Informe y entrevistas del viaje realizado en Noviembre del 2000 por Alfons Bech en nombre de la Comisión de ayuda a la reconstrucción de los sindicatos de los Balcanes, constituída por Pau I Solidaridat-cooo, Josep Comaposada-ugt



Descargar 115.05 Kb.
Página5/8
Fecha de conversión14.01.2019
Tamaño115.05 Kb.
1   2   3   4   5   6   7   8

La relación de Nezavisnost con los sindicatos de otros países balcánicos


Una cuestión clave es qué relación tiene Nezavisnost con el resto de sindicatos de los países con los que Serbia entró en guerra. Si el internacionalismo y la solidaridad son importantes, esto se mide concretamente ahí. Esta parte, la más importante de nuestro proyecto que consiste en ayudar a reconstruir los sindicatos de los Balcanes en una buena relación entre sí, no es sencilla.

De entrada debo decir que la mayoría de organizaciones sociales que entrevisté si bien eran más optimistas respecto a que ahora iban a fortalecerse las relaciones con bosnios, macedonios, incluso croatas, lo eran menos respecto a un rápido restablecimiento de relaciones entre kosovares y serbios. Por ejemplo el dirigente de Civic Iniciatives Miljenko Dereta expresaba su cansancio por intentar repetidamente establecer relaciones con los kosovares sin apenas resultados: “prefiero pasar a hacer otras cosas”.

En general, como es normal, todos atribuían sun poca relación con los kosovares a éstos últimos. El problema, según ellos, sería que los kosovares todo lo enfocaban desde el punto de vista de su independencia como pueblo. Por tanto habían boicoteado las elecciones, les era indiferente quién estaba en el poder en Serbia o, peor aún, hasta prefiririan a Milosevic porque así la bandera de un Kosovo independiente sería más creíble y necesaria ante los ojos de la comunidad internacional.

En estas observaciones y hasta reproches observé que la necesidad que expresan los kosovares de todas las tendencias de ser un país independiente, de tener una estructura de Estado, de poder tomar sus propias decisiones políticas o su propia defensa, no eran comprendidos por los serbios. Estos comprenden que quieran una mayor autonomía, una seguridad para que no se repitan situaciones similares hacia el futuro, pero no que quieran la independencia. Dentro de todo los sindicalistas eran quizás más abiertos en el sentido de decir que si los kosovares lo querían, entonces adelante, pero que lo mejor era primero fortalecer la democracia y los cambios en Serbia.

Sin embargo hay fuerzas que trabajan para el restablecimiento de las relaciones entre ambos pueblos tanto por razones humanas como económicas. Y estas fuerzas seguirán trabajando, incluso contracorriente. Días antes de mi estancia estuvo en Belgrado dando una conferencia el dirigente político albanokosovar Adem Demaci, el llamado “Mandela de los Balcanes” por los largos años que estuvo en cárceles serbias. Adem Demaci fue el portavoz político del UÇK hasta que decidieron firmar los acuerdos de Rambouillet, momento en que decidió abandonar su responsabilidad por no estar de acuerdo. Quien organizó su conferencia fue un rico hombre de negocios serbio de Pec, ciudad que se encuentra en Kosovo. Ese hombre quiere volver a restablecer buenas relaciones pues tiene importantes negocios en esa ciudad. La conferencia no convenció del todo a los serbios pues Demaci expresó muy claramente la necesidad de que Kosovo sea independiente para volver a tener buenas relaciones. Su punto de vista ha sido en general a favor de mantener una buena relación entre los diferentes pueblos balcánicos, pero a partir de relaciones de igualdad, entre Estados diferenciados. Incluso hubo quien creyó que tal defensa política de la independencia servía para justificar las persecuciones a los serbios, cosa que no es así. Pero, con todas las dificultades, esa conferencia y las entrevistas que tuvo Adem Demaci con medios de comunicación le han generado un respeto lo cual es mucho.

Los dirigentes de Nezavisnost, y en concreto su vicepresidente, Milan Nikolic, ha expresado siempre su disposición a reunirse con los sindicalistas albaneses de Kosovo. No sólo eso: ha ofrecido su ayuda a establecer contacto con los dirigentes de la rama del metal con los que ha mantenido siempre una buena relación. Por ello acordamos que, si continuaba la imposibilidad de comunicarnos con los dirigentes mineros albaneses de Mitrovica, Milan nos ayudaría a establecer contacto con los del metal. Por otra parte si bien la relación serbios-kosovares es aún la más difícil, existe ya una cierta relación entre sindicalistas de varios países balcánicos en las que Nezavisnost ha estado presente. Algunas de ellas se han celebrado en países del área como Macedonia o Montenegro, país este último donde se reunieron el pasado 29 de junio treinta y cinco sindicalistas y expertos de Serbia, Montenegro, Croacia, Macedonia, Hungría, Rumanía, Bulgaria, Turquía y Albania, entre otros sindicatos y organizaciones. Otras se han celebrado en Italia, Austria, Alemania. Dirigentes de la CES, IMF y la EMF han organizado visitas a Serbia y encuentros y Congresos en los que ha participado Nezavisnost, como organización sindical reconocida.

Seguir con la ayuda a la reconstrucción de los sindicatos en los Balcanes y su buena relación entre ellos

La conclusión de este informe es clara: es necesario continuar el proyecto inicial de ayudar la reconstrucción de los sindicatos de los Balcanes a la vez que favorecer su buena relación entre ellos. No sólo porque es una necesidad que se va abriendo camino a través de las dificultades, sino porque también ya existe un trabajo iniciado por nosotros y otros sindicalistas europeos y estamos todos trabajando con un núcleo de sindicalistas de los Balcanes que, por su historia, por sus posiciones actuales a favor del trabajo común, y por su influencia en la región, es decisivo para resolver la situación anterior.

Este viaje ha manifestado la necesidad de remodelar el proyecto para ajustarlo a la realidad. Sin embargo hay que mantener el mismo principio: “ayudar a la reconstrucción del tejido social y asociativo de cada país a través de los sindicatos en un clima que prepare la convivencia interétnica dentro de cada país, así como entre los diferentes países balcánicos, empezando por los de la ex Yugoslavia”.

Gracias a las experiencias vividas e intercambio de opiniones, de relaciones humanas tejidas a través de muchos meses y situaciones diferentes, que dan una confianza mutua, hoy conocemos la fuerza, las ideas y las personas de un sindicalismo obrero independiente que busca la relación con los sindicatos de Europa occidental y, también, una nueva relación con los sindicatos obreros de su zona.

Esta contribución particular a establecer esos puentes entre los sindicatos de los Balcanes es tan importante en la búsqueda de una paz auténtica a largo plazo como lo puedan ser los lazos políticos. Y además tiene la gran ventaja que se basa en la sociedad civil, que es la que puede sustituir realmente la ocupación militar permanente de la OTAN y la permamente “ayuda humanitaria” pues basa su éxito en los propios recursos y organización productiva de cada uno de esos países y la colaboración económica entre ellos y con los demás países más desarrollados, pero de forma autónoma y soberana.

Debemos dar ya una ayuda material. Forma parte de la relación. Milan Nikolic ha dirigido una carta en la que expresa sucinta pero claramente las necesidades más inmediatas. Y también debemos ayudar, a través de los primeros envíos de material, a ir tejiendo los lazos comunes con los sindicatos kosovares, así como bosnios, macedonios, croatas, y otros pueblos.

Mi informe termina con tres propuestas de ejes inmediatos:


  1. remodelar el proyecto para conseguir subvenciones de las instituciones

  2. continuar la relación organizando algunos viajes al año en los dos sentidos: aprovechando el envío de materiales hacia allí o charlas y contactos en los que se invite a venir representantes de los sindicatos de esos países

  3. colaborar con otros sindicatos y ONG europeas en proyectos comunes de carácter internacional con los sindicatos de los Balcanes

Informe realizado por Alfons Bech en representación de una comisión formada por los sindicatos y fundaciones de Cataluña de CCOO (Fundació Pau i Solidaritat), UGT (Fundació Josep Comaposada), CGT, y la ONG Balcans Ajuda Obrera

Diciembre de 2000




1   2   3   4   5   6   7   8


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal