Introducción a la paleontologíA



Descargar 0.67 Mb.
Página2/40
Fecha de conversión14.01.2019
Tamaño0.67 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   40

Prólogo


La Paleontología es una ciencia notablemente compleja, que abarca todos los problemas relacionados con los seres vivos, referidos a épocas pasadas, en su sentido más amplio y, al mismo tiempo, sus implicaciones geológicas, toda vez que los fósiles asociados a las rocas sedimentarias, constituyen el elemento básico para determinar su edad geológica.

Además la Paleontología es una Ciencia clave en el estudio de la evolución de los seres vivos, a cuyo proceso proporciona la documentación adecuada; por lo que su estudio es fundamental para aclarar cuál ha sido la sucesión real de los seres en los tiempos geológicos.

Por todo ello, no resulta tarea sencilla resumir en una obra elemental, como la que presentamos, las diferentes materias implicadas en esta Ciencia, y esto es lo que ha conseguido con notable éxito el Dr. J. Scott, en esta "Introducción a la Paleontología", donde el lector va siendo informado sucesivamente, de las diferentes cuestiones, tanto desde el punto de vista geológico como biológico.

Sin embargo, estas cuestiones no se exponen en una serie monótona e inarticulada, sino que van siendo tratadas progresivamente, a medida que van surgiendo al tratar otros temas de mayor amplitud.

Un acierto indudable de esta introducción a la Paleontología, es el presentar los diferentes grupos de fósiles en un orden geológico histórico que, para el principiante, tiene la enorme ventaja de proponerle una sucinta ''historia de la vida", que resulta más lógico y mejor encadenado en el tiempo, haciendo notar de paso, las relaciones mutuas entre los diferentes seres vivos contemporáneos en una determinada época, lo cual le da base para plantear y resolver numerosos problemas paleobiológicos, paleoecológicos, biogeográficos, bionómicos, etc., sin olvidar los temas evolutivos y de filogenia, que están tratados brevemente pero con la necesaria precisión.

En definitiva, resulta una obra amena, sencilla, pero con rigor científico, de alta divulgación, que la hace especialmente adecuada, para quienes deseen tener una idea clara y sucinta de los problemas implicados en la Paleontología y del papel de esta Ciencia en el marco general de las llamadas Ciencias Naturales.

Por otra parte, es una obra muy adecuada para quienes vayan a estudiar luego, con más profundidad, la Paleóntologa, es decir, como primera lectura para los estudiantes tanto de Ciencias Biológicas como Geológicas y, especialmente, para los alumnos de los últimos Cursos del Bachillerato y para primer Curso de las Facultades de Ciencias.

La edición española se ha enriquecido con algunas notas aclaratorias, a cargo del traductor, destinadas principalmente a los lectores que no estén al tanto de ciertas cuestiones que sólo los estudiosos estañan en condiciones de comprender, con lo que el texto se hace asequible en su totalidad, aun a los no iniciados. En la Bibliografía, se han conservado las citas originales de obras Clásicas en inglés, especialmente las publicaciones del British Museum Nat. Hist., pero la edición española se ha completado con otras obras en francés y de autores españoles, o traducidas al castellano, a las que el lector puede tener fácil acceso.

B. meléndez.


1 - Los fósiles



"Háblale a la Tierra y ella te enseñará" (JOB, 12.8)
La Paleontología es la ciencia que estudia los fósiles, y los fósiles son restos de los seres vivos que han poblado la Tierra en épocas pretéritas. Aunque el Homo sapiens (el hombre), apareció sobre la Tierra mucho después de la desaparición de los Dinosaurios, es capaz de determinar la edad de las rocas que contienen sus restos, mediante el estudio de los fósiles, lo cual puede llevarse a cabo, aun en el caso de que las rocas hayan perdido su disposición horizontal primitiva, apareciendo plegadas o dislocadas por los movimientos internos de la Tierra. Por ejemplo, los restos de hombres fósiles, se sitúan constantemente sobre las rocas que contienen restos de Dinosaurios, y de aquí se deduce, que estas últimas rocas, son de una edad anterior a las que contienen fósiles humanos.

Esta última observación, nos lleva a uno de los conceptos básicos de la Paleontología, a saber, que las rocas de la misma edad, contienen los mismos tipos de fósiles. Si quisiéramos conocer la edad de una roca, cuantitativamente, entonces los fósiles solos no bastan y tendríamos que recurrir a otros métodos, como la radiactividad mineral. Los fósiles, en general, se utilizan para determinar las edades relativas, y suelen ser bastante precisos para este propósito; las edades relativas son muy útiles para determinar la edad geológica de los terrenos: un geólogo que trabaje fuera de su territorio, partiendo del reconocimiento de los fósiles contenidos en la roca expuesta, puede determinar con gran aproximación la edad de la roca que aflora en la superficie: las rocas que contienen fósiles humanos son de edad cuaternaria; si contienen restos de Dinosaurios son mesozoicas, y así sucesivamente.

Sin embargo, constantemente surgen problemas. Ciertos fósiles son más característicos que otros, en lo que a relacionar edades geológicas se refiere, o puede darse el caso de que la roca no contenga fósiles, o quizás los contenga, pero sólo pueden ser identificados por un especialista. Estos problemas, que acosan continuamente al geólogo, se suelen resolver mediante la utilización de un servicio internacional de información, que está muy desarrollado, y rara vez son insolubles. Los fósiles también pueden estudiarse consultando publicaciones monográficas, o enviándolos a un especialista para su estudio e identificación.

La Paleontología no es una ciencia fría y muerta, sino un elemento de trabajo constantemente empleada por el geólogo, para profundizar sus conocimientos sobre la Tierra, y puede decirse, sin exagerar, que en el interior de la Tierra hay tesoros fabulosos. Por ejemplo, el petróleo se encuentra utilizando una combinación de métodos, entre los cuales, la Paleontología y su moderna rama, la Micropaleontología, es uno de los más importantes. La presencia de petróleo en el subsuelo, se establece estudiando la estructura de las rocas de la corteza terrestre, y esta estructura, se determina conociendo previamente la edad geológica de las rocas. Este método, está ilustrado en la Figura 1, en la que se describen: (a), la secuencia de fósiles encontrados, de más antiguos (en la parte inferior) a más modernos (en la parte superior), que el geólogo debe establecer, como un estudio preliminar al más detallado de la región; (b), los afloramientos locales, tal como se presenten en la superficie, donde las rocas aparecen, en parte claramente visibles, al descubierto, y en parte cubiertas por derrubios y por la vegetación; y (c), las predicciones geológicas sobre la estructura de los materiales en profundidad, basadas en las consideraciones de (a) y (b). La secuencia de fósiles, ha permitido al geólogo establecer las relaciones de edad de las rocas, observando al propio tiempo, que los estratos A, B, C y D no se continúan de forma ininterrumpida, como cabría esperar, y que, por lo tanto, han debido ser fracturados por movimientos internos de la Tierra que han originado una falla, la cual al desplazarse, ha permitido el paso del petróleo observado en la superficie, ya que este fluido, puede rezumar a través de la roca fracturada de la falla, y posiblemente, la arenisca del estrato B, dado que es permeable, podría servir de almacén al petróleo.



Figura 1. — Proceso general de la prospección petrolífera.


No es necesario que expongamos aquí detalles sobre la geología del petróleo; lo que se trata de resaltar, es que el estudio de los fósiles ha contribuido a esclarecer la estructura de los materiales del subsuelo.

Asimismo, el agua, el hierro, el carbón, y muchos otros recursos y materias primas naturales, serían mucho más difíciles de obtener, a no ser por la información que aporta la Paleontología. El paleontólogo, por otra parte, no es el único que aporta datos para un estudio geológico: los mapas topográficos y geológicos tienen la misma importancia y, en realidad, hay un verdadero ejército de profesores, investigadores, directores de Museos, y otras muchas personas, que contribuyen al conjunto de conocimientos, sobre los que se basan los geólogos para obtener sus deducciones.

Independientemente de todo este trabajo, del estudio de los fósiles surgen, en ocasiones aparentemente por casualidad, indicios y datos sobre la Historia de la vida y en la Tierra, lo cual es propiamente el objetivo de este libro.

1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   40


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal