Inglaterra iniciará ensayos de campo con semillas gm con Omega-3 28/04/2014



Descargar 7.49 Kb.
Fecha de conversión15.08.2018
Tamaño7.49 Kb.
Inglaterra iniciará ensayos de campo con semillas GM con Omega-3 28/04/2014
Estas semillas genéticamente modificadas (GM) fueron desarrolladas principalmente con el fin de hacer de la piscicultura una actividad más sostenible.

El permiso lo obtuvo un instituto de investigación y fue concedido por el Departamento británico de medio ambiente, alimentación y asuntos rurales –Defra-. 

 

El Departamento británico de medio ambiente, alimentación y asuntos rurales –Defra- le ha concedido al instituto agrícola Rothamsted Research de Inglaterra el permiso para realizar pruebas de campo con semillas genéticamente modificadas que tienen un mayor contenido de Omega-3, de parte del Defra. 



 

Científicos de ese instituto desarrollaron plantas genéticamente modificadas (GM) de Camelina sativa (también conocida como falso lino), utilizando genes de algas marinas, para aumentar la producción de los ácidos grasos omega-3.

 

El aceite de la camelina es muy adecuado para su uso como en cocina y tiene sabor y aroma a almendra. Puede llegar a ser más conocido y podría convertirse en el futuro en un importante alimento.



 

Los investigadores han logrado producir dos ácidos grasos Omega-3 esenciales normalmente obtenidos a partir de aceite de pescado, EPA y DHA, mediante la sustitución de las versiones sintéticas de hasta siete genes de algas marinas.

 

En estas semillas GM de Camelina sativa para producir hasta 12% de EPA y 14% DHA, muy similares a las cantidades que se encuentran en el aceite de pescado.



 

Los científicos consideran que estas plantas genéticamente modificadas o transgénicas, tienen la capacidad y el potencial de hacer el cultivo de peces (piscicultura) más sostenible, pues se reduciría la presión sobre las poblaciones de peces silvestres. 

 

Acerca de los ácidos grasos Omega-3

 

Los ácidos grasos Omega-3 se consideran grasas benéficas para el organismo, pues disminuyen el riesgo de enfermedades del corazón. 



 

Por lo general este tipo de grasas buenas se encuentran en pescados como la trucha, el salmón, las sardinas y el atún, así como en algunos mariscos y en las nueces. 



 

Dentro de sus beneficios se encuentran la disminución de los triglicéridos y el colesterol; el incremento de las transmisiones eléctricas del corazón, por lo que regulariza el ritmo cardíaco y previene enfermedades cardiovasculares; fluidifica la sangre y protege al cuerpo de ataques cardíacos, apoplejías, derrames cerebrales; entre otros. 



 


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal