Introducción Rito de introducción



Descargar 72.97 Kb.
Fecha de conversión27.11.2017
Tamaño72.97 Kb.
Introducción

Rito de introducción

Según la Ordenación General del Misal Romano, los ritos introductorios tienen como «finalidad lograr que los fieles reunidos constituyan una comunidad y se dispongan a oír como conviene la Palabra de Dios y a celebrar dignamente la Eucaristía»2 . Es el momento en que debemos prepararnos mejor para el encuentro con el Señor. Donde la acogida y hospitalidad nos «domestican», nos deben hacer sentir de la «domus Dei», de la casa de Dios. Estos ritos son:



La entrada del celebrante

Normalmente debe ir acompañada de un canto procesional, solemne y festivo que corresponde, de suyo, al pueblo, y pretende «abrir la celebración, fomentar la unión de quienes se han reunido e introducir sus pensamientos en la contemplación del misterio litúrgico o de la fiesta»3 . Se acompaña la procesión de entrada estando de pie. Deberíamos reproducir en nosotros los sentimientos de nuestro Señor que ansiaba ir al sacrificio de la cruz: Él se afirmó en su voluntad de ir a Jerusalén (Lc 9,51).



Veneración al altar

A la procesión de entrada sigue la veneración al altar, como símbolo de Cristo y lugar específico del sacrificio eucarístico. Esta veneración se expresa con tres signos: la inclinación, el beso y la incensación.

Es un beso de saludo y de amor entre la Esposa y el Esposo. Tiene una importancia especial, por ser el único –con el del final de la misa– previsto.

¡Nuestra mirada al altar del sacrificio debe ser un acicate más para disponernos mejor a participar del sacrificio de Aquél que es «sacerdote, víctima y altar»!4 



Saludo a la comunidad cristiana

La señal de la cruz, unida a la fórmula: «En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo», acompaña el comienzo de todas las acciones cristianas. Luego, el ministro y los fieles se saludan, con lo que «el sacerdote manifiesta a la asamblea reunida la presencia del Señor. Con este saludo y con la respuesta del pueblo se pone de manifiesto el misterio de la Iglesia congregada»5 . Se desea que el Señor esté con el «espíritu» del ministro6  para que realice bien su ministerio.

Siempre la Iglesia se congrega junto al altar para el sacrificio del Señor. «La Eucaristía ... es el lugar donde permanentemente la Iglesia se expresa en su forma más esencial: presente en todas partes y, sin embargo, sólo una, así como uno es Cristo»7 . «El Sacrificio eucarístico ... se manifiesta, a pesar de su permanente particularidad visible, como imagen y verdadera presencia de la Iglesia una, santa, católica y apostólica8 »9 .

Rito penitencial

La Iglesia santa y, al mismo tiempo, integrada por pecadores, sabe que sus miembros necesitan convertirse para recibir el perdón de Dios, disponiéndose así para participar dignamente en la Misa.

Aquí debemos esforzarnos por tener un adecuado espíritu de penitencia, de humildad y de confianza en la misericordia divina.

Kyrie

Se rezan: dos Kyrie, dos Christe y dos Kyrie, con sentido cristológico. «Es un canto con el que los fieles aclaman al Señor y piden su misericordia»10 . ¡Es la maravillosa súplica letánica que nunca debería caerse de nuestro corazón: Señor, ten piedad!



Gloria

Esta oración está dirigida al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo. Es himno trinitario: «El Gloria es un himno con el que la Iglesia, congregada en el Espíritu Santo, glorifica a Dios Padre y al Cordero y le presenta sus súplicas»11 .



La oración colecta

El sacerdote invita al pueblo a dirigirse a Dios, pues debe conducirlo al Padre: «El sacerdote invita al pueblo a orar; y todos a una, con el sacerdote, permanecen un rato en silencio para hacerse conscientes de estar en la presencia de Dios y formular interiormente sus súplicas. Entonces el sacerdote lee la oración que suele denominarse "colecta". Por medio de ella se expresa la índole de la celebración, y con las palabras del sacerdote se dirige la súplica a Dios Padre por Cristo en el Espíritu Santo. El pueblo, uniéndose a esta súplica y dando su asentimiento, hace suya la oración, pronunciando la aclamación "Amén"»12 .

 

 1 cfr. J.A Abad Ibáñez–M. Garrido Bonaño, OSB, Iniciación a la liturgia de la Iglesia (Madrid 1988) 273–281.



 2 Ordenación General del Misal Romano, 24. Ordenación General del Misal Romano en adelante OGMR.

 3 OGMR 25.

 4 Misal Romano, Prefacio de Pascua V, 48.

 5 OGMR 28.

 6 Teniendo en cuenta el carácter semítico de la expresión, desde el punto de vista gramatical debería traducirse «y también contigo». Sin embargo, los comentarios patrísticos no son gramaticales sino ministeriales: «Llama "espíritu" no al alma que está en el sacerdote sino al Espíritu que éste ha recibido por la imposición de las manos» dice San Juan Crisóstomo, In Ep. I ad Cor. Hom. 36, 5. PG 61, c. 313.

 7 Congregación para la Doctrina de la fe, Carta Communionis notio, 5.

 8 Concilio Ecuménico Vaticano II, Constitución dogmática sobre la Iglesia «Lumen Gentium», 26; cfr. San Agustín, In Ioann. Ev., 26,13.

 9 Congregación para la Doctrina de la fe, Carta Communionis notio, 11.

 10 OGMR 30.

 11 OGMR 31.

 12 OGMR 32.

Primera parte

Liturgia de la Palabra

«Espiritualmente alimentada en estas dos mesas1 , la Iglesia, en una, se instruye más, y en la otra, se santifica más plenamente; pues en la palabra de Dios se anuncia la alianza divina, y en la eucaristía se renueva esa misma alianza nueva y eterna. En una, la historia de la salvación se recuerda con palabras; en la otra, la misma historia se expresa por medio de los signos sacramentales de la liturgia

Por tanto, conviene recordar siempre que la palabra divina que lee y anuncia la Iglesia en la liturgia conduce, como a su propio fin, al sacrificio de la alianza y al banquete de la gracia, es decir, a la eucaristía. Así pues, la celebración de la misa, en la que se escucha la palabra y se ofrece y se recibe la eucaristía, constituye un solo acto de culto divino2 , con lo cual se ofrece a Dios el sacrificio de alabanza y se realiza plenamente la redención del hombre»3 .

Para lograr una activa, consciente y fructuosa participación en la misma, lo más aconsejable es que se lean antes las lecturas del día, de ser posible. Hay que adoptar la mejor disposición de escucha a Dios, a través de su Palabra: «Cristo está presente en su Palabra, pues cuando se lee la Sagrada Escritura en Iglesia es Él quien habla»4 . Cristo, Verbo encarnado, se hace realmente presente en la Palabra y la hace eficaz.

Gran amor debemos tener a la Sagrada Eucaristía como a la Palabra de Dios, ya que como dice San Jerónimo «ignorar las Escrituras es ignorar a Cristo»5 , o como enseña San Juan de Ávila «ensalzar la Palabra de Dios es ensalzar al mismo Dios». Debemos aprovecharnos de sus riquezas, porque como dice San Lorenzo de Brindisi: «múltiples riquezas encierra la Palabra de Dios, ya que es como el tesoro en donde se encuentran todos los bienes».

Pero hay que leerla bien ¿Cómo hay que hacer? Repito los consejos que leí hace muchos años. Hay que leer la Biblia como se comulga, con sencillez y personalmente, con espíritu de fe, humildad y oración, con deseo de cambiar de vida y como la interpreta la Iglesia: «en Iglesia», para encontrarse con Jesucristo Nuestro Señor.



Con espíritu de fe: Sin mayores averiguaciones, reconociendo su autoridad: es «Palabra de Dios». Por tanto, debemos leerla con el corazón dirigido hacia Dios y no hacia la ciencia humana.

Debemos creer en la Palabra de Dios. En toda la Palabra de Dios, no aceptando lo que me gusta y rechazando lo que no me gusta. Quien no tenga fe, no entenderá ni jota de la Sagrada Escritura. Sólo tendrá un conocimiento superficial e infecundo. San Pablo temía que algunos despreciasen la Palabra de Dios, por eso previene a los Tesalonicenses: No menospreciéis las profecías (1Te 5,20).



Con espíritu de humildad: Sin discusiones, sin curiosidad malsana. Con toda pureza intelectual, con rectitud de intención y no para buscar satisfacciones intelectuales, literarias, históricas o arqueológicas. Debo ponerme en contacto con Dios. Ese es el objeto de la lectura de su Palabra; pero eso está oculto a los sabihondos: Yo te alabo, oh Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque encubres estas cosas a los sabios y a los prudentes, y las revelas a los pequeños (Mt 11,25).

Debo ponerme como el alumno frente al Maestro y ese Maestro es el Espíritu Santo. Decía Santa Margarita María: «Colóquense delante de Dios como una tela pronta para recibir los brochazos y pinceladas del pintor; cuando tenemos esa actitud de "tela de pintar", el Espíritu Santo puede obrar».



Con espíritu de oración: Debemos leer la Sagrada Escritura como se comulga: adorando con el Espíritu, amando con el corazón. Enseñaba el pseudo–Dionisio: «Leer la Biblia es rezar; meditarla es hacer oración; reverenciarla es adorar la grandeza y majestad de Dios; familiarizarse con la Biblia es entrar en conversación frecuente con Dios y es empezar a gozar de Él».

Con espíritu de conversión: Dejando transformarnos por Cristo, porque quien lee la Sagrada Escritura, sin transformarse, sin abandonar el espíritu del mundo, el pecado, los placeres desordenados, sus codicias, etc., obra como un insensato. Es como un espejo en el que debemos mirar para vernos cómo debemos ser: Pero haceos ejecutores de la palabra, y no oidores solamente, engañándoos a vosotros mismos (Sant 1,22). Dice San Juan de Ávila: «No hay ruibarbo (planta usada como purgante) ni caña fístola que así revuelva el estómago como la Palabra de Dios». ¿No es así mi palabra, como el fuego, y como un martillo que golpea la peña? (Jr 23,29), si no quema la raíz de nuestros vicios, si no rompe nuestro corazón pervertido, es señal que no obra en nosotros porque nosotros obramos mal y leemos mal la Palabra de Dios.

Antorcha para mis pies es tu palabra, y luz para mi senda (Sl 119,105). Si no ilumina nuestra vida es porque nos tapamos los ojos para no ver y los oídos para no oír, y «no hay peor sordo que el que no quiere oír».

Con espíritu eclesial: «Leer en Iglesia»6  entendiendo esto ante todo: Que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada (2Pe 1,20).

Todo lo que hagamos para aprovechar mejor de la Sagrada Escritura, redundará en grandes beneficios para nosotros, ya que será una ayuda inestimable para descubrir, cada vez más y mejor, los grandes tesoros de la Sagrada Eucaristía.

¡Cuánto tiempo empleamos en leer diarios, revistas y libros humanos! ¿Y no hemos de darle tiempo a éste que es el «Libro de los libros», el «Libro por excelencia», la Biblia?

Acudamos a la Sagrada Escritura que al alma buena es más dulce que la miel: ¡Cuán dulces son a mi paladar tus palabras! Más que la miel a mi boca (Sl 119,103). A Santa Ángela de Foligno le fue revelado que la inteligencia de las Sagradas Escrituras encierra tales delicias que el hombre que las poseyera olvidaría el mundo... «no se olvidaría sólo del mundo el que gustase el deleite singular de entender los Evangelios; se olvidaría de sí mismo».

«La Eucaristía es la fuente y, al mismo tiempo, la cumbre de toda la evangelización, puesto que su objetivo es la comunión de los hombres con Cristo y, en Él, con el Padre y con el Espíritu Santo»7 .

 

 1 cfr. Concilio Ecuménico Vaticano II, Constitución sobre la Sagrada Liturgia «Sacrosanctum Concilium», 51; Decreto sobre el ministerio y vida de los presbíteros «Presbyterorum Ordinis», 18; Constitución Dogmática sobre la divina revelación «Dei Verbum», 21; Decreto sobre la actividad misionera de la Iglesia «Ad Gentes», 6; OGMR 8.



 2 cfr. Concilio Ecuménico Vaticano II, Constitución sobre la Sagrada Liturgia «Sacrosanctum Concilium», 56.

 3 Ordenación de las lecturas de la Misa, Notas preliminares, 10.

 4 Concilio Ecuménico Vaticano II, Constitución sobre la Sagrada Liturgia «Sacrosanctum Concilium», 7.

 5 Com. in Is. pról.: PL 24,17.

 6 Juan Pablo II, «Discurso al Consejo Internacional de los Equipos de Nuestra Señora», L’Osservatore Romano 39 (1979) 840; Concilio Ecuménico Vaticano II, Constitución sobre la Sagrada Liturgia «Sacrosanctum Concilium», 7. La traducción del texto latino «sacrae Scripturae in Ecclesia leguntur» que aparece en Concilio Vaticano II, Constituciones. Decretos. Declaraciones. Legislación posconciliar, BAC (Madrid 1975) 191 es incorrecta, pues traduce «leer en la Iglesia» en vez de traducir «leer en Iglesia». No se trata de una determinación local, sino eclesial.

 7 Juan Pablo II, Ecclesia de Eucharistia, 22.


Segunda parte

Liturgia de la Eucaristía

Primer momento:

Presentación y ofrenda de los dones

Capítulo 1º. Materia del sacrificio

La Eucaristía es una realidad tan maravillosa que, desde cualquier punto de vista que se la mire, supera todo lo que el entendimiento humano pueda pensar, aún desde aquel punto de vista que alguno pudiera considerar que es secundario, como ser lo que constituye la materia del sacrificio eucarístico.

¿Cuál es la materia? Pan y vino.

¿Qué calificación teológica tiene esta doctrina? Es de fe definida, por el Concilio de Trento1 , que la materia para la confección de la Eucaristía es el pan y el vino2 .

¿Qué pan y qué vino? Pan de trigo y vino natural de la vid (que el pan sea ácimo o fermentado no es una diferencia sustancial).

¿Por qué esto es así? Hay una sola razón: Porque el Señor así lo determinó. En efecto, nuestro Señor, en la Última Cena, empleó pan y vino3 . Por eso: «En el corazón de la celebración de la Eucaristía se encuentran el pan y el vino»4 .

Acerca de la materia del sacrificio, debemos hacer notar varias cosas:

– La materia es sencilla, ya que pocas cosas hay más sencillas que el pan y el vino;

– Fue materia viva, es decir, animada por un alma vegetal y tiene, por tanto, la nobleza de todo lo que fue vivo;

– Pero es materia elaborada por el hombre, porque no se dan naturalmente el pan y el vino, sino que es necesario el trabajo del hombre5 ;

– Es materia cocinada. Ha tenido que pasar por un proceso de cocción. Con los granos de trigo molidos se produce la harina que se mezcla con agua y debe ser cocinada por el fuego, y los granos de uvas luego de ser molidos tienen una suerte de cocción por el «calor natural»6  del mosto;

– Además, es una materia compuesta por muchas unidades: El pan por muchos granos de trigo que el hombre tuvo que moler para hacerlos harina y el vino es formado por muchos granos de uva que el hombre tuvo que triturar en el lagar;

– Es materia doble: pan y vino, ya que en todo banquete hay comida y bebida. El pan tiene por función nutrir y el vino deleitar;

– Es materia no cruenta, porque es materia inanimada;

– Por último, es materia sensible, visible, que vela lo invisible. De ahí la necesidad de la fe para comprender lo que pasa en la Eucaristía más allá de lo sensible.

1. Hubo quienes usaron otras materias

Como suele pasar con muchas otras cosas, ha habido –y hay–, quienes pretendieron corregirle la plana a Jesucristo en la elección que Él hizo acerca de la materia del sacrificio eucarístico. El ridículo y la necedad suelen hacer brillar con mayor esplendor la verdad y la sabiduría. Los artotyritas, como dice San Agustín y Teodoreto, usaban de pan y queso, porque suponían que era lo que los primeros hombres ofrecían a Dios, como dice el Génesis, que eran los frutos de la tierra y de los animales, simbolizados en los productos indicados: el fruto de la tierra, y el queso, hecho de leche de ovejas7 .

Los catafrigios y pepucianos usaban pan de harina amasado con sangre de niños, para manifestar la realidad sacrificial de la eucaristía con la sangre inocente de los niños8 .

Los ebionitas y encatritas sólo ofrecían agua –de ahí que también se los llamara acuarios–, bajo pretexto de sobriedad. En esto los imitaron los severianos y los maniqueos. Otros usaron sólo agua por miedo en tiempo de las persecuciones, a quienes reprende San Cipriano9 . El Papa Julio10  reprende a los que «guardan durante el año un paño empapado en mosto y, cuando quieren sacrificar, lavan en agua una de sus partes y así ofrecen»11 .

Los calvinistas sostienen que en caso de necesidad se puede usar como materia todo lo que tenga alguna analogía con el y con el vino12 .

Hace años escuché a alguno argüir en contra del pan y del vino porque en Alaska no se dan13 , no dándose cuenta que si el Señor hubiese elegido una materia que abundara en Alaska, ésta, probablemente faltaría en el resto del mundo. Más modernamente, en Estados Unidos uno propuso que sería más popular que la materia fuese pizza y Coca–Cola. En Salta un delirante afirmó que el pan de trigo era cancerígeno y algunos periodistas en vez de apuntar a las panaderías, apuntaron a la Eucaristía; y no faltó quien dijo que la materia se podía cambiar si Roma lo autorizaba, ignorando que ni un Papa ni todos los Papas juntos, ni un Concilio ni todos los Concilios juntos, pueden cambiar la materia establecida por Jesucristo.



2. Conveniencias14 

Digamos una vez más que la materia de los sacramentos es elegida libremente por Dios para ser signos visibles y eficientes –es decir, que causan lo que significan– de la gracia invisible. Pero no ha sido una elección arbitraria, sino conveniente.

a. Por el modo de usar el sacramento que es a la manera de manjar. El pan y el vino, que son comida común de los hombres, se reciben en este sacramento como manjar espiritual, que sostiene, aumenta y deleita.

b. Porque representa la Pasión de Cristo en que la Sangre fue separada de su Cuerpo; por eso en este sacramento, que es su memorial, se toman por separado el pan como sacramento del Cuerpo y el vino como el sacramento de su Sangre.

c. Por el efecto que produce en los que lo reciben, ya que sirve de defensa del alma y del cuerpo. Por eso se ofrece la Carne de Cristo, bajo especie de pan, como salud del cuerpo, y la Sangre de Cristo, bajo especie de vino, para la salud del alma.

d. Por lo que obra en toda la Iglesia constituida por muchos fieles, causando su unidad, como el pan se hace de muchos granos para formar una sola cosa y el vino de muchas uvas también para formar una sola cosa, así en la Iglesia dado que uno es el pan, un cuerpo somos los muchos; pues todos participamos del único pan (1Cor 10,17).

e. La primacía del pan y del vino sobre los otros alimentos del hombre por ser los más nobles y principales frutos del reino vegetal. San Ireneo15  los llama primicias de las criaturas, primicias de los dones de Dios16 .

¡Qué magníficas son las determinaciones del Señor! ¡Realizar algo tan grandioso con elementos tan sencillos como el pan y el vino! ¡Los miles de millones de seres humanos formamos un solo Cuerpo porque el Pan y el Vino son Uno!

Por si esto fuese poco todavía nos resta considerar otro pequeño «detalle».

3. ...y un poco de agua17 

Ya en el siglo II se habla expresamente de esta conmixtión en la Eucaristía18 . «El Sacrosanto sacrificio eucarístico debe ofrecerse con y vino, al cual se ha de mezclar un poco de agua» preceptúa la ley universal de la Iglesia19 .

Al hacerlo el diácono, o el sacerdote, dice en secreto: El agua unida al vino sea signo de nuestra participación en la vida divina de quien ha querido compartir nuestra condición humana20 . Ello es así porque se cree que el Señor instituyó la eucaristía con vino mezclado con agua, según costumbre del pueblo elegido en la Cena pascual21 .

Además, es así porque conviene a la representación de la pasión del Señor, por eso dice el Papa Alejandro: «No se debe ofrecer en el cáliz del Señor, vino solo o agua sola, sino los dos mezclados, porque se lee haber salido los dos del costado de Cristo en su pasión»22 . También, porque sirve para significar el efecto del sacramento que es la unión del pueblo cristiano con Cristo, como dice el Papa Julio: «En el agua vemos sobreentendido el pueblo23 , y el vino significa la sangre de Cristo. Por consiguiente, al añadir en el cáliz agua al vino, se une el pueblo a Cristo»24 , así también San Cipriano: «En el agua se simboliza al pueblo»25 . Así como el vino absorbe el agua, así Cristo nos ha absorbido en sí mismo a nosotros y a nuestros pecados. Esta unión es tan fuerte, que nada la puede deshacer, lo mismo que es imposible separar el agua del vino.

Por último, porque es conveniente para significar el último efecto del sacramento, que es la entrada a la vida eterna. De ahí que San Ambrosio (o quien sea el autor del libro) diga: «Rebosa el agua en el cáliz y salta a la vida eterna»26 .

Hubo quienes erraron en esto. Los armenios llevados de su error monofisista creyeron que debía consagrarse el vino sin mezcla de agua, para que no se pensase que con la mezcla del vino y del agua significaban la distinción de las dos naturalezas en Cristo27 . Los luteranos ofrecen vino puro, reprochándole a la Iglesia Católica que lo mezcle con agua. Los calvinistas también, pretendiendo que la mezcla solo tiene fundamento humano, opuesto a la pureza evangélica.

Contra eso el Concilio de Trento enseña: «Si alguno dijere que no debe mezclarse el agua con el vino en el cáliz que se ofrece, por ser esto contra la institución de Cristo, sea anatema»28 .

Con todo, la mezcla del agua no afecta a la validez del sacramento (es sólo una añadidura que tiene una significación mística accidental), pero sí a su licitud.

Por eso se pone más vino que agua. Enseña el Concilio de Florencia: «...El sacramento de la Eucaristía, cuya materia es el pan de trigo y el vino de vid, al cual antes de la consagración se debe añadir una pequeñísima porción de agua»29 .

¿Qué ocurre con las gotas de agua? Según Santo Tomás la opinión más probable es que el agua se convierte en vino30 . Así también se expresa el Catecismo de Trento: «Según la sentencia y el parecer de todos los eclesiásticos aquella agua se convierte en vino»31 . Por eso debe añadirse poca agua.

Por si algo faltase a la Eucaristía, unas pocas gotas de agua, que suelen pasar desapercibidas por muchos, tienen también su significado profundo. Es que nada hay en la Misa que sea superfluo. Es una de las grandes obras maestras de Dios, en la que ni Él mismo se puede superar32 .

¡Todo es admirable en la Santa Misa! ¡Todo está cargado de sentido! ¡Todo ayuda para que nos vayamos adentrarnos cada vez más en el misterio! ¡Hasta unas pocas gotas de agua!

Y, ¿por qué es esto así? Porque detrás de la Misa hay una inteligencia poderosa y hay un corazón muy grande. La inteligencia y la voluntad de quien la hizo: Jesucristo. Inteligencia y amor desbordantemente geniales ya que inventó algo que viene realizándose en el mundo desde hace 2000 años y que se realizará hasta el fin de él: Hasta que Él vuelva (1Cor 11,26). Y ello con algo tan sencillo como pan y vino, frutos de la tierra y del trabajo del hombre.

Debemos aprender, los sacerdotes y los fieles cristianos laicos, en la Misa, a valorar todos los hechos sencillos, los llamados medios pobres –como el pan y como el vino–, y a descubrir que nuestra vida, incluido nuestro trabajo pastoral, es una larga serie de pequeños actos, delicados y sacrificados, por medio de los cuales, nuestros prójimos deben ser capaces de descubrir nuestro amor a ellos, así como el pan y el vino transustanciados nos gritan, con voz imposible de enmudecer, ¡Cuánto nos ama el Señor!

 

 1 Concilio de Trento, Denzinger–Hünermann 1642.1652. Denzinger–Hünermann (Editorial Herder, Barcelona 1999) en adelante DH; CIC c. 924.926; cfr. Ludwig Ott, Manual de Teología Dogmática (Herder, Barcelona 1962) 578.



 2 Léase el libro del Beato Clemente Marchisio, La Santísima Eucaristía combatida por el Satanismo (Turín 1894) reeditada en Córdoba 1995, imprescindible para entender el cuidado que hay que tener para emplear materias válidas para el sacrificio. El conocimiento de esta preciosa obra se lo debo a la caritativa Hermana Gemma Delsone de las Hijas de San José.

 3 cfr. Mt 26,26–29; Mc 14,22–25; Lc 22,19–20; 1Cor 11,23–26.

 4 Catecismo de la Iglesia Católica, n. 1333.

 5 Ibidem. «Al convertirse misteriosamente en el Cuerpo y la Sangre de Cristo, los signos del pan y del vino siguen significando también la bondad de la creación. Así, en el ofertorio, damos gracias al Creador por el pan y el vino, fruto "del trabajo del hombre", pero antes, "fruto de la tierra" y "de la vid", dones del Creador».

 6 Aristóteles, IV Meteor., 2, 4.

 7 cfr. Emilio Sauras, O.P., Introducción a S. Th., III, 74, tomo XIII (BAC, Madrid 1957) 486–487.

 8 cfr. San Epifanio, Haer. 48, 14.

 9 cfr. Epist. 63 ad Caecilium.

 10 Gratianus, Decretum In sacramentorum, 7 Cum omne; cfr. Conc. Bracar. IV (675) 2.

 11 cfr. Santo Tomás de Aquino, S.Th., III, 74, 8.

 12 cfr. Beza, Ep. 25 ad Tillium.

 13 Santo Tomás, siete siglos antes ya respondía esa dificultad: «Aunque no se den en todas las regiones el pan y el vino, pueden, sin embargo, fácilmente transportarse en cantidad necesaria para su uso». (S. Th., III, 74, 1, ad 2) y «el vino verdadero puede transportarse a esas regiones en cantidad suficiente para el sacramento» (S.Th. III, 74, 5, ad 1).

 14 cfr. Santo Tomás de Aquino, S.Th., III, 74, 1.3.4.6.

 15 Haer. 4, 17.

 16 cfr. Gregorio Alastruey, Tratado de la Santísima Eucaristía (BAC, Madrid 1951) 24–25.

 17 Misal romano, Ordinario de la Misa, 22.

 18 San Justino, Apol. I 65 67; San Ireneo, Ad haer., V 1.2; inscripción de Abercio (Quastem, Mon 24).

 19 CIC c. 924.

 20 Misal romano, Ordinario de la Misa, 22.

 21 Knabenbauer, Comm. In Matth., 442.

 22 Ep. Ad omnes orth.

 23 En el Apocalipsis el agua designa al pueblo. cfr. Ap 17,15.

 24 cfr. Gratianus, Decretum In sacramentorum, 7 Cum omne; cfr. Conc. Bracar. IV (675) 2.

 25 cfr. San Cipriano, Epist. 63 ad Caecilium.

 26 De Sacramentis, 5, 1.

 27 Nicéforo Calixto, Hist. Eccl., l. XVIII.

 28 Concilio de Trento, DH 1759.

 29 Concilio de Florencia, DH 1320.

 30 cfr. Santo Tomás de Aquino, S.Th., III, 74, 8, ad 2: «...aqua in vinum convertitur...».

 31 Catecismo Romano, II, IV, 17.

 32 cfr. Santo Tomás de Aquino, S.Th., I, 25, 6, ad 4.

Capítulo 2º. Nuestro ofrecimiento

«Es importante que este primer momento de la liturgia eucarística, en sentido estricto, encuentre su expresión en el comportamiento de los participantes. A esto corresponde la llamada procesión de las ofrendas, prevista en la reciente reforma litúrgica1  y acompañada, según la antigua tradición, por un salmo o un cántico. Es necesario algún espacio de tiempo, a fin de que todos puedan tomar conciencia de este acto, expresado contemporáneamente por las palabras del celebrante»2 .

Es el momento de comenzar a ofrecer nuestra vida y nuestras cosas a Dios por medio de Jesucristo, para que se digne aceptarlas, bendecirlas y santificarlas. Nuestra vida quiere decir todo: oración, trabajo, recreación, deportes, estudio, familia, amistades, proyectos, alegrías, penas, gozos, dolores, inquietudes, esperanzas... Esta actitud ofertorial debe extenderse y seguir profundizándose en el transcurso de la Misa. Pueden ayudarnos mucho para adquirir esta disposición del alma los cantos propios de este momento de la Misa3 .

Enseña el Concilio Vaticano II que la misa debe ser el punto de la convergencia de toda nuestra vida. De allí que no alcance la sola presencia o la mera perfección externa en los ritos. Hay que poner «el alma», de lo contrario, no será «nuestro» sacrificio («este sacrificio mío y vuestro»4 )5 .



1. Lo que somos

Todo lo que el hombre es, puede y hace se puede dividir en dos partes: una mala, la otra buena.

Por un lado tenemos la parte mala, porque del pecado de Adán y de los nuestros personales nos vienen todos los males que nos aquejan, males físicos y males morales: defectos personales, sobreestimación de nosotros mismos, egoísmo, soberbia, avaricia, lujuria, ira, gula, envidia, pereza, pasiones desordenadas, movimientos del alma no–rectos, fracasos, frustraciones, la angustia por la situación económica. Con el prójimo: tirantez, rencores, enemistades, querellas. Esta es la parte mala.

Pero, por otra parte, tenemos la parte buena: bienes de naturaleza, como son el hecho de existir, la salud, inteligencia, voluntad, el podernos mover, la vista... los familiares, amigos... el trabajo... el espíritu de servicio, de iniciativa, de compromiso, de entereza... Los bienes de la gracia: el ser cristianos, la fe, la esperanza y la caridad... todas las virtudes morales... los éxitos personales y sociales. El sentido del deber. La nobleza del alma. El carácter definido. La fidelidad a la palabra dada. El abrazarse con amor a la cruz. Toda la capacidad de hacer cosas buenas para nosotros y nuestros semejantes.



2. Lo que hay que sacrificar

El verbo sacrificar quiere decir dos cosas:

a. Hacer desaparecer, hay que sacrificar a este animal, por ejemplo, como sucedía en los sacrificios del Antiguo Testamento. ¡La madre se sacrifica por sus hijos!, porque hace desaparecer sus propios gustos, sus comodidades, sus intereses...

b. Hacer sagrada una cosa = sacrum facere.

Y estos dos sentidos corresponden con las dos palabras con las que se nombra la materia sacrificada:

Víctima: lo que se sacrifica matándolo o haciéndolo desaparecer;

Hostia: lo que se sacrifica promocionándolo o sobrenaturalizán-dolo.

Y lo que con estos dos nombres se significa lo relacionamos con los dos aspectos que tiene la gracia divina, la doble vertiente de la santidad:

a. La de hacer desaparecer lo malo. El significado de la palabra griega «???ó» es «limpieza, hacer desaparecer lo sucio», de ahí que San Juan de Ávila dice: «Santidad, limpieza quiere decir»6 .

b. La de elevar, dignificar, promocionar, perfeccionar, aderezar, hermosear, la de sanar, sobrenaturalizar (en latín sanctus, de sanguine tinctus = teñido, coloreado).



3. Lo que debemos hacer para poner «el alma»...

Participar del Santo Sacrificio de la Misa, no sólo «poniendo» el cuerpo sino, lo que más importa, poniendo el alma, quiere decir que cada uno de los que participan de la Santa Misa ponen en ella lo que se significa con lo realizado en el altar.



¿Qué se significa? La propia sacrificación de los participantes.

Sacrificación que referida a nosotros tiene dos vertientes correspondientes a las dos partes de nuestra vida, a los dos sentidos del verbo sacrificar y a los dos aspectos de la santidad, y de la gracia santificante.

– Hemos de llevar ante el altar la parte mala o no–recta de nuestra vida para sacrificarla–matarla. Todo lo moralmente malo, tendencias torcidas, caracteres difíciles, maneras de ser improcedentes, malos hechos sociales, familiares, personales, laborales, amistades peligrosas, los pecados... nada de lo malo debe excluirse; nada debe quedar fuera del altar. Hay que sacrificarlo para hacerlo desaparecer, para convertirlo en cenizas.

– También hemos de llevar al altar la parte buena, para sacrificarla, no haciéndola desaparecer, sino promocionándola. Buenas cualidades, rectas tendencias, buen carácter, buenos hechos sociales, familiares, personales, laborales... nada de lo bueno hay que dejar fuera del altar, sería dejarlo con una bondad natural, sólo al ras de la tierra, sin trascendencia. Hay que sacrificarlo para hacerlo sagrado, para sobrenaturalizarlo.

Ofrezcamos siempre, de corazón, toda nuestra vida junto con el Sacrificio de Cristo. Lo malo para que desaparezca, lo bueno para que se potencie. Esta doble sacrificación nos convierte en víctimas y en hostias agradables al Padre, haciendo de nosotros «una ofrenda eterna para ti»7 , «una víctima viva y perfecta para alabanza de tu gloria»8 .

Pongamos en el altar todo lo que somos, todo lo que podemos, todo lo que hacemos y todo lo que planeamos. Sólo así podremos decirle a Jesucristo, de verdad, que:

«Tu Misa es nuestra Misa, porque tu Vida es nuestra Vida».

Sólo así se cumplirá lo que pide el Concilio Vaticano II: «Participando del sacrificio eucarístico, fuente y cima de toda vida cristiana, ofrecen a Dios la Víctima divina y a sí mismos juntamente con ella»9 .

 

 1 cfr. OGMR 101.



 2 Juan Pablo II, Carta a todos los Obispos de la Iglesia sobre el misterio y el culto de la Eucaristía, n. 9 (Ediciones Paulinas, Buenos Aires 1980) 28.

 3 Aprovechamos para señalar la importancia insustituible del canto litúrgico –gregoriano, polifónico y popular–, con buenos coros, y la música sagrada.

 4 Misal romano, Orate fratres, 26.

 5 Lo que sigue lo tomamos, en grandes líneas, de Emilio Sauras, O.P., Teología y espiritualidad del Sacrificio de la Misa (Palabra, Madrid 1981).

 6 San Juan de Ávila, Tratado sobre el sacerdocio, III (BAC, Madrid 1970) 504.

 7 Plegaria Eucarística III, 127.

 8 Plegaria Eucarística IV, 137.

 9 Concilio Ecuménico Vaticano II, Constitución pastoral sobre la Iglesia en el mundo actual «Gaudium et Spes», 11.


Capítulo 3º. Creación e Historia1 

La fe en Dios Redentor, que en su humanidad, históricamente, muere en la cruz por la salvación de todos los hombres, esta indisolublemente unida a la fe en Dios Creador del cielo y de la tierra, o sea, del cosmos. La liturgia católica une sin oponer estas dos vertientes del culto a Dios. En la Misa puede apreciarse ello. Se pone de relieve la orientación cósmica: «Al convertirse misteriosamente en el Cuerpo y la Sangre de Cristo, los signos del pan y del vino siguen significando también la bondad de la creación. Así, en el ofertorio, damos gracias al Creador por el pan y el vino, fruto "del trabajo del hombre", pero antes, "fruto de la tierra" y "de la vid", dones del Creador. La Iglesia ve en el gesto de Melquisedec, rey y sacerdote, que ofreció pan y vino2 , una prefiguración de su propia ofrenda»3 .

«En la Antigua Alianza, el pan y el vino eran ofrecidos como sacrificio entre las primicias de la tierra en señal de reconocimiento al Creador. Pero reciben también una nueva significación en el contexto del Éxodo: los panes ácimos que Israel come cada año en la Pascua conmemoran la salida apresurada y liberadora de Egipto. El recuerdo del maná del desierto sugerirá siempre a Israel que vive del pan de la Palabra de Dios. Finalmente, el pan de cada día es el fruto de la Tierra prometida, prenda de la fidelidad de Dios a sus promesas. El cáliz de bendición (1Cor 10,16), al final del banquete pascual de los judíos, añade a la alegría festiva del vino una dimensión escatológica, la de la espera mesiánica del restablecimiento de Jerusalén. Jesús instituyó su Eucaristía dando un sentido nuevo y definitivo a la bendición del pan y del cáliz»4 .

El tiempo –también el litúrgico– es una realidad cósmica. Junto al ritmo solar, está el lunar. De ambos elementos cósmicos usa la liturgia católica para la Santa Misa: El ritmo solar, con la primacía del Domingo, que en el mundo mediterráneo era el día del sol, como todo apunta a la resurrección de Jesús «al tercer día», se convierte en la Nueva Alianza en el día del Señor, es la hora de la celebración cristiana5 , memoria de la acción de Dios, día del comienzo de la creación y del comienzo de la recreación, y por tanto, de un nuevo comienzo, de un tiempo nuevo que supera el tiempo antiguo y que conduce al mundo definitivo de Dios6 ; al ritmo lunar lo tenemos en la Pascua que se celebra el primer Domingo después del primer plenilunio de primavera (en el hemisferio norte). De tal manera que los dos calendarios cósmicos están unidos en la historia de Jesús y en la historia de la Iglesia.

Y también se pone de relieve la orientación histórica en distintos momentos, en la Liturgia de la Palabra, y aquí: «En el corazón de la celebración de la Eucaristía se encuentran el pan y el vino que, por las palabras de Cristo y por la invocación del Espíritu Santo, se convierten en el Cuerpo y la Sangre de Cristo. Fiel a la orden del Señor, la Iglesia continúa haciendo, en memoria de Él, hasta su retorno glorioso, lo que Él hizo la víspera de su pasión: Tomó pan ... Tomó el cáliz lleno de vino...»7 .

Así como la creación tiende al descanso del sábado, que a la luz de los relatos de la Toráh sobre ese día, es el símbolo de la Alianza de Dios con los hombres; el sábado –cosmos– recapitula desde dentro la esencia de la Alianza –historia–. «La meta de la creación es la Alianza, historia de amor entre Dios y el hombre»8 . «La liturgia histórica del cristianismo es y seguirá siendo cósmica –sin separación ni mezcla– y sólo así ostentará toda su grandeza. Aquí radica la novedad de la realidad cristiana»9 .

Toda la excelencia de esta grandeza –cósmica e histórica– de la liturgia católica se percibe aún con más fuerza, si cabe, cuando se canta en las Laudes de la Liturgia de las Horas de los domingos, dentro de la Misa, el Cántico de las criaturas de Daniel (3, 57–88).

 

 1 cfr. Joseph Ratzinger, El espíritu de la liturgia (Editorial Cristiandad, Madrid 2001) 44–55.



 2 cfr. Gn 14,18.

 3 Catecismo de la Iglesia católica, n. 1333.

 4 Ibidem, n. 1334.

 5 Es imperioso leer la hermosa carta apostólica «Dies Domini» de Juan Pablo II.

 6 Por eso los Padres lo llamarán también, octavo día.

 7 Catecismo de la Iglesia católica, n. 1333.



 8 cfr. Joseph Ratzinger, El espíritu de la liturgia, ed. cit., 46.

 9 cfr. Ibidem, 55.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal