Introducción a la paleontologíA



Descargar 0.67 Mb.
Página20/40
Fecha de conversión14.01.2019
Tamaño0.67 Mb.
1   ...   16   17   18   19   20   21   22   23   ...   40

OTROS FÓSILES MARINOS DE INTERÉS

El encabezamiento de este apartado, es más bien optimista, en el sentido de que ya llevamos muchas páginas dedicadas al estudio de "diversos fósiles marinos", sin llegar siquiera a describirlos, pero ciertamente, en este complejo material paleontológico, es posible escoger algunos ejemplos significativos.

Los Insectos fósiles son raros en los sedimentos, porque su sistema de respiración traqueal, tan efectivo en el medio aéreo, les impide, en general, vivir en el agua; los escarabajos acuáticos, por ejemplo, tienen que llevar consigo una reserva de aire, pues en otro caso se ahogarían, y tienen que salir periódicamente a renovarla, del mismo modo que las ballenas. Sin embargo, hay otros muchos Artrópodos, que viven en el mar y que se encuentran fosilizados en los sedimentos. Los Trilobites constituyen un famoso grupo, ya extinguido, limitado exclusivamente al Paleozoico; los cangrejos y las langostas, se encuentran fósiles desde el Mesozoico, mientras los pequeños Ostrácodos, abarcan desde el Paleozoico hasta la actualidad.

Los Ostrácodos constituyen un grupo muy interesante, debido a que, no sólo son eminentemente útiles al paleontólogo, sino que también son un buen ejemplo de las dificultades de entendimiento entre palaeontólogos y zoólogos. Son de pequeño tamaño, normalmente no pasan de 1 mm., con aspecto de quisquilla o de camarón, poseen una concha bivalva de aspecto parecido a la de un Pelecípodo en vías de desarrollo. En condiciones favorables, aparecen en normes cantidades y todos son exclusivamente acuáticos, viviendo por lo general próximos al fondo del mar o del lago, donde encuentran su alimento. Cuando mueren, sus conchas quedan enterradas por millones en los sedimentos, y de esta manera, pasan a ser "microfósiles", en el sentido de que se necesita un microscopio para estudiarlos correctamente, si bien se pueden ver a simple vista, los de mayor tamaño. Poseen tres ventajas fundamentales, que les confieren especial interés para el paleontólogo:

1, suelen ser muy numerosos, fáciles de encontrar, y pueden estudiarse estadísticamente;

2, por lo general, son buenos indicadores de las condiciones del medio ambiente donde vivieron;

3, también pueden ser útiles para determinar la edad geológica de los sedimentos donde se encuentran.

De hecho, ya existe el término "ostracodólogo", para designar al especialista en estos crustáceos, pero se presenta una gran dificultad, por el hecho de que sólo fosilice la concha, ya que los zoólogos prefieren clasificarlos atendiendo a los caracteres de sus partes blandas, mientras que los paleontólogos tienen que utilizar las características de las conchas. Para todo trabajo paleontológico, es necesario utilizar una clasificación de fósiles, fácil de comprender y de aplicar. Así, cuando se trata de interpretar un ambiente, a partir de ciertos Ostrácodos que están íntimamente relacionados con un tipo actual, es preferible que el especialista en Ostrácodos actuales, tenga el mismo criterio de clasificación que el paleontólogo; de no ser así, será difícil que lleguen a un acuerdo sobre formas que de hecho son algo diferentes. Sin embargo, ya se viene prestando la debida atención a este problema, y las dificultades van siendo superadas.

Los Foraminíferos son otro grupo de microfósiles que presentan las mismas ventajas de los Ostrácodos, y que ha sido estudiado aún con mayor intensidad que éstos, debido a su gran utilidad para resolver problemas en la geología del petróleo. Durante muchos años, estos pequeños organismos unicelulares, de esqueletos asombrosamente complicados, y que ocasionalmente son lo suficientemente grandes para poderse ver a simple vista, han sido el objeto de una intensiva investigación, llevada a cabo mediante los importantes recursos de las Sociedades petrolíferas. Los Foraminíferos son, en su mayoría, marinos o de aguas salobres; muchos de ellos viven en el fondo del mar, pero algunos, especialmente desde el Cretácico, han pasado a la vida planctónica, formando los "cienos de foraminíferos", un tipo especial de sedimentos compuesto en gran parte por los esqueletos de millones de estos organismos, y que después de compactados, forman las calizas y las margas. La "creta" del Noroeste de Europa, famosa por formar los blancos acantilados de Dover, y la tierra de cultivo de los viñedos de la Campaña, es una roca de edad cretácica formada por la acumulación de estos microfósiles, en su mayor parte.

Los Foraminíferos son sensibles a los cambios de temperatura, por lo cual pueden utilizarse como indicadores de temperatura y profundidad del mar (las aguas más profundas, en general, son más frías). Además, tienen gran importancia como indicadores ambientales en mares antiguos: arrecifes, líneas de costa, etc., donde se formaron sedimentos que pueden contener o ser fuente del petróleo.

Los Equinodermos constituyen un amplio e importante grupo de fósiles: Asteroideos (estrellas de mar), Equínidos (erizos de mar) y Crinoides (lirios de mar), están ampliamente representados, sobre todo los dos últimos, como fósiles. Las "estrellas de mar", tienen especial interés por sus características predadoras; son el principal enemigo de la mayoría de los Pelecípodos de pequeño tamaño, por su habilidad para abrir las conchas, por el método de mantener en tensión sus músculos aductores durante mucho tiempo.

Los Equínidos son pequeños organismos con el cuerpo erizado de espinas, cuya agudeza es bien conocida por los pies de los bañistas en los mares cálidos, mientras que los Crinoides son pacíficos organismos, con aspecto de plantas, que con frecuencia pasan su vida arraigados al fondo del mar.


Figura 20. — Algunas formas características de Equinodermos. Nótese cómo, en los Equínidos o «erizos de mar», las radiolas se desprenden después de muertos, fosilizando separadas del caparazón.


Las características de los Equinodermos, que los individualizan como Phyllum independiente de los demás, en el mundo animal, son, su simetría penta-radiada (a diferencia de los animales activos, que tienen simetría bilateral), su esqueleto formado por placas calcáreas, cada una formada por un cristal único de calcita, su hábitat exclusivamente marino, etc. Es curioso, sin embargo, que algunos Equinodermos exclusivamente paleozoicos, sean menos característicos, y que, de hecho, la proliferación de nuevos grupos (algunos abortivos), en aquella época, nos haya dado algunas sorpresas. Por ejemplo, los Calcicordados (véase la Figura 14 y el texto correspondiente), incluyen formas análogas a los Equinodermos, exclusivamente paleozoicos, cuyas partes blandas, reconstruidas por las impresiones dejadas en el esqueleto, han dado lugar recientemente a una interpretación más acorde con la anatomía de los Cordados, a pesar de su apariencia general que los aproxima mejor a los Equinodermos. ¿Fueron realmente, los Calcicordados, el anillo de unión entre nuestro propio Phyllum y los Equinodermos? Bien podría haber sido así. La Figura 14 nos presenta algunas características de estos Calcicordados, de acuerdo con los modernos puntos de vista; pueden parecemos muy distintos de los peces, pero no hay que olvidar, que ciertos organismos actuales, enteramente parecidos a gusanos, presentan suficientes analogías anatómicas con los Vertebrados, como para poder incluirlos en el Phyllum Chordata, a pesar de que para cualquier pescador, no pasarían de ser simples "gusanos".

En el otro extremo de la escala animal, tan lejos de los Cordados como es posible, sin descender a los organismos unicelulares, encontramos los Poríferos o esponjas. La mayoría de las esponjas son marinas; la "esponja de baño" común (que ahora se va sustituyendo por otras artificiales), corresponde a un tipo que no fosiliza, pero muchas esponjas contienen una trama de finas espículas de calcita o de sílice, en sus tejidos, y ciertos tipos, incluso presentan estas espículas unidas en una red esquelética rígida, aunque ésta no tenga siempre la misma forma definida que el esqueleto de otros animales. Las esponjas, tienden a ser de modesto tamaño en nuestras latitudes, pero en otras regiones, suelen ser más grandes, adoptan formas variadas de vasija y están vivamente coloreadas; se encuentran a diversas profundidades, pero son más abundantes sobre la plataforma continental de los mares cálidos. Su valor paleontológico es más bien escaso, pero es frecuente que su presencia tenga efectos secundarios: la formación de nódulos de sílex o pedernal, puede estar relacionada con la abundancia de esponjas silíceas en el mar, cuando se formaron los sedimentos, pues las espículas, por ser tan finas, se disuelven fácilmente (de la misma forma que los granos de azúcar se disuelven en el agua con más facilidad que un bloque de mayor tamaño), y seguidamente se precipita la sílice formando nódulos.


Figura 21. — Braquiópodos. A la izquierda, la concha vista por la parte superior; obsérvese un plano de simetría, que divide por mitad las dos valvas, A la derecha, el animal en posición de vida, se fija al fondo marino por el pedúnculo. (Compárese con la Figura 9.)

Los Braquiópodos (véase la Figura 21), son considerados por los Biólogos como un "grupo menor" de animales, pero desde el punto de vista paleontológico, casi ocurre lo contrario, pues en las rocas paleozoicas y, hasta cierto punto, también en las del Mesozoico, estas conchas bivalvas son muy abundantes. Sin embargo, sólo son "bivalvos" en apariencia, porque desde el punto de vista zoológico y paleontológico, su verdadera naturaleza es completamente distinta a los verdaderos Moluscos Bivalvos, y aunque las distinciones zoológicas, impresionen poco al recolector de fósiles, sí debe apreciar el característico "foramen peduncular" (Figura 21), que es un orificio situado en el vértice de una de las valvas, por donde sale al exterior el pedúnculo musculoso que sirve para fijar al Braquiópodo al fondo del mar, en forma análoga al "biso" de ciertos Pelecípodos. No todos los Braquiópodos poseen este "foramen"; el mundo animal elude constantemente las definiciones precisas.

1   ...   16   17   18   19   20   21   22   23   ...   40


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal