Introducción a la paleontologíA



Descargar 0.67 Mb.
Página22/40
Fecha de conversión14.01.2019
Tamaño0.67 Mb.
1   ...   18   19   20   21   22   23   24   25   ...   40

LOS PECES DEVÓNICOS: SU ORIGEN

Los primeros restos conocidos de Peces, son fragmentos de su armadura o escudo cefálico, encontrados en sedimentos del Ordovícico, que presentan indicios de haberse formado en las proximidades de la línea de costa. Sin embargo, no es absolutamente seguro si estos primeros peces, eran realmente marinos o más bien continentales, cuyos restos, en este último caso, habrían sido arrastrados por corrientes fluviales hasta el mar. La existencia en el mar en la actualidad, de ciertos organismos primitivos, relacionados con los Vertebrados, como los Batanoglossus y los Anfioxus, parecen indicar vagamente que su origen fue marino.



LOS AGNATOS

El más primitivo, aunque no el primer "pez" del que se tiene buena documentación es Jamoytius kerwoodi, del Silúrico superior de Escocia. Carece de armadura externa y parece haber tenido esqueleto cartilaginoso, por lo cual, su conservación es realmente afortunada; presenta algunos caracteres muy primitivos, que parecen indicar claramente, cierta relación con los Cordados primitivos del tipo del Anfioxus, que vive actualmente en nuestros mares.

Podemos fijarnos en dos características notables de estos "peces" primitivos: en primer lugar, carecen de mandíbulas y sólo tienen una simple boca en forma de orificio por la que ingieren su alimento; en segundo lugar, están protegidos por escamas y placas óseas. El primer carácter es el que da nombre a la clase Agnatos (sin mandíbulas), e implica que estos animales eran, probablemente, comedores de fango; la segunda es la principal razón por la que se encuentran fósiles, puesto que su esquelto interno debía ser cartilaginoso y no ha fosilizado: este material, aunque es lo suficientemente resistente para formar un esqueleto, no lo es en cambio, para poder fosilizar (los tiburones y las rayas tienen también esqueleto principalmente cartilaginoso). Por otra parte, estos peces estaban cubiertos por una armadura de placas y un escudo óseo, este último recubriendo su cabeza.

Figura 22. — Algunos Peces primitivos paleozoicos.

Los Agnatos se desarrollaron desde el Ordovícico hasta el Devónico, y comprenden represéntales actuales que, por no tener armadura ósea, no se conocen fósiles. Los primitivos Agnatos no parecen haber sido marinos, y al parecer, todos los peces devónicos (como veremos más adelante), y los Vertebrados terrestres posteriores, deben descender de ellos. Los Agnatos modernos (Lampreas y Mixines), son famosos por una circunstancia especial, por haber causado la muerte del Rey Enrique I de Inglaterra (fallecido en 1135), que tiene fama de haber muerto de una indigestión de lampreas.

La pregunta que surge inmediatamente es: ¿cómo se formó la armadura ósea de estos peces? Ya hemos hecho mención de los Calcicordados con su esquelto formado por placas calcáreas y sus posibles relaciones con los Cordados; más adelante nos referiremos al posible origen del hueso, como una reserva de calcio-fósforo en el organismo. Sin duda, existieron animales predadores, tanto en el mar como en agua dulce, entre los Invertebrados, que pudieron haber hecho necesaria la presencia de una armadura protectora para estos primitivos Vertebrados: los Euryptéridos, Artrópodos gigantes de agua dulce y marinos, que llegaron a tener 2 m. de largo, con aspecto de escorpiones y provistos de mandíbulas, debieron ser competidores formidables, de los que había que defenderse.

Por lo que al mar se refiere, cualquier pez del Devónico debía sufrir la competencia directa de los Cefalópodos, que si eran como los actuales, serían también carnívoros y estarían armados de tentáculos prensiles. A pesar de todo, los Peces han sobrevivido a los rigores de todos los tiempos, si bien de diferentes formas.

LOS PLACODERMOS

En el Devónico inferior, los Agnatos debieron originar un grupo nuevo de peces, los Placodermos, también cubiertos de placas óseas como la mayoría de los Agnatos (del griego plakós, placa y derma, piel), pero con la diferencia de que estaban provistos de mandíbulas. Estas mandíbulas parece que se originaron como un recurso para poder alimentarse de presas de mayor tamaño, ya que están formadas por los huesos correspondientes a los primeros arcos branquiales de los Agnatos, al tiempo que se desarrolla cierta granulosidad en la superficie de la armadura, para formar los dientes en la región de las mandíbulas. De hecho, la distinción entre "exoesqueleto" (o armadura) y "endoesqueleto" (o huesos de las mandíbulas), de estos peces y de sus descendientes, se refleja también en nuestra estructura, ya que los dientes constituyen el "exoesqueleto" (o lo que aún queda de él), y el "endoesqueleto" está formado por las mandíbulas. En realidad, la dentina de nuestros dientes, se puede encontrar ya en el otro extremo de la serie evolutiva, formando la armadura de los Agnatos paleozoicos.

De esta forma, armados de mandíbulas, los Placodermos se diversificaron en las aguas dulces continentales del Devónico, apareciendo dos grupos principales: Artrodiros y Antiárquidos. Los Artrodiros tenían una armadura masiva que les cubría la cabeza seguida de otra, articulada, que protegía la región escapular, y estructuras muy peculiares en las mandíbulas. En nuestras mandíbulas, como en las de la mayoría de los Vertebrados, los dientes se insertan sobre los huesos de las mandíbulas, pero en los Artrodiros, son simples proyecciones de las placas óseas que forman las mandíbulas, por lo general, en forma de cuña incisiva en la parte anterior, y de lámina cortante en la parte posterior. Estos Peces, que presentan una clara tendencia a adaptarse a la vida en el mar, en el Devónico superior, llegan a alcanzar en algunos casos enorme tamaño: Dinichthys llegó a alcanzar unos 10 m. de longitud y, a juzgar por el enorme tamaño de sus mandíbulas, debió haber sido un competidor formidable para otros tipos de peces. Los Antiárquidos, por el contrario, se caracterizaron por el tamaño reducido de sus mandíbulas y por tener la coraza ventral plana, lo que hace suponer que vivían arrastrándose por el fondo del mar, como muchos peces actuales, que presentan el mismo aspecto y que también viven sobre el fondo marino.


1   ...   18   19   20   21   22   23   24   25   ...   40


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal