Introducción a la paleontologíA



Descargar 0.67 Mb.
Página34/40
Fecha de conversión14.01.2019
Tamaño0.67 Mb.
1   ...   30   31   32   33   34   35   36   37   ...   40

OTROS ÓRDENES DE MAMÍFEROS

Los Lagomorfos, que comprenden las liebres y los conejos, que se parecen superficialmente a los Roedores, tienen una larga historia en el Terciario. El Orycteropus o "cerdo hormiguero", con su aspecto rastrero, pertenece al Orden Tubulidentados, que tiene escasos representantes fósiles. Arsinoitherium, es un animal gigantesco provisto de un doble cuerno, que procede del Oligoceno de Egipto, no se puede clasificar en ningún grupo conocido de Mamífero, y ha sido necesario crear para él un Orden especial, el de los Embritápodos.



PALEOGEOGRAFÍA DE LA ERA TERCIARIA

Ya hemos mencionado la emersión del Istmo de Panamá, y la formación de las cadenas montañosas; nos queda ahora por considerar el significado de los "puentes intercontinentales" (es decir, istmos), y su función durante la Era Terciaria.

No puede caber duda sobre la existencia de tales "puentes": una ojeada a un mapa del globo terráqueo, nos muestra un par de ejemplos actuales en los de Panamá y Suez. Un estudio más detallado, nos puede revelar análogamente, la existencia de otro istmo en época reciente, entre Alaska y Siberia, ya que el Mar de Behring es muy somero. Otros ejemplos menos aparentes, los podemos encontrar en Australia e Indonesia, donde, aunque las aguas son mucho más profundas, es probable que no haya sido así en el pasado, por la inestabilidad de la corteza terrestre en esta región; lo mismo ocurre en el Estrecho de Gibraltar, y en otras regiones. Gran parte de la evidencia indirecta, de la existencia de tales "puentes" en el pasado, procede de la comparación entre las faunas actuales a ambos lados de una extensión cubierta por el mar; por desgracia, se ha intentado postular la existencia de tales estructuras, a base de datos poco seguros, y así la existencia de estos "puentes" ha venido a ser una especie de "panacea" para explicar la distribución geográfica de ciertos grupos biológicos de otra forma inexplicable. La confirmación de la existencia real de tales "puentes intercontinentales", debe estar avalada por los fósiles, cuando se encuentren; pero antes de entrar en la discusión del papel desempeñado por estos "puentes" en Paleontología, es necesario hacer algunas consideraciones generales.

La distribución de ciertos animales, por ejemplo los Tapires, en regiones geográficamente muy alejadas (en este caso, Sureste de Asia y Centro y Sudamérica), podría sugerir, a primera vista, la existencia de un puente transpacífico en épocas pretéritas (véase la Figura 34); sin embargo, una explicación más probable, resulta de la existencia de fósiles de Tapires en Norteamérica, en Europa y en China, lo cual es indicio de que, originalmente, los Tapires se extendían por todo el mundo, y últimamente han quedado restringidos a ciertas regiones. La misma explicación podría ser válida para la presencia de Marsupiales en Australia y Sudamérica.

Una segunda categoría de consideraciones, que deben ser tenidas en cuenta, proceden de la teoría de la deriva continental (véase la Figura 25). En la última parte de la Era Cenozoica, los desplazamientos continentales ya se habían realizado, ocupando los continentes aproximadamente su posición actual, pero en épocas más antiguas, hay que tener en cuenta estos desplazamientos. Así, por ejemplo, la presencia de Trilobites del género Olenellus en el Cámbrico de Escocia y de Terranova, sugiere que Eurasia y Norteamérica estaban unidas en aquella época, y que el Océano Atlántico, con su profundidad actual, se formó con posterioridad al período Cámbrico. Sin embargo, las pruebas paleontológicas de la deriva continental, son más sugestivas que convincentes, ya que con frecuencia, se pueden encontrar otras explicaciones: por ejemplo, los animales marinos que viven en aguas someras, pueden haber emigrado aprovechando ciertas regiones donde el agua sea menos profunda, y como éste, pueden aducirse otros casos análogos.

Afortunadamente para los paleontólogos partidarios de la deriva continental, esta teoría se basa en pruebas más firmes, que han sido aportadas por los geofísicos, principalmente en estos últimos años. De acuerdo con los datos obtenidos, Australia parece que se ha desplazado hacia el Norte y hacia el Este, y por su parte, la India se ha desplazado hacia el Norte. Las estrías de origen glaciar, marcadas sobre los cantos rodados del Carbonífero en la India, indican que deben proceder de un punto situado donde actualmente se encuentra el ecuador, lo cual sugiere que la India estuvo en otro tiempo situada al Sur del ecuador actual, y de hecho, una de las ideas fundamentales de la deriva continental, es que África, India, Australia, Antártida y Sudamérica, formaron a finales de Paleozoico un super-continente austral, al que se ha dado el nombre de Gondwana.


Figura 34. — Distribución geográfica de los Tapires, en el Cenozoico y en la actualidad.



AUSTRALIA

El aislamiento geográfico de Australia durante el Cenozoico, y el de Sudamérica en la mayor parte de este período, ha repercutido en las faunas de Mamíferos, que ahora encontramos fósiles. En cambio, Norteamérica y África, nunca han estado aisladas por completo de Eurasia, de manera que, efectivamente, pertenecen a una misma unidad biogeográfica.

Por su parte, Antártida también ha estado aislada durante el Cenozoico, y la extrema glaciación sufrida a finales de este período, ha servido para acentuar aún más su aislamiento, añadiendo una nueva barrera ecológica a la barrera geográfica que ya existía.

Australia contiene una rica fauna de Marsupiales (Mamíferos con bolsa marsupial): Canguros, Wombats, Koalas, etc., que debe ser una reliquia de la fauna mesozoica o del Cenozoico más antiguo. Desgraciadamente, en Australia, no se han encontrado suficientes fósiles para que podamos conocer la historia evolutiva de los Marsupiales, pero teniendo en cuenta la fauna actual, es evidente que:

1. Aparte de los murciélagos, algunos Roedores y los Mamíferos introducidos por el hombre, Australia carece virtualmente de Placentados.

2. Los Marsupiales que pudieron alcanzar Australia, cuando este continente estaba unido al resto del mundo, en el Mesozoico, se han diversificado, originando tipos semejantes a los Placentados, pero con bolsa marsupial: el lobo marsupial (Thylacinus), el ratón marsupial (Tarsipes), el hormiguero marsupial (Myrmecobius), etc.

3. Sólo allí quedan Mamíferos ovíparos (Platypus, Echidna), que probablemente son restos de una fauna aún más primitiva que los Marsupiales.

Hay que advertir que estas peculiaridades de la fauna australiana, son también válidas para Nueva Guinea y otras islas del Este de Indonesia. Por otra parte, aunque no existen Mamíferos ovíparos (Monotremas), fuera de esta región, en cambio, algunos Marsupiales existen en otras regiones (véase más adelante), y de hecho, los Marsupiales eran comunes en todo el mundo, durante el Paleoceno, antes de que fuesen reemplazados por los Placentados, por lo cual, parece que Australia ha debido estar unida al resto del mundo mediante un "puente intercontinental".



1   ...   30   31   32   33   34   35   36   37   ...   40


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal