"Inventa una Interpretación" La artesanía del psicoanalista



Descargar 11.94 Kb.
Fecha de conversión05.04.2018
Tamaño11.94 Kb.
Inventa una Interpretación”

La artesanía del psicoanalista



Inventa una interpretación” - ¿Cómo? Si, con los datos que tenes hasta acá, fabrica una intervención ...”

Esta secuencia de una supervisión puede parecer muy descabellado. ¿ acaso se inventan las intervenciones?

Desde el inicio de su historia la teoría psicoanalítica trató de establecer la diferencia entre las Neurosis Actuales y las Neurosis de Transferencia, haciendo un contrapunto entre el valor de los síntomas en una y otra nosografía. Para las Neurosis de Transferencia, Freud creó un método cuya originalidad aún hoy nos sorprende , y que responde al orden de la creación: hacer existir algo allí donde antes no había nada. Nunca se había hablado de “interpretar el inconsciente a partir de sus formaciones”. Nada sabíamos antes de Inconsciente, Formaciones del inconsciente e Interpretación.
Cuando un paciente cuyo discurso es el de las Neurosis de Transferencia llega a nosotros desde su síntoma, preguntándose el por qué de su parálisis para caminar o el por qué de su parálisis para vivir, implementamos sin dudar la creación freudiana de proponerle que hable, asegurándole que por este camino encontraremos la razón de su mal- estar.
Cuando un paciente llega a nosotros a partir de un dolor mudo, no asociado a ninguna representación, cuando paciente se presenta en la línea de: “Soy – pero no pienso” al estilo de: “Soy hipertenso, pero no pienso que pueda haber alguna razón”, se abre el campo para que a partir de nuestro deseo de analista podamos ofrecer un decir, inventar una intervención, que le exija comprometerse en aceptarla o rechazarla, pero que en ambos casos dará comienzo al desarrollo de un dialogo y a nuevos emergentes.
Freud decía que a partir de cualquier estímulo, lo que el sujeto asocie como respuesta, va a tener significación en relación a su historia y a lo que él, aún no sabe de sí. En Lógica hay una operación que se llama: “Implicación Material” que plantea que; “De lo falso puede surgir lo verdadero”. Lacan retoma esta idea en relación al análisis, e incluso dice que la construcción que Freud le da al Hombre de las Ratas, sobre el origen de sus síntomas era inexacta desde la verificación histórica. Pero eso no disminuye el efecto de verdad que produjo, ni su incidencia en la resolución de la neurosis.
La dificultad es cómo instaurar la pregunta y el deseo de saber, condición mínima de un análisis, cuando no está al inicio de una cura.
Cuando el paciente viene ubicado en la posición de objeto: objeto de las agresiones del medio, objeto del maltrato de alguien en particular, o víctima de un cuerpo débil y frente a una “intervención fabricada”, se despierta algo del deseo de saber, están dadas las condiciones para el despliegue del inconsciente.

Aunque su respuesta sea de rechazo “Por qué me dice eso” o “De ninguna manera me parece así”, al pedirle que amplíe su comentario abrimos el lugar al dialogo y a la posibilidad que advenga algún saber no sabido.
Intervención o interpretación, que nunca es única, mágica y maravillosa, sino que requerirá de toda nuestra paciente paciencia para transformar a ese sujeto impaciente por sacarse de encima su dolor: en un paciente. Soportaremos su queja reiterada y a veces aburrida, para poder escuchar luego de mucho tiempo de trabajo, la pregunta que articuló una paciente al transcurrir su octavo año de análisis: “Cómo tengo que ser yo, para que él se atreva a hacerme esto?
En las Neurosis de Transferencia la pulsión viene articulada a la demanda, el paciente ofrecerá sus actos fallidos, sus lapsus, para que se despliegue el discurso del inconsciente, que se interpretará a sí mismo. Ahí somos herederos de la demanda creada por Freud a partir de ofrecer una escucha inédita hasta entonces y que él creo para nosotros.
Cuando el dolor que traen a la consulta, no obedece a la lógica del inconsciente parlanchín, sino a la mudez que caracteriza a la pulsión, nuestro deseo nos llevará a crear a partir de ese silencio una historización, una intervención o una interpretación; que al estilo de Sherazade en “Las Mil y una Noches” despierte el anhelo de seguir en la próxima sesión.
Cuando el paciente viene en posición de objeto, hasta que logremos revertir esta situación, la acción del sujeto pasa al analista. El será el agente responsable de crear una interpretación, hacer una intervención, pensar una maniobra en la transferencia, que pueda actuar como causa para desplegar el deseo de saber.


  • Sí el paciente no habla, no dice nada significativo. ¿Qué hago?

  • Inventa una Interpretación”.



Lic. Fanny Cohen

Este trabajo fue escrito hace varios años y recreado a partir de la propuesta de la Jornadas Científicas del 2006 “Efectos de la Intervención Analítica”.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal