Informe final ambiental calarcá Cajamarca Conexión con Armenia



Descargar 2.6 Mb.
Página10/39
Fecha de conversión14.01.2019
Tamaño2.6 Mb.
1   ...   6   7   8   9   10   11   12   13   ...   39

6.7ESTRUCTURACIÓN DE COSTOS


Los costos presentados corresponden a precios del mercado, año 2013, ajustados con la experiencia del Estructurador, para proyectos de infraestructura vial. Teniendo como referencia que esta etapa es de Estructuración, los costos presentados son aproximados; por lo que el Futuro Concesionario, tiene la obligación de actualizarlos a nivel de detalle, al año en que se pretenda realizar la construcción de las obras.

El Futuro Concesionario, deberá tener en cuenta que entre la presentación de este informe y el inicio de las obras, de manera probable podrán ser expedidas nuevas normas, razón por la cual deberá incluir los costos que resulten como costos adicionales por nuevos estudios, o estudios y/o acciones complementarias.


6.7.1Costos de Consultoría Ambiental


Para el caso de las obras de “Rehabilitación y Mantenimiento de la vía existente por el Alto de La Línea entre los portales del túnel de La Línea”, sector que hace parte de la Ruta 40-03, codificada por el INVIAS en la red vial nacional, se presenta el estimativo de los costos para realizar el ajuste al PAGA “Plan de Adaptación de las Guías Ambientales”, de conformidad con los lineamientos contenidos en la Guía de Manejo Ambiental de Proyectos de Infraestructura “Subsector Vial” del Instituto Nacional de Vías.

Para la segunda calzada de la Conexión con Armenia, los costos presentados corresponden a precios del mercado, año 2013, ajustados con la experiencia del Estructurador, para proyectos de infraestructura vial. Teniendo como referencia que esta etapa es de Estructuración, los costos presentados son aproximados; por lo que el Futuro Concesionario, tiene la obligación de actualizarlos a nivel de detalle, al año en que se pretenda realizar la construcción de las obras.

El Futuro Concesionario, deberá tener en cuenta que entre la presentación de este informe y el inicio de las obras, de manera probable podrán ser expedidas nuevas normas, razón por la cual deberá incluir los costos que resulten como costos adicionales por nuevos estudios, o estudios y/o acciones complementarias.

6.7.2Costos de Evaluación y Seguimiento Ambiental


Se presentan los costos estimados en los cuales el Futuro Concesionario debe incurrir ante las Autoridades Ambientales Locales “CRQ” y “CORTOLIMA”, por los seguimientos que estas realicen al Proyecto.

Para el caso de la Conexión con Armenia, se presenta el estimativo de los costos para realizar el Estudio de Impacto Ambiental que permita el trámite de modificación de la Licencia Ambiental existente.


6.7.3Medidas de Manejo Ambiental


Se presentan los costos estimados en los cuales el Futuro Concesionario deber incurrir por la implementación de las medidas de manejo ambiental establecidas en los Estudios de Impacto y aprobadas por la Autoridad Ambiental.

7CARACTERIZACIÓN DEL ÁREA DE INFLUENCIA

7.1ÁREA DE INFLUENCIA DEL PROYECTO


El área de influencia del proyecto corresponde al área del corredor vial, las zonas de zodmes, las cabeceras municipales y centros poblados que comunica la vía. Con base en aspectos tales como, la importancia de la vía (1 orden), la conectividad y las áreas protegidas propias del corredor, se podría tener un área representativamente extensa. No obstante, por tratarse de la ejecución de una obra que se ejecutará sobre áreas ya intervenidas, siendo entonces el área de influencia del proyecto circunscrita al corredor vial y los centros poblados conectados por esta vía, junto con los predios donde se lleguen a conformar los zodmes.

7.2COMPONENTE FÍSICO


La caracterización del medio abiótico del área de estudio, se realizó mediante la información de los Esquemas de Ordenamiento Territorial de los municipios de Calarcá y Cajamarca, las imágenes Lidar, el recorrido de campo y el estudio geotécnico y geológico del Estructurador Integral (2013).

7.2.1GEOLOGÍA


La geología del tramo se encuentra ubicada en Cordillera Central, formada por neises y anfibolitas precámbricas y metasedimentos posiblemente del paleozoico temprano. Por su naturaleza metamórfica, se encuentra compuesta por esquistos grafitosos, esquistos sericíticos y cuarcitas del paleozoico, intensamente falladas y plegadas e intruida por pequeños cuerpos de composición andesítica y dacítica. Todas estas litologías son cubiertas por materiales piroclásticos de espesor variable, que suavizan y enmascaran el relieve, principalmente en las cimas de las montañas.

En los valles de los ríos Bermellón, Anaime y Santo Domingo, y otras corrientes menores se encuentran depósitos no consolidados y heterogéneos de material aluvial y fluviovolcánicos compactos.

La Cordillera Central está limitada tectónicamente, por el sistema de fracturas de Romeral y en su pie oriental, por fallas transcurrentes en el sector septentrional y fallas inversas de ángulo alto en el meridional.

7.2.2ESTRATIGRAFÍA


Nelson (1962) engloba todo el conjunto de rocas metamórficas de la Cordillera Central entre Ibagué y Armenia dentro del Grupo Cajamarca. Este Grupo lo limita al oeste mediante una falla en el flanco occidental de la cordillera Central, que lo pone en contacto con rocas del Grupo Diabásico, su límite oriental también es una falla que lo separa del Batolito de Ibagué.

Litológicamente se distinguen los siguientes materiales: esquistos verdes, anfibolitas, esquistos grafíticos, filitas cuarzosas, esquistos cuarzosos gnéisicos, diabasas y calizas cristalinas. Los esquistos verdes están formados en gran parte por homblenda, clorita, epídota y albita.

Los afloramientos de este complejo muestran que estas dos unidades se presentan en diferente relación, es decir: sectores con presencia de uno de los dos cuerpos independientemente, pero en otros sectores, se aprecia una inter-estratifícación de los mismos.

El Complejo Cajamarca expone un metamorfismo de grado regional bajo y acción dinámica posterior que genera replegamiento y fracturamiento; en la fábrica de la roca se observa el registro de eventos tectónicos que se ven traducidos en la presencia de pliegues menores (de escala macroscópica a microscópica). Algunos plegamientos ocasionalmente encontrados son de tipo recumbente o ptigmático.

En la FIGURA 7 -1 se muestra el relieve presente en el corredor.

FIGURA 7 1 RELIEVE DE LA ZONA DE ESTUDIO





FUENTE: GOOGLE MAPS, 2012.

7.2.3LITOLOGÍA


Las rocas observadas se han agrupado en cristalinas, magmáticas y depósitos recientes (Ver FIGURA 7 -2). Cada uno de estos materiales se describe a continuación.

Complejo Metamórfico de la Cordillera Central

Compuesto por rocas cristalinas que constituyen el macizo de la Cordillera Central, las cuales están íntimamente relacionadas como resultado de los procesos orogénicos que la originaron.



  • Granito de Ibagué (Gi)

Se trata de un granitoide con textura hipidiomórfica holocristalina equigranular (con tamaños desde finos a medios). La composición mineralógica también tiene variaciones en contenido de cuarzo, feldespato potásico, plagioclasas y melanocratos (anfíbol y biotita). En varios afloramientos observados a lo largo de la vía existente y en algunos carreteables, la roca expone una ligera lineación en sus componentes, lo que sugiere un origen migmatítico y/o efectos cataclásticos.

La meteorización a que ha sido sometida esta roca puede tener unos 20 m de espesor. El perfil de meteorización registra los seis horizontes típicos, con un horizonte de suelo residual (Horizonte 6) bastante grueso (aproximadamente 5 a 6 m) seguidos por roca alta a moderadamente meteorizada (Horizontes 5 y 4, equivalentes a un saprolito) de unos 5 a 7 m de espesor y el resto compuesto por una variación transicional hasta roca fresca (Horizontes 3 a 1).



  • Neis y Anfibolita ()

Esta litología aflora a manera de una faja de terreno ubicada entre la Falla de Ibagué y la Falla de Pericos, las cuales seguramente establecen el contacto entre el Granito de Ibagué y rocas de menor grado de metamorfismo (esquistos principalmente) y probablemente fueron la causa del mayor grado de metamorfismo en que se encuentran.

Son principalmente neises anfibólicos y anfibolitas, con delgadas variaciones locales a mármoles y neises cuarzosos, de textura granoblástica, equigranular en tamaños gruesos a medios. Sus minerales principales son hornblenda (verde) y plagioclasa con en general poco cuarzo; sus minerales secundarios son epidota y calcita. Esta asociación parece responder a un origen mixto (rocas sedimentarias arcillosas/calcáreas y diabasas), lo mismo que los esquistos de que se trata más adelante y de los cuales parecen diferenciarse por su grado de metamorfismo. La disposición de los minerales produce una serie de láminas, que le dan a la roca una apariencia desde ligeramente esquistosa hasta con un bandeado de tipo néisico.

Con respecto a su grado de meteorización, parece menor que el descrito para el granito, pero por lo menos en parte, esto puede deberse al mayor gradiente topográfico de las laderas de roca muy fracturada por tectonismo reciente, es decir, que la velocidad de la erosión no ha permitido que la roca disponga del tiempo suficiente para sufrir un avanzado estado de meteorización.


  • Esquistos Verdes y Grafíticos (ev)

Esta potente secuencia de rocas de bajo metamorfismo ha sido denominada como Grupo Cajamarca y se han considerado el núcleo cristalino de la Cordillera Central. Están representados básicamente por una alternancia de esquistos grafíticos, esquistos verdes, esquistos cuarcíticos y localmente cuarcitas. La vía actual los cruza desde la quebrada Pericos hasta Calarcá y se extienden hacia el norte y el sur por varios cientos de kilómetros.

Los esquistos verdes (prasinitas) se distinguen por su color verdoso, esquistosidad notable, en algunos casos masiva. Están compuestos de una combinación mineralógica de hornblenda (ocasionalmente fibrosa, variedad actinolita), clorita, epidota y albita en diferentes proporciones. A veces varían localmente a filitas calcáreas, lo cual puede corresponder a variaciones de la roca original. La asociación mineralógica de estas rocas permite suponer que su origen sea el metamorfismo de rocas volcánicas básicas y en menor proporción de sedimentos calcáreos.

Los esquistos grises corresponden principalmente a rocas finamente esquistosas cuya composición mineralógica incluye cantidades variables de cuarzo finogranular, grafito interlaminado que le da el color característico a la roca, y en menor grado sericita y escamas de clorita.

Es frecuente reconocer variaciones tanto composicionales como texturales entre los esquistos verdes y los esquistos grises, con presencia de rocas tales como filita y esquistos cuarzosos, y ocasionalmente anfibolitas.

Estas diferenciaciones, producidas principalmente por el diferente grado de metamorfismo, pueden ser extensibles a la presencia ocasional de metareniscas, metacherts y diabasas.

La meteorización observada en estas rocas es muy variable, debido a su composición, a la cobertura de piroclastos, al grado de cataclasis, y al neotectonismo de la Cordillera Central.



  • Rocas Hipoabisales de la Caldera Volcánica de Cajamarca

Inmediatamente al W de la falla de Perico y hasta el borde o inicio del farallón de La Línea, el patrón de drenaje es centrípeto anular. Simultáneamente, en esta región puede apreciarse, dentro de la secuencia metamórfica antes descrita, una serie de manifestaciones de cuerpos ígneos (conos volcánicos, chonolitos y apófisis) y rocas efusivas, cuya composición mineralógica es más o menos uniforme, así petrográficamente sean distintas. Esta disposición sugiere que toda el área corresponde a una amplia caldera volcánica, dentro de la cual el volcán Machín se ubica en la parte central.

En el ascenso hacia La Línea, frente a la confluencia de la quebrada Cristales y el río Bermellón, Nelson (1962) menciona la presencia de rocas extrusivas, representadas por dacita hornbléndica gris azulada, textura porfirítica y fenocristales hasta de 1 cm en matriz finogranular.



  • Pórfidos Andesíticos de la Línea

En el descenso hacia Calarcá, se encuentra un afloramiento constituido por pórfido andesítico, cuya matriz tiene textura pumácea gris.

Estas rocas se prolongan lateralmente a manera de una cresta topográfica, conformando una superficie o ladera rectilínea extensa, hacia el fondo del drenaje de la quebrada Urita. Por lo anterior, es de suponer que estas rocas también corresponden a la cristalización de fluidos lávicos, provenientes de un foco volcánico no muy lejano, tal vez el localizado un kilómetro al norte, en el fondo del valle del Río Navarco, del cual sólo queda un vestigio del tapón rocoso correspondiente. Tanto por composición mineralógica como por su ubicación geográfica, estas rocas pueden corresponder al mismo evento de la caldera volcánica de Cajamarca, antes descrita.



  • Depósitos recientes: Anemopiroclastos

Dentro de esta clasificación se incluyen las acumulaciones de material volcánico tipo ceniza (tamaño arena), lapilli (tamaño fino) y localmente bombas volcánicas. Estos materiales son los remanentes de una muy reciente y activa manifestación volcánica en la cordillera.

Actualmente cubren de manera general toda la región, con mayor desarrollo y espesor hacia la cima de los filos topográficos, y en particular de la cordillera central.

La cobertura de este material abarca la mayoría de las laderas, con excepción de aquellas que exponen (u originalmente exponían) morfología escarpada en el momento de su depositación. El espesor promedio de estos materiales sobre las vertientes de los valles de los ríos Bermellón y Coello puede ser de hasta unos 3 m, mientras en las crestas topográficas donde se han resguardado puede ser de unos 20 m o más.

Adicionalmente, como durante la actividad volcánica y la acumulación de estos materiales continuaron los procesos sub-aéreos montanos, tanto por erosión hídrica como por desprendimientos masivos, los materiales volcánicos fueron transpuestos hacia los fondos de los canales fluviales, los cuales a su vez dieron lugar a su redistribución a lo largo de sus cauces y zonas de inundación.

De esta manera, seguramente se dio origen a una serie de remanentes "aterrazados" de cenizas híbridas (precipitadas y retrabajadas), que se reconocen a diferentes alturas a lo largo del drenaje natural. De hecho, la "terraza" morfológica donde está asentada la población de Cajamarca coincide con este tipo de depósito.


  • Depósitos Recientes: Lahares (Avq y Avi)

En ambos flancos de la cordillera, en aquellos sitios donde están ubicadas las ciudades de Armenia (al W) e Ibagué (al E), se exponen dos abanicos de deyección, aterrazados: el primero hacia el valle del río Cauca y el segundo hacia el valle del Río Magdalena. Estas acumulaciones son recientes y se han conformado como consecuencia del acentuado volcanismo y de la intensa inestabilidad tectónica andina en tiempos recientes.

Están compuestas por la intercalación e imbricación de detritos y piroclastos de diferentes tamaños, hasta constituir una serie de lechos de conglomerados, aglomerados, gravas, arena gruesa y limo. La consistencia y cohesión de estos materiales varía desde algunos niveles que han logrado una cementación de sus partículas, hasta otros de friables a prácticamente sueltos. Dentro de estos depósitos se observan fragmentos líticos de esquistos verdes, esquistos grafíticos y rocas volcánicas, principalmente de pórfido andesítico.

La fracción fina (tamaños arena y limo), seguramente corresponde en gran parte al aporte de ceniza y lapilli emitidos por la acción volcánica directamente, o por la transposición sufrida en un segundo episodio.


  • Depósitos Recientes: Aluviones y Coluviones

Dentro de esta denominación se agrupan los detritos que actualmente están en proceso de traslación y/o transposición por procesos geomórficos activos.

Los aluviones se ubican dentro de los cauces y lechos de inundación o crecientes de caudales. Se trata principalmente de materiales líticos que han sido aportados lateralmente hacia los canales hídricos. Son bloques redondeados a subredondeados, en algunos casos incorporados dentro de una matriz areno-limosa. Los principales aluviones se han identificado a lo largo de los ríos Bermellón y Coello en el flanco oriental de la cordillera, y del Río Quindío al occidente.

Las acumulaciones coluviales están relacionadas a la transposición local de los materiales desprendidos desde las laderas que se ubican hacia la porción superior de las vertientes. En la región de interés están relacionados al desprendimiento de los suelos de origen piroclástico y de los macizos de roca meteorizada y/o fracturada.

Dada la alta pendiente topográfica y la precipitación pluvial de la región, la erosión y la acumulación temporal de estos materiales no ocurre en volúmenes importantes. La mayoría de los depósitos de esta naturaleza que se han observado, corresponden a masas de materiales asociados a antiguos movimientos en masa. Dentro de estos últimos, el de mayor incidencia corresponde al registrado en el sitio observado en la margen derecha de la quebrada Curalito.

En algunos casos es difícil identificar y/o trazar contactos entre estos suelos coluviales y una roca muy fracturada, ya que estas últimas también contribuyen a la formación de suelos intramontanos.
FIGURA 7 2 MAPA GEOLÓGICO DEL ÁREA DE ESTUDIO



FUENTE: MAPA GEOLÓGICO DE COLOMBIA-INGEOMINAS, 2007

7.2.4TECTÓNICA


Los efectos tectónicos más relevantes del área han sido causados por la acción de una serie de fallas direccionales y al abombamiento que ha producido la reciente actividad volcánica.

Fallas Direccionales

Dentro de esta categoría se han incluido una serie de alineaciones geomorfológicas que expresan trazos rectilíneos regionales y constituyen límites entre macizos rocosos contrastantes. Además afectan con diaclasamiento muy junto hasta degradación total de las masas rocosas adyacentes. Más que tratar de describir cada uno de ellos, se ha preferido aquí agruparlos en las tres zonas de influencia cataclástica que más afectan la región.



  • Zona de Influencia de la Falla de Ibagué - Cocora

Corresponde a la zona de influencia de una falla tectónica de rumbo NE, a lo largo de la cual se reconoce el truncamiento y desplazamiento sinistro-lateral del borde oriental de la cordillera al sur de la ciudad de Ibagué.

Constituye el alineamiento de una serie de canales hídricos hasta de segundo orden y su prolongación en el Río Cocora. Este alineamiento interrumpe el patrón de drenaje que se observa a cada lado del trazo indicado.

Desde la localidad del Boquerón, hasta la localidad de Coello y su prolongación en el valle del Río Cocora, los afloramientos rocosos, expuestos en los taludes de la vía, muestran una masa rocosa bastante tectonizada, afectada por diaclasamiento junto a muy junto. También es frecuente la presencia de planos y estrías de fricción, y espejos de falla entre las principales estructuras cataclásticas.

En el descenso entre el Boquerón y la localidad de Coello se encuentran dos canteras, de donde se obtienen materiales principalmente de recebo, y en que la masa rocosa está muy triturada debido al efecto tectónico prevalente en toda la zona de influencia de la falla.

El ancho de la zona de influencia del material fracturado y triturado puede ser de hasta de unos 700 metros.

Hacia las cimas de la vertiente que limitan la cuenca hidrográfica que compromete el descenso desde Boquerón se hace más notoria la presencia de material meteorizado, el cual está comprometido con la citada fracturación. Allí, se hace bastante frecuente el desarrollo de la erosión hídrica concentrada y rasgos de algunos movimientos en masa.



  • Zona de Influencia de la Falla de Pericos

Corresponde realmente a un corredor de dirección SW-NE de unos 2 a 3 Km de ancho, identificable en las fotografías aéreas, que marca el contacto entre las unidades litológicas del Granito de Ibagué (Gi), y la secuencia de rocas metamórficas de bajo grado (esquistos). Los afloramientos que se observan en la carretera entre las quebradas Cañadas y La Salada, muestran una secuencia petrográfica desordenada muy diaclasada y meteorizada, con rocas de alto metamorfismo seguramente dinámico, que incluye, además de afloramientos del granitoide con diques aplíticos y pegmatoides (con plagioclasa y microclina), esquistos verdes con serpentina y talco, producto del metamorfismo de rocas básicas o ultrabásicas, esquistos grises grafíticos y/o anfibólicos, frecuentemente micáceos, neises anfibólicos y mármoles producto del metamorfismo de arcillas calcáreas, etc. La orientación de la foliación de los esquistos, que en parte es reflejo de la orientación de los sedimentos en que se derivan, confirma ese desorden, aunque el metamorfismo a que han sido sometidos, es obviamente otra de las causas de estas variaciones.

Esta secuencia se ha agrupado como una unidad litológica diferente y ha sido denominada Neis y Anfibolita (). La geometría de la faja indicada es variable y denota ensanches y adelgazamientos irregulares, en algunos casos ocasionados por la presencia de algunas fallas transversales, y de menor entidad.



  • Zona de Influencia de la Falla de Romeral

Corresponde a una importante fractura regional cuyo trazo se ha identificado desde la costa Caribe hasta Guayaquil (Ecuador). El ancho de la faja de roca afectada por cataclasis es de por lo menos 15 Km en los diferentes sitios donde ha sido estudiada en la Cordillera Central.

En el área de estudio, la zona de influencia de esta falla se extiende por lo menos desde la cima de la cordillera hasta Calarcá. Es difícil precisar hasta dónde se extiende su límite de influencia al occidente, pues parece confundirse con la zona de influencia del sistema de fallas de Armenia, subparalelo al de Romeral y fuera del área de estudio. El sistema de Armenia evidentemente ha afectado sedimentos recientes. En la cartografía aquí presentada, el límite entre los dos sistemas debe considerarse tentativo y se ha trazado a lo largo del borde occidental de la Cordillera.

Los efectos de la falla de Romeral sobre la litología original van desde fajas con severa trituración (brechamiento y milonitización) hasta lograr una parcial o total recristalización para conformar filonitas propiamente. Es frecuente encontrar localmente algunos bloques sanos de tamaño considerable dentro de la zona de cataclasis, una especie de grandes escamas no alteradas que forman parte de la zona de influencia de la falla.


  • Abombamiento de la Cámara Magmática de Machín

Al norte del municipio de Cajamarca se encuentra un curioso e interesante vestigio de volcán activo conocido con el nombre de Volcán de Machín.

Adicionalmente, al resaltar el drenaje natural, se aprecia que a pesar que el volcán de Machín no se ubica en el centro, se mantiene a nivel regional la disposición anular y centrífuga del drenaje. El área que abarca esta disposición geomorfológica tiene por lo menos unos 14 kilómetros de diámetro, e incluyen otros cuerpos hipoabisales registrados en la región. Los cuerpos ígneos hipoabisales exponen una serie de características petrográficas que indican ambientes de cristalización subaéreas (lavas) y otros hipoabisales (pórfidos).

Todas las características antes citadas permiten establecer y visualizar la presencia de una amplia zona que corresponde a una caldera volcánica con distribución petrográfica y elementos estructurales y morfológicos típicos. La exposición de esta geoforma ha sido resaltada por la erosión y denudación a que ha sido sometida la cordillera y probablemente a una persistente acción intrusiva, característica de una cámara magmática. Una caldera volcánica de este tipo sugiere la generación de esfuerzos verticales, los cuales provocan una distribución de cargas distensivas en el macizo rocoso comprometido.

7.2.5GEOMORFOLOGÍA


El corredor de influencia cruza transversalmente la Cordillera Central. El tramo sobre el flanco oriental coincide con el valle de los ríos Bermellón-Coello. El flanco occidental queda emplazado entre los ríos Navarco y Santo Domingo, hasta la localidad de Calarcá, para luego cruzar el Río Quindío y ubicarse en la ciudad de Armenia.

A nivel general, la Cordillera Central registra su paso más bajo en la localidad de La Línea. Hacia el sur su morfometría es la de una cima de geometría longilínea y dirección NNE, mientras que hacia el norte se modifica ligeramente hasta lograr dirección N. A esta escala general, el truncamiento y contraste topográfico es notorio. Inmediatamente al norte, la Cordillera presenta un aumento altitudinal correspondiente a la presencia del sistema volcánico del Parque de Los Nevados.

El alineamiento que limita estos dos segmentos de la cordillera parece mostrar un rumbo NW. A lo largo de dicho alineamiento se encuentran emplazados los principales valles hidrográficos que drenan esta porción de la cordillera, ya mencionados.

A lo largo del corredor vial, es evidente la presencia de cuatro áreas con estilos característicos con respecto a su estilo estructural/tectónico y los materiales rocosos predominantes. Estas áreas son las siguientes:



  • Borde Oriental Ibagué - Pericos

Está constituido básicamente por el Granito de Ibagué y limitado al W por la Falla Pericos. El patrón de drenaje dominante es rectangular, con terminaciones dendríticas. Los canales hídricos principales han desarrollado valles angostos y profundos, en ocasiones alineados según los elementos tectónicos dominantes.

La profunda meteorización que ha sufrido la roca, ha facilitado su profunda disección y la creación de cimas moderadamente redondeadas, con frecuentes desarrollos de erosión hídrica remontante.

A manera general y regional, las cimas topográficas parecen corresponder a residuos de una antigua superficie sobre la cual se desarrolló una profunda alteración meteórica. Hoy en día se encuentra levantada, razón por la cual la erosión ha profundizado con las características antes descritas.


  • Valles de los ríos Coello y Bermellón

Corresponde a las corrientes fluviales de 4° y 5° orden, que han conformado valles intra-cordilleranos de gran magnitud. Presentan laderas rectilíneas extensas, con gradientes topográficos bastante altos.

Solo local, y principalmente hacia el tercio más bajo de sus vertientes, se han registrado algunas laderas coluviales o recepturas de la denudación de las fracciones superiores. Las más importantes corresponden a las acumulaciones, hoy aterrazadas, de los volcano-detritos descritos anteriormente.

Es interesante mencionar que la geometría de las vertientes definitivamente obedece a un rápido levantamiento orogénico y por lo tanto a un permanente hundimiento del nivel base de estas corrientes, que eventualmente desembocan en el Río Magdalena.

En las cimas de las partes topográficas más altas se reconocen remanentes de las acumulaciones de cenizas volcánicas recientes. Es esta condición, adicional a la meteorización que afecta a la misma masa rocosa, la que favorece el desarrollo de zanjones y cárcavas de erosión severa tan frecuentes en toda esta área.

Alguna cantidad de sedimentos acumulados temporalmente se identificaron en el fondo del valle del Río Coello y de algunas quebradas que drenan la zona de influencia directa del volcán de Machín, al norte de Cajamarca. Corresponden a detritos aportados por la actividad volcánica y por los macizos rocosos fracturados. Estos canales fluviales se establecen como conductos de evacuación de una gran cantidad de sólidos.

La mayoría de los procesos denudatorios están relacionados a una moderada cubierta de roca meteorizada, relajada y localmente tectonizada.



  • Flanco Oriental

Este costado de la Cordillera es más angosto, y por lo tanto presenta un mayor gradiente topográfico. El patrón del drenaje es de tipo longilíneo subparalelo en la parte alta y ligeramente rectangular hacia la parte baja o borde de la cordillera. Es frecuente la presencia de trazos, rasgos o de evidencias de erosión hídrica concentrada en casi todas las corrientes de 1° y 2° orden.

Las laderas rectilíneas no ofrecen orientación preferencial, lo que indica que en este caso coinciden con la disminución en la integración de canales en la parte alta. La intensa acción erosiva que manifiestan estos canales hídricos se reconoce por la presencia de amplias y extensas acumulaciones aluviales y de deyección en su empalme con el borde de la cordillera, para establecer los terrenos bajos del Quindío y del valle del Río Cauca.

Al integrar las apreciaciones anteriores con los elementos tectónicos y petrográficos de esta región, se entiende mejor la gran sensibilidad a la denudación por erosión hídrica y de movimientos de masa que ha ocurrido en este flanco de la cordillera.


  • Abanico de Deyección del Quindío

Como consecuencia del cambio de gradiente topográfico entre la Cordillera propiamente dicha y el valle del Río Cauca, se ha producido en entrampamiento de sedimentos volcano-aluviales de alta energía mediante la conformación de un extenso abanico o cono de deyección. Además, es importante mencionar que otro elemento que influyó en la conformación de este cuerpo morfológico ha sido el tectonismo, aún activo.

A diferencia del cono de deyección de Ibagué, que se encuentra confinado entre dos bloques rocosos y está constituido por un depósito principal al cual han ido coalesciendo otro menores, en el abanico de deyección del Quindío se aprecia una serie de conos “truncados” e incompletos longitudinalmente, así como no se observan sus fuentes o foco de origen. Esto indica que de manera simultánea al aporte de sólidos líticos como consecuencia del levantamiento y erosión de la Cordillera, se produjo una serie de desgarres e inestabilidades en este borde de la Cordillera.


7.2.6RIESGOS NATURALES


  • Amenazas por remoción en masa

Los procesos de erosión actúan sobre los diferentes modelados y unidades de roca, donde se presentan diferencias en el ámbito climático entre la cima y la vertiente oriental de la Cordillera Central.

Los relieves montañosos existentes en la zona de estudio presentan alta susceptibilidad a los procesos erosivos, teniendo como principal influencia la precipitación, las tipologías de rocas, los procesos de alteración y la cobertura vegetal. Las rocas compuestas principalmente por esquistos - en su mayoría se localizan en las zonas más húmedas donde fácilmente son meteorizadas, dando como resultado espesos niveles de alteritas que son susceptibles a la remoción ya sea por saturación de suelos y aumento de su plasticidad o por generación de sismos, factores que se aúnan a las altas pendientes.

Los materiales piroclásticos que recubren principalmente las cimas y cuchillas montañosas se disponen en capas espesas constituidas principalmente por tobas y lapilli. Las tobas presentan moderada compactación, moderada plasticidad y permeabilidad, los depósitos de lapilli presentan principalmente matriz arenolimosa, permeabilidad alta y baja compactación. Estas condiciones permiten que estos materiales en sectores de cortes de vías y caminos sean fácilmente erosionables y cuando se disponen sobre laderas de alta pendiente, se deslicen o fluyan lentamente por saturación de los depósitos y aumento de la plasticidad.

Los sectores más inestables se localizan en todo el escarpe que rodea al casco urbano hacia los ríos Anaime y Bermellón donde se involucran los depósitos fluviovolcánicos y de lodo (Qfl), situación que se agrava si se tiene en cuenta la alta pendiente que se presenta y contribuye aún más a los fenómenos de inestabilidad.

En diferentes tramos a lo largo de la carretera Cajamarca - La Línea, donde hay conformación de taludes verticales a subverticales, se observan espesores considerables de alteritas, depósitos volcánicos y piroclásticos que generalmente en los periodos invernales provocan pequeños deslizamientos que causan traumatismo vial.

En la FIGURA 7 -3 se muestra deslizamientos en la carretera.

FIGURA 7 3 CIERRE DEL MUNICIPIO DE CAJAMARCA Y A ESCASOS METROS DE LLEGAR AL ALTO DE LA LÍNEA



FUENTE: EL TIEMPO


  • Amenaza volcánica

En el área de estudio se considera como elemento de amenaza volcánica el volcán Machín (Ver FIGURA 7 -44), en cuanto a lo que hace referencia a flujos de lodo (lahares) y caídas de Piroclastos. De esta manera puede generar varios productos:

  • Caída de Piroclastos: Material arrojado a la atmósfera de tamaños variables. Pueden alcanzar grandes distancias sobre todo las partículas más finas.

  • Flujos de lava: Roca fundida incandescente que se extiende desde el punto central de emisión. Alcanza cortas distancias.

  • Flujo de Piroclastos: Masa seca e incandescente que es expelida con gran violencia a lo largo de las paredes de un volcán. Recorren distancias relativamente cortas, vecina a la base de la estructura volcánica.

  • Flujos de Lodo: Son generados a partir de la fusión de la masa glaciar alrededor de un volcán, lo cual genera un volumen considerable de agua que incorpora a su paso diferentes materiales, depositándose con violencia sobre las zonas bajas. Se canalizan a lo largo de los drenajes que nacen en las laderas de los volcanes.

Sobre la amenaza de flujos piroclásticos refiere INGEOMINAS, 1993:

"También existiría amenaza por flujos piroclásticos provocados por el colapso de la columna eruptiva, que por algunos kilómetros avanzarían en sentido contrario a las corrientes de los ríos Bermellón y Anaime, y dependiendo de la velocidad de salida, alcanzarían a sobrepasar las actuales barreras topográficas y depositaría el material en el área del casco urbano; es decir, se repetiría el proceso evidenciado en los depósitos piroclásticos actuales".

FIGURA 7 4 AMENAZA POTENCIAL DEL VOLCÁN CERRO MACHÍN



FUENTE: INGEOMINAS, 2002


  • Amenaza sísmica

Como una consecuencia natural de la ubicación geográfica y geológica, el corredor presenta una alta amenaza a la presencia de eventos sísmicos y que sumado a las condiciones altas de vulnerabilidad (de tipo físico, institucional etc.), permiten catalogar en su conjunto como una zona de riesgo sísmico alto (Ver FIGURA 7 -55).

FIGURA 7 5 FALLAS GEOLÓGICAS





FUENTE: CRQ

  • Amenaza por inundaciones

Los ríos y quebradas presentes en el área pertenecen a los sistemas de montaña, dándoles el carácter de ríos torrenciales, por tal motivo el nivel de riesgo es bajo.

Los productos generados por crecientes generalmente son flujos de lodos y de escombros que pueden causar daños en las zonas vecinas a sus riberas.

El río Bermellón en el sector del casco urbano, (Vía Cajamarca - Toche), se caracteriza por presentar un valle estrecho, en el cual se distinguen terrazas aluviales con diferencia de nivel de hasta 4 metros por encima del cauce actual, los cuales evidencian sus crecidas históricas. Aunque no representa mayor amenaza para los pobladores de la terraza de Cajamarca, si lo puede representar para algunas viviendas e infraestructura situadas sobre las mismas.

7.2.7HIDROLOGÍA


  • Río Santo Domingo

La cuenca del río Santo Domingo, representa gran importancia para toda la zona urbana y gran parte de la zona rural del municipio de Calarcá, en el área de estudio, solo tiene influencia al inicio del corredor de Calarcá-Cajamarca entre PR 62+000 al PR 67+000.

La cuenca del río Santo Domingo ocupa un área de 155,14 Km2. Se encuentra compuesta por 23 microcuencas reconocidas cartográficamente (Ver TABLA 7 -12). El río Santo Domingo presenta caudales promedios entre 1800 L/seg en Invierno a 800 L/seg en Verano, con una captación para el municipio de Calarcá de 120 L/seg (EOT Calarcá).


TABLA 7 12 MICROCUENCAS DEL RÍO SANTO DOMINGO

Microcuencas del río Santo Domingo

Quebrada Buenos Aires

Quebrada El Naranjal

Quebrada El Campanario

Quebrada La Bonita

Quebrada Pinares

Quebrada El Cofre

Quebrada Uritá

Quebrada La Picota

Quebrada La Cabaña

Quebrada Quebradanegra

Quebrada Monteloro

Quebrada La Virginia

Quebrada Planadas

Quebrada La Sonadora

Quebrada San Antonio

Quebrada Las Marías

Quebrada La Gata

Quebrada La Venada

Quebrada El Oso

Quebrada Los Patos

Quebrada San Rafael

Quebrada La Pitala

Quebrada El Salado

 

FUENTE: GRUPO CONSULTOR LAND GROUP, 2013

  • Río Navarco

La microcuenca del río Navarco corre paralelo al tramo vial de área de estudio entre los PR 71+000 al PR 76+000 en el municipio de Salento, presenta un caudal medio de 2.42 m³/s. Entre sus usos se caracteriza la extracción de material de arrastre. La principal importancia ambiental del río Navarco, es que se localiza dentro el Distrito de Manejo Integrado de la Cuenca Alta del Río Quindío.

  • Río Bermellón

La cuenca del rio Bermellón es uno de los más importantes, en el área de estudio (Ver TABLA 7 -13 ), debido a que corre paralelo al tramo vial entre los PR 87+000 al PR 105+000 llegando al casco urbano del municipio de Cajamarca y uniéndose al rio Anaime.

Nace al Occidente de Cajamarca en la Cordillera Central, a los 3200 m.s.n.m. hace su recorrido de occidente a oriente. Recibe el tributo por la margen derecha de las Quebradas Cristales, La Julia, el Violín, Perales y La Estrella y por la margen izquierda el de las Quebradas La Guala, Chorros Blancos y El Espejo. Cuando ya se ha unido con el Anaime recibe las de San Antonio, San Rafael, El Tigre y La Cerrajosa y continúa conservando su nombre. Una vez recogido en su caudal todo el volumen de aguas que riegan el municipio de Cajamarca, cambia de nombre y se le conoce entonces como el río Coello a los 1700 m.s.n.m.


TABLA 7 13 CUENCA DEL RÍO BERMELLÓN

VEREDAS

SUBCUENCA

MICROCUENCA

Cristales - La Paloma, El Diamante, La Luisa, Los Alpes, Altamira, Rincón - Placer, El Espejo, Tunjos Altos, Tunjos Bajos, La Playa, Cajamarquita, El Tostado, La Esperanza, San Lorenzo Alto (50%), San Lorenzo Bajo (70%), El Brasil, Bolivia, El Cedral, La Cerrajosa

Q. Las Guacas
Q. Cristales
Q. Bolívar
Q. Perales
Q. del Violín
Q. Las Marías
Q. La Julia
Q. La Estrella
Q. La Guala
Q. Cajones
Q. Chorros blancos

Q. San Cayetano Q. El limbo Q. La Soledad
Q. La Arenosa

FUENTE: ESQUEMA DE ORDENAMIENTO TERRITORIAL, MUNICIPIO DE CAJAMARCA

  • Río Anaime

Nace en la Cordillera Central entre los llamados Valles de Chilí, frente al límite con el municipio de Pijao y hace su recorrido de sur-occidente al Nor-Oriente; su caudal se forma por la confluencia de las quebradas Potosí y Las Marías, luego recibe las aguas de la Quebrada la Cucuana y de numerosos caños y quebradas siendo las más importantes las quebradas La Marquesa y Carrizales y finalmente desemboca en el río Bermellón en el costado oriental de la meseta de Cajamarca. En su recorrido desciende formando el Cañón que lleva su mismo nombre.
1   ...   6   7   8   9   10   11   12   13   ...   39


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal