Jorge Luis Borges introduccióN



Descargar 38.02 Kb.
Fecha de conversión05.07.2017
Tamaño38.02 Kb.
EL VIRREINATO MEXICANO A TRAVÉS DE LA SIGNIFICACIÓN DEL LENGUAJE

“Si como el griego afirma en el Cratilo

el nombre es arquetipo de la cosa,

en las letras de “rosa” está la rosa

y todo el Nilo en la palabra Nilo”.

Jorge Luis Borges

INTRODUCCIÓN

Un día investigué, por curiosidad, la etimología de Tomás Alva Edison. Tomás: del arameo, “thoma” “gemelo, mellizo”. Alba: del latín “albus”, “claridad, luz, blancura”. Edison procede del anglosajón Aedward, Ead, “riqueza” y Ward “guardián”, “el guardián de la riqueza”.

Tomás Alva Edison “luz melliza, tesoro encerrado”. Vi que coincidía el significado de nombres y apellidos con el descubrimiento principal de este científico: la invención de la lámpara eléctrica.

Supuse que se trataba de un fenómeno casual, pero comprobé que en otros casos o en otros nombres también se hallaba la coincidencia: Sigmund Freud. Sigmund, segismond o segismundo. Del germánico “Sigus”, “victoria” (alemán Sieg) y “Mund”, “mano”. Metafóricamente “el que protege con la victoria”.

Freud es equivalente de Alfredo. Esta palabra tiene la raíz anglosajona “consejo”. De este modo, el significado de Sigmund Freud es “el que protege con la victoria del consejo”. La relación de nombre y obra se localiza en el detalle de que este psiquiatra austriaco (1856-1936) es creador de la teoría del psicoanálisis.

En el caso de Alejandro Fleming, se encuentra que Alejandro, en griego significa “defender, proteger”. Fleming en latín es “villorio”. De esta forma Alejandro Fleming significa “protector o defensor del villorio”. Se observa claramente relación del significado del nombre con la obra si recordamos que se trata del nombre de un médico inglés que descubrió la penicilina, medicamento con la que se protege al pueblo.

Jorge Washington. Jorge procede del griego “trabajo y tierra” (trabajo de la tierra). Washington es una aldea “Ton” fundada por la familia Wessyng, es decir, los hijos o descendientes de cierto wess. En wess se puede reconocer West, o sea, occidente, por tanto, el significado de Jorge Washington es “trabajo por la tierra de occidente”. Se trata del nombre del político y militar norteamericano que trabajó por la independencia de las tierras de occidente respecto a Inglaterra, las trece colonias. Habiendo obtenido la independencia, organizó el país e hizo votar la constitución todavía vigente. Después de haber sido presidente por segunda vez, regresó a las labores agrícolas en Mount Vernon, donde murió.

Después de constatar que en todos los casos existía coincidencia entre nombre y obra, procuré buscar una explicación al fenómeno y colegí que éste encontraba lógica en la concepción del mundo como obra de ficción narrativa. Esta manera de comprender el mundo tiene como antecedentes a diversos escritores españoles: Pedro Calderón de la Barca, por ejemplo, la concibe como El gran teatro del mundo; fray Benito Jerónimo Feijoo habla del Teatro crítico universal; y el filósofo Miguel de Unamuno comprende la vida como una nivola, esto es, novela donde los hombres son personajes de ficción narrativa.

Esta visión está plenamente justificada por el tomismo, ya que el libro Suma teológica de Tomás de Aquino se refiere al mundo como a un predicado, y un predicado equivale a una obra, la obra del sujeto.

En esta obra literaria, al principio del mundo todas las cosas fueron creadas simplemente al invocarse, al ser mencionadas. Por esta razón, todavía hoy, al mencionar y repetir una palabra se produce consecuentemente un efecto en la realidad.

En la trama de esta obra literaria, cada personaje representa una especie de pieza de ajedrez cuyo valor depende del significado de su nombre y de sus apellidos.

Esta obra literaria, como todas las novelas, se halla escrita con dos tipos de lenguaje: el denotativo o evidente (el del sentido común) y el connotativo, cuyo significado late bajo la realidad aparente.

El lenguaje denotativo alude a la realidad de lo consciente; el lenguaje connotativo, en cambio, corresponde al inconsciente. Al buscar esta segunda realidad, el iniciador del psicoanálisis, Freud, sugiere analizar el significado existente bajo cualquier expresión lingüística, aunque parezca ésta con aparente intrascendencia. Roland Barthes, en su libro S/z, propone como estrategia de comprensión de lectura dividir mensajes en lexías o unidades de comunicación, para desentrañarlas luego, mediante varios códigos: denotativo, connotativo, cultural, simbólico y hermenéutico. En este trabajo, para descifrar la historia de México a través de la significación del lenguaje, se atenderá únicamente a la denotación y a la connotación. Una vez conocido el significado de nombre y apellido de un personaje determinado, se realizará la comparación del concepto con la caracterización que, con base en su obra, ha realizado la Historia de México.

Esta investigación persigue dos propósitos: el primero es de tipo filosófico. Pretende demostrar que existe una relación directa entre el nombre de una persona y su labor en la historia de la humanidad; el segundo objetivo es la intención de descubrir y exponer el verdadero valor de la obra de los protagonistas de la historia y cultura mexicanas a través del desciframiento de la significación del lenguaje, evadiendo los arreglos de las diversas tendencias de los historiadores.


DESARROLLO

Del puerto de Palos, Falos, para el inconsciente, zarpó Cristóbal Colón un 3 de agosto de 1492 para inseminar una tierra.

Cristóbal en griego es “el que lleva a Cristo”; Colón o Colombo significa “paloma” en latín. El significado total es “paloma que lleva a Cristo”1.

De acuerdo al significado del lenguaje, el verdadero valor de este navegante genovés para la historia fue el de conducir a Cristo al continente americano. Bartolomé de las Casas justifica esa apreciación pues advertía que “el fin principal que en el descubrimiento de estas gentes y tierra pretende la divina providencia fue “la conversión y salud de estas ánimas”2.

Probablemente la concepción que por el tiempo del descubrimiento de América tuvieron algunos sabios y el propio Colón, después del tercer viaje, de que se había llegado al paraíso, puede tener un sentido profundo, si razonamos que, al recurrir al concepto de la imagen y semejanza, el punto al que arribó Colón, metafóricamente, fue el ombligo y el ombligo efectivamente fue el paraíso, el punto donde surgió la vida del nuevo ser, el nexo de unión con la vida materna.

El propósito de llevar a Cristo a la América resulta lógico si reflexionamos que su viaje fue financiado por Isabel la Católica. Isabel en hebreo posee la significación de “consagrada por un juramento a Dios” y, como consecuencia de sus acciones a favor del catolicismo, esta reina fue conocida en el mundo como “La Católica”.

El descubridor de América seguramente fue inspirado por Marco Polo para realizar su viaje. A este viajero veneciano se debían algunas descripciones de China y de Japón que habían aparecido en su libro El millón. El papel representado en la Historia por Marco Polo está relacionado con su nombre pues Polo posee el mismo significado de Pablo, de “Paulus”, que en latín es “pequeño”. Marco Polo tendría el significado completo de “Marco pequeño”, quizá el Marco pequeño pero suficiente para suponer que la tierra es redonda y que en el oriente había territorios fabulosos.

Carlos I nació en Prisenhof (Gante) en 1500 y murió en Yuste, Cáceres en 1558. Fue rey de España en 1516 y emperador de Alemania en 1519. Fue el gobernante en la época de la conquista de Tenochtitlan. Fue dueño de España y sus colonias, y dueño de Flandes y Austria. Su deseo de dominación lo indujo a luchar contra Francisco I logrando vencer al monarca francés. Lo obligó a firmar el tratado de Madrid en 1526. Peleó también contra Solimán II, sultán de los otomanos. Luchó además contra los luteranos en Alemania. Su actuación está ligada con el significado de su nombre pues Carlos procede del germánico Karl “marido”. El término “marido” parece muy próximo a las connotaciones de conquista y trato.3

Hernán Cortés, el conquistador de Tenochtitlan, posee la siguiente connotación: Hernán es forma apocopada de Fernando que, a su vez, constituye una contracción de Ferdinando, godo Firthunands. “Firthu” es “paz”, y “Nands”, “audaz”, “atrevido”: “atrevido en la paz”. Cortés es plural de corte. Procede del latín Cohors, “cohortis”, “recinto”, de “Hortus”, “sitio cerrado y descubierto en las casas y en el campo”. El significado completo es “Audaz, atrevido en sitio cerrado y descubierto en las casas y en el campo”4.

Los nexos de nombre y obra en el caso de este personaje se observan claros en su condición de conquistador osado y exitoso ya que con muy pocos hombres (una cantidad cercana a los 500) conquistó el imperio azteca, venciendo a los mexicas en el sitio de Tenochtitlan. El sitio había iniciado el 30 de mayo de 1521 y finalizó el 13 de agosto del mismo año.

Jerónimo de Aguilar. Jerónimo procede del griego “el del nombre sagrado”; sagrado probablemente connote consagrado, dedicado. Aguilar “lugar donde anida el águila”; “águila” connota audacia, depredación. El significado total es “el dedicado al nombre o a la palabra que anida en lugar de depredación”. Existe relación entre el nombre y la obra, debido a que se trata de un soldado español (1489-1531) que, prisionero de los mayas y rescatado ocho años después por Hernán Cortés, fue un importante auxiliar como intérprete durante la conquista de Tenochtitlan.

Pedro de Alvarado, lugarteniente de Hernán Cortés en México y luego Capitán General en Guatemala, posee el significado de:

Pedro, en latín “petrus”, “piedra, dureza, base”.

Alvarado. Visigodo. De “Alwards”: allá “del todo” o allá “todo”, y “Warja”, “defensa”. Alvarado: “el que se defiende bien, defensor de todos”.

Pedro de Alvarado: “duro o rudo, básico, defendiéndose bien o defendiendo a todos”.

Bernal Díaz del Castillo, el soldado que participó en la conquista de Tenochtitlan y que escribió el libro Historia verdadera de la conquista de la Nueva España, tiene el significado siguiente:

Bernal. Apócope de Bernaldo. Germánico “Berinald”, de “berin”, “oso”, y “wald “, “gobierno, mando”, “el mando del oso”. Metafóricamente “el gobierno del guerrero taimado”.

Díaz: tiempo, días.

Castillo: edificio, conjunto de edificios cercados de murallas, baluartes, fosos y fortificaciones.

El significado total de nombre y apellidos de este soldado es “el gobierno o la autoridad del guerrero taimado en los días del cerco o del sitio”.

Bernardino de Sahagún, el sacerdote español que escribió Historia general de las cosas de la Nueva España, encierra el siguiente significado en su nombre y su apellido: Bernardino es diminutivo italiano de Bernardo, que significa “oso” y, como ya se dijo, metafóricamente puede ser “guerrero taimado y audaz”.

Sahagún es variante de “Facunti, Faconti”: “facundo”: latín “Facundus”, “el que habla con facilidad”.

El significado general sería “el guerrero o luchador taimado o audaz que habla con facilidad”.

Se advierte relación entre nombre y obra de este misionero, ya que aprendió con facilidad el idioma náhuatl y de esta manera pudo recopilar datos directamente de los indígenas para escribir su valioso libro.

Nuño Beltrán de Guzmán, el conquistador del occidente de México y fundador de Culiacán, famoso por su crueldad, significa: Nuño: el noveno nacido. Beltrán, Bertrand. Germánico “el cuervo brillante”. Guzmán. Gótico Gothsmanna, “goths”, “apto”, “bueno”, y “manna”, “hombre”, “el hombre apto para las armas”. Nuño Beltrán de Guzmán, de manera total significa: “el noveno nacido brillante depredador o cuervo apto para las armas”.

Alvar Núñez Cabeza de Vaca.

Alvar. Del visigodo “Alwars”, “del todo” a allá, “todo”, y “Warja”, “defensa”. “El que se defiende bien o defiende a todos”.

Núñez. Patronímico de Nuño. Procede del latín “nonius”, “el noveno”.

Cabeza de Vaca connota el concepto de jefe necio, resistente.

Alvar Núñez Cabeza de Vaca: “El que se defiende bien o defiende a todos de manera resistente y necia”.

Nombre y obra son coincidentes pues el personaje, alguacil mayor en la expedición de Pánfilo de Narváez, fue uno de los cuatro sobrevivientes del desastre que significó esta expedición. Mostró un gran instinto vital pues sobrevivió como hombre primitivo entre los indígenas del sur de los Estados Unidos. La expedición en la que participó tuvo un fin lamentable ya que de los cuatrocientos hombres que la iniciaron únicamente sobrevivieron cuatro: Alvar Núñez Cabeza de Vaca, Los Capitanes Castillo y Dorantes y el negro Estebanico. Tras varios años de permanecer aislados entre sí, viviendo entre indígenas, se reunieron los cuatro supervivientes de la expedición y, considerados como chamanes o curanderos por los indios, emprendieron un largo viaje de oriente a poniente en el que recorrieron miles de kilómetros. Al llegar a México, contaron las cosas que habían visto y sus relatos dieron origen a nuevas expediciones que tuvieron como resultado el descubrimiento de gran parte del territorio actual de los Estados Unidos.

Sus aventuras se encuentran relatadas por el propio Alvar Núñez en el libro Naufragios y comentarios.

En México, a la llegada de los españoles, el gobernante era Moctezuma. El significado del nombre de este rey es “al que se le besa la mano”. La actitud de besar la mano indicaba, entre los indígenas, respeto y veneración del pueblo hacia su dirigente investido de gran poder. Este rey fue asesinado de una pedrada. La piedra es símbolo de dureza; Moctezuma fue asesinado por la dureza del pueblo a quien ya no convencía. Cuando este tlatoani fue tomado preso, Cuitlahuac fue elegido como rey. El nombre de este penúltimo gobernante expresa a la perfección su papel desempeñado en aquel momento: “el que cuida”. Cuitlahuac no significa excremento, como se ha pretendido hacer creer. No es posible que un pueblo llamara “mierda” a su monarca. Este supuesto significado es resultado del menosprecio de los conquistadores por el pueblo vencido.

Y el último rey azteca, Cuauhtemoc, significa “águila que desciende”. El concepto encerrado en el nombre simboliza de modo muy preciso el lugar de este personaje en la Historia, pues con él cayó para siempre el imperio mexica.

El suceso ocurrió un 13 de agosto de 1521. En esa fecha se fundieron las dos razas y nació México. Es pertinente recordar aquí que, según La rama dorada, el 13 de agosto era el día que se celebraba la fiesta en honor de Diana, la diosa de la fertilidad para los latinos.5

La conquista de México y en general de Hispanoamérica estuvo matizada por la destrucción de la cultura autóctona. El lenguaje puede explicar esta conducta de los conquistadores españoles pues España significa “país de conejos”. Un conejo se caracteriza por ser un roedor, un destructor. Se dio una relación plena entre el nombre y el desempeño de este país en la Historia.

Pueden observarse otros ejemplos de nombres de países y su función histórica. Veamos, como ejemplos, Alemania y Francia: Alemania se compone de las raíces “All”, “todo”, y “Man”, “hombre”, y significa “tierra del todo hombre o muy hombre” y es la nación donde surgió el nazismo y la idea del superhombre; Francia fue poblada por los francos y significa “país de hombres libres”. La relación entre el nombre del país y su carácter ha sido suficientemente probada a lo largo de la Historia, pues en este país se han producido siempre las ideas sobre la libertad y los derechos humanos.

Sebastián de Aparicio, que introduce la carreta al territorio de la Nueva España y de esa manera se convierte en iniciador del transporte terrestre, significa: Sebastián, del latín “sebastianus”, que a su vez procede del griego con el significado “digno de respeto, venerable, majestuoso”. Aparicio, del latín “Apparitio”, “aparición”. Sebastián de Aparicio significa, pues, “el digno de respeto o venerable que se aparece”. Nombre y obra se relacionan, ya que al viajar se aparecía fácilmente en varios sitios.

Toribio Benavente.

Toribio. Del griego “ruidoso, estrepitoso, rimbombante”.

Benavente. Del latín: “Bene”, “Ventum”, “Bonus”, “Eventus”: “buen acontecimiento”.

Toribio de Benavente: “ruidoso buen acontecimiento”.

Se trata de un misionero franciscano de los que arribaron primero a la Nueva España. Fue notorio entre los indígenas por su caridad y pobreza extrema, él mismo se hizo llamar Motolinía, suponiendo que esta palabra significaba “el pobrecito”; pero en realidad tiene el significado de “el que se faja”.

Junípero Serra (1713-1784) tiene el siguiente significado: “Junípero”, del latín “ola blanca”, “Serra”, “sierra, cordillera”.

Fray Junípero Serra: “ola blanca en la sierra”.

La relación de nombre y obra de este personaje se observa si consideramos la frase ola blanca como influencia positiva de buena voluntad y amor en el acto de catequizar y colonizar, pues este fraile franciscano español evangelizó y catequizó California en el siglo XVIII. Fundó las misiones de San Diego y Los Ángeles.

Sor Juana Inés de la Cruz. Juana. Hebreo, “Johanan”: “Yavé es benéfico, Yavé es misericordioso”.

“Yavé, “Dios”, tal vez pueda considerarse como metáfora de excelencia, por tanto, “excelencia benéfica, misericordiosa”.

Inés. Del griego “puro, casto”. Por etimología popular se ha acercado a “Agnus”, el cordero, símbolo de pureza e inocencia.

Cruz: sufrimiento, instrumento de martirio.

Sor Juana Inés de la Cruz: “Excelencia benéfica, misericordiosa, cordero puro que sufre”.

Nombre y obra se relacionan si reflexionamos en que ésta, la mayor poeta novohispana, murió al ayudar a su prójimo y que una de sus obras más valoradas es El divino Narciso y al Divino Narciso, Cristo, se le nombra también “el Divino carnero o Divino cordero” que fue sacrificado.

Si analizamos el periodo histórico de “La colonia” rastreando las dos caras, la del consciente y la del inconsciente, vista la etapa histórica como un todo, una obra total, encontramos que los personajes centrales de la cultura también vivieron en el centro del Virreinato. Estas son las evidencias: considerando que la época inició el 13 de agosto de 1521 y que finalizó el 27 de septiembre de 1821, su duración fue de trescientos años un mes y catorce días, por tanto, la mitad del Virreinato fue el 12 de octubre de 1671, considerando los años bisiestos. Sor Juana Inés de la Cruz llegó a la mitad de su vida el 4 de febrero de 1672; Carlos de Sigüenza y Góngora estuvo en la mitad de su vida el 17 de febrero de 1673.

En el final de la colonia, el último virrey de la Nueva España fue Juan O’Donojú, quien tiene el siguiente significado:

Juan, como ya se vio, significa “Excelencia benéfica y misericordiosa”. O’Donojú es apellido irlandés naturalizado en España. Procede del gaélico “hijo o descendiente de Donahue”, “hijo o descendiente de batallador moreno”.

El significado completo sería “Excelencia benéfica y misericordiosa con los descendientes de batallador moreno”. Esta última palabra se puede tomar de manera literal o como significado cultural de moro u opositor. Hay nexos muy claros del nombre con la obra pues Juan O’Donojú, general liberal, al ser nombrado virrey de la Nueva España por la monarquía constitucional de España, sintió simpatía por la independencia de México y en 1821, con Agustín de Iturbide, firmó los tratados de Córdoba, reconociendo la autonomía de México.



CONCLUSIÓN


Luego de comprobar que nombre y obra de los protagonistas del descubrimiento de América, de la conquista de Tenochtitlan y de la vida de la Nueva España guardan estrecha relación, se concluye que en ciencias sociales hay tanta coherencia como en las ciencias naturales; no tendría por qué ser de otra manera, considerando que la Historia del hombre es la descripción de relaciones y modo de vida de seres vivos. Así, el estudio sincrónico y diacrónico de alguna etapa histórica a través de las etimologías puede llevar a la Historia hacia el terreno de lo lúdico y de lo gozoso.

Por otra parte, es posible vislumbrar que nuestro destino en la novela del mundo se plasma con actos, pero también por medio del lenguaje, aunque exista cierta predestinación observable, además del medio, en los apellidos que heredamos.



Otra deducción, tal vez evidente, en la significación del lenguaje de 1492 a 1821, es la lectura de destrucción y de imposición de la religión.


1 Gómez Silva, Guido. Breve diccionario de la lengua española, FCE, México, 1988, p. 623.

2 Pascual Buxó, José, La imaginación del nuevo mundo, FCE, México, 1988, p. 11.

3 Todos los significados de nombres propios han sido tomados de Tibón, Gutierre. Diccionario de nombres propios, FCE, México, 1986.

4 Todos los significados de apellidos fueron tomados de Tibón, Gutierre, Diccionario Etimológico Comparado de los apellidos españoles, hispanoamericanos y filipinos, FCE, México, 1995.

5 Frazer, J. G. La rama dorada, FCE, México, 1969, p.25





La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal