Interacción y arquitectura. ¿Como se conjugan ambos elementos al momento de la construcción de un espacio a habitar?



Descargar 53.4 Kb.
Fecha de conversión31.01.2018
Tamaño53.4 Kb.
XXX Congreso ALAS 2015 Costa Rica.

Pueblos en movimiento: un nuevo diálogo en las ciencias sociales.
Interacción y arquitectura. ¿Como se conjugan ambos elementos al momento de la construcción de un espacio a habitar?”
Autora: Donadío Laura. ( laura_donadio@hotmail.com). Argentina. Facultad de Ciencias Sociales. Universidad de Buenos Aires. Instituto de Investigación Gino Germani.
Resumen:

El presente trabajo propone estudiar comparativamente, el Barrio Mil Viviendas (1993), y el Barrio Parque Los Andes (1930) siendo ambos ejemplos argentinos de políticas sociales de vivienda en diferentes momentos históricos. La idea central es poder dilucidar como los disímiles proyectos y estilos de arquitectura que se llevaron adelante para cada caso condicionaron las formas de interacción de sus residentes, ya sea fomentándola, obstaculizándola o simplemente no contemplándola. Por su parte las formas de interacción y las formas de socialización son asuntos que no solo atañen a toda la localidad de Victoria, en cuanto a las diferentes formas urbanas en su complejo entramado sino que también se hacen presentes en espacios que se presentan como homogéneos alterando su armonía. Dicha complejidad y la presencia de una convivencia conflictiva, encuentran su explicación en la coexistencia de lo que P. Abramo (2002) llamó las lógicas de producción de ciudad.


Palabras claves: Victoria, producción de ciudad, arquitectura, interacción.
Introducción:

El presente trabajo se enmarca en el Proyecto UBACYT del Instituto de Investigación Gino Germani: “Investigación sobre los espacios y las formas en que interactúan los distintos sectores socio-urbanos en el área de Victoria, San Fernando, Prov. de Buenos Aires, entre el período que va desde el año 2011 al 2014”, dirigido por la Arq. Celia Guevara y que actualmente se encuentra en pleno desarrollo. Analizar los procesos de urbanización en la localidad de Victoria, Partido de San Fernando, Provincia de Buenos Aires, implica inmiscuirse en vastos terrenos que forman parte de la producción de las ciudades modernas post desarrollistas. La existencia de una cotidianeidad que se presenta como conflictiva, da como resultado una tierra fértil en materia de tensiones que forman parte de la convivencia y la interacción diaria de quienes habitan dicha localidad. Tensiones estas que si bien en un primer momento investigativo se ubicaron entre tipos de urbanizaciones disímiles, con el correr del estudio se observó su presencia también en los espacios aparentemente homogéneos. Tal es el caso de Mil Viviendas, un complejo que se presenta a simple vista como un lugar uniforme, en cuanto a su estilo de edificación y nivel socio- económico de sus habitantes, y donde pudimos observar que también afloran en su interior los mismos conflictos.

La idea central del trabajo es mostrar como la disposición arquitectónica de un espacio dado tiene su repercusión en el desarrollo de la vida de las personas que lo habitan, afectando sus formas de vida y sus predisposiciones para establecer relaciones sociales o conflictos. Entonces, podemos decir que la arquitectura es un elemento clave, en donde su estilo de construcción puede fomentar o no el desarrollo de la comunicación de los habitantes de un lugar, siendo esta última, fundamental para la interacción entre pares.

El Barrio Parque Los Andes (1928), si bien no es contemporáneo con Mil Viviendas (1993) va a ser de suma utilidad para la realización de una analogía entre ambos ya que nos va a permitir apreciar la relación que existe entre la arquitectura y la interacción.


Desarrollo: Interacción.

La interacción es uno de los ejes en donde hace foco este trabajo. Cabe destacar que para ello nos basaremos en los trabajos de Goffman quién estudió las unidades mínimas de interacción entre las personas en grupos reducidos, focalizándose en la influencia de los significados y los símbolos sobre la acción y la interacción humana. Retomaremos su definición diciendo que “La interacción social puede definirse en sentido estricto como aquella que se da exclusivamente en las situaciones sociales1, es decir en las que dos o más individuos se hallan en presencia de sus respuestas físicas respectiva” (Goffman en Sandoval, 2009). Para Goffman, los individuos encuentran su vinculación con la sociedad por medio de dos vías fundamentales, por un lado como miembros que conforman una colectividad, ya sea por edades, profesiones, géneros, etc. y por el otro por las relaciones sociales que entablan con otros individuos, donde la comunicación pasa a ser el elemento fundamental que, como mecanismo, regula y hace posible dicha interacción.

Por su parte, al abordar las interacciones, Simmel hace referencia a que las mismas pueden ser momentáneas o permanentes, conscientes o inconscientes, superficiales o profundas, pero conservan de manera constante el vínculo entre los hombres. A cada instante estos lazos de relación se prolongan, se rompen, se retoman nuevamente, se suplantan por otros, se entrelazan con otros. Sostiene además que la sociedad es una compleja red de interacción social e interdependencia. Podemos agregar también que según Simmel, la interacción encierra reciprocidad en tanto conducta en retorno, confiriéndole a las mismas la consideración de la existencia del otro.

Ahora bien, inmiscuyéndonos en el entramado urbano, va a ser el mismo G. Simmel (1908) uno de los autores que va desplazar el análisis de las ciudades desde los datos estructurales o económicos a la arena de las relaciones sociales con énfasis en las formas a través de las cuales éstas eran creadas por las generaciones de los urbanitas. Para él, la ciudad aparece como un campo de acción sobre el cual los individuos establecen relaciones conforme al constante cambio de estímulos, de especialización y de racionalización.


Más allá de la ciudad como estructura material, como realidad objetiva y tangible de una organización espacial de la sociedad que no puede ser negada se desarrolla el campo de relaciones sociales que hacen de este lugar la urbs (Delgado, 1999) hecha de un tipo de interacción humana propia de las condiciones que la enmarcan –la fragmentación, la instantaneidad, las múltiples redes de intercambio por las que transita cada urbanita-  de la cual parten los individuos para moldear a conveniencia su supervivencia conjunta”.(Gabriela de Peña, 2003).
Sostenemos de acuerdo a lo mencionado más arriba que la interacción como parte constitutiva de la socialización, cumple un papel fundamental en la construcción de las personalidades, de las identidades y las representaciones que poseen quienes habitan un espacio en común, de allí su importancia y por lo tanto su estudio.

Producción de ciudades. La Lógica del Estado:

Al momento de “producir la ciudad” y tal como lo concibe Pedro Abramo (2002) se presentan tres lógicas, las cuales corresponden temporalmente coinciden con la conformación de las ciudades post-desarrollistas latinoamericanas la cuales son el producto de la crisis fordista urbana. Crisis que podemos ver materializada en la primacía de la flexibilización urbana por sobre el urbanismo regulador y en la caída del financiamiento estatal de la materialidad de las ciudades (refiriéndose con esto último al financiamiento para viviendas, infraestructura y equipamiento, además de servicios urbanos colectivos).

Momento que coincide con el advenimiento de las políticas neoliberales en donde la lógica del Estado le cede su espacio a la lógica del mercado (otra de las lógicas) como principal coordinador de la producción de ciudad. En donde, ya sea por medio de la privatización de empresas estatales o por medio del capital privado hegemónico en tanto producción residencial como comercial, el mercado va a pasar a constituir el elemento central en la producción de lo que se conoce como ciudad neoliberal.

La lógica de la necesidad, es la tercera de ellas, la misma surge como consecuencia de la inversión de roles entre el Estado y el mercado mencionado más arriba. Situación a la que se arriba gracias a que no logran procurar sus condiciones de reproducción social en el ámbito de la dinámica mercantil.

Ahora bien, es central la Lógica del Estado si hablamos de producción de ciudades, teniendo en cuenta que es la única de las tres que posee el poder necesario para ejercer la regulación sobre las otras dos, limitando el avance de la especulación que existe en torno al mercado inmobiliario por un lado y proveyendo las soluciones adecuadas, de acuerdo a las necesidades de los sectores más vulnerables en materia habitacional por el otro. A su vez, es también el Estado quien: “mediante regulaciones y políticas provee de maneras variadas el sustento para el despliegue de las otras dos formas de producción de ciudad (mercado y necesidad)” (Herzer, et.al., 1994). Entonces decimos que es por medio de políticas de vivienda, ciertas normativas, el diseño y la posterior implementación de las mismas que el Estado resuelve o agudiza el problema del acceso a la vivienda para los sectores populares, entendiendo a dichas políticas como “un conjunto de tomas de posiciones que reflejan una cierta filosofía política y una concepción sobre el modo en el que deben resolverse determinadas cuestiones sociales “(Oszlak, 1991), para no caer en un reduccionismo que las coloca en el lugar de una mera voluntad estatal.

Para el caso de Victoria ésta trilogía de lógicas pueden ser observadas en su entramado urbano en toda su extensión. La existencia de las mismas en un espacio lo suficientemente reducido a escala territorial, desemboca en una alteración de la armonía, tanto a niveles arquitectónicos como en cuanto al desarrollo de las relaciones sociales.


Complejos Habitacionales:

Mil viviendas:

El complejo habitacional conocido como Mil Viviendas se encuentra ubicado en la localidad de Victoria, Partido de San Fernando, en la zona norte de la provincia de Buenos Aires y tuvo su origen de la mano del Sindicato de Empleados de Comercio de Capital Federal (Sec) que en conjunto con el Instituto de la Vivienda de la Provincia de Buenos Aires, trabajaron sobre este proyecto que tenía como fin último proveer una solución habitacional y el acceso al derecho a la vivienda para sectores de nivel adquisitivo medio, a los cuales se le ofrecían una serie de créditos y formas de financiación accesibles. Proyecto que tuvo su comienzo allá por los años 1992-1993, el cual contó con varias instancias en relación a su construcción, ya que se fue levantando en etapas siendo la última de ellas la que culminó en el año 1999. La caída en la cantidad de demandantes de viviendas, por parte de quienes se encontraban afiliados al sindicato alegando incumplimientos en los tiempos de entrega por ejemplo, llevó a que una cantidad de viviendas se encontraran sin potenciales dueños, lo que derivo en la apertura de esas facilidades de acceso a quienes fueran miembros de la Policía Bonaerense. La mixtura de habitantes provenientes de disímiles ramas o rubros laborales, siendo la rama de las fuerzas públicas muy cuestionada en nuestro país, contribuyó en la profundización y agudización de los conflictos en tanto convivencia dentro del complejo.

El predio sobre el cual se construyeron las edificaciones que hoy conforman el barrio ocupa ocho manzanas lo que equivale a 80.000 metros cuadrados aproximadamente.

Cabe destacar que el complejo se encuentra perimetrado en uno de los laterales con el barrio cerrado La Chacra, otro de ellos linda con un espacio verde en el cual tomó lugar el Centro Deportivo y Cultural Número 1 y por su parte los otros dos laterales restantes lindan con un barrio que se caracteriza por la presencia en su gran mayoría de casas bajas, que se responden según a su estilo y materiales de construcción a un barrio de nivel económico medio.

Para todos los casos dentro de cada manzana encontramos departamentos que varían en la cantidad de sus ambientes, que van desde los mono ambientes hasta aquellos que poseen cuatro ambientes. Las construcciones no superan los tres pisos de altura y poseen cada una ocho departamentos que cuentan con su correspondiente cochera al aire libre, compartiendo el ingreso al mismo que les es común, un espacio verde, que oficia de jardín, y una parrilla de uso comunitario. Se estima que aproximadamente por manzana su ubican 120 departamentos.

Todas y cada una de las manzanas que conforman el complejo se encuentran cercadas por un enrejado, con dos únicos portones que ofician de entrada y salida tanto de vehículos como de personas, los cuales son cerrados en horas de la noche en la mayoría de los casos. Rejas que, no solo interrumpen la conexión entre las manzanas sino también marcan un límite para con el barrio adyacente.

Indagando un poco más en relación a cuestiones ya de carácter organizacional o administrativo, podemos decir que existe una subdivisión, por un lado algunas de las manzanas se rigen por la ley de Propiedad Horizontal 1.513 2 y por el otro lado se encuentran las que poseen lo que se conoce como un “administrador casero” (propietario). Diferenciación ésta que genera ciertas tensiones dentro del complejo, y que se relacionan con el monto diferenciado que pagan en concepto de expensas de acuerdo a cada administración. Por fuera de los límites que marcamos anteriormente, en lo que respecta a la ubicación de Mil Vivienda, pero en dos zonas aledañas situamos por un lado la plaza “El Obrador” (nombre que se remite al antiguo obrador que funcionaba en ese espacio) y por el otro el Centro Deportivo y Cultural N° 1, los cuales no son necesariamente de uso exclusivo para quienes habitan el complejo, pero que si son piezas fundamentales para quienes habitan Mil viviendas ya que podrían ser considerados como puntos de encuentro e interacción.

Cabe destacar que dentro de cada manzana y por edificación como espacio de sociabilización o esparcimiento solo encontramos un jardín de poca extensión y una parrilla. El barrio no incluye ningún tipo de construcción no solo que promueva la interacción entre quienes lo habitan, entiéndase lugares de ocio y entretenimiento como podría ser una plaza por ejemplo o espacios culturales, así como tampoco incluye construcciones que se relacionen más con el desarrollo y la vida cotidiana de las personas, entendiéndose para éste caso, la existencia de escuelas, salas de primeros auxilios, polideportivos, etc. Por otro lado tampoco se llevan a cabo actividades que promuevan la sociabilizacion y la integración de los vecinos, entiéndase por esto ferias, celebraciones, festividades, etc. Más aún se puede observar la ausencia de aceras bien delimitadas y lo suficientemente amplias donde poder caminar, lo que deriva en la utilización de lo que conformaría “ las calles” como lugar de tránsito de los peatones quienes circulan dentro del complejo de manera desperdigada.


Barrio Parque Los Andes:

La oleada migratoria que llegó al país hacia finales del siglo XIX extendiéndose hasta principios del XX, ocasionó una serie de inconvenientes en la ciudad de Buenos Aires si tenemos en cuenta que la misma no estaba preparada para ofrecer condiciones de vida mínimamente aceptables. En este contexto, en 1926 el gobierno de H. Yrigoyen plantea la idea de llamar a concurso para la construcción de viviendas populares. Es aquí donde aparece la figura de Fermín Bereterbide ganando los tres primero premios del mismo. De profesión arquitecto, socialista, quién promulgaba obras de vivienda colectiva que conformasen hogares accesibles y de calidad para las clases medias y obreras. Solo uno de los tres proyectos presentados llega a construirse en el año 1928, (ya bajo la presidencia de Alvear) el llamado barrio Parque Los Andes ubicado en la Chacarita, primer modelo de vivienda colectiva, La misma estaba destinada para ser ocupada por los obreros y empleados municipales primero, luego se brindó para que fueran ocupadas por los ferroviarios y sin tener éxito en ambos casos se ofreció públicamente el alquiler de los departamentos llevando las propuestas a sorteo. La resistencia en cuanto a habitar el barrio se relacionaba con la presencia a pocos metros de “La Quema” un conocido basural.

El barrio consiste en 16 cuerpos de 10 metros de ancho, planta baja y 3 pisos altos. Son totalmente independientes y están separados por espacios de circulación, de tal manera que no existen patios cerrados y los edificios no se hacen sombra mutuamente en ningún momento. Los espacios abiertos ocupan casi el 70% de la superficie total, con tres patios (el central con una fuente de agua), juegos infantiles y para adultos, calles interiores, veredas, plazoletas, jardines, paseos arbolados, sitios de reposo, y tendederos de ropa.

La distribución de los 153 departamentos en dichos cuerpos con forma de “T” o de “L” fue denominada alveolar (con forma curvada), ya que éstos se ubican a lo ancho de los edificios, con las habitaciones hacia un lado y los servicios hacia el otro, permitiendo la ventilación y la independencia de las unidades, con un aprovechamiento al máximo la luz natural ya que no se producen entre ellos conos de sombra, conformando dichas características, lo que se conoce como la concepción “sanitarista” de la vivienda. Las viviendas varían su cantidad de ambientes en 2, 3 y hasta 4 en menor medida. Técnicamente hablando la arquitectura concibe la existencia de un eje central, el cual apunta a lo principal de un espacio; para el caso particular del barrio el eje central es la fuente de agua. Recuperando la idea del patio colonial, el edificio fabrica en el vacío un punto de atracción y de contención, que se reparte por igual para todos, porque para Bereterbide lo importante “son todos sus habitantes”.



Cuenta además con 23 locales comerciales, con 2 habitaciones cada uno, los cuales encuentran su ubicación en el basamento. El barrio nace sobre el modelo de la ciudad jardín inglesa (Garden City), basado en la idea de un barrio como un pueblo chico que se aleja de la vida cosmopolita. A nivel administrativo, a partir de 1969, con la promulgación de la Ley de Propiedad Horizontal, se dio prioridad de compra a aquellos residentes que se encontraban viviendo en el barrio.
Consideraciones generales:

El recorrido realizado durante toda la extensión del presente trabajo no solo en cuanto a conceptos sino también en relación a los ejemplos tomados nos va a permitir llevar adelante una serie de señalamientos con respecto a algunas cuestiones que procederemos a explicitar.

Para empezar es imprescindible para llevar adelante un análisis sobre la vivienda, tener en cuenta que La casa debe estudiarse como un dispositivo para la formación de la subjetividad. Es parte de la vida privada y la domesticidad pero también participa de la esfera pública en cuanto responde a políticas estatales y conforma la trama urbana” (Bellent y Lienur 2014). Esto nos lleva a pensar que el problema de la vivienda no puede ser reducido a cuestiones meramente arquitectónicas y aún menos a una simplificación cuantitativa, no solo porque la vivienda es esencial para la formación de las identidades de las personas y para el desarrollo de sus vidas sino porque además la vivienda es parte constitutiva de un entramado urbano que debe ser dispuesto y organizado coherentemente.

En los casos citados, se observa como la disposición arquitectónica de cada uno de los complejos juega un papel central y condicionante en el desarrollo de la vida cotidiana de sus habitantes. Tomando en consideración lo recientemente expuesto podemos decir que Mil Viviendas responde a los patrones de construcciones masivas3. Donde una cantidad numerosa de viviendas toma lugar en un espacio que se puede considerar reducido y que a su vez no incluye ningún tipo de equipamiento o infraestructura más allá de sus residencias, generando un desarrollo de lo cotidiano por fuera del complejo, lo que obstaculiza el proceso de socialización de sus habitantes al interior. Es notorio como, la carencia de espacios comunes dentro del complejo genera inconvenientes en la convivencia entre los residentes, situación que evidencia “la noción arquitectónica acerca de que el espacio esta hecho por el vacío, un vacío engendrador de espacios” (Villarroel M., 1997) donde las personas pueden moverse y vivir y donde es ese vacío el que hace que una casa exista. Reparando en ese punto de vista, podemos decir que la carencia de espacios vacíos en Mil Viviendas, es la causa central de los conflictos internos y a su vez la principal culpable de la existencia escasa de interacción dentro del mismo. Las relaciones sociales que establecen los habitantes al interior de cada manzana (en dicho complejo) y en relación con las demás manzanas podríamos decir que son esporádicas, salvo en escasas excepciones.

Por su parte, en las antípodas, en el Barrio Parque Los Andes podemos ver realizada la importancia que tiene la existencia de espacios de interacción. El mismo cuenta con una serie de infraestructuras que promueven y fomentan, el ocio, la recreación, el esparcimiento y con ello el desarrollo de las relaciones sociales entre sus habitantes, dando además un lugar privilegiado a la existencia de espacios verdes, los cuales hacen a la calidad de vida. En dicha construcción colectiva, además de otorgar viviendas, se propuso generar espacios de uso común y esa ideología de espacios comunes es la que genera una vida pública. El Barrio Parque Los Andes es un modelo de vivienda social que muestra una alta calidad constructiva al servicio de la gente.

Ahora bien, teniendo en cuenta que el acceso a la vivienda es en la Argentina un derecho constitucional, y que la misma no es solo un lugar donde habitar sino que es un espacio donde el hombre se desarrolla como parte constitutiva de la comunidad a la que pertenece, es que se debe considerar además de la cantidad, el aspecto cualitativo de las vivienda, refiriéndome con esto no solo al tipo de materiales utilizados para las construcciones, sino también en cuanto a la existencia de espacios que hayan sido pensados desde el diseño, pura y exclusivamente para facilitar las relaciones y para que las personas que residen en estos complejos, interactúen y se sociabilicen, siendo estos elementos imprescindibles para el desarrollo social de cualquier ser humano. La promoción de construcciones de complejos con alta cantidad de viviendas parecen olvidar que su fin primordial es alojar personas, las cuales por su condición de seres racionales necesitan interactuar indefectiblemente para poder continuar con su desarrollo, aunque sí se comprende que lo cuantitativo del caso responde a la intencionalidad de disminuir los porcentajes del déficit habitacional.
Conclusiones:

El trabajo desarrollado pretendió mostrar por medio de dos casos ejemplificadores, la injerencia destacada que contienen los diferentes diseños arquitectónicos al momento de evaluar la existencia o no de interacción en un espacio territorial dado. Podemos concluir entonces diciendo que relegar las cuestiones sociales de cualquier ámbito contribuye a la materialización de inconvenientes de tipo social, que podrían ser evitados si se tuvieran en cuentas las necesidades de sociabilización que tienen los habitantes de un espacio urbano. Poder contemplar, que la falta de lugares donde las personas puedan ejercer la interacción aumenta las hostilidades y genera cierto distanciamiento entre sus miembros, transformaría los proyectos netamente arquitectónicos en proyectos más acabados que sean realmente urbanizaciones donde sus miembros se sientan parte y no así sean reducidos a un mero número de viviendas a ocupar. Los proyectos de vivienda que se tornaron con el paso de los años en llanos proyectos arquitectónicos solo ponderan la cantidad de viviendas a construir intentando llegar a la mayor cantidad de afectados posibles, dejando a un costado cuestiones que tienen que ver con comodidades o bienestares y en una posición aún más rezagada, a todos los temas que se ligan a formas de socialización y fomento de la interacción. Mil viviendas, constituye un claro ejemplo de arquitectura básica, simplista y reduccionista. El Barrio Parque Los Andes, por su parte nos permite ver que la conjunción entre la arquitectura, el bienestar en el desarrollo social y la calidad de vida humana puede ser posible.



Bibliografía:


  • Abramo Pablo (2002) La ciudad com fusa: mercado y producción de la estructura urbana en las grandes metrópolis latinoamericanas. Santiago de Chile.EURE VOL 38 Num. 114 mayo 2012.

  • Canal Encuentro. “Bloc espacios habitados”. 2da parte: Barrio Los Andes. (2008) Buenos Aires.

  • De la Peña, Gabriela (2003) “Simmel y la Escuela de Chicago en torno a los espacios públicos en la ciudad”. España, ITSM Campus Saltillo, Universidasd de Barcelona.

  • Donadio, L. (2014) Integración y representaciones sociales en el barrio Mil Viviendas de la localidad de Victoria, San Fernando”, para proyecto UBACyT “Investigación sobre los espacios y las formas en que interactúan los distintos sectores socio- urbanos en el área de Victoria (San Fernando) y La Horqueta (San Isidro) en el G.B.A entre 2011-2014”

  • Goffman, E. (1959) “La presentación de la persona en la vida cotidiana", Buenos Aires, Ed.Amorrortu.

  • Goffman, E. (1961).” Encuentros: dos estudios sobre la sociología de la Interacción”, Indianapolis. Bobbs-Merrill.

  • Goffman, E. (1963).”Ritual Interacción: Ensayos sobre comportamiento cara a cara”. Anchor Books.

  • Guevara C. y Equipo (2011) Proyecto SI. HyC -21 “Trabajo de crítica e investigación socio urbano  sobre la zona estación Victoria y aledaños”. 

  • Guevara C. y Equipo (2011) Proyecto UBACyT “Investigación sobre los espacios y las formas en que interactúan los distintos sectores socio- urbanos en el área de Victoria (San Fernando) y La Horqueta (San Isidro) en el G.B.A entre 2011-2014”

  • Guevara C. y Equipo (2011) Proyecto SI. HyC -21 “Trabajo de crítica e investigación socio urbano  sobre la zona estación Victoria y aledaños”.

  •  Molina y Vedia, J. – Scherem R. (1997) La construcción de lo imposible. Ediciones Colihue. Buenos Aires.

  • Oszlak Oscar. (1983). Los sectores populares y el derecho al espacio urbano. Artículo publicado en Punto de Vista, 1983. Buenos Aires.

  • Torrez J y Donadío L (2013) Las formas de producción del espacio en Victoria. III Encuentro Internacional Teoría y práctica política: "Estado, política y transformaciones sociales en América Latina" Universidad Nacional de Mar del Plata, Diciembre de 2013.



1 _ Entendiendo por situaciones sociales “Cualquier ambiente determinado por la posibilidad de un control recíproco tal que pueda prolongarse todo el tiempo que dos o más sujetos se encuentran en inmediata presencia física uno de otro y que se extiende a todo el espacio en el cual semejante control es posible.

2 La Propiedad Horizontal es una institución jurídica que hace alusión al conjunto de normas que regulan la división y organización de diversos inmuebles, como resultado de la segregación de un edificio o de un terreno común

3 - Tipo de vivienda social que viene a dar respuesta al problema del déficit habitacional, modificando las formas, los materiales y las tipologías en cuanto a la construcción de las viviendas de este estilo y que se caracteriza por ponderar el carácter cuantitativo por sobre la calidad de las mimas.



Catálogo: acta -> 2015 -> GT-07
2015 -> Congreso alas costa Rica 2015 gt-05 Desarrollo rural, globalización y acción colectiva Nombre del responsable y país
2015 -> Metodología de aproximación a los conocimientos culturales de los pueblos Fernando Limón Aguirre, México El Colegio de la Frontera Sur Resumen
2015 -> Ponencia presentada por
2015 -> "Construcción y crisis hegemónica a la luz de producciones culturales de la transición chilena. Guachaquismo y neo guachaquismo como claves de lectura"
2015 -> Título: La appo: articulación de sectores populares y proceso de subjetivación. Ponente: Mtro. Joel Ortega Erreguerena País: México Institución: Programa de Posgrado de Ciencias Políticas y Sociales, unam. Resumen
2015 -> País: México gt-03: Producción, consumos culturales y medios de comunicación Título de la Ponencia
GT-07 -> El desastre desde los individuos: el caso de constitucion y pelluhue desde el 27 de febrero de 2010 Autor: Francisco Javier Jorquera Santis, Chile. Psicólogo. Magíster en Ciencias Sociales. Universidad de Chile
GT-07 -> Branding social: consolidando el tejido social por medio de arquitectura participativa


Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2019
enviar mensaje

    Página principal