Investigación sobre la madera y tipos de encaje



Descargar 22.97 Kb.
Fecha de conversión15.08.2018
Tamaño22.97 Kb.
Investigación sobre la madera y tipos de encaje
COLOR: la propiedad más llamativa de la madera es indudablemente su color. La diferencia de color que observamos entre la albura y el duramen se desarrolla cuando el tejido localizado hacia el centro del tronco deja de transportar agua y sus conductos se llenan de sustancias que, además de impartir color, aumentan la densidad, la fortaleza y la resistencia al ataque de los insectos. La madera puede teñirse o pintarse, como se hace frecuentemente con las tallas de aves y de santos, pero la madera del país a menudo se termina con acabados transparentes como la cera, el aceite, la laca y el barniz. La albura y el duramen se distinguen fácilmente en algunas maderas, como la casia amarilla y la teca, mientras que en otras, como el espino rubial, no hay distinción obvia entre las dos regiones.

Algunas maderas oscurecen con el paso del tiempo, mientras que otras palidecen. Todas las maderas expuestas directamente al sol se tornan eventualmente grisáceas. Este cambio que puede atrasarse por un tiempo mediante la aplicación de acabados con bloqueadores de luz ultravioleta. Los cambios de color pueden revertirse cepillando o lijando la madera para exponer una superficie nueva, pero con los años el cambio penetra toda la pieza y se torna permanente.


PESO: el peso de la madera depende de varios factores:

• Humedad- la madera recién aserrada pesa más que la que ha tenido tiempo para secar.

• Resina- la madera que contiene resina pesa más que la que no contiene este compuesto.

• Edad del árbol- el duramen de los árboles maduros es más denso y pesado que el de los árboles jóvenes.

• Velocidad de crecimiento- la madera del árbol que crece lentamente es más densa y pesada que la del árbol que crece rápido.

• Presencia de albura- la albura es más liviana que el duramen, y por lo tanto una muestra con albura pesará menos que la misma muestra compuesta sólo de duramen.

• Densidad- mientras más compacta es la madera, es decir mientras menos espacio hay dentro de y entre los vasos o fibras que forman la madera, más tejido leñoso y menos aire tendrá la muestra seca. Un pedazo de algarrobo pesa muchísimo más que uno de idénticas dimensiones de yagrumo hembra porque la madera de yagrumo tiene conductos anchos y espacios grandes entre los conductos, los cuales se han llenado de aire en la madera seca. La madera de balsa es sumamente liviana porque hasta el 92 por ciento de su volumen seco es aire.

El volumen de agua equivalente a un pie tablar de madera pesa 5.2 libras; por lo tanto, si un pie tablar de una madera pesa 5.2 libras, su peso específico es 1.0 y colocado en agua ni flota ni se hunde, sino que permanece suspendido en la columna de agua. Si el pie tablar pesa más de 5.2 libras la muestra se hundirá, y si pesa menos flotará.

La madera comercial más densa y pesada es el guayacán, con peso específico de 1.2. La cóbana negra, el moralón, el úcar y el ausubo también se hunden en agua. La madera comercial más liviana es el guano o madera de balsa, con peso específico de 0.15, seguida por el yagrumo hembra, con peso específico de 0.29; como puede suponerse por estos números, ambas maderas flotan casi fuera del agua. Mientras más pesada y densa es la madera, más compacta o cerrada es su fibra, más compactos son sus anillos de crecimiento, más difícil es penetrarla con un clavo o tornillo, mayor es su resistencia a los golpes, más difícil es para secar y tallar, y más fácil es para pulir y tornear.
ESTABILIDAD: la madera recién aserrada pierde agua hasta alcanzar un equilibrio con el medio ambiente. El secado al aire puede durar semanas o meses, dependiendo de la densidad de la madera, el grosor de las piezas, la humedad relativa del aire y la velocidad del aire que circula alrededor de las tablas. Las maderas más estables, como la caoba y la teca, se contraen poco durante el secado y mantienen su forma, mientras que las menos estables, como la maría y el mamey, se contraen más y sufren desperfectos tales como arco, copa, curva, torsión y rajaduras. Para reducir los desperfectos, la madera recién aserrada debe estibarse en un lugar protegido del sol, la lluvia y las corrientes excesivas de aire. Las maderas menos estables deben secarse lentamente, para lo cual se emplean listones finos y la madera se protege más del viento.

Luego de terminado un mueble o artesanía, la madera continuará absorbiendo y liberando agua en reacción a los cambios de humedad en su entorno. Cuando la humedad aumenta, la madera absorbe agua y se expande. Cuando la humedad disminuye, la madera libera agua y se contrae. En Puerto Rico, la humedad en una localidad particular no varía mucho durante el año y el movimiento de la madera no es un factor tan crítico como lo es en países templados, donde la calefacción y el aire acondicionado reducen la humedad hasta cerca de un tercio del valor promedio en la Isla. Los ebanistas de estos lugares tienen que usar maderas estables, madera secada al horno (proceso que reduce la humedad a niveles muy por debajo de los que pueden alcanzarse con el secado al aire), y uniones que le permiten a las piezas contraerse y expandirse sin despegarse o rajarse.

En Puerto Rico, el efecto del cambio de humedad se nota cuando las puertas o las gavetas de un mueble se atascan luego de varios días de lluvia, cuando una grieta en la madera se ensancha durante periodos de sequía, o cuando un pilón hecho en la cordillera desarrolla líneas o grietas finas cuando se lleva a la costa. La laca, el poliuretano y los demás acabados amortiguan la expansión y la contracción causada por los cambios de humedad, pero no la eliminan por completo.

La estabilidad de la madera depende también del crecimiento del árbol y de la posición de las tablas dentro del tronco. Si se sacan tablas de las ramas o de un tronco que creció inclinado, la madera a ambos lados del centro diferirá en densidad y se producirá una tensión interna que puede causar curvaturas, torceduras y fibra deshilachada en las tablas.

El corte que recibió la pieza también afecta la estabilidad de la madera. Las tablas aserradas radialmente, es decir aquellas cuyos anillos de crecimiento son perpendiculares a la superficie de la tabla, son más estables que las aserradas tangencialmente, donde los anillos de crecimiento son aproximadamente paralelos a la superficie.
OLOR: Algunas maderas producen un olor característico al cortarse. El aroma puede ser efímero, como el olor a rosas de la maga, o muy duradero, como el olor a coco del aceitillo. El olor puede ser más o menos intenso dependiendo de la localidad donde creció el árbol. Al igual que el color, el aroma de la madera se debe a compuestos químicos almacenados principalmente en el duramen.
RESISTENCIA A LA POLILLA: La resistencia a la polilla también se debe a la presencia de compuestos químicos almacenados principalmente en el duramen. La albura de casi todas las maderas es susceptible en mayor o menor grado a los insectos barrenadores y a la polilla, mientras que el duramen varía desde muy susceptible hasta inmune. La susceptibilidad a la polilla no debe ser el único criterio para escoger la madera para un proyecto, ya que los objetos hechos de muchas maderas, además de ser muy atractivos, pueden durar décadas sin ser atacados si se usan regularmente o se mantienen en sitios secos, iluminados y ventilados. Por ejemplo, la caja del cuatro puertorriqueño se hace de varias maderas susceptibles a la polilla y la tapa se hace tradicionalmente de yagrumo hembra, una de las maderas más susceptibles. En el mercado hay insecticidas en aerosol que se inyectan a través de los primeros huecos que se encuentran en una pieza y detienen efectivamente el ataque de la polilla.
La madera puede ensamblarse de diversas formas, según la aplicación posterior el tipo de madera etc..., convendrá efectuar un tipo u otro. Vamos a explicar los más usuales:

A TOPE: Se trata de superponer las dos partes y reforzar la unión con distintas piezas para que permanezcan unidas, tales como tirafondos atornillados, tacos de madera, clavos, escuadras metálicas en forma de T o de L, encolado etc...

CAJA Y ESPIGA: Una de las piezas tendrá forma de lengüeta (espiga) que será introducida en la otra pieza en la que se habrá practicado una caja para que encaje. Las más usuales son:

- ESPIGA REDONDA: Taladrar la caja, afilar la espiga redonda y aserrar transversalmente para poder insertar una cuña de fijación.

-CAJA CIEGA: La espiga se aloja en los montantes sin llegar a atravesarlo.

-ESPIGA CON ESPALDÓN: En uniones esquinadas de CAJA Y ESPIGA, estas llevarán un espaldón para que el travesaño no se tuerza, el cual deberá tener 1/3 del largo de la espiga y 1/4 de su ancho. Se marcarán las dos espigas juntas.

-DOBLE MORTAJA Y ESPIGA: Se divide la espiga en dos partes, con lo que se evita que se tuerza el travesaño. Muy utilizada en bastidores de puertas.

-HORQUILLA: Las líneas de corte se trazan de un espesor equivalente a !/3 del de la madera. La espiga pasante se enrasará después.



COLA DE MILANO: Se utilizan mucho en cajones y se realizan en madera maciza. Las espigas se adaptan a las incisiones de cola de milano.

CON CLAVIJAS: Son las más comunes en la carpintería. Las clavijas son unos taquitos de madera que se introducen en unos taladros practicados en ambas piezas debidamente encolados. Normalmente las clavijas están estriadas para permitir que el sobrante de cola salga. Los tipos más comunes son:

CON RANURAS: Se consiguen al introducir el canto de una pieza en la ranura practicada en la otra. Existen muchos tipos de ensamblajes por ranura, siendo los más usuales los siguientes:

INCISIÓN: La profundidad de la ranura será igual a 1/3 o 1/4 del grosor del montante, efectúe los cortes y vacíe la ranura.

INCISIÓN CIEGA: La ranura se interrumpe cerca del borde para disimular su existencia. La muesca se adaptará al extremo ciego de la ranura.

ESQUINADA: Calcule el rebaje en 3/4 o 1/2 del grosor. Corte y haga la solapa algo más larga para que sobresalga. Tras en encolado corte el sobrante.



CON RANURA Y LENGÜETA: Hacer una lengüeta a media madera y trace las marcas para hacer una ranura en la otra pieza utilizando la lengüeta como plantilla.

EN ÁNGULO: Señale una pieza sobre otra con el cutter. Señale después la mitad del grosor de la madera de las dos piezas y de hacen los rebajes. Encolar y si va a reforzar, practique orificios para introducir tirafondos o tornillos.

EN CRUZ: Se marcan las dos piezas a la vez y se da a las cajas la anchura de la madera y la profundidad correspondiente a la mitad de su grosor.

EN "T": El mismo procedimiento que para las uniones en ángulo.

INGLETES: En ángulo de 45º. Utilice la caja de ingletes. Puede reforzase con grapas onduladas.

MEDIA MADERA: Se efectúan rebajes en las piezas a unir, de forma que queden ensambladas con las superficies rasas.

PASANTES: Es una variedad del tipo CON CLAVIJAS en la que las clavijas atraviesan alguna o ambas piezas, el sobrante se enrasará más tarde.

SOLAPADO: Es un tipo de unión A TOPE por superposición. Se puede usar para uniones en forma de "T" o de "X". Encole la junta y refuércela con tornillos.

M. IGNACIA TAPIA


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal