La amenaza de la gran presa



Descargar 22.38 Kb.
Fecha de conversión11.03.2018
Tamaño22.38 Kb.
INTRODUCCION:
El salvamento del Templo de Abú Simbel ha significado un gran ejemplo de cómo se ha gestionado en salvamento de un antiguo monumento para la posteridad. Mucho se ha escrito sobre ello, sobre todo durante los años 60, cuando tuvo lugar dicha operación.
El templo de Abú Simbel fue creado por el Faraón Remeses II durante el siglo 12 antes de cristo el la baja nubia, mas o menos 280 kilómetros al sur de la Primera Catarata (Aswan). Fue escavado el la propia roca, consistente en piedra arenisca, en el lado oeste del Nilo.
El Gran templo cosiste en una fachada y 14 salas en el interior del desfiladero. La fachada esta dominada por cuatro estatuas colosales del faraón de unos 30 m de altura. La sala mayor tiene 18 m de largo, 16 de ancho y 8 de altura. La sala mas interior ( el santuario) esta localizada a unos 60 m de profundidad. Los muros, pilares y techos del templo están bellamente esculpidos y pintados
El pequeño templo, dedicado a la reina Nefertari, consiste en una fachada y cinco salas. La fachada está dominada por cuatro estatuas de Remeses y dos de la propia reina. Las salas del templo están magníficamente decoradas, aunque en un estilo diferente, menos marcial que el gran templo. Mas femenino, inspirado en el amor y la belleza.
LA AMENAZA DE LA GRAN PRESA.
La construcción de la Sadd El Aali, la gran presa del Nilo a 7 Km al sur de Aswan, fue comenzada en 1960. Desde 1964, los niveles del agua fueron creciendo de forma progresiva, con idea de crear una enorme reserva de agua (El lago Nasser). El nivel del agua alcanzo unos niveles de hasta 60 m por encima de los valores originales.
Si se hubiera permitido que las aguas del Nilo hubieran inundado los templos, pronto se hubieran deteriorado ya que la piedra arenisca sufre considerablemente cuando es sumergida.
En 1964 la amenaza de la Presa se convirtió en un hecho real. Los templos de Abú Simbel tenían que ser salvados mientras que el tiempo lo permitiese.
LA OPERACIÓN DE SALVAMENTO.
La tarea del salvamento de los templos escavados en la roca fue única. La escala del proyecto completo se hizo fascinante. Numerosas ideas y proyectos tanto de personas como de instituciones de varios países fueron enviados al Gobierno Egipcio y a la UNESCO. Al final el proyecto elaborado por un acompaña alemana fue seleccionado.
Básicamente, la idea fue cortar fachadas y muros en grandes bloques, los cuales pudieran ser trasportados a lugar seguro (situado por encima del nivel mas alto del agua) y a posterior ser reconstruidos los templos. Parte de la roca natural alrededor de las fachadas de los templos debería ser también desplazada de igual forma.
Los problemas que tuvieron que ser solventados in la operación de salvamento fueron numerosos. Los seis más importantes fueron:
Problema 1: Fue una extraordinaria tarea de organización y finanzas. Este problema tuvo que ser solucionado pro el Gobierno de Egipto, a través de su ministerio de cultura con la asistencia de la UNESCO.
Los restantes problemas fueron más o menos de naturaleza técnica y tuvieron que ser solventados por los Ingenieros y la contrata con la estrecha colaboración del ministerio de Cultura Egipcio.
Problema 2: La construcción del muro de contención. De naturaleza técnica, pero también organizacional ya que se luchaba contra el tiempo.
Problema 3: La re-ubicación de los templos
Problema 4: El desmantelado en bloques, así como el fijado de los mismos de nuevo y el material que seria utilizado para cubrir las uniones.
Problema 5: El montaje del nuevo templo.
Problema 6: La nueva Bóveda.
Cuando el trabajo de salvamento comenzó, el coste total de la operación se estimo en aproximadamente 36 Millones de dólares, de los cuales más del 40 por ciento debían ser pagados en moneda convertible. Un acuerdo fue alcanzado la UAR y la UNESCO. La UNESCO pagaría hasta 20.5 millones de dólares y la UAR el resto.
Mas de 50 naciones contribuyeron para salvar Abú Simbel así como otros templos de Nubia ( Devod, por ejemplo). La mayor contribución después de la UAR fue EEUU que campaña de Nubia.
Los costes finales ascendieron a 40 millones de dólares, excediéndose el coste estimado inicial en mas de un 10 por ciento.
PREPARACION:
Debe hacerse énfasis en que antes de comenzar una operación de esta magnitud debe elaborarse cuidadosamente una investigación preliminar.
En un primer momento, los templos fueron medidos y fotografiados por el Centro de Documentación del Antiguo Egipto. Los dibujos y fotografías fueron usados como como principios básicos para varios esquemas durante la operación.
En 1959, el Instituto nacional de Geografía francés preparó un mapa fotogrametico de una cierta área alrededor del os templos para ser usado para la planificación del las nuevas áreas de Abú Simbel. El Instituto francés también realizo planos de las dos fachadas con curvas equidistantes medidas en relación con los planos verticales. Estos dibujos fueron de gran ayuda, además de otros para la preparación de los planos de cortes.
Además de otras actividades durante la etapa de preparación, cabe mencionar loas investigaciones geográficas y geotécnicas. Determinación de las tensiones internas de la roca, localización de fisuras del las mismas, estudio del agua del suelo, y planes de drenaje de los templos. Además, test de las excavaciones en las rocas, test de cortes en la arenisca, test de fortaleza, test de anclado de las barras de hierro en las piezas cortadas (bastante complicado), etc…
No es posible aquí dar mas detalles de todas las tareas de preparación, sin embargo fueron realmente importantes para llevara buen fin la obra.


MURO DE CONTENCION EN FRENTE DE LOS TEMPLOS.
El trabajo de salvamento comenzó en 1965, el mismo año que el curso del Nilo fue definitivamente cerrado en la presa de Sadd El Aali, y las aguas del Nilo comenzaron a subir de manera alarmante. De acuerdo con los planos existentes las aguas alcanzaron 8 metros de altura durante 1964 y 5 metros mas el año siguiente.
Fue absolutamente necesario mantener el agua fuera del alcance de los templos hasta que estos fueran completamente desmontados durante la primavera de 1966, es por ellos que se hizo necesario la construcción de un muro de retención en frente de los templos como lo muestra la imagen que puse en un post anterior.
Un complejo sistema de drenado fue instalado también entre los templos y el muro de contención. Eso significaba un constante bombeo de agua subterránea que se filtraba hacia los templos durante todo el periodo de desmantelage.
TRABAJOS PREPARATORIOS:
Antes del corte de los bloques de los templos, debieron comenzar una serie de trabajos preparatorios, después de la investigación preliminar, tests y muro de retención antes mencionados. Algunos de dichos trabajos fueron:
 Un túnel de acero que penetrase en el interior de los templo (ver foto post anterior).

 Un muro de arena provisional en frente de cada fachada de los templos

 Unas vigas de carga de acero dentro de las salas de los templos

 Excavación y retirada de toda la roca sobre los templos.


La función principal de las vigas de carga fue estabilizar los techos interiores de los templos, como precaución ante el incremento de presión y vibraciones producida durante la excavación y retirada de la roca sobre los templos.
El muro de arena sirvió primero como protección durante la extracción de la roca sobre los templos, así como de plataforma de trabajo durante el desmantelado de las fachadas.
El tubo de acero sirvió, por supuesto, para acceder a los templos durante el desmantelado de las fachadas.

DESMANTELADO DE LOS TEMPLOS I:
Ya que los templos no fueron construidos por bloques de piedra o otros materiales, sino que fueron directamente tallados en la roca, fue la roca en si misma la que tubo que ser cortada y desmantelada.

Por razones prácticas, solo se penetró hasta cierta profundidad detrás de la parte visible de los templos. Alrededor de las salas de los templos dicha profundidad fue establecida en alrededor de 80 cm. La fachadas de los templos, al ser mas irregulares, dicho grosor varió significantemente, pero en general estuvo entre los 60 cm y 120 cm.


Por supuesto, una de las exigencias fue que los templos desmantelados deberían ser reconstruidos con las mismas configuraciones que los originales. Más aun, hubo una clara exigencia de que la posición de los templos, uno respecto al otro, debería ser exactamente la misma que el en original. Con objeto de conseguir este objetivo, debieron realizarse una gran cantidad de mediciones relativas.
Todos los cortes de los templos debieron ser determinados con gran preescisión, mediante numerosos dibujos realizados por el adjudicatario de la obra. La localización de los cortes tuvo que ser escogida con la consideración d muchos factores, arqueológicos, estéticos, técnicos y por supuesto económicos. Fue especificado en el contrato que el peso máximo de los bloques tomados de las fachadas no bebería exceder de 30 Toneladas, mientras que el resto de los bloques de las salas no deberían exceder las 20 Toneladas de peso. Con los condicionantes de los pesos máximos de los bloques, las líneas de corte de las fachadas tuvieron que ser localizadas de forma que dañaran la apariencia de las superficies lo menos posible. Por ello, no fueron permitidos cortes en las caras de las estatuas, cortes a través de partes decoradas o esculpidas, tampoco fueron permitidas.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal