Introducción a la paleontologíA



Descargar 0.67 Mb.
Página25/40
Fecha de conversión14.01.2019
Tamaño0.67 Mb.
1   ...   21   22   23   24   25   26   27   28   ...   40

LA DERIVA CONTINENTAL

No toda la Tierra estuvo cubierta por estos bosques exuberantes, durante el período Carbonífero. A parte de las áreas oceánicas, en las formaciones continentales encontramos materiales de color rojo, que indican condiciones climáticas de tipo desértico, los cuales aparecen, en algunos casos, a continuación de los depósitos de carbón; y también encontramos indicios de otros ambientes distintos. En los continentes del hemisferio Sur, la flora presenta un notable contraste con los frondosos bosques del hemisferio Norte, estando representada por plantas especiales, de las cuales Glossopteris (una planta de afinidades dudosas, que se reproducía por semillas), es la más característica. La abundancia de tales plantas en Sudamérica, Australia, África del Sur, Antártida y en la India, que contrasta con su casi nula aparición en los países nórdicos, nos confirma la teoría de la deriva continental, que concuerda con la presencia de sedimentos glaciares en los mismos continentes, durante el Paleozoico superior (véase la Figura 25).


Figura 25. — Esquemas demostrativos de la deriva continental. Las áreas marcadas en negro, corresponden a los bloques estables; las áreas rayadas, son zonas adicionales, que temporalmente han correspondido o corresponden a tierras emergidas.


Una investigación detallada sobre las glaciaciones en el Paleozoico superior, nos revela la existencia de estrías, en las rocas subyacentes, que por sus direcciones, indican como origen de todas estas glaciaciones, una región que actualmente está cubierta por los océanos, a no ser que se coloquen los referidos continentes, unos junto a otros, como en un rompecabezas. Dichas estrías, marcan las direcciones según las cuales, se movían los casquetes de hielo, y parecen indicar que el hielo provenía de zonas oceánicas, lo cual es muy improbable, pues el hielo se desliza por gravedad sobre los continentes. La única solución posible, es admitir que los continentes australes formaban, en el Paleozoico superior, una masa continental única, tal como se indica en la Figura 25. Por otra parte, la distribución actual de los sedimentos glaciares en estos continentes es tan amplia, que resulta imposible situar el polo Sur en un lugar adecuado, suficientemente próximo a todas las áreas donde se desarrollaron los glaciares, a no ser que admitamos que el área en cuestión, se ha ido fraccionando y separándose sus partes, por la deriva continental, desde el Paleozoico superior. Pero si estos continentes, se consideran independientes de los del hemisferio Norte, agrupándolos entre sí, las áreas consideradas quedan unidas, dibujando un casquete glaciar único, que se extendió desde Suramérica en el Carbonífero inferior, sobre la Antártida, Sudáfrica y la India en el Carbonífero superior, llegando hasta Australia en el Pérmico, con lo cual, las zonas cubiertas de hielo, estarían limitadas por regiones de clima frío, donde se habría desarrollado la flora de Glossopteris.

A este "supercontinente", se le ha llamado Gondwana, y resulta tentador suponer que las variaciones en la distribución del hielo en dicho continente, durante el Paleozoico superior, se debieron a la deriva de Gondwana con relación al polo Sur, y que la situación actual en el hemisferio Sur, se debe a la fragmentación de dicho continente durante el Mesozoico. Esta es la teoría de la deriva continental, que ya va siendo generalmente admitida por los geólogos, con algunas raras excepciones (por ejemplo, el Profesor Beloussov, de la U.R.R.S., que no se muestra partidario de dicha teoría).

Los continentes nórdicos, que en aquella época debían formar un continente único conocido por "Laurasia", probablemente estaban situados más cerca del ecuador durante el Carbonífero, lo cual habría favorecido el desarrollo de los grandes bosques hulleros. Tal vez pueda encontrarse difícil de aceptar la deriva continental, debido a que el fondo de los océanos, debajo de los sedimentos, está formado por roca sólida, pero esta dificultad puede superarse si se considera que, incluso las rocas más resistentes, pueden adquirir cierta plasticidad, sometidas a las elevadas presiones existentes en el interior de la Tierra, deformándose cuando estas condiciones actúan en la inmensidad de los tiempos geológicos (21). Del mismo modo que el hielo de los glaciares, aparentemente rígido se desliza por las laderas al cabo de centenares de años, también la corteza terrestre, en apariencia tan dura, puede deslizarse con cierta rapidez a lo largo de millones de años; los pliegues que aparecen en los estratos de las rocas, en muchas zonas de la corteza terrestre, nos demuestran que esto es una realidad. La prueba definitiva de la deriva continental, consistiría en medir directamente el desplazamiento real de los continentes, y parece que, mediante métodos modernos de gran precisión, es posible realizar tales medidas, tanto entre continentes, como en relación con la posición de la Luna. Una de las derivas continentales más rápidas, que debe haber disminuido, sin embargo, en la actualidad, parece ser el desplazamiento de la India con relación a la Antártida, a partir del Carbonífero: una distancia aproximada de 6.000 Km. en unos 270 millones de años, lo que viene a ser una velocidad de 2,5 cm. al año, que puede ser una velocidad medible.

LA FAUNA DEL CARBONÍFERO

Como en esta época aún no habían aparecido las Aves, los bosques del Carbonífero debieron ser notablemente silenciosos. Los aires estaban poblados por libélulas que alcanzaban hasta 1 m. de envergadura, mientras otros Insectos parecidos a cucarachas, corrían por el suelo. Otros animales que poblaban los continentes, no necesariamente los bosques, eran los Vertebrados: Anfibios, Reptiles y Peces. Algunos Anfibios, como Eogyrinus, llegaron a alcanzar 5 m. de largo, y en general, eran muy abundantes; por su parte, los Reptiles son todavía escasos y sólo se han encontrado en el Carbonífero superior; los Peces de agua dulce, eran principalmente Peces óseos, conocidos como Paleoniscoides, mientras en el mar predominaban los Seláceos.



1   ...   21   22   23   24   25   26   27   28   ...   40


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal