Introducción para el profesor



Descargar 36.32 Kb.
Fecha de conversión13.03.2017
Tamaño36.32 Kb.
Introducción para el profesor:
El Museo Chileno de Arte Precolombino ha creado este texto como un apoyo al profesor en los cursos de prehistoria y es entregado en conjunto con una presentación en Powerpoint como refuerzo y para hacer la clase más didáctica. Este material puede ser modificado para adecuarse a los tiempos y las características de la clase.
La información entregada se estructura de la siguiente forma: una pequeña introducción histórica y geográfica de la cultura estudiada, a la que sigue un relato de la historia de la cultura; posteriormente se desarrollan temas específicos como la economía, el arte, la organización social y la religión. Esta misma estructura se encuentra en la página web del Museo Chileno de Arte Precolombino, a la cual pueden recurrir los docentes para complementar el material entregado. Además, numerosas fotografías pertenecen a piezas arqueológicas del Museo, el cual se recomienda visitar.
El contenido aquí expuesto va más allá de lo que se ha encontrado en los textos escolares, para que los alumnos conozcan y comprendan la riqueza, la variabilidad y el desarrollo cultural de América.

-Diapositiva 1

Los Andes Centrales y la cultura Inka
-Diapositivas 2 y 3
El Área Andina fue cuna del desarrollo de una importante cantidad de complejas sociedades estatales tales como Moche, Wari, Chancay o Chimu las cuales en su momento eran el centro de la civilización andina. Todas ellas fueron las bases para el desarrollo de los inka, formadores del Tawantinsuyu, el imperio más extenso en toda la América precolombina que abarco los territorios cordilleranos y la costa desde el sur de Colombia hasta el centro de Chile. Tawantinsuyu, en quechua la lengua que hablaban los inka, significa cuatro provincias, lo cual representaba la división administrativa del estado en cuatro provincias o suyu. El actual Chile se ubicaba en el Kollasuyu, que incluía además parte de Bolivia y Argentina.

-Diapositivas 4 y 5: Culturas que aportan directamente a los inka
En un comienzo los inka eran un pequeño Señorío compuesto de aldeas distribuidas en el valle del Cuzco, donde practicaban la agricultura. Por mucho tiempo coexistieron con otros pueblos y en algunos casos fueron dominados por ellos. Gracias a estos contactos, los inka adquirieron distintos conocimientos que finalmente los convirtieron en la potencia más importante de los Andes Centrales a la llegada de los españoles.
-Diapositiva 4: La influencia de Tiwanaku
Mientras las aldeas inka se dispersaban por el valle de Cuzco, en el año 100 d.C., surge en el Altiplano boliviano –en la orilla sur del lago Titicaca– la cultura Tiwanaku, cuya influencia afectó a gran parte de la zona norte de Chile y Argentina. Destacaron por la construcción de edificios en piedra finamente tallada, para lo cual trasladaban gran cantidad de personas de otros lugares para trabajar en la construcción de sus centros ceremoniales. Su capital, el complejo de Tiwanaku, se distingue por la serie de templos construidos sobre plataformas de dimensiones colosales que incluyen edificios ricamente decorados con fina lapidaria, siendo uno de sus mayores monumentos la llamada Puerta del Sol. Entre esta población estaban los ancestros de los inka y aquí aprendieron las estrategias militares, el uso de la piedra en las construcciones y muchas otras técnicas. S

-Diapositiva 5: La influencia de Wari
Un poco después que Tiwanaku, surge la cultura Wari, y entre ambas poblaciones habrá un profuso intercambio. Los Wari se caracterizaron por tener uno de los primeros ejércitos de tiempo completo y por edificar una de las primeras ciudades en los Andes del Sur. En ellas se levantaron edificios públicos, casas, almacenes, calles y plazas, que rodearon con grandes muros. Estos dos aspectos también fueron tomados y desarrollados posteriormente por los inka.
En el año 1200 d.C., luego de la caída de Tiwanaku y Wari, los inka se impusieron sobre los demás grupos y se instalaron en la ciudad de Cuzco, desde la cual comenzaron a prosperar rápidamente. Las lecciones de ganadería, metalurgia, trabajo en piedra de Tiwanaku; junto con la estrategia militar, la administración de nuevos territorios, la ampliación y el mejoramiento de caminos y puentes, el uso intensivo de sistemas de correo, quipus y movilización de mitimaes de los Wari, entre otras cosas, fueron implementadas y perfeccionadas por los inka, pero en beneficio propio.

-Diapositivas 6 a 8: Cuzco, la cuna del Imperio
El área nuclear de la cultura Inka se encontraba en el valle de Cuzco, Perú. Este valle era especial porque en él se unían tres paisajes importantes: la sierra montañosa, la selva amazónica y la extensa altiplanicie andina. La combinación de ambientes resultante permitió a los pueblos cultivar distintos alimentos y obtener recursos de la más variada especie.
En este valle se fundó la ciudad de Cuzco, la cual se convirtió en la capital del imperio Inka, una ciudad de enormes y ricos edificios finamente construidos con bloques de piedra tallados y calzados con precisión milimétrica. La población llego a bordear los 300 mil habitantes, con claras divisiones sociales, donde surgió la figura del Zapa Inka a la cabeza.
Posteriormente, los inka se expandieron por gran parte del área andina, desde el sur de Colombia hasta el río Cachapoal en Chile y desde el océano Pacífico hasta la vertiente oriental de los Andes. Cada una de estas cuatro provincias o suyu era administrada por gente de confianza del Zapa Inka. Estas regiones se llamaban:

  1. Chinchaysuyu: Provincia ubicada en la costa norte de Perú hasta Ecuador, al noroeste del Cuzco.

  2. Kontisuyu: Provincia que comprendía la costa sur de Perú, al suroeste de Cuzco.

  3. Kollasuyu: Provincia ubicada al sur de Cuzco, que incluía Chile y Argentina.

  4. Antisuyu: Provincia ubicada en la zona selvática y cordillerana, al este de Cuzco.



-Diapositivas 9 y 10: La expansión del Imperio
Cada gobernante Inka fue expandiendo su territorio para obtener las riquezas necesarias para mantener su familia real o panaka y las crecientes necesidades del culto a sus dioses. Rápidamente conquistaron a los grupos de sus alrededores, haciéndose cada vez más poderosos. Uno de los gobernantes más importantes fue Pachacuti Inka Yupanqui, quien conquistó la mayor cantidad de territorio, desde Quito en Ecuador por el norte, hasta el Norte Chico de Chile por el sur. Esta serie de conquistas continuaron hasta que se llegó a la máxima expansión del territorio Inka, que en Chile llegó hasta el río Cachapoal, en la Región del Libertador General Bernardo O'Higgins. La conquista de esta parte fue dirigida por Tupac Inka Yupanqui, sucesor de Pachacuti Inka Yupanqui.
Como estrategia de conquista, los inka no utilizaron sólo la fuerza, sino también la diplomacia, sobre la base de regalos y alianzas, aunque siempre respaldados por la presencia de un ejército fuerte y sumamente experimentado. Establecían contacto con los grupos a conquistar, les ofrecían regalos a sus jefes, hacían ceremonias y les iban convenciendo de lo ventajoso que era unirse a ellos. No los obligaban a cambiar de religión ni de creencias, sólo les pedían que reconocieran al Sol como dios principal y que le entregaran un tributo al Inka. A cambio, éste les daría riquezas y les aseguraría alimentos y diversos productos de todas partes del Imperio. Para esto, el Inka enviaba diversos administradores –de los cuales el más importante era un representante directo de la presencia real en distintas partes del Imperio, personaje llamado por los españoles virrey a la usanza de corana castiza–, quien negociaban con los líderes locales.
-Diapositivas 11 a 13: El camino del Inka
Para mantener el control y transportar sus productos por todo el territorio, los inka expandieron una extensa red de caminos llamada Qhapaq Ñan. Estos eran amplios, seguros, muchos de ellos empedrados y llevaban a todos los lugares del gran Imperio. Cada cierta distancia construyeron tambo, que eran lugares de alojamiento y bodegas donde guardaban comida para los viajeros. Muchos poblados y centros importantes estaban ubicados a orillas de esta compleja red de caminos, lo que hacía más fácil su mantención y uso.
Por estas rutas transitaban personas a pie y caravanas de llamas cargadas de productos. Por estos caminos también transitaban los chasquis o mensajeros, quienes corrían de tambo en tambo llevando mensajes e información hacia y desde el Cuzco. Esta costumbre fue tomada de la cultura Moche y posteriormente de Wari.

-Diapositiva 14: La arquitectura Inka
La arquitectura fue un elemento importante en la expansión y el dominio inkaico, ya que reflejaba su estructura de poder, es decir, en el diseño arquitectónico y la distribución de los espacios los inka definieron el trato con los súbditos. En este sentido, la arquitectura era un reflejo de la estructura social del Cuzco y de la mitología inka, convirtiéndose en un patrón que se repetía a lo largo del Imperio.
Las construcciones inka fueron principalmente de piedra trabajada en distintos grados, aunque también se utilizó el adobe en algunos lugares. En piedra destacan las construcciones de la ciudad de Cuzco, donde los bloques de piedra fueron tratados con tal finura que no necesitaron un material que los adhiriera entre sí, ya que encajaban perfectamente, sin que un cabello quepa entre ellos.
La forma de los recintos era generalmente rectangular, con puertas, ventanas y hornacinas trapezoidales. El techo se construía a dos aguas. Algunas estructuras importantes eran las kanchas, espacios abiertos y delimitados por muros, donde se realizaban rituales tales como los de reciprocidad entre el Estado y los pueblos conquistados. En cada zona instalaban un centro administrativo nuevo o acomodaban alguno previo. Con estos principios construyeron importantes centros religiosos, ceremoniales y ciudades a lo largo del imperio, combinando en muchas de estas construcciones elementos inka y locales.
-Diapositivas 15 y 16: El fin del Imperio
En 1532 los españoles llegan a la costa de Perú, atraídos por las historias de grandes ciudades llenas de riquezas. Guiados por Francisco Pizarro, llegaron a Cuzco y aprovecharon el conflicto que existía en ese momento entre Huáscar y Atahualpa por la elección del nuevo gobernante para el Tawantinsuyu, derrotando rápidamente a las fuerzas locales. En dicha guerra, además de la situación interna de la política inka, fueron gravitante el poco interés de algunos pueblos sometidos por los inka por defender al imperio y la superioridad militar española, donde el caballo y las armas de fuego eran significativas.
Las antiguas costumbres se funden con la tradición católica y europea, surgiendo nuevas formas de expresión tanto políticas y económicas como artísticas y religiosas, que dan paso a la cultura andina de hoy. No obstante, en la mayor parte de los grupos indígenas de tiempos coloniales en el área Andina, el Imperio Inka se convierte en un pasado que brinda una esperanza frente a la fuerte represión que sufren por parte de los españoles, produciéndose varias sublevaciones que pretenden volver a los antiguos tiempos. Hoy, incluso el rey inka es parte de la mitología indígena de territorios que nuca fueron parte del Tawantinsuyu, tal como la isla de Chiloé.

-Diapositiva 17: La economía de los inka
La economía inka se basaba en dos conceptos, que fueron determinaste en su éxito como imperio: la Reciprocidad y la Redistribución. Estos conceptos están aún presentes en la economía de los indígenas andinos.
Reciprocidad significa que si alguien recibe algo de otra persona, en algún momento debe devolver algo equivalente. Pueden ser bienes o servicios, siempre que tengan un valor equivalente. Por ejemplo, si un campesino le pide a otro que lo ayude a arar la tierra, este queda con una deuda que tiene que saldar y el otro tiene el derecho a pedirle que lo ayude a arar su tierra de vuelta. El Inka aprovechó y utilizó esta costumbre; les entregaba a los kuraca o jefes de los distintos pueblos finos y valiosos regalos, los invitaba a celebraciones y los recibía en su presencia. De esta forma, los kuraca quedaban con una deuda y tenían que aceptar los requerimientos del Inka. Este sistema era utilizado por los pueblos andinos, ya que eran sociedades en las que no existía el mercado y que no utilizaban el dinero como forma de cambio.
En general, el inka pedía como reciprocidad fuerza de trabajo, es decir, personas para realizar distintas tareas. Esta forma de tributo, llamada mita, significaba estar al servicio del Estado por cierta temporada, realizando actividades agrícolas, de minería o sirviendo en el ejército, entre muchas otras. Durante este tiempo el Estado se encargaba de alimentar y mantener a las familias de los mitimaes.
Con este sistema, los inka acumulaban grandes cantidades de bienes, como alimentos, ropas, objetos de piedra, vasijas de cerámica, adornos de metal, plumas y conchas, los cuales eran utilizados en la Redistribución. Esta consistía en tomar estos productos y repartirlos entre otros grupos, así quienes al recibirlos quedaban obligados a realizar nuevos trabajos. La redistribución de los objetos más valiosos sólo se hacía entre las elites o personas de mayor importancia, quienes manejaban las relaciones políticas y religiosas. Mientras más poder tenían los inka sus regalos se hacían más valiosos, por lo cual los gobernantes de otros pueblos quedaban obligados con el Inka.

-Diapositiva 18: El sistema de andenería
Uno de los motores económicos del desarrollo y expansión Inka fue la agricultura, para la cual utilizaron sistemas de andenería o terrazas que eran construidas en los valles o laderas de cerros, generando sectores planos, contenidos por muros de piedra. Dentro de estos plantaban y cosechaban maíz, papas, ají, yuca, ocas, porotos, calabazas, y quínoa, entre muchos otros productos. Estas instalaciones eran irrigadas con sistemas de acueductos y canales que eran complejas obras de ingeniería aprendidas de los especialmente de los Moche, Chimú y Nasca. Estas actividades agrícolas fueron complementadas con la ganadería de llamas y alpacas, que usaban tanto para transportarse como su carne, lana, huesos y grasa.

-Diapositiva 19: El quipu
Los inka utilizaron un sistema de registro para administrar política y económicamente su Estado. Se llamaba quipu y era una cuerda de la cual colgaban numerosos hilos de diferentes colores, que eran anudados para indicar cantidades y distintos tipos de cosas. Así, los inka llevaban un registro de todo lo que guardaban en sus bodegas, los bienes trasportados en una caravana, los tributos pagados por cada grupo o los datos del censo de la población de un determinado lugar. Los especialistas en leer, hacer y guardar estos quipu, eran los Quipucamayoc, nobles que aprecian en una escuela el uso de este sistema.

-Diapositivas 20 a 23: El arte de la cultura Inka
Los artistas y artesanos inka crearon obras de arte en muchos tipos de materiales distintos. Trabajaron con gran talento la madera, la piedra, el hueso, la concha, y las plumas, pero destacan especialmente los textiles, los metales y la cerámica, bienes que tenían una lata importancia social ya que eran habitualmente utilizados como regalos en las ceremonias de reciprocidad.
Muchos de los artesanos altamente especializados no eran de origen inkaico. Una de las formas más comunes en que los pueblos incorporados al imperio pagaba su tributo era por medio de el trabajo de sus mejores artistas.
De la costa norte de Perú, llevaron al Cuzco a los mejores orfebres Chimú, quienes tenían una larga tradición creando complejos y hermosos adornos y objetos de metal. Como el Zapa Inka era descendiente del Sol, su dios, usaba principalmente cosas de oro, metal considerado lágrimas del Sol. Otros bienes que tenía muchísimo valor para las culturas andinas eran los textiles. Por esto, los inka tomaron desde la costa sur del Perú a los mejores tejedores herederos de las tradiciones Paracas y Nasca, quienes usaban lana de alpaca, vicuña y algodón para hacer finísimas ropas, adornos, tapices y armaduras entre otras cosas.
En la alfarería destaca la cerámica hecha en el Cuzco, con diseños en su mayoría geométricos y pintada con colores negro, rojo y crema. Los inka tenían un jarro muy propio de su cultura llamado maka. Este jarro, llamado aríbalo por los europeos, era importante porque en él se guardaba y vertía la chicha, que era una bebida sagrada usada en las celebraciones y los ritos. Estos jarros, junto con otras vasijas, eran regalados por el soberano Inka para hacer alianzas con otros pueblos y comúnmente se encuentra formando parte del ajuar funerario en los cementerios.

-Diapositiva 24: La organización social de los inka
Los inka tenían una organización social basada en un sistema dual, es decir, todos los grupos sociales estaban divididos en dos partes: hanan o la parte de arriba y hurin o la parte de abajo, cada una con sus propios líderes o dirigentes. Cada pueblo que componía el imperio Inka se organizaba en ayllus o grandes familias donde se agrupaban las personas que descendían de un antepasado común.
En general, la sociedad Inka estaba dividida en cuatro partes:

  • La clase más alta eran los orejones. Era el grupo gobernante y tenía muchos privilegios, especialmente el acceso a la educación. Esto era importante porque el líder Inka tenía que reunir una indispensable condición: información. El Zapa Inka debía tener fuerza, valentía, capacidad organizativa, dotes de estratega e información. Los que tenían esas cualidades, tenían derecho a acceder al liderazgo. Los orejones vivían en las ciudades y se dividían en panacas o linajes. Aquí también se ubican las clases dirigentes o jefes de los grupos que eran conquistados por los inka.

  • Un grupo intermedio eran los especialistas, entre ellos se encuentran los artesanos; los científicos, técnicos y maestros, denominados amautas; los contadores y administradores llamados quipucamayoc y kuraca, los militares y servidores de la religión.

  • Después se encontraban los hatunrunas o campesinos, quienes eran la mano de obra para las construcciones, agricultura, ganadería y el resto de las actividades que eran necesarias para producir alimentos y distintos objetos. Pagaban el tributo en trabajo que pedía el Inka a través de la mita.

  • Luego están los yanaconas, que más que esclavos eran servidores de por vida. A este grupo pertenecían algunos individuos de los ayllus dominados.


-Diapositiva 25: La religión Inka
Según la mitología inka en un principio los hombres vivían en una tierra donde no había luz, ni Sol ni Luna. Un día, del lago Titicaca salió un dios llamado Tici Huaricocha quien hizo salir el Sol, llamado Inti, y la Luna, llamada Kolla. Los hombres que vivían en la oscuridad se secaron y convirtieron en piedra. Después Tici Huaricocha se fue a un lugar llamado Tiwanaku y de las piedras que allí habían hizo gente, cada uno con los trajes que debía usar como nación y les dio sus nombres. Luego de esto, los mandó a poblar el mundo. De ahí nacieron los hombres. Luego Tici Huaricocha cruzó el Titicaca y se perdió en el mar. Los primeros inka habían llegado a Cuzco por una cueva en el lago Titicaca. De ahí había salido la pareja fundadora de la primera panaca, Manco Capac y Mama Ocllo y sus hermanos y hermanas.
En la religión Inka, el Sol y la Luna eran los dioses principales, de los cuales descienden los gobernantes y sus familias. Del Sol descendía el Zapa Inka y de la Luna su mujer principal, la Kolla. Como descendían de estos astros, los gobernantes inka eran considerados seres sagrados, que podían conversar con Inti. Como era un dios, sólo algunas personas podían verlo directamente, estaba vestido con ricas ropas, adornos de oro, grandes tocados y rodeado de gente a su servicio.
Sin embargo, el Zapa Inka, aunque era la representación del Sol en la Tierra, no podía hacer lo que quisiera. Estaba sometido a muchos controles de los miembros del consejo, de las familias reales o panacas, quienes le exigían respetar las formas correctas de conducta. Si no las cumplía, podía ser reemplazado.
-Diapositiva 26: Las huacas
Los inka llamaban huaca a todas las cosas sagradas, entre ellas se encontraban los cerros y montañas, algunos cuerpos celestes o fenómenos climáticos como rayos, relámpagos o truenos. Existieron dos huacas muy importantes, las cuales se convirtieron en santuarios para los inka: Pachacamac (al sur de Lima, Perú) y la Isla del Sol (lago Titicaca). En el primero residía el dios de los temblores, que debía ser adorado porque si se sacudía muy fuerte podía destruir la Tierra. La Isla del Sol corresponde al santuario que se encuentra en el lugar donde apareció el dios Tici Huaricocha, considerado el ordenador del mundo. En estos y otros santuarios importantes, vivían las mamacona, mujeres que se ocupaban de mantener y producir los objetos sagrados para los ritos de los dioses.
Como los inka fueron integrando distintos pueblos y culturas, también incluyeron los dioses de estos grupos a su religión, al mismo tiempo que les exigían aceptar la adoración al Sol y al Inka gobernante. Esto fue de mucha importancia en la conquista y expansión inkaica, porque permitían a los pueblos seguir adorando sus propios dioses, siempre que incluyeran al Sol.
Al ir avanzado por distintos territorios, los inka iban haciendo ofrendas a sus dioses. Entre estas ofrendas encontramos los santuarios en las cumbres de altas montañas, especialmente comunes en Chile y Argentina. En varios de ellos se realizaron sacrificios humanos o kapacochas, especialmente con niños. Estos se enterraban vestidos elegantemente, acompañados de figurillas de mujeres, hombres y llamas hechas de plata, oro o concha; bolsitas con hierbas, vasijas con comida o bebida, entre otras cosas. En otros santuarios, sólo se ofrendaban objetos, especialmente las figurillas.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal