Introducción a la paleontologíA



Descargar 0.67 Mb.
Página29/40
Fecha de conversión14.01.2019
Tamaño0.67 Mb.
1   ...   25   26   27   28   29   30   31   32   ...   40

OTROS VERTEBRADOS MESOZOICOS

A pesar de todo, los Reptiles no fueron los únicos Vertebrados que se desarrollaron en el Mesozoico; a parte de los Peces y Anfibios, aparecen las Aves y los Mamíferos. Ya hemos tratado sobre el origen de las Aves en el Capítulo 2, y a partir de su aparición, fueron desplazando lentamente a los Reptiles durante el Cretácico. Las Aves son muy conservadoras en lo que se refiere a la estructura del esqueleto, conservando muchas características reptilianas, con ligeras molificaciones; también es interesante señalar, que ya en el Cretácico, existió un ave de alas atrofiadas, Hesperornis que no podía volar en absoluto.

Los Mamíferos no fueron tan rápidos en su evolución como las aves y tardaron más en establecerse. Aparecen en el Triásico superior o en el Jurásico inferior (según lo que entendamos por "Mamífero"), y los siguientes restos que se han encontrado proceden ya del Jurásico superior, aún insignificantes en comparación con sus vecinos los Reptiles; es de lamentar, que los curiosos ovíparos australianos, Platypus (Ornitorrinco) y Echidna, no tengan, prácticamente, antecesores fósiles, aunque se supone que, por su estructura en parte reptiliana, debieron originarse en el Triásico. El resto de los Mamíferos, puede distribuirse en dos grupos básicos: los Marsupiales o Mamíferos con "bolsa", como los Canguros, y los Placentados, que tienen placenta, dentro de la cual se desarrolla la cría completamente, hasta el momento de su nacimiento, característica de la mayoría de los Mamíferos actuales, incluido el hombre. Ambos datan del Cretácico superior, con predominio probablemente de los Marsupiales, en aquella época.

Una ojeada a los Mamíferos del Mesozoico medio (que nos sirve también para resaltar la escasez de sus restos fósiles, por el escaso desarrollo de los Mamíferos en el Cretácico inferior), nos llevaría al Jurásico superior, época a la que corresponden los yacimientos de la Isla de Purbeck, en Inglaterra: eran de pequeño tamaño, de menos de medio metro de longitud; algunos parecen haber sido carnívoros, y uno de ellos, presenta una dentición análoga a la de los Roedores; es probable que pudiesen trepar a los árboles, sin duda, con objeto de roer la corteza y los frutos. A ciencia cierta, no se sabe si estos animales ponían huevos, aunque la estructura de su esqueleto, parece indicar que ya habían superado esta etapa evolutiva. El lecho fosilífero asociado a este yacimiento, se denominó con notable optimismo "capas de Mamíferos", para confusión de los pocos expertos en trabajos de campo, ya que no se han vuelto a encontrar restos de Mamíferos desde 1856. Ninguno de los Mamíferos fósiles de esta época, se puede incluir en los tres grupos de Mamíferos actuales, y sólo uno de ellos, característico por su dentición parecida a la de los Roedores, sobrevivió hasta comienzos de la Era Terciaria; todos eran de pequeño tamaño, sin duda, para pasar inadvertidos a los terribles Dinosaurios carnívoros.



LOS INSECTOS FÓSILES

Notemos en primer lugar, que aunque los Vertebrados fósiles son muy numerosos, referidos al número de especies —hay casi tantas especies de Vertebrados fósiles como actuales—, son realmente los Invertebrados los que por regla general se encuentran fósiles, debido al gran número de individuos que comprenden. Según esto, cabría esperar que los Insectos, que exceden en número de especies actualmente a cualquier otro grupo biológico, fuesen igualmente abundantes como fósiles. Sin embargo, pese al duro caparazón que los recubre, su pequeño tamaño y su fragilidad, disminuyen notablemente su capacidad de fosilización, y por ello, probablemente el número de especies de Insectos fósiles, en una determinada época de la Historia de la Tierra, no refleja su abundancia y diversidad, sino que más bien es consecuencia de su escasa probabilidad de fosilizar, por lo que es muy raro que los encontremos en los yacimientos. Los caracteres evolutivos básicos de los Insectos, debieron manifestarse ya en el Paleozoico, y luego, en el Mesozoico, probablemente, estos caracteres no hicieron más que desarrollarse.



EL FINAL DE LA ERA SECUNDARIA

Cuando echamos un vistazo al conjunto de la vida en la Era Mesozoica, la primera cuestión que se nos plantea es ésta: ¿por qué la vida, tan próspera en esta época, vino a tener un final tan catastrófico, al final del Cretácico? Podríamos decir, para abreviar, que nadie conoce la respuesta a esta pregunta. Cuando se trata de interpretar conchas o huesos fósiles, es relativamente fácil responder a un problema concreto planteado, mediante la investigación directa; pero el problema de la extinción masiva, no se presta a una descripción o investigación directas, porque intervienen en él demasiados factores, como son las interrelaciones de unos animales con otros, las variaciones climáticas, etc., que han dejado muy pocas huellas, para poder responder a una cuestión tan fundamental. Por poner un ejemplo, se puede exponer el caso del caballo (Equus), que vivió en Norteamérica durante el Cuaternario antiguo, se extinguió posteriormente y volvió a extenderse ampliamente, cuando fue de nuevo importado por los colonizadores: se trata de un fenómeno difícil de explicar, a pesar de ser tan reciente.

Hay un gran número de teorías, sobre la extinción de los Dinosaurios, algunas tan extravagantes, como la que pretende que murieron de "estreñimiento", a causa del cambio de vegetación, ya que en el Mesozoico abundaban los helechos, bien conocidos por sus propiedades laxantes, que son mucho más escasos en el Terciario. Pero si nos atenemos a los hechos, tal como se conocen, cualquier solución debe tener en cuenta los siguientes puntos:

a) Aunque es cierto que los Dinosaurios se extinguieron al final del Cretácico, no ocurre lo mismo —al menos exactamente— con otros grupos de Reptiles: algunos ya se habían extinguido con anterioridad, como es el caso de los Ictiosaurios, mientras que otros sobreviven en el Terciario, y muchos grupos llegan hasta la actualidad (Lagartos, Tortugas, Cocodrilos, Rincocéfalos). Sin embargo, los Pterosaurios y los Plesiosaurios, sí se extinguieron junto con los Dinosaurios.

b) Las Aves y los Mamíferos, en cambio, no se extinguieron al final del Cretácico, y se desarrollaron ampliamente en el Terciario.

c) En el mar, sólo fueron afectados algunos grupos de Invertebrados: los Ammonites, Belemnites y Rudistas, pero otros Moluscos bivalvos, los Gasterópodos, Nautiloideos, Equinodermos, Corales, Braquiópodos, Briozoos, etc., sobrevivieron, y los Peces tampoco fueron muy afectados por esta crisis del Cretácico superior.



d) Los vegetales no presentan profundos cambios en esta época; para entonces, ya había tenido lugar la gran expansión de las Angiospermas o plantas con flores.

A pesar de todo, la súbita desaparición de tantas formas de vida, casi al mismo tiempo, requiere una explicación.

En relación con estos cambios, resulta del mayor interés al estudio de las secuencias de sedimentos, depositados en esta época: con frecuencia se puede comprobar que los sedimentos neríticos, de plataforma continental, pasan a ser claramente continentales, o que desaparecen de las series estratigráficas, perdiéndose por completo. De esta forma, resulta que una secuencia de sedimentos marinos, completa, en el tránsito del Cretácico al Terciario, es de gran valor para la investigación (puesto que los fósiles continentales suelen ser raros y pocas veces permiten una datación precisa); pero tales secuencias, suelen estar formadas por sedimentos de gran profundidad, donde los fósiles son también escasos. A pesar de todo, se conocen algunas series bastante completas, de materiales de plataforma, que reflejan una sedimentación continua, en las que puede estudiarse esta variación biológica, por los fósiles que contienen.

Los mismos problemas del tránsito del Mesozoico al Terciario, los encontramos en el paso del Paleozoico al Mesozoico, y los que han estudiado las escasas secuencias estratigráficas marinas, en el Permo-Triásico, hacen notar los repentinos cambios que experimentan los grupos biológicos mayores.

Cualquier hipótesis que pretende explicar esta "crisis" que tiene lugar, en el tránsito de una a otra Era, debe tener en cuenta los hechos que hemos mencionado, y por lo que se refiere a la crisis Cretácico-Terciario, ninguna explicación parcial resulta convincente; parece como si el desarrollo de los Mamíferos en el Terciario, hubiese tenido como objetivo, llenar los "vacíos" dejados por los Reptiles, sin que propiamente llegase a establecerse una "lucha" o competencia entre ambos grupos de Vertebrados, de la que hubiesen triunfado los Mamíferos.

Posiblemente, un proceso originado en el interior del globo terráqueo, fue causa de que los fondos oceánicos —al menos en ciertas zonas— se hundiesen ligeramente, provocando así, un desplazamiento de las aguas, desde las plataformas continentales a estas zonas, lo cual provocaría la extinción de la fauna que se desarrollaba sobre la plataforma; aunque no se comprende bien, cómo pudo afectar este fenómeno a la vida que se desarrollaba en los continentes.

En general se tiende a considerar al universo estático, pero no tenemos ninguna garantía de que esto sea cierto. Por ejemplo, la explosión de una supernova (una estrella que, repetidamente, aumenta su luminosidad al explotar), dentro de nuestra galaxia, pudo originar radiaciones de efectos letales, similares a los que tendría una guerra nuclear, aunque ciertamente, estas radiaciones se debilitarían al atravesar la masa de agua. La última explosión de una supernova en nuestra galaxia, tuvo lugar en el año 1604, afortunadamente bastante alejada de nosotros, pero no tanto que no pudiese ser observada a simple vista; y la supernova de 1054, registrada en el lejano Oriente, fue visible incluso a la luz del día. Es posible, por lo tanto, que otras supernovas más cercanas a la Tierra, hayan expuesto a nuestro planeta a la acción de partículas subatómicas, varias veces, a lo largo de la Historia Geológica. Los Astrónomos que han estudiado la distribución del hidrógeno en nuestra galaxia, han podido detectar la presencia de una gran masa de este gas, viajando por las proximidades de la Tierra a 50 km./segundo, que aparentemente sería el resto de la explosión de una supernova ocurrida hace 30 millones de años; el hidrógeno puede haberse enrarecido extraordinariamente, durante el tiempo que ha tardado en llegar hasta nosotros, pero la luz (que nos habría llegado apenas después de unos 30.000 años), y las partículas subatómicas (que habrían llegado poco después), pueden haber llegado a ser realmente muy intensas; por otra parte, el tránsito del Cretácico al Terciario, ocurrió hace 60 ó 70 millones de años. Nuestro objeto ha sido, simplemente, hacer notar que, mientras las radiaciones que ahora recibimos del espacio exterior, son muy débiles y no parece que ejercen ningún efecto apreciable sobre la vida en la Tierra, no podemos asegurar que esto haya sido siempre así en el pasado.

1   ...   25   26   27   28   29   30   31   32   ...   40


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal