Justicia para mi gente



Descargar 11.41 Kb.
Fecha de conversión14.04.2018
Tamaño11.41 Kb.

3er grado

Estudios Sociales

Unidad: 06 Lección: 02


La historia del Dr. Héctor P. Garcia

Justicia para mi gente”



Cuando Héctor Pérez García era niño, sus padres que eran maestros de preparatoria se mudaron de México a Texas. Sus padres huyeron de la violencia de la Revolución Mexicana en 1917, emigrando legalmente a Mercedes, Texas. Su papá se involucró en el negocio de la ropa en Texas, pero ambos padres les inculcaron a Héctor y a sus diez hijos amor y respeto por la educación. Los dos esperaban que ellos se convirtieran en médicos. De hecho, sólo Héctor y cinco de sus hermanos lo hicieron.

En 1929, ya un joven, Héctor se integró a una academia militarizada, una filial en tiempos de paz del ejército norteamericano. Cuando se graduó de la preparatoria en 1932, había obtenido el rango equivalente a teniente segundo en la infantería de Estados Unidos.

Después de graduarse de la preparatoria, empezó sus estudios universitarios en Edinburg Junior College. Éste le quedaba a 30 millas de distancia y para llegar ahí tenía diariamente que pedir viaje gratuito a los conductores que pasaban por el camino. Su padre tuvo que cobrar una póliza de seguro de vida que tenía para pagar la educación de su joven hijo. En 1934, Héctor entró a la Universidad de Texas en Austin de donde se graduó en zoología. Fue uno de los diez mejores de su generación. Luego continuó estudios en la Universidad de Texas en Galveston, de donde obtuvo su doctorado en medicina en 1940. Completó su residencia en el hospital St. Joseph's de la Universidad Creighton en Omaha, Nebraska.

En 1942, García se unió como voluntario al ejército para pelear durante la Segunda Guerra Mundial, donde fue puesto al mando de una compañía de infantería, luego de ingenieros de combate, luego de cuerpos médicos. Ascendió al rango de mayor y obtuvo la Estrella de Bronce y seis estrellas militares.

Al término de la guerra, García y su familia regresó a Corpus Christi, donde abrió un consultorio médico con su hermano José Antonio. Ambos trataban a todos los pacientes sin importar su situación económica para pagar. Héctor supo también de la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos o LULAC (por sus siglas en inglés). La organización se había formado para defender los derechos de los ciudadanos de origen hispano. En una ocasión Héctor cayó muy enfermo y conforme se iba recuperando se hizo la promesa de que si se recuperaba, dedicaría su vida a defender la igualdad de su gente.

Después de haber sido dado de alta del hospital, de inmediato empezó a ayudar a otros veteranos mexicoamericanos a llenar reclamos ante la oficina de administración de veteranos. El 26 de marzo del mismo año, él promovió una junta para hablar de las preocupaciones de los veteranos mexicoamericanos. Esta junta dio lugar al Foro American G.I., el cual pronto tuvo secciones en 40 ciudades de Texas y se convirtió en el principal medio mediante el cual los veteranos mexicoamericanos expresaban claramente sus derechos de igualdad.

En 1967, García se convirtió en embajador suplente ante las Naciones Unidas para lograr mejores relaciones con los países latinoamericanos. Él hizo historia el 26 de octubre, día en que se convirtió en el primer representante de los Estados Unidos en hablar ante las Naciones Unidas en un idioma distinto al inglés.

Ese mismo año, el presidente Johnson lo asignó a la Comisión Norteamericana de Derechos Civiles. Su último proyecto fue mejorar las condiciones de vida en las colonias del Valle Río Grande, zona que corre a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México.

Honores y reconocimientos:


  • Estrella de Bronce del ejército de Estados Unidos y seis estrellas militares, 1942–1946

  • El octavo Cuerpo de Infantes de Marina de Estados Unidos lo honró en 1967 con una placa en reconocimiento a su servicio durante la guerra.

  • La Oficina Nacional de Derechos Civiles le otorgó el Premio por Servicios Sobresalientes en 1980.

  • Medalla Presidencial de la Libertad, 1984

Como uno de los pioneros en la lucha por los derechos civiles de los hispanos, García ayudó a terminar con la segregación de hoteles, cines, restaurantes, salones de belleza, peluquerías, panteones y albercas públicas en Texas.

En 1988, la oficina de correos principal de Corpus Christi cambió su nombre en su honor. En 1996 se colocó una estatua suya de nueve pies en el campus Corpus Christi de la universidad Texas A&M.

En el año 2002, la estación de televisión pública KEDT en Corpus Christi, Texas, produjo un documental sobre él titulado "Justicia para mi gente: La historia del Dr. Héctor P. García". El programa fue trasmitido en todo el país en el canal PBS.

Bajo el proyecto de ley 495 del Senado, firmado el 30 de mayo de 2009 por el gobernador de Texas, el estado de Texas estableció el tercer miércoles de cada septiembre como el Día del Dr. Héctor P. García”.



©2012, TESCCC 06/17/13 page of



Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2019
enviar mensaje

    Página principal