Introducción a la paleontologíA


LAS AVES Y LOS MAMÍFEROS DEL TERCIARIO



Descargar 0.67 Mb.
Página31/40
Fecha de conversión14.01.2019
Tamaño0.67 Mb.
1   ...   27   28   29   30   31   32   33   34   ...   40

LAS AVES Y LOS MAMÍFEROS DEL TERCIARIO

Aunque la Era Terciaria se suele llamar corrientemente "Era de los Mamíferos", bien podría llamarse también "Era de las Aves" o incluso —como ya indicamos— la "Era de los Gasterópodos". Sin embargo, las Aves han dejado muy pocos restos fósiles, debido a su frágil estructura, al contrario de los Mamíferos, que poseen fuertes huesos y además, están adaptados a la vida en tierra firme.

En la actualidad, las Aves que han perdido la capacidad de volar, ocupan áreas muy restringidas, como el Kiwi de Nueva Zelanda o el Casuari de Australia, donde la competencia de los Mamíferos es prácticamente nula. Otras, como el Avestruz africano, o el Ñandú suramericano, utilizan su gran velocidad en la carrera, para escapar de los Carnívoros (algunos Emús, pueden alcanzar hasta 60 km./hora). Sin embargo, en el Terciario, ciertas Aves llegaron a estar en situación netamente dominante sobre los Mamíferos, como Phororhacos, un Ave corredora del Mioceno de Patagonia, que alcanzaba cerca de 2 m. de altura, tenía un pico ganchudo, parecido al del Águila, pero de 30 cm. de largo, y debió ser un animal terrible (Figura 30).

A pesar de todo, los Mamíferos se establecieron firmemente a partir del Eoceno, y a mediados de la Era Terciaria, ciertos Mamíferos primitivos, análogos a los Rinocerontes, como Boluchitherium e Indricotherium, alcanzaron el récord de tamaño para los Mamíferos terrestres: unos 6 m. de alzada, más o menos como el Tyranosauro, aunque no eran carnívoros como este último (Figura 31). A partir del Eoceno, los Mamíferos se han desarrollado ampliamente, en la mayoría de los habitáis terrestres, y con éxito algo menor en el aire y en el agua. Su tamaño varía, desde unos pocos centímetros en las Musarañas enanas, hasta los 35 metros de longitud que mide la Ballena azul, que es el animal más grande que se conoce, tanto fósil como actual.


Figura 30. — Phororhacos, un Ave gigante con alas atrofiadas, del Mioceno de Patagonia, de 2 m. de altura.



Figura. 31. — Indrícotherium, un Mamífero ungulado, gigantesco, del Oligoceno, de 6 m. de alzada.




CLASIFICACIÓN DE LOS MAMÍFEROS

La clasificación de los Mamíferos, se puede resumir de la siguiente forma:


Clase mammalia
Sub-clase Prototheria.

Orden Monotremata (Platypus, Echidna).



(—Otros órdenes).

Sub-clase Metatheria.

Orden Marsupialia (Canguro, Opossum).

Sub-clase Eutheria.

Orden Primates (el hombre, los monos).

Orden Insectívora (el erizo).

Orden Chiroptera (los murciélagos).

Orden Artiodactyla (la ganadería, en general).

Orden Perisodactyla (el caballo).

Orden Condylarthra (extinguidos).

Orden Edentata (el perezoso).

Orden Cetácea (las ballenas).

Orden Proboscidea (los elefantes).

Orden Carnívora (los gatos, los perros; las focas).

Orden Rodentía (las ratas y los ratones, las ardillas).

Orden Lagomorpha (los conejos).

(— Otros órdenes).

LOS PRIMATES


En muchos aspectos, el grupo de los Primates, Orden de Mamíferos al cual pertenece el hombre, es un grupo primitivo. Esto se puede ver, por ejemplo, en la dentición diferenciada y poco especializada, al contrario de lo que ocurre en otros Mamíferos como los Carnívoros y los Roedores; y en sus extremidades que conservan los cinco dedos, sin haber perdido ninguno, como ocurre en los caballos y en las vacas, por ejemplo. El cuerpo de un Primate adopta posición más o menos erguida y, en cierto modo, es conservador si lo comparamos con el de una ballena o el de un armadillo. Por otra parte, los fósiles de Primates, se encuentran en zonas muy restringidas, probablemente debido a su carácter arborícela y a su preferencia por el clima cálido: los suelos de los bosques, en las regiones cálidas, son ambientes húmedos, en los que la materia orgánica se descompone rápidamente, por lo cual, los huesos tienen escasas posibilidades de fosilizar, en comparación con lo que ocurre en los ríos o pantanos.

Esta vida arborícela de los Primates, es la que ha condicionado la conservación de las hábiles manos y de los excelentes ojos de los grandes Primates, ya que ambas son condiciones esenciales para la vida arborícola. En "El mundo perdido" de Conan Doyle, el profesor Challenger pregunta al Sr. Malone, si el hombre-mono que había visto podía "cruzar su pulgar sobre la palma de la mano"; una pregunta, cuya importancia podría pasar desapercibida al lector poco entendido: sin embargo, probablemente el profesor trataba de descubrir si el extraño ser, era en realidad un Primate, pues de poder cruzar los cuatro pulgares sobre las palmas de las extremidades, se habría tratado de Primate primitivo, del tipo de los monos; en cambio, el hombre, que es una forma más especializada, recientemente adaptada a caminar erguido, no tiene oponibles los dedos de los pies.

En los comienzos de la Era Terciaría, los únicos Primates existentes eran los Prosimios, un grupo de animales trepadores, primitivos, que en la actualidad están representados por los Lemúridos de los que sólo quedan algunos supervivientes en Madagascar. Mediada la Era Terciaria, ya se habían diferenciado tres tipos principales de Primates, a partir de los Prosimios: los monos sudamericanos, los monos del viejo mundo (Eurasia) y los Antropomorfos (Póngidos y Homínidos), notables estos últimos, por su elevada capacidad craneal. La historia de los Antropomorfos en el Terciario (26), está mal documentada, pero a juzgar por los restos hallados de Dryopithecus, una forma de reducida capacidad craneal, de la que se han encontrado otros restos fósiles en el Terciario superior, podría ser una forma de transición que posiblemente caminaba en posición erguida o semierguida, característica que luego encontramos en los Póngidos (gorila, chimpancé) y en los Homínidos. La historia posterior de los antecesores del hombre, la trataremos al estudiar el Cuaternario.




Compartir con tus amigos:
1   ...   27   28   29   30   31   32   33   34   ...   40


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2019
enviar mensaje

    Página principal