Introducción a la paleontologíA



Descargar 0.67 Mb.
Página40/40
Fecha de conversión14.01.2019
Tamaño0.67 Mb.
1   ...   32   33   34   35   36   37   38   39   40

Bibliografía fundamental

La bibliografía complementaria que puede recomendarse, en Paleontología, depende fundamentalmente de cuales sean las intenciones del lector. La mayor parte de la bibliografía está en inglés o en francés, pero actualmente, ya disponemos de una buena base de obras fundamentales en castellano, unas originales y otras traducidas, cuya lista daremos seguidamente.

Como obras de divulgación, sobre temas paleontológicos, especialmente sobre las vicisitudes del hallazgo de fósiles y cuestiones históricas, pueden verse las obras de R. moore, Hombre, tiempo y fósiles, las de H. wendt y la de A. senet, El hombre a la busca de sus antepasados, que se leen como una novela.

Si se trata simplemente de ampliar algunas cuestiones, como la evolución, el estudio de los Dinosaurios que siempre resulta apasionante, o cuestiones de índole general, pueden consultarse manuales (alguno ya traducido al castellano), como los de Colbert, Kurtén, Termier, y para ampliación del gran tema de la evolución con todas sus implicaciones, puede acudirse a la obra La Evolución, editada por la B.A.C., que reúne 30 artículos de diferentes especialistas.

Los lectores que conozcan suficientemente el Inglés, pueden acudir a las publicaciones del Museo Británico de Historia Natural; una obra muy interesante, aún para principiantes, es la del Prof. D. V. ager, Paleoecology, y para estudios más profundos, recomendamos la obra Paleontología (en dos volúmenes), del Prof. B. meléndez; la obra clásica del Profesor J. piveteau Traite de Paléntologie (en 7 tomos) y el Treatise on Invertébrate Paleontology, dirigida por R. C. moore, que tendrá 27 volúmenes.

Para Vertebrados fósiles, deben consultarse las obras del Profesor A. S. romer, y en lo referente al hombre fósil, aunque la literatura es ya muy abundante, recomendamos especialmente las obras del Profesor crusafont, del Dr. E. aguirre, del P. bergounioux, del Prof. von koenigswald, etc.

En el campo más amplio de la Geología, que resulta inseparable de la Paleontología si ha de obtenerse una visión general de la Historia de la Tierra, recomendamos la obra Geología de los Proís. meléndez y fúster, que permitirá al lector tener una idea concisa sobre los procesos geológicos y sobre los acontecimientos que se han sucedido en el transcurso del tiempo, hasta llegar a la época actual; la génesis del carbón, del petróleo, de las rocas sedimentarias en general, son temas de gran importancia en Paleontología.

Cuando se trate de identificar fósiles recogidos en el campo, deben utilizarse publicaciones relativas a la región donde se esté trabajando, ya que las especies fósiles varían mucho de una localidad a otra, y las publicaciones generales no resultan útiles, excepto para ciertas especies que tienen una gran dispersión geográfica. Por lo general, cuanto más próxima esté la localidad donde se han recogido los fósiles, del sitio donde se encontraron los que aparezcan representados en los libros, mayores posibilidades habrá de identificarlos correctamente. Para las Islas Británicas, las publicaciones del Museo Británico de Historia Natural, sobre fósiles del Paleozoico, Mesozoico y Cenozoico, son esenciales; en Francia, las Guías geológicas regionales.



OBRAS DE DIVULGACIÓN



cayeux, A. — Tres mil millones de años de vida. Enciclopedia Horizonte (Barcelona).

colbert, E. H. — El libro de los Dinosaurios. EUDEBA, (Buenos Aires).

furon, R. — La distribución de los seres vivos. Nva. Colección LABOR (Madrid).

kurtén, B.—Introducción a la Paleontología. El mundo de los Dinosaurios. Biblioteca para el hombre actual; Ed. Guadarrama (Madrid).

moore, Ruth. — Hombre, tiempo y fósiles. Ed. Labor (Madrid).

olivier, G. — El hombre y la evolución. Nva. Col. LABOR (Madrid).

piveteau, }. — De los primeros Vertebrados al hombre. Nva. Col. LABOR (Madrid).

termier, H. y G. — Trama geológica de la Historia Humana. Nva. Col. LABOR (Madrid).

senet, A. — El hombre a la busca de sus antepasados. Ed. Caralt (Barcelona).

wendt, H. — Antes del diluvio. La novela del mundo de los fósiles. Ed. Noguer (Barcelona).

Tras las huellas de Adán. Ed. Noguer (Barcelona). Pequeña Biblioteca Daimón: Fósiles (Madrid, Barcelona). Bruguera — Libro color: Animales prehistóricos (Barcelona).

El hombre fósil.

La Arqueología.



OBRAS SOBRE EVOLUCIÓN Y SOBRE EL HOMBRE FÓSIL



aguirre, E. — El origen del hombre. Biblioteca Salvat de grandes temas

(Barcelona). bergounioux, F. — La Prehistoria y sus problemas. Taurus Ed. (Madrid).

Origen y destino de la vida. Id., id.

burton, M. — Origen y Evolución de la vida animal. Ed. Daimón (Barcelona).

crusafont, meléndez, aguirre. La evolución. B.A.C. (Madrid). (Segunda edición).

crusafont pairo, M. — Evolución y Ascensión. Cuadernos Taurus (Madrid).

Origen, evolución y singularidad del hombre. Cuadernos Taurus (Madrid).



koenigswald, G.H.R.v. — Los hombres prehistóricos. Ed. Omega (Barcelona).

leonardi, P. — La evolución biológica. Ed. FAX (Madrid).

templado, J. — Historia de las teorías evolucionistas. Ed. Alhambra, Exedra (Madrid).

PUBLICACIONES DEL MUSEO BRITÁNICO DE HISTORIA NATURAL



oakley, & Muir-Wood. — The Succession of Life through Geological time.

swinton. Fossil Amphibians and Reptils.

le gros clark. History of the Primates.

swinton. Fossil Birds. British Cenozoic Fossils. British Mesozois Fossils. British Palaeozoic Fossils.

OBRAS FUNDAMENTALES DE PALEONTOLOGÍA Y GEOLOGÍA



ager, D. V. — Principies of Peleoecology. — McGraw-Hill Book Co.

aubouin, brousse et lehman. Précis de Géologie (2 vols.). Dunod (París).

dunbar, C. O. — Geología Histórica. Cía. Ed. Continental (México).

meléndez, B. — Paleontología (2 tomos). Ed. Paraninfo (Madrid).

Fichero de Paleontología Estratigráfica. Id., id.



meléndez, B. y fúster, J. M. —Geología (3.a Ed.). Id., id.

R. C. moore (Ed.). — Treatise on Invertebrate Paleontology. (27 vols.). Geol. Soc. of America (New York).



piveteau, J. y colaboradores (7 tomos). — Traite de Paléontologie. Masson et Cié. Ed. (París).

romer, A. S. — Vertébrate Paleontology (3.a Ed.). Univ. of Chicago Press (Chicago y Londres).

romer, A. S. — Anatomía Comparada (Vertebrados). Ed. Interamericana (México).

stokes, W. L. — Historia de la Tierra. Ed. Aguilar (Madrid).

swinnerton, H. H. — Elementos de Paleontología. Ed. Omega (Barcelona).

termier, H. et G. — Paléontologie Stratigraphique. Masson et Cíe Ed. (París).

woodford, A. O. — Geología Histórica. Ed. Omega. Cuides Géeologiques régionaux, colección dirigida por ch. pomerol. — Ed. Masson et Cié., París.

OTRAS OBRAS SOBRE EL TEMA PUBLICADAS POR PARANINFO



astier. Geofísica aplicada a la hidrología.

bayly. Introducción a la petrología.

ducros y lajerowicz bonneteau. Problemas de cristalografía.

griffiths y king. Geofísica aplicada para ingenieros y geólogos.

guillemot. Geología del petróleo.

kreiter. Exploración y prospección geológica.

lozano calvo. Introducción a la geofísica.

meléndez. 60 modelos cristalográficos (15.a edición).

orellana. Prospección geoéléctrica por campos variables.

Prospección geoéléctrica en corriente continua.



paraninfo. — Mapa geológico de España y Portugal.

parasnis. Geofísica minera.

Principios de geofísica aplicada.



philips. Introducción a la cristalografía.

rath. —> Cristalografía.

scott, J. — Paleontología.

suárez, M.a R. — Fundamentos de geología.

taton. Topografía subterránea.

todd. Hidrología. Agua subterránea.


1 Esta nomenclatura recibe el nombre de "binómica", y fue ideada por linneo, empleándose umversalmente para todos los seres vivos, animales y vegetales. Nótese que se escribe en letra cursiva, el género con mayúscula y la especie con minúscula.—N. del T.

2 En esta forma de fosilización, se conserva la forma y ornamentación de las conchas, aunque ciertas reacciones químicas en el interior de la roca, hayan reemplazado el material original por otro distinto.

3 Por ejemplo, el agua cargada de anhídrido carbónico, disuelve fácilmente el carbonato cálcico. — N. del T.

4 El descubrimiento de este famoso fósil, se debió al suizo scheuchzer, en el siglo XVIII, y su identificación definitiva fue obra de cuvier, el fundador de la Paleontología, a principios del siglo XIX, que le dio el nombre de Ananas scheuchzeri, en recuerdo de su descubridor. — N. del T.

5 Estas controversias, afortunadamente, pueden considerarse ya superadas, aceptándose unánimemente que la Biblia no pretende explicar científicamente determinadas cuestiones, sino simplemente se refiere a ellas según las apariencias, con un lenguaje vulgar y adaptado a la mentalidad y al tiempo en que fue escrita, para dejar bien sentado, que todo ha sido obra del Creador, sin especificar cómo se ha realizado la creación, lo cual es materia de investigación por parte de los geólogos y los paleontólogos. — N. del T.

6 Véase una descripción más detallada de este caso, en el último Capítulo.

7 Estos y otros nombres análogos, derivan del de los paleontólogos a los que fueron dedicados por sus descubridores. — N. del T.

8 El Precámbrico, corresponde al período de la Historia de la Tierra anterior al Cámbrico. Véase la Figura 2. — N. del T.

9 Este "arquetipo" para las extremidades de los Mamíferos, y de los Vertebrados terrestres en general, es el quiridio. El principio de la homología ya fue propuesto por cuvier, mediante consideraciones de anatomía comparada, estableciendo toda una serie do "tipos estructurales" para los Vertebrados, independientemente de toda consideración evolutiva. — N. del T.

10 Probablemente su significado sea un intento de homotermia incipiente, perfeccionada posteriormente en los mamíferos. — N. del T.

11 Esta disposición de las extremidades en los Sinápsidos, ha motivado el nombre de Ambulátiles, propuesto por el Prof. M. crusafont, para estos reptiles que "andan" en vez de arrastrarse. — N. del T.

12 En uno de estos Ambulátiles, descubiertos últimamente, se ha comprobado que existe una doble articulación de la mandíbula con el cráneo: en Diartrognathus, así llamado precisamente por esta peculiaridad, además de la articulación articular-cuadrado, propia de los Reptiles, existe la articulación dentario-escamoso propia de los Mamíferos, con lo cual, los dos huesecillos mencionados, pueden quedar liberados de su función mecánica en la articulación mandibular, y funcionar sólo como trasmisores del sonido. — N. del T.

13 Los Crosopterigios se dividen en Ripidistios y Actinistios; los primeros dieron origen, por evolución, a los primeros Anfibios, que fueron los Ictiostégidos, mientras que los otros, han persistido en el mar, y uno de ellos, su último superviviente, es el famoso Coelecanto. N. del T.

14 Estos fósiles transportados, se denominan "alóctonos", mientras quecos que han quedado en el mismo lugar donde vivieron, reciben el nombre de "autóctonos".— N. del T.

15 En realidad, en los elefantes, como en todos los mamíferos, sólo existen dos denticiones sucesivas: la de leche y la definitiva; lo que ocurre es, que a la vez, sólo funcionan dos molares en la mandíbula inferior y otros dos en la superior, y cuando se desgastan, son sustituidos por los que ocupan situación inmediatamente detrás de ellos, desplazándose hacia delante para sustituirlos en la función masticadora.—N. del T.

16 Estas calizas reciben el nombre de Estromatolitos y presentan una estructura en capas concéntricas, que se supone originada por el crecimiento de un Alga.— N. del T.

17 Estos arrecifes son análogos a los del Devónico de Bélgica y del Norte de España, en la región Cantábrica. — N. del T.

18 El autor admite que los Graptolitos eran Pterobranquios, lo cual parece bastante probable, aunque tal vez no fuesen exactamente equivalentes. Por otra parte, no es seguro que los Pterobranquios sean realmente bordados, ni siquiera Hemicordados como se ha venido suponiendo, sino que deben ser Invertebrados, deuterostomos, que constituyen un Phyllum independiente. — N. del T.

19 Además de la facultad de poder arrastrarse sobre la tierra firme, los Rhipidistos podían respirar el aire atmosférico con la boca cerrada, por estar provistos de "coanas", que son unos conductos internos, que comunican las fosas nasales con la boca. En todos los demás Peces Sarcopterigios (incluidos los Coelacántidos), las fosas nasales sólo desempeñan una función olfativa; mientras que en los Rhipidistos sirven también para respirar, lo cual les proporcionó, sin duda, una ventaja más sobre sus "competidores". — N. del T.

20 La semilla es el órgano reproductor de las plantas Espermafitas o Fanerógamas, resultando de la fecundación; contiene el embrión con reserva alimenticia, y está protegida por una cubierta, pudiendo quedar durante mucho tiempo en estado de vida latente. En cambio la espora es una célula reproductora, que se origina en el interior de ciertos órganos o esporangios, y de cuya germinación resulta una fase sexuada (masculina o femenina) del vegetal; carece de sustancias de reserva, y también puede permanecer durante cierto tiempo en forma de vida latente.

21 En la actualidad, la Tectónica de placas o "tectónica global", que incluye la expansión del fondo oceánico, explica perfectamente la deriva continental. Véase, por ejemplo, la obra "Geología" de B. Meléndez y J. M. Fúster, Ed. Paraninfo, Madrid, 1973. — N. del T.

22 Las suturas son las líneas según las cuales, los tabiques de la concha se unen a la pared interna de la concha de los Ammonoideos, siendo visibles en los moldes internos de estos fósiles.

23 De hecho, el desarrollo de las Angiospermas, coincide con el de ciertos órdenes de Insectos modernos, como los Himenópteros y los Lepidópteros, que intervienen directamente en la polinización de estas plantas. — N. del T.

24 El autor utiliza en sentido Figurado este término, que corresponde al aparato utilizado por los submarinos para renovar el aire en inmersión, refiriéndose al largo cuello y a los orificios nasales súperos de Brachiosaurus. N, del T.

25 Durante la mayor parte del Mesozoico, no existía aún el océano Atlántico; Norteamérica y Europa, estuvieron unidas, prácticamente, hasta el Cretácico superior. — N. del T. Para una descripción de Centroamérica, véase el Capítulo III, págs. 71 y 72.

26 Para un estudio más detallado de la evolución de los Primates, puede consultarse el artículo "La evolución de los Primates", del Dr, E. Aguirre, en el libro La Evolución, publicado por la B.A.C., Madrid, 2.a ed., 1974. —N. del T.

27 En las terrazas del río Manzanares, próximo a Madrid, se han encontrado varios ejemplares de esta especie; uno de ellos, hallado en Villaverde, parcialmente montado en el Museo Nacional de Ciencias Naturales, mide 4,50 m. de altura. — N. del T.

28 La mayoría de los esqueletos de neandertalianos, pertenecen a individuos de unos 30 años y son masculinos, lo cual sugiere que la mortandad de las mujeres al dar a luz, debía ser muy elevada.

1   ...   32   33   34   35   36   37   38   39   40


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal