Item in quadragesima de psalmo "qui habitat"



Descargar 0.66 Mb.
Página1/19
Fecha de conversión24.03.2017
Tamaño0.66 Mb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   19
ITEM IN QUADRAGESIMA DE PSALMO "QUI HABITAT"

 

San Bernardo



 

 

PRAEFATIO /  PREFACIO



 

Capítulo 1

 

§ 1    



 

   Considero laborem vestrum, fratres, non sine multo miserationis affectu. Quaero consolationem quam exhibere possim, et corporalis occurrit; sed ea non prodest quidquam  magis et obesse plurimum potest. Siquidem modica sementis detractio, non modicum messis est detrimentum, et si paenitentia vestra minuatur miseratione crudeli, paulatim gemmis corona vestra privatur. Quid tamen agimus? Ubi Prophetae farinula?  Siquidem mors in olla est, et mortificamini tota die in ieiuniis multis, in laboribus frequenter, in vigiliis supra modum, praeter ea quae intrinsecus sunt: contritio cordium et multitudo tentationum.

 

   Tengo muy en cuenta, hermanos, y no sin un gran sentimiento de conmiseración, vuestro esfuerzo cuaresmal. Me pregunto con qué consuelo podría aliviaros y se me ocurre mitigaros la penitencia corporal. Pero no os serviría para nada. Al contrario, podría perjudicaros mucho. Si se desperdicia un poco de simiente, siempre se cosecha menos. Y si por una compasión cruel rebajase vuestras mortificaciones, el premio de vuestra corona perdería sus mejores joyas. ¿Qué procede entonces? ¿Dónde encontraremos la flor de harina del profeta? Porque la olla sabe a veneno y estamos a la muerte todo el día por el rigor de los ayunos, el trabajo tan asiduo y las prolongadas vigilias. Todo esto unido al combate interior: la contrición del corazón Y las frecuentes tentaciones.



 

§ 2

 

     Mortificamini, sed propter eum qui mortuus est pro vobis. Quod si abundat tribulatio vestra pro eo, abundabit consolatio vestra per eum, ut in eo delectetur anima, quae in  aliis renuit consolari. Apud ipsum namque ipsa quoque tribulatio magna quaedam consolatio poterit inveniri. Nonne enim certum est supra vires humanas, ultra naturam, contra consuetudinem esse quae sustinetis? Alius igitur portat ista, ille sine dubio qui portat omnia verbo virtutis suae.



 

     Mortificaos, sí,  pero  por aquel que murió por vosotros. Pues, si rebosan sobre nosotros los sufrimientos de Cristo, gracias a él rebosa, en proporción, nuestro ánimo. Por eso, él es la delicia de quien rehúsa hallar consuelo en otras cosas, ya que en las más amargas contradicciones podrá encontrar gran consolación. ¿O no es cierto  que vosotros sufrís por encima de la posibilidad humana, más allá de la capacidad natural y contra todo lo que puede el común de los mortales? Por tanto alguien tiene que llevar sobre sí todo ese peso; me refiero al que sostiene el universo entero con la Palabra de su poder.

 

§ 3



 

     Nonne ex hoc iam suo ipsius gladio inimicus perimitur, et magnitudo tribulationis, de qua tentare solebat, ipsa magis tentationes exsuperat, tamquam certissimum divinae praesentiae argumentum? Quid enim timendum nobis, si adest qui portat omnia? Dominus defensor vitae meae; a quo trepidabo? Num et si ambulavero in medio umbrae mortis, non timebo mala, quoniam tu mecum es. Quid est, quod totam molem terrae  sustinet? Et universus orbis, cui innititur? Nam si est aliquid quod sustineat cetera, ipsum a quo sustinetur? Non invenitur nisi verbum virtutis omnia portans. Verbo enim Domini caeli firmati sunt, et spiritu oris eius omnis virtus eorum.

 

     Por esta razón, se vuelve contra el enemigo su propia espada, ya que las grandes tribulaciones con las que nos prueba se convierten en el mejor instrumento para vencer las tentaciones y en la señal más segura de la presencia divina. ¿Qué podemos temer, si está con nosotros el que sostiene el universo? El Señor es la defensa de mi vida, ¿quién me hará temblar? Aunque camine por cañadas oscuras, nada temo, porque tú vas conmigo. ¿Quién es el que aguanta la mole de la tierra? ¿En quién se apoya el universo? Suponiendo que exista otro que mantenga a los demás seres, él, ¿por quién subsiste? Unicamente la palabra de su poder lo sostiene todo. La palabra del Señor hizo el cielo y la tierra, y el aliento de su  oca, todos sus ejércitos.



 

Capítulo 2

 

§ 1



 

    Propterea, ut sit vobis in verbo Domini consolatio, maxime his diebus, quibus, sicut omnino dignum est, aliquatenus maior est labor vester, ut confido, non erit inutile tractare vobiscum aliquid de Scripturis Sanctis, quod et vestrum aliqui rogaverunt. Unde eligendus est nobis Psalmus ipse de quo tentationis  occasionem  inimicus  assumpsit, ut  inde  confringantur   arma maligni, unde sibi usurpare praesumpsit. Por eso, para que encontréis vuestro consuelo en esa Palabra de Dios, especialmente estos días en los que por muchas razones será mayor vuestro esfuerzo, como lo espero, no os vendrá mal que os exponga algo sobre las Escrituras santas, tal como algunos de vosotros me lo habéis pedido. Con este fin, vamos a elegir precisamente aquel salmo al que recurrió el enemigo para tentar al Señor; así neutralizaremos las armas del maligno con los mismos instrumentos que él pretendió usurpar.

 

§ 2



 

     Propterea nolo vos ignorare, fratres, quoniam manifeste imitatores sunt inimici, quicumque de Scripturis Sanctis aliquid non sancte usurpant, et detinent veritatem Dei in mendacio, sicut solent quandoque nonnulli. Cavete hoc, dilectissimi, quia prorsus diabolicum est, et de parte eius se esse probant qui id faciunt, in suam ipsorum perniciem salutaria scripta pervertere molientes. Sed non modo plus immoror: sufficit, credo, breviter tetigisse. iam de Psalmo quem elegimus aliqua, praestante Domino, disserere et explanare tentemus.

 

   Por otra parte, hermanos, quiero que sepáis una cosa: claramente imitan al enemigo cuantos manipulan indignamente las Escrituras santas y reprimen con mentiras la verdad de Dios, como a veces hacen algunos. Guardaos de ello, amadísimos, que es algo diabólico. Quienes así proceden se ponen descaradamente de  arte del maligno, maquinando alterar, para su propia ruina, as Escrituras de salvación. Pero no quiero detenerme ahora en este punto. Me parece suficiente esta breve alusión. Y ya, con la gracia de Dios, intentaré empezar a exponer y aclarar algunos aspectos del salmo que hemos escogido.



 

  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   19


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal