaz Ordas en el ejido Benito Juárez, Municipio de Buenaventura, Estado de Chihuahua, cuando fueron sustraídos de dicho vehículo por alrededor de 10 personas con uniforme militar quienes les obligaron a abordar un vehículo particular, huyendo con rumbo desconocido. Asimismo, según testimonios, minutos después personas con uniformes militares irrumpieron en la vivienda de Rocío Irene Alvarado Reyes ubicada en Calle Primera Norte 1, Buenaventura, Chihuahua, quien se encontraba en compañía de sus dos hermanos menores de edad, de su hija de dos años de edad y de su madre, procediendo a detenerla y obligarla a abordar un vehículo que huyó del lugar. A continuación, la Comisión recapitula las declaraciones existentes sobre ambas detenciones.




  1. En cuanto a la detención de José Ángel Alvarado Herrera y Nitza Paola Alvarado Espinoza, Obdulia Espinoza Beltrán esposa del primero y quien presenció los hechos, indicó en diversas declaraciones y de manera consistente que cuando se encontraba al interior de la vivienda de su madre observó desde la ventana que llegaron dos vehículos particulares, una Chevrolet doble cabina color gris, diésel, y una hummer color blanco, de donde descendieron 8 o 10 militares, con uniformes de color arena camuflageado43, quienes bajaron de la camioneta a su esposo y a Nitza Paola Alvarado Espinoza44, revisaron el vehículo en el que ambos se encontraban, le quitaron el estéreo, golpearon a su esposo y lo subieron junto con Nitza Paola Alvarado Espinoza al vehículo Chevrolet doble cabina y procedieron a retirarse 45.




  1. Maria de Jesús Alvarado informó en su declaración que acudió al lugar de los hechos por aviso de Obdulia Espinoza Beltrán, donde sólo encontró el vehículo de donde fueron sustraídos José Ángel Alvarado Herrera y Nitza Paola Alvarado Espinoza, por lo que procedió a revisarlo y se percató que el mismo no tenía ni las llaves, ni el estéreo y del lado derecho había poca sangre en el piso junto a la llanta46.




  1. En cuanto a la detención de Rocío Irene Alvarado Reyes, según varios testimonios de su madre, Patricia Reyes, el 29 de diciembre de 2009, entre las 21:00 y las 22:00 horas, entre ocho y diez personas llegaron a su domicilio e insistentemente pidieron que se les abriera la puerta. Describió que ante la insistencia de estas personas decidió abrir la puerta, momento en el cual ingresaron personas vistiendo uniformes militares y portando armas largas47. Precisó que identificó que se trataba de elementos militares porque su voz y lenguaje corporal era el propio de los militares48. Manifestó que una vez que ingresaron los desconocidos, ella fue encerrada en el baño junto con sus dos hijos menores y su nieta49 y que a Rocío Irene Alvarado Reyes le dijeron que estaba siendo arrestada. La señora Patricia Reyes detalló lo siguiente en su declaración: “les pregunté yo por qué y me gritaron que me callara” tras lo cual se llevaron a Rocío Irene Alvarado Reyes50. Indicó que al momento de sustraer a su hija los militares señalaron que se trataba de una detención en el marco del Operativo Chihuahua51.




  1. R.A.A.R, hermano de Rocío Irene Alvarado Reyes quien tenia 10 años de edad al momento de los hechos y testigo presencial de los hechos, refirió que el 29 de diciembre de 2009 como a las 9:00 p.m se encontraba durmiendo en su domicilio con su mama Patricia Reyes, su hermana Rocío Irene Alvarado Reyes, su sobrina A.M.U.A y su hermano A.A.R, cuando su mamá y su hermana abrieron la puerta y entraron unos ocho o nueve soldados de vestimenta color arena, encapuchados con casco y portando armas largas con luz. Indicó que le dijeron que se pusiera tenis y luego les ordenaron que se metieran al baño para después llevarse a su hermana Rocío Irene Alvarado Reyes, en un vehículo doble cabina, quitándoles antes cinco teléfonos celulares. Señaló que por ello fueron a donde la vecina para hablarle por teléfono a su abuela. Agregó que después ya no supo nada52.




  1. Por su parte, A.A.R, hermano de Rocío Irene Alvarado Reyes quien tenia 11 años de edad al momento de los hechos y quien se encontraba en el lugar de los hechos, declaró que un martes del mes de diciembre siendo las 9:00 p.m se encontraba dormido en su domicilio en compañía de su mamá, su hermano, su hermana Rocío Irene Alvarado Reyes, así como su sobrina, cuando llegaron unos militares vestidos de “verde bajito”, encapuchados con cascos y armas largas, quienes se introdujeron a su casa y lo metieron al baño a él solo y a su mamá, mientras que su hermano, su hermana y su sobrina estaban en el cuarto. Describió que después lo sacaron y lo sentaron en el sillón y le dijeron que se los iban a llevar, pero no se los llevaron, sólo a su hermana Rocío Irene Alvarado Reyes, con empujones en una troca. Narró que después fueron a donde el vecino a hablarle a sus tíos y familiares con los que fueron a buscar a su hermana y a sus primos, ya que unos familiares que llegaron a su domicilio les avisaron que también se los habían llevado53.




  1. Asimismo Marissa Reyes Rueda declaró que dos días antes que fueran desaparecidos sus familiares, vio que por su domicilio pasaron soldados del Ejército Mexicano en una camioneta de color gris, lo cual le llamó la atención porque iban en la parte de atrás de la unidad, y no circulaban en sus camionetas verdes del Ejército Mexicano. Resaltó que el vehículo gris se refiere a una camioneta doble cabina, marca Chevrolet, cuyas características coinciden con la camioneta con la cual desaparecieron a sus familiares según testigos presenciales54.


2. La búsqueda por parte de la familia a partir de la detención


  1. Ante los hechos descritos, en los días siguientes a la desaparición de Nitza Paola Alvarado Espinoza, Rocío Irene Alvarado Reyes y José Ángel Alvarado Herrera, la familia inició actividades de denuncia y búsqueda.




  1. Según indicaron los peticionarios y no fue controvertido por el Estado, el 29 de diciembre de 2009, día de la desaparición, Jaime Alvarado Herrera y otros familiares siguieron el supuesto convoy de militares que llevaba a Nitza Paola Alvarado Espinoza, Rocío Irene Alvarado Reyes y José Ángel Alvarado Herrera, hasta que los perdieron de vista55. Con posterioridad acudieron ante el Comandante de la policía seccional en el poblado de Benito Juárez, para dar aviso de los hechos56. Además, ese mismo día, familiares buscaron a las presuntas víctimas en el Poblado sin lograr localizarlos57.




  1. El 30 de diciembre de 2009 los familiares buscaron a las presuntas víctimas en Villa Ahumada Chihuahua, Casas Grandes Chihuahua y en el 35 Batallón de Infantería, lugar en el que les dijeron que allí no se encontraban las personas desaparecidas58 y que le iban a preguntar a un jefe de apellido Luján y que sí este tenía información la proporcionarían59.




  1. El mismo día, los familiares acudieron a la Agencia Federal de Investigación en donde les indicaron que no tenían a nadie detenido y que si los soldados detuvieron a sus familiares los pondrían a disposición en el plazo de 72 horas60.




  1. El 31 de diciembre de 2009 Patricia Reyes Rueda interpuso una denuncia ante el Ministerio Público de Buenaventura por la privación ilegal de la libertad de Rocío Irene Alvarado Reyes61. En la misma fecha María de Jesús Alvarado interpuso una denuncia por la privación ilegal de la libertad de Nitza Paola Alvarado Espinoza y José Ángel Alvarado Herrera ante el Ministerio Público de Buenaventura62.




  1. El mismo 31 de diciembre de 2009 familiares acudieron a la Agencia Estatal de Investigación de Nuevo Casas Grandes y se percataron que la camioneta de donde fueron sustraídos Nitza Paola Alvarado Espinoza y José Ángel Alvarado Herrera se encontraba en el patio de dicho establecimiento63. En los días subsiguientes, pudieron tomar fotografías de la camioneta que se encontraba bajo custodia del Estado64.




  1. El 4 de enero de 2010 Jaime Alvarado Herrera interpuso denuncia ante la Comisión Nacional de los Derechos Humanos en Ciudad Juárez Chihuahua65. También en la misma fecha declaró ante personal de la Agencia Estatal de Investigaciones66.




  1. En la misma fecha Patricia Reyes Rueda interpuso una denuncia por la desaparición de sus familiares en el Programa para la Atención de Quejas y Denuncias sobre el Operativo Conjunto Juárez67.




  1. El 6 de enero de 2010 María de Jesús Alvarado Espinoza y Patricia Reyes Rueda presentaron una denuncia ante la Procuraduría General de la República68.




  1. También el 6 de enero de 2010 José Ángel Alvarado Favela interpuso una demanda de amparo señalando al Coronel Elfego Luján del 35 Batallón de Infantería como responsable de los hechos69. La información disponible indica que esta demanda fue rechazada in limine como consecuencia de la “falta de ratificación” por parte de los interesados, quienes son las propias personas desaparecidas.




  1. El 9 de enero de 2010 las familiares María de Jesús Alvarado, Rosa Olivia Alvarado Herrera, Obdulia Espinoza Beltrán, así como las representantes Emilia González y Luz Estela Castro, acudieron a las instalaciones de la 5ta zona militar en Chihuahua para denunciar la desaparición de sus familiares, lugar en el que estuvo presente el Teniente Coronel del 35 Batallón de Infantería de Nuevo Casas Grandes, Elfego José Luján Ruiz, quien negó los hechos70.




  1. El 22 de enero de 2010 María de Jesús Alvarado Espinoza compareció ante el Ministerio Público de Chihuahua para ampliar su denuncia por el delito de desaparición forzada71.


3. Información relativa a la presencia de José Ángel Alvarado Herrera, Nitza Paola Alvarado Espinoza y Rocío Irene Alvarado Reyes en el 35 Batallón y a la participación de agentes estatales en los hechos


  1. Existen varias declaraciones, no controvertidas por el Estado, que indican que en distintas oportunidades agentes estatales les indicaron a los familiares de las presuntas víctimas que éstos se encontraban detenidos en el 35 Batallón de Infantería en Nuevo Casas Grandes, Estado de Chihuahua (en adelante el “35 Batallón”).




  1. Al respecto, María de Jesús Alvarado, madre de Nitza Paola Alvarado Espinoza, declaró que al acudir al Ministerio Público de San Buenaventura, el Licenciado Aarón Duarte recibió su denuncia y le indicó que él tenía conocimiento de que sus familiares se encontraban en el 35 Batallón, pero que todo esto se guardara con discreción72. Cabe mencionar que el señor Aarón Duarte, al ser interrogado por las autoridades de la justicia militar, indicó que lo que afirmó fue que si los militares los habían detenido lo más conveniente era que solicitaran información al 35 Batallón, pero negó haberles señalado que tenía conocimiento de que se encontraran en dicho batallón73.




  1. María de Jesús Alvarado también indicó que el 6 de enero de 2010 siendo la 1:00 p.m acudió a la Procuraduría General de la República para presentar la denuncia, siendo atendida por el Licenciado Durazo de la Séptima Agencia en Ciudad Juárez. Agregó que estando en dicha oficina escuchó a una persona que le indicó al Licenciado Durazo que efectivamente sus familiares se encontraban en la “guarnición militar” pero otra persona le indicó con señales que se callara74.




  1. Jaime Alvarado Reyes indicó que el 30 de diciembre de 2009 acudió a las oficinas de la Policía Ministerial de Nuevo Casas Grandes, donde se entrevistó con un funcionario de apellido Leyva, quien le indicó que tenía conocimiento que sus familiares se encontraban detenidos en el 35 Batallón75.




  1. Dentro del expediente judicial también consta la declaración de Alberto Hernández de la Cruz, Sargento Primero Conductor, rendida el 5 de febrero de 2010 ante el Agente del Ministerio Público Militar quien indicó que el Coronel Elfego Luján Ruiz, quien ejercía el mando superior del 35 Batallón, realizó actividades ilegales y que tuvo conocimiento que “en el poblado de Benito Juárez levantaron a una mujer inválida y a un hombre, los cuales fueron sacados de su domicilio por personal que portaba uniforme con camuflaje de desierto y de selva, lo que provocó que el 35 Batallón de Infantería y el 20 regimiento de caballería motorizada de Ciudad Juárez fueran intervenidos por el Comandante de la guarnición militar de Palomas Chihuahua, para indagar el paradero de los citados civiles”76.




  1. De conformidad con el Agente del Ministerio Público de la Federación de las constancias de autos dentro de la investigación contra Elfego José Lujan Ruiz se desprende que Nitza Paola Alvarado Espinoza presentaba una parálisis de lado izquierdo de su cuerpo (hemiplejia), circunstancia que coincide con el señalamiento del Sargento Primero Alberto Hernández de la Cruz, en su declaración del cinco de febrero de dos mil diez, al referirse a una persona que describió como “una mujer inválida”77.




  1. En la misma declaración el Sargento Primero Conductor Alberto Hernández de la Cruz refirió que el 13 de enero del 2010 fueron a supervisar al personal del Centro de Adiestramiento de Combate Individual Regional (CACIR), que se encuentra ubicado en Parral, Chihuahua y al día siguiente los mencionados comandantes fueron citados a una reunión con personal de la Comisión Nacional de Derechos Humanos en el Cuartel General de la 5/a zona Militar aproximadamente a las doce horas78. Sobre lo sucedido durante el viaje de regreso al Batallón, la declaración indica:

mientras viajaban de regreso al batallón el coronel Lujan Ruiz recibió una llamada telefónica en uno de los cuatro teléfonos celulares que el portaba, escuchando que lo alertaban sobre la presencia del Comandante de la Guarnición de Palomas, percatándome que el Coronel Luján Ruiz con notoria preocupación preguntó ‘y que sabes de la basura que les ordené que sacaran, ya la tiraron?’ Escuchando que le decían que sí, desconociendo a que se refería con esa pregunta, pero me llamó mucho la atención, recordando que en el teléfono celular que recibió la llamada solo recibía llamadas de los oficiales más cercanos, encontrándose entre estos el capitán Altamirano Mendoza, Tenientes Díaz Pineda, Munguía Condado, Bonifacio Juárez y Martínez Montiel79.




  1. Consta en el expediente judicial que con posterioridad dicho testigo se retractó de tal testimonio, no obstante el Agente del Ministerio Público Federal estimó que “debe desestimarse la pretendida retractación del conductor precitado porque no está fortalecida con ningún medio de prueba, además resulta contradictoria con las circunstancias que introduce en su primer declaración y, fundamentalmente, porque la declaración primaria adquiere un valor preponderante cuando es rendida con cercanía a los hechos, de manera libre y espontánea y desprovista de elementos que afecten su veracidad80.




  1. Por su parte, consta la declaración testimonial ante el Ministerio Público Militar de Damaris Baglietto Hernández, quien se desempeñaba como Subdelegada de Procedimientos Penales en el momento de los hechos, rendida el 12 de marzo de 2010 ante el Agente del Ministerio Público Militar, quien indicó que se enteró de la desaparición de José Ángel Alvarado Herrera, Nitza Paola Alvarado Espinoza y Rocío Irene Alvarado Reyes el 31 de diciembre de 2009 en virtud de que recibió una llamada del Agente del Ministerio Público de la Federación en Nuevo Casas Grandes, Ramón Iván Sotomayor Siller, quien le llamó por teléfono entre tres y cinco de la tarde, y le comentó que “había recibido una llamada de la Licenciada Argene Blázquez, quien le había preguntado por tres detenidos, pero que él le había dicho que no tenía un detenido, y le contestó que ‘entonces en el transcurso del día los soldados te van a poner a disposición tres detenidos’, que quería que cuando tuviera a esos detenidos a su disposición se iba a presentar un comandante de la Policía Federal de apellido Meza, que le echara la mano, que le prestara a los detenidos o que le diera chance de ver a los detenidos ya que ese comandante Meza traía una investigación con esas personas relacionada con la desaparición de dos o tres policías federales (…)”81.

  2. El contenido central de esta declaración fue reiterado por Damaris Baglietto en su testimonio ante la CNDH en los siguientes términos:

el día 30 de diciembre de 2009, recibió la llamada telefónica de SP3, quien le informó que le llevarían a tres detenidos a los cuales pretendía entrevistar AR5, comandante de la Policía Federal, quien tiene a su cargo una investigación por la muerte de dos o tres elementos de su corporación, ocurrida en el mes de noviembre del año citado en Buenaventura, por lo que le pidió le otorgara las facilidades para esos efectos, a lo que SP2 respondió que no se había puesto a su disposición a ninguna persona, y como respuesta SP3 le dijo que “en el transcurso del día los soldados se los pondrán a disposición”82.




  1. Coincidente con ello resulta la declaración testimonial del propio Ramón Iván Sotomayor Siller, Agente del Ministerio Público de la Federación en Nuevo Casas Grandes, quien indicó que el 30 de diciembre de 2009 sostuvo una llamada telefónica con Argene Blázquez, entonces encargada de Política Criminal adscrita a la Delegación Estatal de Chihuahua, quien le indicó que en el transcurso del día iría un Comandante de la Policía Federal de apellido “Meza” para interrogar a tres personas que él tenía a su disposición en esos momentos, manifestándole que no tenía a nadie detenido ni a los tres que mencionó ni a ningún otro, y menos puesto a disposición, indicándole Argene Blázquez que en el transcurso del día los soldados le pondrían a disposición a estas personas83.




  1. En la misma declaración el Agente Sotomayor indicó que a las 10:00 p.m del mismo 30 de diciembre de 2009, arribaron a las instalaciones de la agencia del Ministerio Público Federal, tres personas vestidas de civil, portando armas AR15, quienes no se identificaron, salvo uno de ellos, quien dijo ser el Comandante Meza, y quien pidió al Agente Sotomayor que le prestara a los detenidos José Ángel Alvarado Herrera, Nitza Paola Alvarado Espinoza y Rocío Irene Alvarado Reyes que tenía a su disposición, a lo que le respondió que no tenía a ninguna persona detenida ni puesta a disposición por lo que no podía apoyarlos, ante lo cual le pidió que si podía hablar a la guarnición militar para preguntar a los soldados cuando los iban a poner a disposición, diciéndole que no podía hacer nada hasta que no se los pusieran a disposición84.




  1. También coincidiendo con lo declarado por Damaris Baglietto Hernández y Ramón Iván Sotomayor Siller, Argene Blázquez Morales señaló que recibió una llamada de alguien que se identificó como Comandante de la Policía Federal quien le indicó que tenía conocimiento de la detención de tres personas por la Policía Federal y que las personas detenidas tenían relación con la desaparición de unos agentes de su corporación y que ella le indicó que acudiera con el Ministerio Público y que le hablaría a la Subdelegada de dicha zona. Detalló que le llamó por teléfono celular o radio a Damaris Baglietto y le indicaron que se encontraba de vacaciones por lo que no quiso molestarla con algo tan sencillo, razón por la cual se comunicó con el Ministerio Público de Nuevo Casas Grandes y le hizo del conocimiento el contenido de la llamada, pero no les indicó como deberían actuar85.




  1. Desde el momento de la desaparición hasta la fecha de aprobación del presente informe, se desconoce el paradero de Nitza Paola Alvarado Espinoza, Rocío Irene Alvarado Reyes y José Ángel Alvarado Herrera. La única información dentro del expediente se relaciona con una supuesta llamada telefónica de Nitza Paola Alvarado Espinoza el 3 de febrero de 2010.




  1. Al respecto, el 12 de febrero de 2010 María de Jesús Alvarado declaró que “[...] el día tres de febrero del presente año se recibió una llamada a la casa de la señora Ramona que vive en Benito Juárez la llamada se hizo como a las cinco y media de la tarde al teléfono que se recibió es el 636-69-80-101 esta llamada la respondió Juana Bustamante en eso que contestó escuchó una voz de una persona del sexo femenino y se identificó como Nitza Paola Alvarado Espinoza mi hermana le dijo que la sacara de ahí no sé dónde estoy también me comento juanita que se escuchó otra voz de un sujeto de sexo masculino con tono chilango y que dijo ”Puta madre esta vieja ya hablo“ en ese momento colgaron”86.




  1. Como se describirá en la sección siguiente, en el marco de las investigaciones internas no existe información que indique que las autoridades llevaron a cabo una investigación diligente y oportuna sobre esta llamada y, por lo tanto, la misma no dio luces sobre el paradero ni de Nitza Paola Alvarado Espinoza ni de José Ángel Alvarado Herrera y Rocío Irene Alvarado Reyes.



1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   13


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal