Integrantes: maria elena aveiga zambrano juan javier diazgranados zurita



Descargar 28.38 Kb.
Fecha de conversión01.07.2017
Tamaño28.38 Kb.




MERCADO DE VALORES

FIDEICOMISO MERCANTIL Y TITULARIZACIÓN”



INTEGRANTES:

MARIA ELENA AVEIGA ZAMBRANO 

JUAN JAVIER DIAZGRANADOS ZURITA 

JHAIR VLADIMIR JIMENEZ ALDAZ

DIANA CATHERINE HERRERA VITERI 

SANDRA ELVIRA VALDEZ VERDEZOTO 

DR. ROBERTO VARGAS ROMERO

2012

FIDEICOMISO MERCANTIL: CONCEPTO Y BREVES ANTECEDENTES HISTÓRICOS

El maestro SERGIO RODRÍGUEZ AZUERO define al fideicomiso como el negocio jurídico en virtud del cual se transfieren una o más bienes a una persona, con el encargo de que los administre o enajene y con el producto de su actividad cumpla una finalidad establecida por el constituyente, en su favor o en beneficio de un tercero.

Carregal también lo define como “el contrato de fideicomiso o simplemente fideicomiso es aquel por el cual una persona recibe de otra un encargo respecto de un bien determinado cuya propiedad se le transfiere a un título de confianza para que al cumplimiento de un plazo o condición le dé el destino convenido”

El fideicomiso implica la transferencia de bienes o servicios de una persona a favor de otra para cumplir un fin determinado. Los activos entregados en fideicomiso dejan de pertenecer a la persona que lo crea y quedan afectados exclusivamente al fin al cual son destinados. El patrimonio transferido a un fideicomiso se independiza del titular y no puede ser alcanzado por los acreedores del creador llamado fideicomitente o del administrador llamado fiduciario, limitándose el riesgo al emprendimiento que se quiere desarrollar a través del fideicomiso, sin que exista contaminación del negocio por los sujetos intervinientes. El fideicomiso es un modo de disposición que “encadena” los bienes a un destino determinado en interés de personas distintas de aquélla que recibe la propiedad”



EL FIDEICOMISO EN EL ECUADOR

El FIDEICOMISO MERCANTIL es una especie del género llamado NEGOCIOS FUDICIARIOS, “es un contrato por el cual una o más personas llamadas constituyentes (o fideicomitentes) transfieren temporal e irrevocablemente la propiedad de bienes muebles o inmuebles, corporales o incorporales, que existen o se espera que existan, a un patrimonio autónomo, dotado de personalidad jurídica, para que una entidad fiduciaria lo administre y cumpla con las finalidades específicas instituidas en el contrato de constitución, bien sea a favor del propio constituyente o de un tercero llamado beneficiario”

La CONSTITUCIÓN del PATRIMONIO AUTÓNOMO es el principal efecto jurídico del contrato de fideicomiso mercantil, no es otra cosa que “el conjunto de derechos y obligaciones destinados a una finalidad específica. Este patrimonio tiene naturaleza individual y separada, es decir, que es distinto de los patrimonios del constituyente, del fiduciario, beneficiario y de terceros, entre estos, los demás fideicomisos mercantiles que son administrados por el fiduciario”

La ley establece que este patrimonio autónomo gozará de “personalidad jurídica”, y en su contrato de constitución se establecerán las instrucciones que debe cumplir el fiduciario, las obligaciones del constituyente y del beneficiario, el plazo de existencia del fideicomiso. Al formar un ente distinto de las personas que intervienen, los acreedores de los partícipes del negocio fiduciario no pueden recaer sobre los bienes del fideicomiso, conforme lo establece el mismo artículo 109 inciso iii de la Ley de Mercado de Valores.

Conforme lo prevé el artículo 109 inciso 4 de la Ley de Mercado de Valores, cada PATRIMONIO AUTÓNOMO o FIDEICOMISO MERCANTIL debe tener su propio NOMBRE O DENOMINACIÓN con el cual se lo identificará, este denominación irá en el CONTRATO CONSTITUTIVO, y este mismo nombre será el que permita la obtención del REGISTRO UNICO DE CONTRIBUYENTES como un “ente distinto”, que en materia tributaria es considerado SOCIEDAD.

PARTES QUE INTERVIENEN:

Las partes que intervienen son: CONSTITUYENTE O FIDEICOMITENTE “persona natural o jurídica, pública o privada o mixta, nacional o extranjera, o la entidad dotado de personalidad jurídica quien transfiere la propiedad de sus bienes o derechos para que los administre un fiduciario. Podría darse la posibilidad que un tercero distinto al constituyente se ADHIERA al fideicomiso, adhesión que deberá estar prevista en el contrato fiduciario, a quien se lo denominará CONSTITUYENTE ADHERENTE.



FIDUCIARIO: Es la persona jurídica autorizada para administrar negocios fiduciarios de acuerdo a las condiciones establecidas en el contrato de constitución. Actualmente solo pueden serlo las SOCIEDADES ANÓNIMAS ADMINISTRADORAS DE FONDOS Y

FIDEICOMISOS, y algunas entidades del sector público como la CORPORACION FINANCIERA NACIONAL. Es el fiduciario el que ejerce la representación legal del fideicomiso mercantil en todas sus actuaciones administrativas, extrajudiciales o judiciales.



BENEFICIARIOS: Personas naturales o jurídicas o entidades dotadas de personalidad jurídica designadas como tales por el constituyente en el contrato fiduciario o posteriormente si se hubiera previsto tal situación en el contrato. Es posible designar a una persona que se espera exista, así como que coexistan varios beneficiarios entre los cuales si el constituyente lo considera pueden establecerse grados de preeminencia e inclusive beneficiarios sustitutos. En caso de que el constituyente no determine el beneficiario en el contrato constitutivo o se haya determinado que lo será en acto posterior, será el propio constituyente. Jamás podrá ser el FIDUCIARIO, SUS ADMNISTRADORES, REPRESENTANTES LEGALES o EMPRESAS VINCULADAS.

TITULARIZACION

La titularización es el procedimiento mediante el cual una empresa puede transformar sus activos de diversa naturaleza, en valores comerciales o títulos valores, con el propósito de acudir a través de ellos al mercado de valores y obtener el financiamiento requerido para la ejecución de sus operaciones y proyectos, de una manera más ventajosa, a menor costo y a un mayor plazo.

Es el proceso por medio del cual se transformas ciertos activos ilíquidos o no negociables, en documentos negociables en los mercados financiero y bursátil. Se realiza mediante la agrupación o empaquetamiento de una serie de activos similares en un fondo y la emisión, con cargo a tales activos, de títulos a ser colocados y negociados en el mercado. Igualmente, se presenta mediante la transferencia a un patrimonio autónomo de uno o varios inmuebles o muebles para, con base en ellos emitir títulos negociables.

La finalidad es garantizar que los titulares de los derechos reciban una compensación por el dinero que pagaron al adquirirlos. En el proceso de titularización, el derecho real de dominio se encuentra en una sola persona, quien lo adquiere, sujeto a usarlo únicamente para transferir la riqueza que produce a los usufructuarios o beneficiarios reales, cobrando por ello una remuneración.



BIENES Y ACTIVOS OBJETOS DE TITULARIZACIÓN

Se titularizan aquellos activos que incorporan o están asociados a un derecho sobre un flujo de ingresos futuros. Podrán estructurarse procesos de titularización a partir de toda clase de derechos de créditos y de cobro, presentes o futuros, con o sin garantía real, siempre que generen un flujo predecible y periódico de rentas. Constituyen activos susceptibles de titularización los siguientes:

Valores representativos de deuda pública, Valores inscritos en el Registro del Mercado de Valores, Cartera de crédito , Activos y proyectos inmobiliarios, Activos o proyectos susceptibles de generar flujos futuros determinables, con base en estadísticas de los últimos tres años o en proyecciones de por lo menos tres años consecutivos, según corresponda.

Respecto a la cartera de crédito, esta puede provenir de préstamos hipotecarios, créditos de consumo, pagarés, tarjetas de créditos, venta de automóviles, etc.

Referente a los activos inmobiliarios, existen tres grandes grupos susceptibles de titularización:

Inmuebles ya terminados, Proyectos de construcción, Construcción de obra de infraestructura y de servicios públicos.

Acerca de a los activos o proyectos susceptibles de generar flujos futuros predecibles, la emisión de estos títulos está basada en estadísticas de los últimos años tres años o en proyecciones de por lo menos tres años continuos, dichas proyecciones se pueden realizar en distintos escenarios y su forma de cálculo puede determinar por la entidad financiera que realizará la titularización. Estas rentas y flujos se refieren a los derechos de cobro o recaudo futuro de sumas de dinero, causados por vínculos jurídicos, distintos de los descritos antes. Estos pueden ser:

Cánones de arrendamiento, Recaudo de tasas, contribuciones o impuestos, Regalías de marcas o de explotaciones o de contratos de concesión.



TITULARIZACIÓN COMO ALTERNATIVA FINANCIERA

La titularización es un mecanismo financiero y se distingue de una venta normal ya que se hace por razones distintas. La diferencia fundamental es que, en la mayoría de los casos, el titularizador persigue la obtención de liquidez cediendo riesgos y derechos que constituyen su negocio, pero sin perder su vinculación con el deudor.

Su eficiencia como instrumento de financiación, radica en que la calidad del riesgo de un conjunto de clientes o deudores puede ser mejor, o ser más fácil de mejorar, que el riesgo propio. Este hecho, junto con las posibilidades de diseño se traduce en que pueda ser más eficiente acudir al mercado con el nombre de los clientes en vez de con el propio.

ELEMENTOS QUE INTERVIENEN EN UN PROCESO DE TITULARIZACIÓN

La titularización no se desata en un solo acto, sino que implica una serie de etapas en las que participan activamente los siguientes elementos:



Entidad Originadora

Es quien transfiere los bienes o activos base del proceso de titularización, puede ser persona natural o jurídica, nacional o extranjera.



El Agente De Manejo

Es el vocero que representa el patrimonio autónomo, recauda los recursos provenientes de la emisión y se relaciona con los inversionistas.

Es a quien se transfiere en propiedad los activos que se van a titularizar. El agente manejador tiene la obligación de estructurar los procesos de titularización y empaquetar estos activos en títulos valores de circulación en el mercado.

Entre las principales responsabilidades de la entidad emisora están las de gestionar ante las autoridades competentes la aprobación del mecanismo a utilizarse en la titularización, así como obtener la aprobación de la oferta de los valores a emitirse.

Según la clase de activos en lo que esté apoyando el proceso, el agente deberá custodiarlos, cobrarlos, venderlos y en general gobernarlos para que produzcan el mínimo de caja destinado; deberá mantenerlos, reponerlos y en general, realizar todos los actos pertinentes con el criterio de administración de los mismos.

Entidad Administradora

Es la entidad encargada de la administración, custodia y conservación de los activos o bienes objeto de la titularización, así como el recaudo y transferencia al agente de manejo de los flujos provenientes de dichos activos o bienes. Puede actuar como administrador el originador, el agente de manejo o una entidad diferente.



Entidad Colocadora

Es la que se encarga de colocar los títulos emitidos entre los inversionistas, ya sea mediante la celebración de un contrato de comisión o mediante la celebración de contratos de underwriting . Es posible también que la posición del colocador, la asuma el originador o el agente de la titularización, de manera que sean ellos quienes realicen las labores de promoción, información, venta y cobro de la colocación de papeles.



Inversionistas

Son las personas que adquieren los títulos producto del proceso de Titularización, pudiendo ser inversionistas individuales o institucionales



Autoridades de Control

Son los entes administrativos gubernamentales involucrados en el proceso de control y autorización de las Titularizaciones.

Generalmente en otros países corresponden a la Superintendencia de Valores y la Superintendencia Bancaria. En el Ecuador estas funciones corresponden a la Superintendencia a de Compañías y de Bancos.

Sociedades Calificadoras De Riesgo

Las sociedades calificadoras de valores, evalúan el riesgo de los títulos que pretenden emitir en desarrollo del proceso de Titularización; estos títulos deben ser calificados de manera previa a su inscripción en el Registro Nacional de Valores.



Las Bolsas De Valores

De acuerdo con las disposiciones de la legislación comparada no es obligatorio inscribir los títulos en las Bolsas de valores. Sin embargo, se puede acudir a ellas, cuando se pretende crear a esos títulos, un mercado secundario como mecanismo de estimulo para potenciales inversionistas.






Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2019
enviar mensaje

    Página principal