Informe de investigacióN: El rol de las mujeres en la cultura chipaya



Descargar 332.01 Kb.
Página1/18
Fecha de conversión14.04.2018
Tamaño332.01 Kb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   18

INFORME DE INVESTIGACIÓN:

El rol de las mujeres en la cultura chipaya





Institución: GVC – CEBEM



Proyecto: “Qnas Soñi (Hombres del agua): CHIPAYA, entre tradición y tecnología, hacia un municipio resiliente”. Financiado por la Unión Europea.
Investigadora: Daniela Ricco

La Paz, julio de 2016


Índice


INFORME DE INVESTIGACIÓN: 1

El rol de las mujeres en la cultura chipaya 1

Institución: GVC – CEBEM 1

1. Introducción 2

2. Metodología 4

2.1. Características de la investigación 7

3. Marco histórico 8

3.1. Los urus a principios de la colonia 8

3.2. Tiempo de servidumbre 10

3.3. La agricultura como eje central 12

3.4. Crecimiento demográfico y la cuatripartición 13

3.5. Religión 15

3.6. La disputa entre los adeptos a la religión tradicional y los protestantes 16

4. Población en la actualidad 18

4.1. Organización Política 20

4.2. Migración 24

4.2.1. Migración y género 25

4.2.2. Migración e identidad 27

4.3. El civismo chipaya 28

4.3.1. La escuela 28

4.3.2. El cuartel 30

5. Género 31

5.1. División de trabajo por género 32

5.2. Ser mujer 33

5.3. Partos 35

5.4. Violencia de género 38

5.5. Matrimonio 40

5.6. “Algunos exageran” 43

5.7. La interpretación dualista 45

6. Conclusiones 47

ANEXOS 48

Anexo 1 49

49

51

Anexo 2 52

52

Anexo 3 52

Cuadro elaborado por: Mickaël Brohan, Jean-Pierre Goulard, Gilles Rivière & Pablo Sendón, 2016. Anexo 4 53

Anexo 5 54

Bibliografía 57


1. Introducción

Este documento, es el resultado de una consultoría impulsada por el GVC y CEBEM, la misma que se enmarcó en las actividades del proyecto: “Qnas Soñi (hombres de agua). Chipaya entre tradición y tecnología, hacia un municipio resilente” llevado a cabo por ambas instituciones y financiado por la Unión Europea.


En el diseño inicial de la investigación, a grandes rasgos se pretendió conocer el rol de las mujeres1 en la cultura chipaya2, para evaluar las posibilidades de incorporarlas de manera activa en los proyectos llevados a cabo en su territorio, en particular en el proyecto de turismo. Por una parte, esta inquietud surge porque la mayoría de los investigadores e instituciones en el área rural (iglesia católica, iglesias evangélicas y ONGs) centran su trabajo en el mundo masculino. El proyecto “Qnas Soñi” tuvo la sensibilidad de notar un desequilibrio en la participación de las mujeres; es asi que, se da pie a una investigación sobre género, que implica también entender la cultura chipaya en la actualidad.
A partir de la revisión bibliográfica de la vasta cantidad de obras sobre el pueblo chipaya, se notó una evidente ideología androcéntrica en las investigaciones antropológicas. La mayoría de los investigadores que llegaron al lugar eran hombres y les era difícil entrar en el mundo femenino; por tanto las descripciones en relación a la vida de las mujeres son parcas o están relacionadas a explicaciones más generales sobre el mundo de los hombres, que ha sido y aún es entendido como la cultura en sí, como la representación de toda la sociedad.
En Bolivia, desde varias instituciones (e incluso desde el Estado), se ha entendido género como un sinónimo de mujer. Llama la atención que cuando se trata de investigaciones cuyos informantes son hombres, éstas suelen referirse a temas de la sociedad en general. Mientras que cuando se incluye género, se especifica que se trata de una temática femenina o que la investigación incluye a mujeres. En el caso del pueblo chipaya, existen varias investigaciones con distintos grados de seriedad y solidez. Incluso las etnografías más completas (entre ellas, las realizadas por Nathan Wachtel) se basan en informantes hombres y no mencionan en absoluto las relaciones de poder con las mujeres.
Consideramos que son varias las razones por las que no existen investigaciones que visibilicen las relaciones de género entre los chipayas. Una de estás puede deberse a que frente a las preguntas de extraños, los hombres responden con más diligencia que las mujeres, las mujeres son en general bastante más “tímidas”. Este factor ha podido ser restrictivo en el trabajo con mujeres y llevar a los investigadores a centrarse en las actividades de los hombres por ser este su punto de referencia.
En relación a este aspecto, hay que mencionar que la mayor parte de los investigadores sociales que llegaron a Chipaya han sido hombres. El hecho de acercarse a habar con mujeres o entablar relaciones cercanas de amistad podría despertar cierta susceptibilidad de los hombres del lugar. Por tanto, no es raro que los investigadores hayan preferido mantenerse al margen o por lo menos tener relaciones mediamente distantes con las mujeres. El hecho de que la mayoría de los investigadores hayan sido hombres, afecta tanto la recogida de datos como la interpretación de los mismos.
Sin embargo, más allá de la condición de hombre o mujer de los investigadores, afectó los ojos con los que se miraban las sociedades y los temas que se priorizaron en los estudios antropológicos. En el caso del pueblo Chipaya, las actividades de los hombres han sido consideradas más importantes para entender el sistema de organización social, cultural y económico; lo que se presentaba como un sistema total que incluye hombres y mujeres, pero en la práctica excluye la participación del mundo femenino o por lo menos no lo incluye de manera directa.
Por otro lado, esta ha podido ser una de las razones por las que se ha tendido a idealizar el mundo andino, ya que los lentes que se han puesto para mirarlo no han contemplado las relaciones de poder entre hombres y mujeres, que frecuentemente desembocan en una subordinación de lo femenino. Más bien se ha visto esta relación como opuestos complementarios, y se ha resumido al ya conocido “chachawarmi3”. De cualquier modo, el sexo de quien investiga no debe considerarse crucial en la construcción de la investigación, sino más bien el enfoque que se le da a ésta.
El documento está dividido en tres áreas centrales. Una primera parte, da cuenta de la manera en la que se ha realizado la investigación, sus alcances, sus limitaciones y los motivos por los que se ha llevado a cabo. Un segundo acápite trata de mostrar quiénes son los chipayas, cuál ha sido su situación antes y durante la colonia española y en la época republicana y su relación con la sociedad nacional y en el mundo rural andino hasta la actualidad; además de la manera en la que se han adaptado a los cambios sociales y medio ambientales. Con ello, se pretende generar un acercamiento para entender cómo se ha organizado su sociedad de la manera que la conocemos hoy en día. También se exploran las creencias tradicionales chipayas y el choque con la introducción masiva de iglesias protestantes.
Un tercer acápite indaga aspectos centrales en la sociedad chipaya actual, entre ellos la migración a Chile y la importancia de instituciones nacionales como la escuela y el cuartel que implica una manera de ser “ciudadanos” y un relacionamiento con la sociedad nacional, pero a su vez marcan una diferenciación entre hombres y mujeres.

Hay que destacar que a lo largo del capítulo, se ha intentando hacer un análisis de todos los componente en relación a la situación de las mujeres chipayas.


Por ultimo, un cuarto capítulo se centra en la situación de las mujeres chipayas y las relaciones de poder entre hombres y mujeres. Hay que destacar que durante el trabajo de campo cuando se intentaba abordar las actividades de las mujeres salía de manera recurrente el tema de la violencia de género. Por este motivo, si bien el acápite aborda la división de trabajo por género, la maternidad, la escolaridad, entre otros factores, tiene un peso significativo en el tema de violencia.

  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   18


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal