Informe final



Descargar 0.54 Mb.
Página8/19
Fecha de conversión01.07.2017
Tamaño0.54 Mb.
1   ...   4   5   6   7   8   9   10   11   ...   19

ANEXO II

CONSEJO PERMANENTE DE LA OEA/Ser.G

ORGANIZACIÓN DE LOS ESTADOS AMERICANOS CP/CAJP/INF-38/07

12 febrero 2007

COMISIÓN DE ASUNTOS JURÍDICOS Y POLÍTICOS Original: textual

PRESENTACIONES Y CONTRIBUCIONES EN LA

SESIÓN ESPECIAL SOBRE LA IMPLEMENTACIÓN DEL

PROGRAMA INTERAMERICANO PARA LA PROMOCIÓN Y PROTECCIÓN DE LOS DERECHOS HUMANOS DE LOS MIGRANTES, INCLUIDOS LOS TRABAJADORES MIGRATORIOS Y SUS FAMILIAS

[AG/RES. 2224 (XXXVI-O/06)]
Washington, D.C.

Salón Libertador Simón Bolívar

13 de febrero de 2007

PRESENTATIONS AND CONTRIBUTIONS FROM THE SPECIAL SESSION ON THE IMPLEMENTATION FOR THE INTERAMERICAN PROGRAM ABOUT PROMOTION AND PROTECTION OF HUMAN RIGHTS FROM MIGRANTS, INCLUDED MIGRANTS WORKERS AND THEIR FAMILIES

[AG/RES. 2224 (XXXXVI-06)]
Washington D.C.

Room Libertador Simón Bolívar

February 13th, 2007

Presentaciones y Contribuciones en la

Sesión Especial sobre la Implementación del

Programa Interamericano para la Promoción y Protección de los Derechos Humanos de los Migrantes, incluidos los Trabajadores Migratorios y sus Familias

[AG/RES. 2224 (XXXVI-O/06)]
Washington, D.C.

Salón Libertador Simón Bolívar



13 de febrero de 2007

John M. Wilson – Oficina de Derecho Internacional




Conclusiones y Recomendaciones:

Primera Sesión Especial sobre el Programa Interamericano para la Promoción y Protección de los Derechos Humanos de los Migrantes, Incluyendo los Trabajadores Migrantes y sus Familias
El presente documento describe los antecedentes del Programa Interamericano para la Promoción y Protección de los Derechos Humanos de los Migrantes, Incluyendo los Trabajadores Migrantes y sus Familias, así como a las Conclusiones y Recomendaciones, tanto generales como específicas, a las que se llegaron durante la primer sesión especial sobre el Programa Interamericano, realizada el 16 de marzo de 2006.
Antecedentes:
El Programa Interamericano abarca la intersección que existe entre los derechos humanos y los derecho laborales de los migrantes. En este contexto, el Programa intenta diseñar prácticas y actividades que apoyen a estas poblaciones vulnerables al hacer valer estos dos tipos de derechos frente a actores privados y gubernamentales.
La promoción y protección de los derechos humanos de los migrantes ha sido una constante preocupación del proceso de las Cumbres de las Américas, donde, desde la Primera Cumbre se comprometió a garantizar la protección de los derechos humanos de todos los trabajadores migrantes y de sus familias. Estos objetivos para la materialización de estos derechos surgieron durante la Segunda y Tercera Cumbres, en donde los Jefes de Estado y de Gobierno encomendaron la creación, dentro del marco de la OEA, de un Programa Interamericano para la Promoción y Protección de los Derechos Humanos de los Migrantes, incluyendo los Trabajadores Migrantes y sus Familias.
En el plan de acción de la tercera cumbre se estableció que dicho Programa se elaboraría tomando en cuenta las actividades de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, un documento de instrumento vinculante preparado por la CIDH, y apoyando la labor encomendada al Relator Especial sobre Trabajadores Migrantes de la CIDH y de la Relatora Especial para las Migraciones de las Naciones Unidas.
En la Cumbre Extraordinaria de Monterrey se destacó la importancia de la cooperación entre los países de origen, tránsito y destino para asegurar la plena protección de los derechos humanos de todos los migrantes y en la Cuarta Cumbre de las Américas se reafirmó el compromiso adquirido de fomentar el apoyo al Programa Interamericano para la Promoción y Protección de los Derechos Humanos de los Migrantes. Así mismo, reiteraron la importancia de la plena implementación de la Convención Internacional sobre la Protección de los Derechos Humanos de todos los Trabajadores Migrantes y de sus Familias e instaron a incrementar la cooperación y el diálogo interamericano en materia migratoria.
La Asamblea General de la Organización de los Estados Americanos por medio de sus resoluciones AG/RES. 1928 (XXXIII-O/03) y AG/RES. 2027 (XXXIV-O/04) encomendó al Consejo Permanente la elaboración del Programa Interamericano partiendo del proyecto presentado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, así como otras propuestas de los Estados Miembros, los organismos especializados y otras entidades. A estos efectos, se creo un Grupo de Trabajo de la Comisión de Asuntos Jurídicos y Políticos para examinar las propuestas de la CIDH y otras presentadas por los estados y elaborar el texto del Programa Interamericano.
Durante las labores del Grupo de Trabajo, los Estados Miembros concluyeron que los instrumentos y convenciones existentes sobre el tema de migración eran suficientes y que las labores de la OEA en materia de protección de los derechos humanos de los trabajadores migrantes serían mejor servidas por medio de la creación de un Programa “viviente” conformado, no de disposiciones jurídicas difíciles de consensuar, sino de actividades concretas y mejores prácticas que darían a los actores estatales y privados una guía, en primer lugar, de conductas avocadas a asegurar la protección y cumplimiento de los derechos humanos y laborales de los migrantes, y, en segundo lugar, de actividades específicas en las cuales se emplearían dichas mejores prácticas.
Habiendo recibido consenso en la elaboración de un Programa conformado de mejores prácticas y actividades a los estados, a los órganos, organismos y entidades de la OEA, a organizaciones internacionales, y a la sociedad civil, los estados miembros incluyeron un capítulo sobre el seguimiento del Programa para asegurar efectivamente que este sea un documento “viviente” y adaptable – un instrumento en constante evolución, cambiando de manera tal que no quede en letra muerta o desuso, tanto en las actividades que este encomienda a las distintas entidades de la OEA, sino también a los estados.
La Asamblea General, una vez concluida la elaboración del Programa, aprobó la resolución AG/RES. 2141 (XXXV-O/05) en su trigésimo quinto período ordinario de sesiones en junio de 2005, y como primer tarea respectiva a las acciones de seguimiento del Programa, encomendó al Consejo Permanente que convocara Sesiones Especiales anuales de la Comisión de Asuntos Jurídicos y Políticos, con la participación de expertos gubernamentales, representantes de los órganos, organismos y entidades del sistema interamericano, de otras organizaciones internacionales y de la sociedad civil, con el propósito de poder intercambiar mejores prácticas y actividades llevadas a cabo durante el pasado año en apoyo del Programa, así como nuevas propuestas que puedan incorporarse al mismo. En efecto, la sesión del día de hoy viene directamente de este mandato y como actividad constante para asegurar la constante evaluación y evolución del Programa Interamericano.
Asimismo, como segunda tarea de seguimiento, el Programa encargó al Secretario General la elaboración de un Plan de Trabajo para asegurar el cumplimiento y evolución de las más de 33 actividades específicas y mejores practicas que este encomienda a los distintos órganos, organismos y entidades de la OEA. Sobre este particular, ya hemos visto la presentación del Plan de Trabajo del día de hoy, contenido en el documento CP/CAJP-2456/07, que organiza y calendariza dichas actividades.

Objetivos del Programa:
Esta iniciativa de crear un Programa para la Promoción y Protección de los Derechos Humanos de las Personas Migrantes obedece la inquietud de los Estados de la región por tomar medidas concretas para garantizar la protección y el bienestar de las personas migrantes. Con el objetivo de contribuir a mejorar la situación de estas personas, el programa concentra en algunos de los puntos donde la vulnerabilidad de estas personas es más extrema. Entre éstos es posible mencionar los siguientes: garantías judiciales y protección judicial; discriminación, racismo y xenofobia; libertad personal y derechos laborales. A través de la indicación de actividades específicas destinadas a las autoridades pertinentes, miembros de la sociedad civil y personas migrantes, el programa aspira a fomentar mejores prácticas que repercutan de manera concreta en garantizar la protección y el bienestar de esta población.
Los objetivos principales del Programa Interamericano elaborado en este proceso son la promoción y la protección de los derechos humanos de los migrantes mediante el desarrollo de acciones de cooperación y mejores prácticas, mediante la integración de acciones concretas en las labores de los órganos, organismos, y entidades de la OEA, y mediante la vinculación de estas actividades con los avances en los Estados Miembros, organizaciones multilaterales y de la sociedad civil.


    El Programa también establece una serie de objetivos específicos para la protección de los derechos humanos de los migrantes. Estos abarcan desde el intercambio de mejores prácticas y cooperación entre países de origen, tránsito y destino, hasta la atención a las necesidades especiales de grupos vulnerables de migrantes (tales como niños y niñas, mujeres, indígenas, etc.).

En su texto, el Programa encomienda 33 actividades específicas destinadas a la protección de los derechos humanos de migrantes en las diversas áreas de la Secretaría General de la OEA. Entre otras, éstas incluyen el estudio y difusión la legislación migratorias nacionales, el intercambio de información y asistencia técnica en materia de derechos humanos con órganos estatales y funcionarios públicos, el desarrollo de programas dirigidos a proteger las mujeres y niños migrantes, el estudio de la participación política de los migrantes, y el intercambio de mejores prácticas entre los distintos actores de este Programa.


Asimismo, el Programa encomienda casi 70 actividades a los Estados Miembros y otros Actores del Programa. Estas incluyen firmar, ratificar o adherir a los instrumentos universales e interamericanos de derechos humanos y derechos de los migrantes, revisar su legislación para que sea congruente con la obligación de respetar los derechos humanos de los migrantes, capacitar a sus funcionarios públicos que desempeñan funciones relacionadas con la migración sobre el marco jurídico migratorio y la protección de los derechos humanos de los migrantes, etc.
Seguimiento del Programa:
El Programa establece el seguimiento de su implementación por medio de un informe anual de las diferentes áreas de la Secretaría General y los Estados Miembros ante la CAJP sobre las acciones del Programa que han cumplido en el transcurso de cada año. Estos informes han sido incorporados al Plan de Trabajo del Secretario General, mencionado anteriormente, y calendarizadas conforme dicho Plan para el año próximo.
Por otro lado, el Programa requiere de una Sesión Especial anual para intercambiar mejores prácticas, información y nuevas propuestas que puedan incorporarse al mismo. A dichos efectos, la Comisión de Asuntos Jurídicos y Políticos llevo acabo una Sesión Especial el 16 de marzo de 2006, para intercambiar mejores prácticas, información y nuevas propuestas a incorporarse al Programa y que puedan producir recomendaciones sobre el tema de migrantes que se eleven a las Cumbres de las Américas.
De esta primer Sesión Especial destacaron las siguientes Conclusiones y Recomendaciones.
Conclusiones Generales:


  • En primer lugar se concluyó resaltar la preocupación de los estados miembros respecto la protección de los derechos humanos de los migrantes, y se destaco el compromiso total y contundente por parte de todos los estados miembros, y Órganos, Organismos y Entidades de la OEA, para con el Programa Interamericano para la Protección de los Derechos Humanos de los Trabajadores Migrantes y Sus Familias.




  • Se concluyó agradecer los avances importantes y las actividades que han adelantado las diferentes entidades de la OEA sobre los temas relacionados con los Derechos Humanos de los Migrantes.




  • Se recomendó examinar la necesidad de separar la implementación de leyes migratorias de la implementación de la leyes laborales, asegurando que aquellas no impidan la aplicación de las protecciones de los trabajadores.




  • Se recomendó examinar, y en su caso reiterar, los principios internacionales de los Derechos Humanos que prohíben la discriminación en base al status de inmigrante, resaltando que si bien los Estados tienen el derecho de decidir en que condiciones admiten la entrada en su territorio a un extranjero, una vez que un trabajador se incorpora a una relación laboral en el mismo, el trabajador adquiere derechos que deben ser respetados y garantizados sin importar su situación de migración.




  • De concluyó además que los movimientos migratorios en América, al igual que a lo largo y ancho de la historia de la humanidad, se pueden entender en su totalidad solamente entendiendo que la migración esta en la naturaleza misma de las personas. Por lo tanto, es necesario que la Organización de los Estados Americanos y sus Estados Miembros dediquen especial énfasis respecto las condiciones de los trabajadores migrantes, destacando su calidad humana y des-enfatizando su calidad migratoria, resaltando así que la OEA no solo no puede permanecer indiferente a este fenómeno y a la protección de los derechos humanos de los migrantes, sino que es que debe jugar un papel de liderazgo en dichos esfuerzos.


Conclusiones Específicas:


  • Se recomendó buscar maneras de reducir el costo de la remesas, incluyendo la posibilidad de seguir el ejemplo de Colombia y otros países en la eliminación de impuestos sobre las remesas, y reducción de costos de envío, administrativos y de intermediación.




  • Se recomendó buscar maneras de capacitar a los funcionarios públicos en materia de migrantes. 




  • Se recomendó investigar la forma de asegurar de que los migrantes tengan acceso a la educación en un ambiente libre de discriminación y se concluyó que la educación es derecho de todo niño y niña sin importar su condición migratoria o su idioma natal.




  • Se recomendó buscar maneras de difundir información sobre los medios legales para la migración y los peligros relacionados con el tráfico ilícito de migrantes y la trata de personas.




  • Se concluyó apoyar los foros regionales y subregionales que tratan el tema de migración, tales como la Conferencia Sudamericana de Migración, la Conferencia Regional de Migración (o Proceso Puebla), la OCAM.




  • Se recomendó destacar la importancia de la reinserción de migrantes a su retorno al país de origen por medio de programas de capacitación y la creación de oportunidades económicas y laborales en los países de origen.




  • Se recomendó la capacitación a los funcionarios de frontera y migración para la identificación de migrantes y refugiados dentro de los flujos migratorios mixtos.




  • Se recomendó que la calidad migratoria de un trabajador nunca puede o debe ser un punto cuesti0nado en caso de una reclamación.




  • Se recomendó adelantar investigaciones sobre la migración femenina y su impacto en la estructura familiar, así como investigaciones sobre los aspectos de género en el mercado laboral y el control migratorio, así como la necesidad de desarrollar políticas dirigidas a proteger a las mujeres migrantes y sus familias.




  • Se recomendó la necesidad de incorporar al Programa de Migrantes dentro de la Conferencia Interamericana de Ministros de Trabajo, quienes consideran a los trabajadores migrantes como uno de los grupos que merecen especial atención dentro de sus actividades.




  • Se recomendó buscar manera de asegurar los derechos electorales de los migrantes, incluyendo su voto en el exterior, la sistematización de las experiencias de voto electrónico en las Américas y promover el fortalecimiento de los procesos de identificación y registro electoral de ciudadanos en el exterior.




  • Se recomendó buscar medidas para asegurar el derecho a la salud (de conformidad con el Protocolo de San Salvador, artículo 10 y el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, artículo 12), especialmente con derecho de los trabajadores migrantes al acceso a bienes, medicamentos esenciales, servicios y tecnologías en salud y a la seguridad e higiene en el trabajo.




  • Se recomendó continuar con la tarea de recopilar y difundir la legislación, políticas y requisitos migratorios de los Estados Miembros.




  • Se recomendó seguir recopilando y difundiendo la información sobre la implementación del Programa Interamericano, así como de la legislación y tramites migratorios, en la página de internet de la Oficina de Derecho Internacional del Departamento de Asuntos Jurídicos Internacionales.




  • Se recomendó buscar maneras de facilitar el acceso a la información pública por parte de los migrantes, tanto respecto los derechos y tramites de ciudadanía, como a sus derecho humanos y laborales.




  • Se recomendó buscar maneras de asegurar no mezclar condiciones laborales con condiciones migratorias para promover cooperación y protección de todos los trabajadores dentro del marco normativo de los países miembros.




  • Se recomendó buscar maneras de asegurar la no discriminación de trabajadores migrantes, especialmente con respecto a la seguridad e higiene en el trabajo, a un salario mínimo digno y legal, horas laborales conforme el marco normativo local y la compensación por horas extra, así como los derechos de salud, compensaciones por accidentes y el derecho a la libertad de asociación.




  • Se recomendó buscar maneras de asegurar que los migrantes tengan acceso a la justicia y protección en caso de ser victimas de crímenes y abusos de derechos humanos y asegurar de que trabajadores indocumentados no se vean imposibilitados de recurrir a oficiales y cuerpos de policías locales por temor de que estos actúen como agentes de migración federal.




  • Se recomendó que se incorpore dentro del Programa Interamericano la manera de evaluar las mejores practicas que muestren los estados en cumpliendo de los principios de equidad y de no discriminación midiendo su desempeño en las áreas importantes mencionados en este resumen.

En efecto, esta labor para la protección de los derechos humanos de los migrantes se visualiza como un triangulo viviente, donde los tres puntos del mismo -- (1) el Programa Interamericano, (2) las Sesiones Especiales de la CAJP, y (3) el Plan de Trabajo del Secretario General -- se retroalimentan en una constante evolución de actualización de, y seguimiento a, las actividades concretas destinada a los Estados Miembros, a los órganos organismos y entidades de la OEA, y demás actores del Programa Interamericano:

Programa Interamericano

Plan de Trabajo Sesiones Especiales

del Secretario General de la CAJP




Compartir con tus amigos:
1   ...   4   5   6   7   8   9   10   11   ...   19


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2019
enviar mensaje

    Página principal