Introducción a la paleontologíA



Descargar 0.67 Mb.
Página33/40
Fecha de conversión14.01.2019
Tamaño0.67 Mb.
1   ...   29   30   31   32   33   34   35   36   ...   40

LOS DESDENTADOS

Este orden incluye a los animales más típicos de Sudamérica, que comprenden, entre los más conocidos, al "perezoso" y al "armadillo"; poseen dientes muy reducidos en número que pueden faltar por completo, y a menudo están provistos de largas garras. El "perezoso", cuyos torpes movimientos le dan un aire pausado, incluso cuando es perseguido por un jaguar, debe estar relacionado con los perezosos gigantes, como el Megatherium (Figura 32), que llegaron a alcanzar hasta 6 m. de largo, y tenían un esqueleto particularmente masivo. También los Desdentados acorazados, como el "armadillo", presentaron una tendencia al gigantismo; Glyptodon, con su enorme armadura ósea, presenta un chocante homomorfismo con las tortugas, y como llegaba a tener 3 m. de largo, presentaría sin duda el aspecto de un tanque viviente.


Figura, 32. —Megatherium, un «perezoso» gigante de finales del Terciario, de la Pampa argentina.



LOS CETÁCEOS

Las ballenas tienen una larga historia, bien documentada, tal como cabría esperar por tratarse de animales marinos, aunque desgraciadamente, las primeras etapas de su adaptación al medio marino, a partir de animales terrestres, nos es desconocida. Los primeros fósiles conocidos, que proceden del Eoceno, presentan ya en su estructura general, un estado avanzado de adaptación al medio acuático, aunque el cráneo y la dentición, sean más semejantes a los de otros mamíferos terrestres contemporáneos que a los de sus descendientes: los primeros Cetáceos, como la mayoría de los mamíferos terrestres que luego invadieron el mar, eran carnívoros, y algunos poseían temibles mandíbulas y dientes, con una longitud total de unos 20 m. Las marsopas pertenecen a este grupo, pero las focas son Carnívoros (que consideraremos seguidamente), y los manatís corresponden a un tercer orden, Sirenios, cuyos representantes del Eoceno muestran caracteres inequívocos de su origen terrestre, como son las extremidades posteriores bien desarrolladas.



LOS PROBOSCIDEOS

Los elefantes ocupan un lugar importante entre los mamíferos cenozoicos, aunque hoy día sólo estén representados por los elefantes africano e índico. Los "colmillos" de los elefantes, son en realidad dientes incisivos, y en los Proboscídeos se ha producido, en el curso de su evolución, un notable desarrollo de los "colmillos", hasta llegar a la forma ligeramente arqueada que presentan en la actualidad los elefantes (Figura 33). No es fácil interpretar debidamente los diferentes tipos de "colmillos" que han tenido los Proboscídeos, pero al menos en algunos casos, han debido usarse para excavar la tierra en busca de alimento, más o menos, como hacen los cerdos, cuando escarban con el hocico para desenterrar las raíces.



LOS CARNÍVOROS

Este orden incluye a la mayoría de los mamíferos carnívoros del Cenozoico: focas, leones marinos, osos, pandas, gatos, perros, hienas, comadrejas y civetas, pertenecen a este grupo. Las focas, al contrario de las ballenas y los Ictiosaurios (que emplean o empleaban la cola para nadar), nadan batiendo el agua con sus extremidades, como debían hacerlo los Plesiosauros, ya que su cola es demasiado débil y reducida para poder utilizarla con este objeto. Al contrario de las ballenas, que se encuentran fósiles desde el Eoceno medio cuando ya están adaptadas a la vida acuática, la historia de las focas no se puede seguir más allá del Mioceno: se conocen fósiles carnívoros más antiguos, pero siempre tropezamos con la misma dificultad, al no encontrar fósiles que están a medio camino de adaptación entre los medios terrestre y acuático, quizás porque la evolución fue muy rápida como consecuencia de un cambio ambiental tan profundo.

Los osos, que comprenden los carnívoros actuales de mayor tamaño (el oso de Kodiak, llega a medir 3 m. de largo), tienen un origen distinto, pero ciertas consideraciones estructurales, indican que están relacionados con los perros. Los Cánidos tienen una larga y bien documentada historia, especialmente en Norteamérica, incluyendo algunas formas de gran tamaño.

También los Félidos tienen su propia historia, que en general, se puede resumir diciendo que las formas primitivas tenían el aspecto de los tigres-sables, con un par de enormes caninos (a veces crenulados), boca que podía abrirse ampliamente y poderosas garras. Los Félidos, tal como actualmente se presentan, se han desarrollado en época reciente y, aparentemente (si es correcta esta interpretación), derivan de los tigres con dientes de sable, dándose aquí la extraña circunstancia de que, una estructura esquelética, después de haberse desarrollado, parece haber entrado en regresión, para mantener el equilibrio en la competición del grupo biológico; en tales casos, la solución suele ser el reemplazamiento de las formas superespecializadas, por nuevos tipos derivados directamente del tronco primitivo. Sin embargo, pueden proponerse otras interpretaciones de la historia evolutiva de los Félidos.



Figura 33. — Diversificación evolutiva de los Proboscídeos. Las flechas no representan exactamente, el curso de la evolución, sino sólo en términos generales.



LOS ROEDORES

Los Roedores constituyen el orden más numeroso de Mamíferos, y el que ha tenido más éxito. Se caracterizan estos animales por la presencia de un par de incisivos en el extremo anterior de cada mandíbula que, al revés de lo que nos ocurre a nosotros, crecen continuamente durante toda la vida del animal, para compensar el desgaste consiguiente a la propensión de estos animales a estar royendo constantemente. La pérdida de uno de los dientes en estos animales, al quedar el contrario sin su opuesto contra el que poder roer, puede ocasionar la muerte del animal, al crecer en forma de arco que le llega a penetrar en el cerebro. El Roedor fósil de mayor tamaño fue Eumegamys, sudamericano, cuyo cráneo medía 60 cm. de largo, y actualmente, el "capybara" también sudamericano, mide casi metro y medio, de longitud total. Las ratas y los ratones, se encuentran fósiles desde el Oligoceno, y han progresado no sólo a causa de su número, sino también por su resistencia vital, que les permite sobrevivir en las más adversas circunstancias. Estos son los únicos mamíferos placentados, además del Dingo (perro salvaje, introducido por el hombre), que han llegado hasta Australia, por sus propios medios, atravesando el mar posiblemente sobre troncos flotantes.



1   ...   29   30   31   32   33   34   35   36   ...   40


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal