Joaquín Álvarez Barrientos



Descargar 56.55 Kb.
Fecha de conversión29.04.2018
Tamaño56.55 Kb.
NACIÓN E HISTORIA LITERARIA A MEDIADOS DEL SIGLO XVIII EN ESPAÑA


Joaquín Álvarez Barrientos


(CSIC) Madrid

Los castellanos dieron principio a su poesía [en el siglo XII] cantando en ella las hazañas de los grandes capitanes que se señalaban en la guerra contra los moros (Velázquez, 1754, pp. 32- 33).



Nación: la colección de los habitadores en alguna provincia, país o reino (Diccionario de Autoridades, IV, 1734, s.v.).

Nación: nombre colectivo que significa algún pueblo grande, reino, estado, etc., sujeto a un mismo príncipe o gobierno […]. El bajo pueblo dice en Madrid nación a cualquiera que es de fuera de España, y así al encontrar alguna persona muy rubia, v.g., dicen parece nación. Algunos dicen, hablando de las naciones, ligero y fácil como el francés, loco y juguetón como el italiano, serio como el español, malvado como el inglés, fiero como el escocés, ebrio como el alemán, embustero como el griego, etc. V. el Dicc. de Trev. (Terreros, Diccionario castellano, II, 1785, s.v.).

Aunque en las definiciones de los dos diccionarios se percibe que el concepto empleado de “nación” tiene sobre todo el sentido de “nacido en”, en la descripción de Terreros --cuyo diccionario se redactó en los años anteriores a la expulsión de los jesuitas, aunque se publicara más tarde-- se alude ya a la acepción moderna y política, al implicar, como elemento definidor de la nación, la sujeción a unas reglas y leyes que simbolizan el príncipe y el gobierno. Esta identificación nacional mediante unas leyes se completa con una caracterización tópica de los países, que venía de muy atrás, pero que, al igual que las experiencias bélicas, contribuyó a crear un sentimiento de nación desde parámetros emocionales y por oposición, dando a los “habitadores” de otros reinos un perfil de conducta que tanto servía para reconocerles, como para asentar la propia identidad.

Por tanto, de esas palabras se desprende el hecho, avalado por otros testimonios, de que existía una conciencia más o menos tópica de las diferencias entre unos países y otros, unas características que conformaban el llamado “carácter nacional” (Caro Baroja, 1970); en definitiva, la certidumbre o constancia de una diferencia, primer atisbo de la existencia de una identidad que puede llamarse nacional, desde la que se comenzaron a escribir textos, con diferentes títulos pero bajo el paraguas de la Historia y, por tanto, también historias de la literatura. Esta conciencia de la diferencia fue un estímulo en Europa, junto con la noción de historicismo y de progreso, para llevar a cabo la redacción de trabajos que dieran cuenta del pasado nacional y para, al tiempo, contribuir a la creación de ese sentimiento nacional y patriótico que caracterizó a los mejores hombres del siglo XVIII. Aunque la palabra “patriota” se documenta desde el siglo XVII, es en el Setecientos cuando adquiere su sentido de compromiso con una idea política de nación. Será conveniente, entonces, indicar que en los años del medio siglo, y más después, hubo quien entendió la nación como un concepto político, como una ordenación de la sociedad que garantizaba las libertades y derechos del individuo, más tarde convertido en ciudadano; mientras que otros no destacaron esa dimensión política y sí la económica, pensando que la nación era el modo de continuar con los procesos de modernización que llevarían a alcanzar la felicidad --pública y privada, siempre dependientes-- (Onaindía, 2002, p. 345).

Este sentimiento patriótico se forjó también por enfrentamiento, pues durante el siglo XVIII España sufrió una serie de acosos, tanto bélicos (que le hacen perder importantes zonas de su imperio), como propagandísticos (leyenda negra, Inquisición, conquista de América, banalidad de la cultura nacional), que obligaron a los gobernantes a trazar un programa para contrarrestar esos ataques. Una de las consecuencias de este hecho fue redescubrir la historia y la cultura nacionales y asumir la necesidad de renovar su interpretación (o de darle un sentido por primera vez), así como de fijar adecuadamente sus contenidos, para lo que hacía falta despojarla de falsedades y leyendas. Un ejemplo temprano de esta actitud defensiva y beligerante fue la publicación en Roma y en 1756 del tratado de Francisco Pérez Bayer en defensa del origen hispano de los santos Lorenzo y Dámaso, titulado Damasus et Laurentius hispani asserti et vindicati, que debe relacionarse con la referida política de reivindicación de la cultura española frente a las críticas extranjeras, campaña promovida por el grupo de manteístas y antijesuitas que había derrotado al marqués de la Ensenada (Pedro Rodríguez Campomanes, Manuel de Roda, Ricardo Wall), pero que el mismo marqués ya había alentado. Pérez Bayer no dejaba duda al respecto, cuando comentaba a Gregorio Mayans, en carta de 19 de enero de 1757 que su tratado era un “conato a favor de la patria”;1 de igual manera, Velázquez calificaba los discursos sobre las tragedias españolas de Montiano de “desagravio de la nación” (1754, p. 170), pues, como se sabe, habían sido escritos “contra” la opinión negativa que sobre el teatro español expuso Du Perron de Castera en sus Extraits de plusieurs pièces du théatre espagnol (1738).

Otro aspecto que explica la preocupación por recuperar el pasado y la verdad histórica es la necesidad que tenía Fernando VI de acopiar documentación que legitimara sus pretensiones en la firma del nuevo Concordato con la Santa Sede, que había de llevarse a cabo en 1753. Era un objetivo de carácter político y de defensa de los intereses nacionales del que se tratará después.

Los literatos del momento, pues, comenzaron a investigar sobre el pasado y a crear unas narraciones que daban cuenta de ese acervo histórico común. Estas narraciones contribuyeron a dar cohesión a los miembros de un mismo territorio, en un proceso que se dio en toda Europa prácticamente a la vez, sin demasiadas diferencias temporales. Unas veces, la “invención” de la historia; otras, su reinterpretación, lo cierto es que la tendencia arrastró consigo la revisión del pasado literario de cada país, y, de ese modo, los escritores, de formar parte de la República Literaria, pasaron a integrar los Parnasos nacionales. Si hasta el siglo XVIII los poetas y literatos nacidos en distintos reinos pudieron convivir juntos en el mismo territorio republicano, trabajando por el bien de la transnacional institución literaria, desde el momento en que se asumen los criterios historicistas y se comprende que la cultura puede ser también un instrumento de acción e intervención política, esos literatos que habían convivido sin problemas de nacionalidad, pasan a enfrentarse en tanto que representantes de diferentes naciones interesadas en mostrar a los demás reinos su poderío, también cultural. Por otro lado, en esa actividad al servicio de los gobiernos encuentran un medio de sobrevivir, lo que también contribuye a “nacionalizar” la cultura, a potenciar los intereses nacionales y a hacer dependiente al “intelectual”.

Hasta entonces el enfrentamiento se había dado por lo general referido a los contrastes y elogios de lenguas: española frente a francesa, etc. A partir de mediados del siglo XVIII el enfrentamiento será también literario, sobre todo en la segunda mitad, ya que en la primera lo que se encuentra con mayor frecuencia es la preocupación por ordenar el pasado, establecer cronologías, recoger los testimonios y darlos a conocer y, como consecuencia de todo ello, formar lo que hoy se llama “el canon”.2 De este modo, los trabajos de Sarmiento (1745, aunque publicado póstumo en 1775) y de Velázquez (1754) sobre la poesía, y los anteriores de Nasarre (1739) sobre la comedia y Montiano (1751) sobre la tragedia, aunque a veces puedan surgir como respuesta a interesadas o malas informaciones extranjeras (como es el caso de los dos últimos, que, como ya se indicó, quieren responder a la valoración de Du Perron de Castera sobre el teatro español, expuesta en 1738 en sus Extraits de plusieurs pièces du théatre espagnol), pretenden sobre todo sacar a la luz pública aquellas obras que son inequívocamente españolas –como el Poema del mío Cid, en el caso de Sarmiento, o La Celestina--, incluso si en el título de sus tratados lo que figura es la palabra “castellana” y no la palabra “española”. Tanto Sarmiento como Velázquez emplean el primer adjetivo, que vale por el segundo, a la hora de escribir sus Memorias para la historia de la poesía y poetas castellanos y sus Orígenes de la poesía castellana, respectivamente.

Estos primeros trabajos sentaron las bases de los que vendrían después, tanto por lo que se refiere a la selección de obras y autores, como por lo que atañe a las valoraciones de los mismos. Una vez que se tuvo esa selección (que la investigación posterior acrecentaría y limaría), se publicaron colecciones de poetas, dramaturgos y prosistas del pasado, como medida didáctica pero también como estrategia que afianzaba desde la literatura la idea de una nación con un pasado cultural, y no sólo bélico, valioso, y así llegaron la Colección de poesías castellanas de Juan José López de Sedano, el Teatro Español de García de la Huerta y otras, algunas eruditas como las de Cerdá y Rico, que se inscribirían más en la línea de las ediciones de Mayans, y otras estrictamente literarias, como la Colección de poetas castellanos que patrocinó Ramón Fernández y en la que participaron Pedro Estala y Quintana, las de Tomás Antonio Sánchez y Capmany, y las traducciones al italiano que se hicieron de poetas españoles en el marco de la Fonda de San Sebastián.

Por supuesto, este proceso literario no se dio aislado y, mientras los historiadores de la literatura trabajaban en pro de establecer una narración del pasado con la que pudieran identificarse los españoles (y que a su vez les identificara), otros (o los mismos, como en el caso de Luis José Velázquez, por ejemplo) lo hacían en otras materias del árbol de la ciencia, y también mediante el arte y la representación simbólica de la monarquía. Resultado de estos trabajos es que, ya en el tiempo de Carlos III, Mengs y Antonio Ponz hablen de “escuela española” de pintura, que Leandro Fernández de Moratín y José de Cadalso hablen de “literatura nacional” y que también se encuentren semejantes denominaciones al hablar de la ciencia o de la arquitectura. Pero, además, este enfoque historicista sirvió para justificar, a veces manipulándolo, la existencia de un pensamiento democrático en España, que fructificaría en la Constitución de 1812, al recabar información histórica sobre la razón de ser de las cortes españolas.3

Se tiene la impresión, en efecto, de que la actitud de estos intelectuales respondía a un plan previo, y así parece ser si se considera el proyecto fundacional de la Academia de la Historia de escribir la verdadera historia de España y el de reconocer los archivos nacionales para hacer el elenco de los “monumentos” y textos literarios que pudieran contribuir a dar cuenta del pasado español y para afianzar posturas ante la Santa Sede, que, como ya se dijo, es, además de una de las expresiones gubernamentales de aquel plan, un razón para promoverlo. A estos efectos se publicó el 2 de noviembre de 1752 una real orden de Fernando VI, firmada por el marqués de la Ensenada, que daba instrucciones y órdenes para realizar el viaje de reconocimiento que Luis José Velázquez había de hacer por Castilla, Extremadura, León y Andalucía (Si amplia es la extensión del recorrido, correspondiente al reino de Castilla, clamorosas son las exclusiones). En esta real orden se indicaba que el objetivo del viaje era “examinar, copiar y recoger de los archivos, bibliotecas, gabinetes y demás parajes públicos o privados todos los antiguos monumentos de la nación española, que pudieren ser de algún uso para su Historia” (citado por Velázquez, 1765, p. 13).

Ya se ha dicho que el proyecto de la Academia de la Historia era escribir una Historia de España nueva y moderna, libre de los errores y falsedades que tradicionalmente la acompañaban. Este propósito intelectual tenía una raíz científica, basada en la aceptación de la crítica como método científico, y tenía, a su vez, una intención política clara, que está incluso detrás de la constitución de la misma Academia: que la monarquía se dotara de unas obras, de unos testimonios y de un cuerpo de científicos que produjeran esas obras que habían de servir para justificar los derechos en España de la nueva dinastía, así como su política frente a la Santa Sede, cuyo poder e influjo se quería reducir. Por otro lado, los científicos habían de producir ofrecer trabajos que engrandecieran a la nación.

Respecto del interés de esa nueva dinastía borbónica por legitimar su presencia en España como reyes, hay que recordar que tanto Felipe V como Fernando VI hicieron lo posible por vincular su presencia y la de su familia a los hechos de la historia nacional, convirtiendo los más destacados eventos en identificadores, más que de la nación, de su propia dinastía, aunque inevitablemente se diera el proceso de identificación nacional con lo que representaban figuras históricas como Viriato, el Cid, Guzmán el Bueno, religiosas como Santiago o la Virgen de Pilar, y gestas como la batalla de las Navas de Tolosa, etc. (Álvarez Junco, 2001).

Si esto se daba en el plano histórico, también el arte y la literatura contribuyeron a dotar de rostro e imagen a personajes y hechos como los señalados. Tanto la pintura y la escultura (que después se denominaría “de historia”) como la literatura representaron los momentos estelares de la historia de España y a sus protagonistas; así puede comprobarse en las tragedias que compusieron Montiano (Ataulfo), López de Ayala (Numancia destruida), Nicolás Fernández de Moratín (Guzmán el Bueno) y otros, y en los diseños escultóricos y pictóricos (para tapices) que Martín Sarmiento (2002) pensó para decorar el Palacio Real de Madrid en la década de los cuarenta. Algo similar había hecho Feijoo en su artículo “Glorias de España”, incluido en 1730 en el tomo IV del Teatro crítico universal, donde defiende valores y figuras nacionales, que escribió al parecer por insinuación de Carlos III, entonces sólo infante (Maravall, 1991, p. 50).4

De modo que estos literatos, o algunos de ellos, que estaban al servicio de los planes reales, los llevaron a cabo en sus diferentes competencias. Así, como parte de ese programa de reformas y defensa de las acusaciones foráneas, de reconstrucción del pasado nacional y de su interpretación más precisa, se revisó la historia de la conquista americana, se creó el Archivo de Indias y se puso en marcha toda otra serie de acciones entre las que destacan, en estas fechas de mediados de siglo, la escritura de historias de la cultura española, que debían dar una imagen más precisa, veraz y científica de lo que fue el pasado nacional. Casi todas se comenzaron en los años del reinado de Fernando VI, y todas responden a los planteamientos ya señalados. Por un lado, al nuevo sentido historicista del siglo y, por otro, a la consideración, creciente en Europa, de que la cultura era un arma útil para influir sobre los países. De este modo, el padre Martín Sarmiento, figura de gran predicamento en la Corte durante los reinados de los dos primeros Borbones, escribió unas Memorias para la historia de la poesía y de los poetas castellanos (1745) que sólo se publicaron en 1775, y Luis José Velázquez publicaba en 1754 el que pasa por ser el libro fundacional de la historia literaria española: los Orígenes de la poesía castellana, que, además de otros valores, posee el de acreditar la expresión “Siglo de Oro” para esa época de la historia de la literatura que aún se conoce con dicho nombre, que ya había anunciado Mayans.

En la estela de estas obras se escribieron nuevas historias literarias y de la cultura, éstas ya de mayor empeño, empezando en 1766 por la Historia literaria de España, iniciada en Granada por los hermanos Rodríguez Mohedano, la Historia de España y de la cultura española, del ex jesuita Masdeu y, sobre todo, Origen, progresos y estado actual de toda la literatura, del abate Juan Andrés, donde se traza el panorama de la producción cultural universal y se valoran las aportaciones al acervo común de cada país en las diferentes etapas de la civilización. Juan Andrés destaca de manera original para el momento el importante papel que la cultura árabe, junto con la griega y la latina, comúnmente aceptadas, jugó en la configuración de Europa, y de manera especial en España, mostrando así la continuidad de uno de los principios de los historiadores del momento: la consideración predominante de que España es sobre todo un territorio con distintas lenguas y culturas, al menos hasta los Reyes Católicos, pues a partir de ese momento sólo se historia la producción en castellano, mientras que hasta ese momento se repertoria como español lo escrito no sólo en gallego, catalán e incluso en vasco, sino también lo producido en latín y árabe, siempre que el autor fuera nacido en suelo geográficamente español. No otra cosa indicaba Velázquez en sus Orígenes, cuando, siguiendo a Estrabón, hablaba de “los primitivos españoles” (1754, p. 2), y después consideraba “españoles” a Séneca, Lucano y Marcial, para más tarde referirse a “los españoles” de la época de los godos (p. 9) y a que “produjo España una infinidad de poetas árabes” (p. 15).5

Este criterio era el dominante en la época y tanto responde a la traslación de una conciencia nacional contemporánea, como al hecho de sentir una continuidad identificadora, más allá de la dinastía reinante, de las lenguas empleadas y de los pueblos que pudieran dominar en el territorio. Del mismo modo, no se interpreta el hecho de hablar o escribir en otras lenguas como una muestra de separatismo o diferencia, sino como manifestaciones diversas de una misma entidad, que es “España”. La idea que se tiene de ésta como nación es de carácter legal, no étnico. Esto, que es claro en Velázquez, lo es también en Sarmiento, pues en sus Memorias para la historia de la poesía se refiere a los turdetanos como “antiguos españoles”, estudia la producción en portugués, gallego, lemosín y vasco (con testimonios escritos sólo recientemente, como señala), mientras constata que lo que desea es hacer una “historia de la poesía española” (1775, p. 5), es decir, de los “poetas españoles” de los diferentes siglos (p. 18). Por otro lado, Sarmiento participa también de esa idea de dar a conocer el valor de lo español a los extranjeros, como el mismo Pérez Bayer, pues escribe su historia para que se lea fuera de España, y se la manda al cardenal Valentí Gonzaga, que se la había pedido. A la vez, quiere “componer una historia general completa”, como haría más tarde Juan Andrés, para lo cual es necesario que “haya historias particulares de la poesía de cada nación” (p. 8).

Este planteamiento totalizador, dentro del género elegido, en el caso de Luis José Velázquez desborda esa limitación genérica para vincularse con los proyectos posteriores de los hermanos Mohedano, de Masdeu y de Andrés, pues los cuatro quisieron escribir sendas historias de la cultura española, sin olvidar tampoco al también exjesuita Lampillas. Velázquez, por su parte, entendía sus obras, los Orígenes de la poesía castellana y las otras, como parte de una Historia de los conocimientos humanos y de una Historia general de España que no pudo llevar a cabo, aunque dejó mucho escrito, que está depositado en la Academia de la Historia (Álvarez Martí- Aguilar, 1996, pp. 58- 74). Este amplio planteamiento choca con el proceso de paulatina especialización del estudio que se daba en el siglo, aunque se conlleva bien con la aspiración enciclopédica y totalizadora de cierto tipo de hombre de letras. Pero, por otra parte, entronca con el modo moderno de entender la escritura de la historia, sobre todo desde que Voltaire dio a conocer a mediados de siglo su Ensayo sobre las costumbres y su Siglo de Luis XIV, que son intentos de realizar una historia universal, aunque en un sentido distinto del de Bossuet, y sobre todo de los progresos del espíritu humano.

El estudio de los orígenes de la poesía española, que en Sarmiento se amplía a los prosistas, supone en Velázquez, pero también en el benedictino, un reajuste del sistema de referencias. Es decir, ninguno de los dos va a hacer una declaración de principios neoclásica, no tienen como paradigma la producción clásica grecolatina o francesa, o lo tienen como algo secundario; no les interesa la preceptiva, no son teóricos, su intención es narrar, desde el esquema del progreso de los conocimientos humanos, la historia de España y de su literatura y mostrar cómo determinada época restablece o pone en valor la creación nacional. Ese período será el que se proponga como ideal de imitación. Están interesados en reconstruir la cronología, en vaciar colecciones y encontrar documentos que avalen el orden y la existencia de los poetas y escritores citados por otros poetas y escritores en poemas, glosas, notas y prólogos. Aunque puedan tener un ideal estético (más en el caso de Velázquez, que elogia la Academia del Buen Gusto), creo que el objetivo fundamental es de carácter histórico. Es decir, que se escribe la historia de la literatura nacional no para compararla con las de otros países, sino de modo autónomo y para mostrar las propias riquezas y valores. Riquezas nacionales y específicas como Garcilaso o fray Luis. En este sentido, Velázquez, como Sarmiento, supone un salto cualitativo y un ejemplo de fe en el progreso, porque no se proponen esos modelos galoclásicos, que habían servido a Garcilaso y otros para mejorar la poesía española, sino que ofertan los modelos españoles, que, es cierto, no dejan de tener relación con los primeros. Lo que estaban mostrando a todo aquel que quisiera leerlos es que existía un pasado nacional digno de ser tenido como referente, y que no había necesidad de acudir, por muy valorados que fueran, a los escritores de otros países (que, por otra parte, siempre es bueno conocer), porque el mismo referente español conciliaba lo propio y nacional con lo universal, pues coincidía con el “buen gusto”.

Por otro lado, si Velázquez es de ese parecer y propone como modelos a los poetas del Siglo de Oro, es porque tiene presente que la poesía no se da aislada del resto de las circunstancias históricas y porque comprueba, por lo tanto, que “el restablecimiento de las letras […] a principios del siglo decimosexto” se dio en el marco del cambio de “todas las demás artes y ciencias” (1754, p. 57). La valoración de la poesía española de las épocas anteriores y posteriores no es negativa y, desde luego, no se hace oponiendo un canon clasicista a otro; sus críticas a la producción literaria de otras épocas se fundan en la falta de práctica (en la primera y segunda edades) y porque después del Siglo de Oro todo en España decae:

Esta edad [la primera] puede reputarse como la niñez de la poesía castellana. Los poetas de este tiempo, que carecían de invención y de numen, apenas acertaban a ser buenos rimadores. Por algunos fragmentos de los poetas de aquella edad se puede reconocer cuán rudos fueron los principios de nuestra poesía” (1754, p. 45).


Siguiendo este criterio organicista, en la segunda edad, gracias a la práctica, se pierde la rudeza, se pule el estilo y se mejora la rima, pero todas estas mejoras se dan siempre dentro del marco más amplio que considera otros aspectos: “en un siglo tan rudo y en que eran tan poco conocidas y estimadas las buenas letras, no se podían esperar mayores adelantamientos en nuestra poesía” (p. 57). Como ya se ha indicado, la buena poesía de la tercera edad es el resultado de una fuerza que mejoró la situación de las demás artes y ciencias, pero, cuando esa fuerza comienza a declinar, todo desfallece y se vulgariza, no sólo la poesía: “La buena poesía, que había llegado a su altura, empezó a ir declinando a fines del siglo”, como las demás artes (pp. 65- 67). Ahora bien, el más tarde marqués de Valdeflores aduce otro argumento fundamental para explicar la decadencia de la poesía española, y en él manifiesta ya la conciencia del carácter nacional porque los causantes de ese decaimiento son “los italianos” Marino y Tesauro, que introdujeron el mal gusto, las agudezas, el conceptismo (1754, p. 67). Es decir, no unos representantes de la “anacional” República Literaria, sino culpables concretos, representantes de otra literatura, a todas luces inferior a la española.

Será en el siglo XVIII cuando de nuevo, en sintonía con lo que sucede con el resto de las manifestaciones nacionales, se vuelva a regenerar la poesía. Y no sólo la poesía: como se sabe, al siglo ilustrado le correspondía poner en orden al mundo y dotarle de los medios necesarios para alcanzar el estado social ideal al que le llevaría el progreso. Tanto José Antonio Maravall (1991) como Mario Onaindía (2002) han entendido que este hecho de referir la simultaneidad en el progreso, de percibir que se avanza a la vez en los diferentes campos, es testimonio de que lo que se toma como objeto de estudio es la “nación”, que, para el primero, se consolida a través del proceso histórico de la Ilustración (p. 43). La sociedad española, la nación española, caminaba hacia su prosperidad y está fe en el progreso se encuentra en todos los escritores del momento que participaron del ideario ilustrado y que redactaron sus tratados de carácter histórico.

Y progreso era hacer la historia del pasado, porque aquel no se entendía sin éste. Gregorio Mayans (1972), que en 1737 publicaba la Vida de Miguel de Cervantes Saavedra, tomaba como excusa realizar este excelente trabajo literario para denunciar la falta de apoyo de los gobiernos a los escritores y para denunciar el mal trato patriótico que se dio a una figura como Cervantes, que comenzaba ya a convertirse en mascarón de proa de la cultura española, del mismo modo que el personaje de don Quijote pasaba a identificar a los españoles, desde las actitudes “quijotescas”. Varios fueron los investigadores que se afanaron en centrar la figura del alcalaíno y en hacer aportaciones sobre su vida y obra, mientras otros, tomando como modelo su novela, procuraban imitarle. Todos estaban espoleados, además de por el amor propio, por un interés nacional y patriótico al que no era ajeno el reconocimiento de que fue objeto el autor en Inglaterra. Los eruditos de la primera mitad del siglo pronto comprendieron que el caballero don Quijote era un trasunto de las esencias españolas, del “carácter nacional”, y la explicitación clara, la conversión del Quijote en reflejo de ese carácter llegará con Cadalso, Feijoo, Mor de Fuentes y otros, que consideraron la obra de Cervantes no sólo como la más importante de la literatura nacional, sino que además lo era porque reflejaba el ser español, la mentalidad nacional.

El hallazgo de la partida de bautismo de Cervantes es un episodio de erudición nacional, que pone de relieve todo esto, en el que están implicadas figuras como el marqués de la Ensenada, Sarmiento, Juan de Iriarte, Mayans, Juan Antonio Pellicer, Martínez Pingarrón, Montiano y otros y en el que los mencionados no ofrecen su mejor perfil. Todo tipo de piratería y espionaje erudito se dio en la investigación, por querer llevarse la palma del descubrimiento, pero también porque por medio estaban implicadas figuras del gobierno.6 Por otro lado, la importancia del autor del Quijote, en tanto que emblema nacional, queda acreditada ya en los años medios del siglo, además de por la citada biografía mayansiana, por las reediciones de sus obras, por los debates y polémicas a que dieron pie la edición de su teatro en 1749 y la del Quijote de Avellaneda en 1732 y por el trabajo que Martín Sarmiento le dedicó, cuyo título es del todo expresivo, más que por aludir a su calidad literaria, por destacar aquellos episodios que resaltan la heroicidad del personaje al servicio de España y sus valores: Noticia de la verdadera patria (Alcalá) del Miguel de Cervantes estropeado en Lepanto, cautivo en Argel y autor de la Historia de don Quijote, y conjetura sobre la Ínsula Barataria de Sancho Panza, que sólo se publicó en 1898.7

El proceso de construcción de la historia nacional (incluida la historia literaria) formaría parte o caminaría en paralelo con el proceso de construcción nacional, ambos manifestaciones de la modernización que se estaba dando en el país, aunque no siempre hubiera una coincidencia en lo que se entendía por modernizar y por nación. De hecho, la proliferación de historias locales8 como consecuencia de este empeño, hay que situarla en este ámbito de indecisión conceptual que, si bien hizo posible el desarrollo de imágenes identitarias, también llevó a la creación de nacionalismos (Onaindía, 2002) desde lo que no eran sino malentendidas exaltaciones de la “patria chica” mezcladas con otros elementos que eran resultado de entender la nación como asunto meramente cultural, fenómeno que Feijoo señaló tempranamente, a la altura de 1729 en su discurso “Amor de la patria y pasión nacional” (tomo III del Teatro crítico universal, disc. 10), pues lo percibía como una limitación a la hora de conseguir un sentimiento nacional real y amplio, ya que a casi todos les faltaba esa dimensión que identificara la patria con la nación, es decir, con el conjunto de leyes que la regulan.

El hecho de abandonar, a la hora de escribir la historia literaria, el criterio organicista heredado de Bacon, según el cual la ciencia estudiada, a imitación de la vida del hombre, se desarrollaba y alcanzaba su mejor momento para después declinar, y asumir otro, que evidencia la fe en el progreso, implicaba un compromiso de futuro con la nación, lo que era un reflejo de la actitud patriótica de los escritores. Ellos, los hombres del siglo XVIII, entendían que les estaba reservado iniciar el proceso de restauración que llevaría a las diferentes artes y ciencias, a la sociedad, a su mejor momento, lo cual se hacía en sintonía con el desarrollo que había de darse en la nación, y esta actitud sí era moderna, pues se apartaba de la antigua concepción, batallada por antiguos y modernos, que veía imposible alcanzar cotas mejores después de lo que habían hecho los autores de la época grecolatina. Pero los modernos del XVIII no querían volver atrás ni repetir, ni restaurar un orden antiguo, querían avanzar, progresar, considerando que podían llegar más lejos de lo que alcanzaron aquellos primeros hombres de talento.

La escritura de historias literarias, en tanto que recuperación e interpretación del pasado nacional, hay que entenderla, por tanto, como parte del proyecto de construcción nacional, lo que implicaba un camino de dos direcciones: hacia adelante, de prospectiva y proyección de una sociedad moderna, y hacia atrás, de conocimiento y elaboración de un pasado del que sentirse orgulloso. Por otro lado, hacer la historia del pasado, de la civilización, era una manifestación de los logros alcanzados gracias al progreso. Se era además una nación antigua, tanto como pudieran serlo los otros reinos que competían con España por dominar los mares y los continentes. Los procesos identitarios se aceleraron en el siglo, coincidiendo con guerras, expansiones y delimitaciones nacionales y, en el caso español, de forma notable con la experiencia de la Guerra de la Independencia, pero desde antes, ya desde la época de Felipe V, ese proceso se cargó de contenido político, al quererse vincular la nueva dinastía con la anterior para dar impresión de continuidad, y para ello los gobernantes emplearon a los hombres de letras en la elaboración de discursos que contribuyeran a fijar el pasado como referente común popular, es decir, de y para todos. Es ahí donde encontramos un valor añadido, político, en la escritura de historias literarias. Poco después, a finales de siglo, se empezarían a desempolvar romances y a entender que las “esencias patrias” residían en el pueblo.9 Este trabajo literario contribuyó desde luego al conocimiento del pasado cultural, pero también a la creación de ese sentimiento nacional desde una perspectiva de carácter emotivo más que político.

BIBLIOGRAFÍA UTILIZADA


ÁLVAREZ BARRIENTOS, Joaquín y MESTRE, Antonio. 1995. “La nueva mentalidad científica. El ensayo y la ciencia literaria”, en Historia de la literatura española. Siglo XVIII, 1, coord. Guillermo Carnero, Madrid, Espasa- Calpe, pp. 49- 135.

ÁLVAREZ JUNCO, José. 2001. Mater dolorosa. La idea de España en el siglo XIX. Madrid, Taurus.

ÁLVAREZ MARTÍ- AGUILAR, Manuel. 1996. La antigüedad en la historiografía española del siglo XVIII: el marqués de Valdeflores, Universidad de Málaga.

CARO BAROJA, Julio. 1970. El mito del carácter nacional. Meditaciones a contrapelo, Madrid, Seminarios y Ediciones, S.A.

CEBRIÁN, José. 1996. “Historia literaria”, en Historia literaria de España en el siglo XVIII, ed. Francisco Aguilar Piñal, Madrid, CSIC/ Trotta, pp. 513- 592.

------. 1997. Nicolás Antonio y la Ilustración española, Kassel, Reichenberger.

CHECA BELTRÁN, José. 2002. “En busca del canon perdido: el siglo XVIII”, Studi Ispanici, pp. 95- 115.

FEIJOO, Benito Jerónimo. 1952. “Glorias de España”, en Obras escogidas de fray…, ed. Vicente de la Fuente, BAE 56.

FERNÁNDEZ GARCÍA, Antonio (ed.). 2002. La Constitución de Cádiz (1812) y Discurso preliminar a la Constitución, Madrid, Castalia.

MAINER, Jose Carlos. 1994. “La invención de la literatura española”, en Literaturas regionales en España, eds. José Mª Enguita y José Carlos Mainer, Zaragoza, Inst. Fernando el Católico, pp. 23- 45.

MARAVALL, José Antonio. 1991. “El sentimiento de nación en el siglo XVIII: la obra de Forner”, en Estudios de historia de las mentalidades: siglo XVIII, Barcelona, Mondadori, pp. 42- 60.

MAYANS Y SISCAR, Gregorio. 1972. Vida de Miguel de Cervantes Saavedra, ed. Antonio Mestre, Madrid, Espasa- Calpe.

------. 1977. Epistolario VI. Mayans y Pérez Bayer, ed. Antonio Mestre, Ayuntamiento de Oliva.

MORA, Gloria y ÁLVAREZ BARRIENTOS, Joaquín. 2003. “Las falsificaciones granadinas del siglo XVIII. Nacionalismo y arqueología”, Al- Qantara (en prensa).

ONAINDÍA, Mario. 2002. La construcción de la nación española. Republicanismo y nacionalismo en la Ilustración. Barcelona, Ediciones B.

SARMIENTO, Martín. 1775. Memorias para la historia de la poesía y poetas castellanos, Madrid, Joaquín Ibarra.

------. 2002. Sistema de adornos del Palacio Real de Madrid, eds. Joaquín Álvarez Barrientos y Concha Herrero Carretero, Madrid, Soc. Estatal de Conmemoraciones Culturales.

SEMPERE Y GUARINOS, Juan. 1789. Ensayo de una biblioteca española de los mejores escritores del reinado de Carlos III, VI, Madrid, Imp. Real.

UZTARROZ, Juan Francisco Andrés de y DORMER, Diego J. 1878. Progresos de la historia de Aragón y vidas de sus cronistas, desde que se instituyó este cargo hasta su extinción. Primera parte que comprende la vida de Gerónimo Zurita, Zaragoza, Dip. Provincial.

URZAINQUI, Inmaculada. 1987. “El concepto de historia literaria en el siglo XVIII”, en Homenaje a Álvaro Galmés de Fuentes, III, Madrid, Un. de Oviedo/ Gredos, pp. 565- 589.

VELÁZQUEZ, Luis José. 1754. Orígenes de la poesía castellana. Málaga, Francisco Martínez de Aguilar.

------. 1765. Noticia del viaje de España hecho de orden del Rey, Madrid, Gabriel Ramírez.



WULFF, Fernando. 2003. Las esencias patrias. Historiografía e historia antigua en la construcción de la identidad española (siglos XVI- XX), Barcelona, Crítica.

1Véase el “Estudio Preliminar” de Mestre, en Mayans (1977). La carta de Pérez Bayer en la p. 190. La afirmación de la “españolidad” de San Lorenzo era un tema tradicional en la historiografía aragonesa, al menos desde la defensa hecha ya por Juan Francisco Andrés de Uztarroz a comienzos del siglo XVII (Uztarroz y Dormer, 1878), si bien algunos, como Mayans, la rechazan de plano (carta a Pérez Bayer, en Mayans, 1977, p. 182). Otro fenómeno conectado con los nuevos intereses historicistas y nacionalistas es el de la falisificación de testimonios. Véase últimamente Mora y Álvarez Barrientos (2003), de donde se toman estos datos.

2 Véanse los trabajos de Mainer (1994) y Checa Beltrán (2002). Éste último estudia el asunto del canon desde el punto de vista de la preceptiva.

3 Véase la reciente edición de la Constitución, llevada a cabo por Fernández García (2002), donde sintetiza este aspecto.

4 En el “Apóstrofe al señor infante don Carlos”, escribe Feijoo: “me sea lícito formar la dulce idea de que, dobladas las rodillas a los pies de vuestra alteza, pongo en sus manos las deposiciones de todos los autores extranjeros, que he alegado, para serenar aquella honrada y generosa turbación, que en el nobilísimo ánimo de vuestra alteza ocasionó la inconsiderada crítica de un autor alemán contra la nación española, al leerla estampada en mi segundo tomo” (1952, p. 196b).

5 Un resumen de las historias y trabajos literarios publicados en esos años puede verse en Álvarez Barrientos y Mestre (1995), y en Cebrián (1996, 1997). El estudio del concepto “historia literaria” lo ha realizado Urzainqui (1987).

6 Un resumen del encuentro de la partida de bautismo de Cervantes, en la introducción de Mestre a Mayans (1972, pp. lxxvii- lxxxvi).

7 El “del” del título es correcto; ya se sabe que había otros individuos con el mismo nombre que Cervantes y bastantes de sus partidas de bautismo aparecieron por esos años.

8 Años después, Sempere y Guarinos (1789, pp. 153- 54) criticará esta proliferación de historias locales, escritas sin la perspectiva más amplia de los hechos nacionales y por personas sin la capacidad ni los conocimientos necesarios, lo que redundaba en escasa utilidad, deformación del punto de vista y en la falta de crítica. A veces es mejor no ser profeta en la propia tierra.

9 Véase ahora la síntesis de Wulff (2003) sobre la elaboración del concepto “esencias patrias” y uso a través de la historia.





La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal